Santa victoria amarga

Universidad San Martín 2 - Alianza Lima 3

Sanguinetti debe irse. Sí, así comienzo esta crónica, ratificando lo que no nos hemos cansado de decir a lo largo de estos días. Hagamos un pequeño recuento: tras la victoria con San Martín en semifinales del Torneo del Inca, con Alianza quizá en su máximo punto futbolístico con este comando técnico, Sanguinetti decidió plantear la final con un once que no fue ni chicha ni limonada: ni guerreador como el de hace un año, ni tocador como el que se había gestado poco atrás, formando así a un equipo híbrido que se partió a la media hora de juego. A mi entender, injustificable, más allá de la baja de Costa. Tras las múltiples críticas recibidas por ello, ¿qué hizo para la fecha 1 del Apertura?: Paró a un equipo similar en Matute que terminó perdiendo un invicto en casa de casi dos años (¡?). Para la siguiente fecha decide, ahora, volver a apostar por el toque, descubriendo así -de casualidad- el buen rendimiento de Preciado cuando se le solicitó realizar la función que desempeñaba Noronha cuando iba de único delantero, cuando se desenvuelve como "9".

La inconsistencia parece ser el único sello distintivo del "sanguinettismo". De la falta de convicción para apostar por una filosofía de juego, de la experimentación casi a la volada, a partir de la falta de decisión, Sanguinetti se encontró con los esquemas que mejor le han funcionado. Más bien, cuando quiso ya meter mano a estos planteamientos cuando un partido lo requería, casi siempre terminó perjudicando al equipo.

Escribe: El Mago del Arco (cuenta de Twitter: @elmagodelarco)

La grata aparición de Preciado y la regularidad de Costa fueron fundamentales para esta (innecesariamente agónica) victoria.

Los jugadores no quedan indiferentes a estos errores. Ellos son perfectamente conscientes de las metidas de pata de su entrenador, son totalmente capaces de percibir (seguramente mucho más que los hinchas) la falta de ideas de su DT, su falta de criterio, la falta de claridad en cuanto a lo que pide como propuesta de juego. Esas inseguridades de la cabeza pensante terminan calando en los ejecutores de la idea -si es que ésta existe de verdad-, y ese es, a mi muy personal y subjetivo punto de vista (porque admito que puede tener mucho de especulativo), uno de los principales motivos de no poder sostener nuestro dominio y ventaja en estos partidos, de no tener esa fortaleza mental, ese convencimiento por a qué se juega, más aún si estos encuentros son decisivos para nuestros objetivos. Pero bueno, ahondemos en lo que fue el partido.

Así alinearon:



  • Cambios en Alianza: Deza por Preciado (69'); Li por Trujillo (72'); Atoche por Costa (90')
  • Cambios en la USMP: Carbajal por Mana (46'); Iberico por Cánova (63'); Tuesta por Álvarez (83')
  • Expulsados en Alianza: Cueva (58')
  • Expulsados en San Martín: Cartagena (58')

Primer tiempo:

El partido contaba con la particularidad de enfrentar a dos rivales que se ya se conocían muy bien tras enfrentarse en los dos dramáticos partidos de semifinales del Torneo del Inca. Alianza pareció salir más consciente de ello y fue directo a tratar, primero, de anular el juego santo al presionar sus salidas, especialmente por los costados. Aunque sin el mismo vértigo, de cierto modo se asemejó un poco a esos primeros 20 minutos en la ida en Matute. Los blanquiazules ajustaban la salida pero, cuando San Martín tenía la pelota, cedían el terreno para esperar la oportunidad de recuperar y contragolpear con Cueva, Costa y -en esta ocasión- Canales (de flojo partido). La apertura del marcador llegaría al minuto 32, a través de una buena asociación entre Costa y Cueva que terminó con un potente zurdazo del uruguayo.

Minutos después llegaría un momento bisagra en el partido: A los 40', Miers le cometió un penal innecesario a Hohberg, con lo cual todos nos preocupábamos de la llegada del empate y la misma historia de la ventaja no sostenida. Sin embargo, ahí aparecio Leao Butrón con toda su experiencia, y de este penal atajado vendría la contra para que Preciado cierre el primer tiempo con el 2-0 a favor. El resultado era justo porque Alianza fue más en la primera parte.

Albarracín y Míguez, de rendimientos cambiantes a lo largo del encuentro, intentaron mermar los intentos santos de ataque.

Segundo tiempo:

La segunda mitad arrancó con Alianza sin dar tregua, apenas los íntimos sacaron de media cancha, Preciado incursionó por la derecha y sacó un remate bien atajado por Farro. Era una señal de que Alianza iba por más. Los minutos siguientes el equipo volvió a replegarse en la justa medida, de modo que el tercero llegó a los 60' tras una perfecta contra armada entre Costa y Preciado. El 'Gabo' anotaba nuevamente para poner la goleada. Todo estaba absolutamente controlado por Alianza y el cuarto gol se veía mucho más próximo y probable que el descuento albo. Victoria cómoda de Alianza, que se reencontraba con lo mejor de sí. Sin embargo...

