Conociendo el futuro

Lo que hay que saber sobre las Sociedades Anónimas y la Ley Nº 30064

Hace casi año y medio, en una época en la que Alianza Lima se encontraba sumido en la crisis dirigencial más aguda de su historia, ya se empezaba a hablar de una posible transición del Club – y de casi todos los clubes peruanos, en general – del formato actual de Asociación Deportiva al de Sociedad Anónima. En ese entonces, desde esta tribuna presentamos un resumen con los pros y contras de una posible conversión a S.A. como un punto a tratar en un futuro. Sin embargo, el futuro puede que no esté tan lejos: hace poco más de un mes, la madrugada del 7 de junio, el Congreso de la República dio un paso adelante en lo que se refiere a “la reestructuración económica de los clubes de fútbol sometidos a procesos concursales especiales por insolvencia” lo que impacta a nuestro querido club. En esta entrega, intentaremos explicar sencillamente las diferencias básicas entre ambos tipos de sociedad y de qué trata esta iniciativa planteada en el Congreso.

Primero que todo, es necesario dejar claro que, en todo el planeta fútbol, no existe una fórmula mágica y sin fallas para manejar un club de fútbol. Hay casos de éxito y fracaso organizacional en todas las realidades futboleras del mundo clubes y un tipo de sociedad infalible que garantice éxitos deportivos y empresariales es inexistente.

Teniendo eso en mente, proponemos una revisión rápida de qué son y cuáles son las características de la Asociación Civil (Deportiva) y la Sociedad Anónima:

La Asociación Civil (Deportiva) es el tipo de organización bajo la cual nuestro Club se encuentra actualmente. Consiste en una agrupación de socios conformada para obtener un fin no lucrativo, (en el caso del Club el fin sería la práctica del deporte) es decir, los socios no obtienen dinero si el Club genera ganancias, todo ingreso sería en beneficio del Club mismo. Los socios, cada cierto tiempo (tres años en Alianza Lima, por ejemplo), se reúnen a elegir a una directiva que llevará las riendas del club y se encargará de administrar todo lo relativo al mismo.

Lamentablemente, luego de varios años de operar bajo dicho modelo, la figura de Asociación Civil empieza a perder fuerza debido a inadecuados manejos dirigenciales: compras equivocadas, gastos elevadísimos (como cenas del presidente en restaurantes excesivamente caros pagadas con dinero del Club) y exagerados costos de planilla son la principal razón del desequilibrio económico que empezó a sufrir el Club, desequilibrio que se ha venido acumulando en las últimas directivas que han pasado por Alianza y que, debido a la naturaleza de este modelo, les iba y les venía si el club perdía dinero, a ellos no les perjudicaba el bolsillo. Solo el Club mismo veía como sus finanzas se tornaban negativas e iba camino a una crisis institucional que llegó a su punto más crítico en 2012.

Por otro lado, en las mismas épocas en que empezaban los malos años del modelo de Asociación Civil, en otras partes del mundo ya se estaba intentando implementar el modelo de Sociedad Anónima aplicada al deporte. La pregunta principal es ¿En qué se diferencian las S.A. con el modelo descrito anteriormente? 

En primer lugar, una sociedad anónima le pertenece a un grupo de personas, los accionistas, quienes poseen, valga la redundancia, las acciones de la empresa. Estas personas, que han aportado un capital en dinero, muebles, pelotas, lo que sea para invertir en el Club, quieren que su inversión sea recuperada y que, además, les genere ganancias. Si la empresa no genera ganancias, los inversionistas pueden retirar su inversión y buscar invertir en otro lado que les traiga utilidad. Por ende, la prioridad deja de ser lo deportivo y pasa a ser lo económico, buscar que la empresa (el Club, en este caso) siga una visión a largo plazo y que no tenga los números en rojo.

Las razones presentadas en el resumen presentado el año pasado en este mismo Blog (ver aquí) siguen siendo perfectamente válidas: La S.A., por lo mismo que tiene la plata de sus accionistas en juego, es mucho más estricta con los gastos, la formalidad empresarial y la generación de ganancias y una visión a largo plazo con objetivos propuestos. Sin embargo, es necesario actualizar el tema al contexto actual que vive nuestro Alianza y aclarar algunos puntos respecto a estos tipos de organizaciones.


¿Qué es lo que ha sucedido en el Congreso recientemente?

Luego de aquella iniciativa del Congreso, hace pocos días, el Presidente de la República, Ollanta Humala, ha promulgado la ley 30064 presentada por el Congreso, LEY COMPLEMENTARIA PARA LA REESTRUCTURACIÓN ECONÓMICA DE LA ACTIVIDAD DEPORTIVA FUTBOLÍSTICA ¿Qué dice esta ley? En resumidas cuentas, da pie a que los activos (estadio, marca y demás bienes) sean traspasados a un “concesionario” escogido por la Junta de Acreedores del Club. Esperen, ¿quiénes son estos acreedores y que tienen que ver con esto? Se los explicamos a continuación.

