Con Oriente hacia el norte

Un viaje, un sentimiento

Había viajado antes para ver a la blanquiazul, pero siempre por cuenta propia. Ya en las provincias me unía al Comando y juntos, sea en la popular o donde nos pusieran, éramos un sólo canto. Acabado el partido, ellos tomaban su camino y yo el mío. Hasta el miércoles de esta semana no había experimentado aquella vivencia de cantar en un bus, junto a personas de diversas edades y provenientes de diversos lugares, que compartían la misma pasión que yo. Dichosos aquellos que me digan que lo han hecho siempre y que están más que acostumbrados. No fue mi caso. Por eso es que este viaje se tornó tan especial. Y por eso ya goza de un lugar amplio en mi baúl personal de recuerdos imborrables.

¿Qué más puedo decir?, nos pasó de todo. Empezando por el hecho de compartir un pesado viaje de doce largas horas. Por donde pasábamos, alguna camiseta blanquiazul nos saludaba en el cuerpo de un hincha emocionado. Por algún otro lugar, algunos "hinchas" de la otra vereda pensaron que con piedras y trozos de ladrillo iban a evitar que se armara la fiesta. No señores, y espero que desde su escondite lo tengan bien claro, la hinchada tenía que llegar y llegó, así haya sido con algunas heridas, un parche o con algo de frío producto de ventanas rotas. El sol se encargó de darnos ese calor que abrigaba aún más nuestra sangre, por naturaleza, caliente. 

Sin haber comido (no digo "bebido" porque eso sí hicimos) llegamos a la "ciudad de la amistad" donde un cuerpo policial se encargó de "escoltarnos" hasta el Elías Aguirre, metiéndonos por algún barrio que nos daría una bienvenida nada amigable. Ya de eso se encargaron nuestros guerreros, y si aún no me quedaba del todo claro el concepto de "cabro correlón", pues ahora lo tengo claro.

Así llegó 'Los de Oriente' al estadio principal de la hermosa ciudad de Chiclayo, con todas las ganas, cantando, coreando, alentando. Nos ubicamos en la tribuna que nos habilitaron, la norte, para desde ahí apreciar y ser parte de una jornada maravillosa que podría significar el inicio de una nueva vuelta victoriana. La vigésimo cuarta.

El partido

En la crónica anterior, Luis lo dijo todo, así que no haré hincapié en conceptos tácticos ni estratégicos. Después de todo, Alianza como equipo pocas veces fue un desorden o un mamarracho a lo largo del año,  por algo llegamos a estas instancias. Hoy quiero resaltar la actitud de todo el equipo. Sobre todo la de aquellos que eran normalmente cuestionados por lo mental.

Bien Arroé. Preciso en sus pases, en su definición (primer gol aliancista), corriendo por toda la banda, marcando, siendo solidario. Corajudo.

Bien Ramos. Siempre haciendo la simple, utilizando su envergadura para dilapidar todo intento de juego aéreo aurichista. Anticipando correctamente cada jugada, distribuyendo con criterio.

Bien Villamarin. Acomodado en un puesto no habitual, pero que desarrolló con fiereza. Nunca permitió trepadas, nunca dejó que le ganaran en velocidad.

Bien Bazán. Le pedíamos que patee y FINALmente lo hizo.

Bien Montaño. Combinó habilidad con corazón, se comió su sector y fue pieza importante en cada ataque blanquiazul.

Bien Libman. A pesar de su reciente inactividad, no perdió la regularidad a la que nos acostumbró.

No menciono a los demás, porque durante toda la campaña han destacado por su actitud en la cancha, pero TODOS se jugaron un partidazo.

(Primera) Final feliz
Aunque algo accidentada, la parte final de nuestro periplo por Chiclayo fue emotiva y atiborrada de adrenalina. Aún sin comer algo decente, subimos al bus cansados pero extasiados de alegría, ya pensando en las celebraciones del domingo, siempre y cuando Alianza salga a la cancha con la misma mentalidad con la que salió en el Elías Aguirre. Sólo de esa manera podremos gritar "¡Campeón!" y la fiesta será completa. Un Alianza confiado sería lo último que quisiera ver en Matute. La hinchada jugará su partido, los jugadores tendrán que seguir demostrando de qué están hechos.

Hoy comprendí que aquellas canciones de la barra, no son pura demagogia, no son simple "floro barato", como muchos podrían pensar. Que los cánticos son en realidad confesiones de un amor eterno y absolutamente incodicional, a los que se hacen honor en cada partido. Aunque, vale decirlo, cuando todos somos uno se nota más claro. Y se escucha mejor.

Te sigo a donde vas: te seguí.
Te aliento sin parar: lo hice.
"Delincuente" me dicen: Algunos, sí.
Pongan huevos, no podemos perder: los pusieron y ganamos.
No estás solo, aquí tienes a tu gente: ¿Hace falta explicarlo?
Alianza, yo te quiero: te amo

Son muchos los sacrificios que uno hace por sus colores. ¿Sabrán eso los jugadores?, si la pregunta me la hubiesen hecho hace dos días, diría que no. Pero parece que esta vez, los mártires del 87 tuvieron una larga y onírica conversación con el equipo actual. Les informaron sobre todo el esfuerzo de la hinchada enamorada. Sobre la ilusión de un pueblo entero. Sobre los que quisieron ir y no pudieron por cualquier motivo. Por lo que están y los que no. Y hasta se dieron el lujo de ayudarnos en la cancha. En estas fechas especiales, Alianza demostró porqué lleva en sus venas el alma del pueblo peruano. Porqué se dice tantas veces "se sufre pero se goza". Y este domingo, con fe y humildad, en Matute la vuelta vamos a dar. ¡¡¡ARRIBA ALIANZA CARAJO!!!

Agradecimientos

Gracias, de todo corazón, a quienes hicieron posible este gran viaje. A la gente de 'Los de Oriente' - perdonen que no mencione a todos, no me sé todos sus nombres y además soy un desastre para recordar los que supuestamente ya sé - a 'Caribe', 'Balán', Sebastián, Clevert, Jesús, 'Chato', y a todos los demás. 

A los grupos que acompañaron al Comando: Nekropsia, Nekropsia Tarapoto, Oriente Trujillo, ALiados, El Cartel San Borja, y muchos otros que llegaron desde todos los rincones del país.

Al negro Christian Pajuelo, para mí, una institución hecha y derecha en el aliancismo, demostrado negro, todos te conocen, te quieren y respetan. Un orgullo haber compartido este viaje contigo.

A mi hermano José 'Pecoso' Cueto. Me demostraste de qué estás hecho, eres un guerrerazo. Gracias por todo brother.

En general, gracias a todos, incluso a los que no les pude dirigir palabra alguna por "x" motivos. La hermandad grone se mide en la popular.

Y este domingo, a La Victoria volveremos. Hasta pronto.

Foto: Club Alianza Lima

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.