Hoy, ciertamente, el que casi se nos escapen esos tres puntos no fue solo culpa de Sanguinetti: Hubo inseguridades defensivas, Guizasola continuó en lo suyo, Deza se quedó sin aire pese a haber entrado a 20' del final, Cueva volvió a pisar el palito haciéndose expulsar, etc., pero Sanguinetti cometió un error fundamental: sacar a Preciado (el mejor y más peligroso en Alianza) apenas a los 70' de juego y no reemplazarlo por ningún hombre relacionado con el área. De esta manera, con VEINTE minutos por delante, San Martín salió a atacar con todo sin empacho alguno, ahora con la tranquilidad de no haber ningún referente blanquiazul en el área que 1) obstruya la salida, y 2) obligue a tener cuidado atrás y no adelantase tanto. A partir de la salida de Preciado, San Martín no tardó nada en arrinconar a Alianza en su campo y volcarse al ataque. Para el par de contragolpes que tuvimos en este nuevo escenario, ya no quedaban delanteros que pudieran concretarlos, siendo Costa y Deza (sin Cueva por expulsión) insuficientes para generar un mayor temor en área blanca.

Recordemos: ¿Qué pasó en la segunda mitad del Torneo del Inca, cuando a poco más de 10' del final San Martín caía 4-1 en el global? Pues, que los de Santa Anita no bajaron los brazos y siguieron firmes en su idea de atacar hasta el final, lo cual hizo que descontaran dos veces y que en determinado momento quedaran a nada de eliminarnos. Es parte de la filosofía de juego que ha impuesto Cristian Díaz, algo de lo que cualquiera que siga el torneo se da cuenta. Pretender cerrar el partido faltando veinte minutos, con un equipo tan -conocidamente- inconsistente como Alianza y un rival tan insistente como San Martín, pudo haber costado muy caro. Finalmente, sufriendo hasta el último segundo, se obtuvieron los tres puntos.

El mejor en Alianza fue...



Carlos Preciado: El colombiano cumplió muy bien en esta primera oportunidad en el año de arrancar como titular. Jugando como delantero neto, Preciado parece proyectarse como ese jugador que hacía falta: que supiera asociarse y tenga juego con los pies, como Noronha; pero que también tenga olfato de gol, como Guevgueozián. Preciado tuvo participación en los tres goles blanquiazules, y no fue casualidad que el rendimiento general bajara tras su salida.

Conclusiones personales

Sanguinetti debe irse. Ni siquiera durante la goleada transitoria pude dejar de sentirme preocupado. Alianza ha encontrado -espero- una nueva alternativa en Preciado, pero eso no me hace dejar de pensar en que, por ejemplo, para el clásico decida "asegurarse" haciendo algo distinto a lo de hoy. Hace rato que ya no confío en Sanguinetti, ya no me dejo engatusar por chispazos como los hoy apreciados hasta el 70', no me permitiría emocionarme, tampoco, si el equipo agarra una racha de cinco victorias consecutivas que incluyan un clásico (recordemos el Clausura 2014).

Ya fueron muchos objetivos incumplidos, da un paso al costado.

El partido de hoy es un resumen de la estadía completa de Sanguinetti en Alianza: Te encuentras con una alternativa, ves que funciona, te da resultados, luego llega un momento en que debes meter la mano y... lo arruinas. Tengo toda la sensación de que éste equipo tiene un potencial que no puede terminar de explotar con un entrenador con estas limitaciones. Porque, a mi entender, ésto es así: Sanguinetti traba más nuestro juego de lo que lo arma. Estoy seguro de que podría llegar un nuevo DT que perfeccione lo avanzado hasta ahora, y que no tendría que ser uno demasiado caro. De verdad, no quisiera que -siendo optimistas- lleguemos a las fechas finales peleando un Apertura o un Clausura para que en el partido de la verdad el 'Topo' vuelva a tirar todo por la borda. Es un pensamiento que dejo aquí para la reflexión de todos ustedes.

Finalmente, quisiera señalar también mi deseo de ver a Butón como arquero titular y capitán de Alianza de forma permanente. Desde Jayo, Alianza carece de un caudillo imponente (no creo que Forsyth haya estado a la altura), y creo que en Leao hay una posibilidad de alcanzar esa figura, además de que me parece más sobrio y experimentado bajo los tres palos que el 'Gringo'.

Próxima cita:

Este sábado a las 8 pm, Alianza recibirá en Matute al León de Huánuco, donde intentaremos retomar esa solidez como locales que nos caracterizó en los últimos dos años. El hincha no puede faltar para sacar adelante este torneo.

¡Arriba Alianza!


Fotos: Club Alianza Lima, Depor, DeChalaca.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.