Alianza Lima, en los últimos años y debido a sus malos manejos dirigenciales, ha adquirido deudas con diferentes personas y organizaciones, deudas que han ido creciendo en el tiempo. Estas personas con las que el Club está endeudado son los acreedores y conforman la Junta de Acreedores de Alianza Lima. El siguiente cuadro, elaborado por la Asociación Hinchada del Pueblo (hablaremos de ellos más adelante), muestra quiénes son las principales organizaciones y personas acreedoras:

Fuente: Facebook 'Hinchada del Pueblo'

Volvamos a la Ley. Según esta (pueden leer el texto completo aquí), las administraciones temporales de los clubes deben presentar un Plan de Reestructuración ¿En qué consiste este plan? Pues, más que nada, en presentar un cronograma de pagos de deuda, de sustentación de ingresos entre otras cifras empresariales, que sustenten que el Club es sostenible económicamente en el tiempo con el modelo actual. Acto seguido, INDECOPI convocará a la Junta de Acreedores a fin de que aprueben dicho Plan. Si es aprobado, el plan se llevaría a cabo con los cronogramas pactados. Pero, si no es aprobado, la Junta de Acreedores puede decidir el destino de Alianza Lima obligándolo a capitalizar sus créditos bajo un Régimen Especial de Reestructuración lo que, en otras palabras, sería convertir las deudas en parte del capital de la empresa. Es decir, ser dueños de Alianza Lima.

Sin embargo, no todo parece ser del todo transparente. En primer lugar, la deuda del Club asciende, según el cuadro anterior presentado, a 35 millones de soles, aproximadamente. Bueno, pues ¿qué es lo que dice la Ley 30064? Que, una vez que la Junta de Acreedores haya decidido optar por el Régimen Especial de Reestructuración, todo el bloque patrimonial, tanto activos como pasivos, será traspasado a una sociedad anónima constituida para efectos de esta reorganización. Como sabemos, el activo del club tanto tangible (Estadio, terrenos, entre otros) como intangible (derechos de transmisión, de formación, marca, logo, etcétera) supera ampliamente la suma de 35 millones; según la Hinchada del Pueblo, solo el predio del Alejandro Villanueva valdría 52 millones de soles. Eso sin tomar en cuenta que, si bien los contratos con los jugadores son parte del pasivo – es decir, una obligación que hay que pagar – son un material de harto potencial pues, de venderse el pase de un jugador al extranjero, se generarían ganancias importantes para el club. Tomando todo eso en cuenta, podemos ver que este procedimiento no beneficiaría a Alianza Lima sino que se trataría, a grandes rasgos, de un remate de los bienes del club hacia los acreedores.

En este punto entra en juego un factor muy importante, ¿quiénes se verían beneficiados con este eventual remate? Ya indicamos, líneas arriba, quiénes forman parte del grupo de la Junta de Acreedores del Club. Sin embargo, uno de esos acreedores, el conocido grupo Pegaso está solicitando a Indecopi que se le reconozca una deuda de un millón 87 mil dólares contraída con la anterior gestión blanquiazul (sí, esa, la de Guillermo Alarcón). Con todo esto, dicho grupo se estaría convirtiendo en el segundo acreedor principal.

Pero todo no queda ahí: según este artículo publicado en la versión web de la República, es intención de Pegaso el comprar la deuda que tiene Alianza con la Sunat, todo con el objetivo de convertirse en el acreedor principal y que tenga la opinión principal en la Junta de Acreedores. De concretarse esto, tan solo con la opinión de Pegaso (grupo aún ligado al infame Alarcón) ya podría decidirse el destino organizacional del Club.

¿Hay otras opciones?

Justo en las épocas de crisis del año pasado, un grupo de socios aliancistas se hizo notar, en un principio, por su afán de sacar al Club de la crisis económica en que se encontraba por medio de donaciones y depósitos en cuenta a fin de pagar las planillas y evitar que los problemas económicos se trasladen a lo deportivo; estamos hablando de la asociación Hinchada del Pueblo. En ese entonces, este grupo puso a disposición cuentas bancarias para que los grones alrededor del mundo puedan ayudar a parchar la crisis económica. La Hinchada del Pueblo ha vuelto a cobrar notoriedad en estos días proponiendo alternativas e información sobre una eventual transformación hacia una Sociedad Anónima. Dicho grupo afirma es que el modelo de Sociedad Anónima no es una varita mágica, que varios clubes alrededor del mundo son S.A. y generan pérdidas año tras año - como la gran mayoría de clubes de la Liga Española que están cerca de la desaparición - y proponen se mantenga el modelo de Asociación Deportiva, que se mantenga una administración transparente y profesional de la institución, que se abra el padrón de socios para que más hinchas puedan entrar al Club como socios (lo que generaría una inyección fresca de dinero) y que los socios, tanto nuevos como actuales, se pongan al día y sean constantes en sus pagos a fin de generar flujos constantes de dinero para la financiación del club sin que eso implique un remate del Club a precios irrisorios.

El debate sobre qué es mejor para el Club está en la mesa, ahora más que nunca pues estamos contra el tiempo. Es cierto que el modelo actual de Asociación Deportiva ha sido, en gran parte, responsable de la situación financiera en que nos encontramos, pero también es cierto que las Sociedades Anónimas Deportivas que funcionan en Perú tienen el respaldo de un grupo económico detrás (Cristal – Backus, USMP, UCV) que hacen casi imposible su quiebra; por tanto, no son un modelo a seguir. Probablemente nos hemos pasado un poco en la extensión de un artículo normal pero es necesario que el hincha grone sepa, así sea en versión resumida, qué está sucediendo en la parte organizacional del club pues de esto depende el futuro de Alianza Lima como institución.

1 comentario:

  1. Hay veces que no se pueden evitar escribir tantos párrafoa para un tema tan transcendental y lleno de detalles. Saludos y felicitaciones al BlogIntimo y al redactor de este articulo, ya que se entiende, esta bien sintetizado, y nos permite informarnos sobre que trata el asunto.

    ResponderEliminar

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.