Aquel que no haya sufrido...

Dicen que no se puede ser de Alianza si no se sufre y, al parecer, este equipo nos quiere demostrar que dicha frase no pierde vigencia estos días. Se mencionó en la crónica del partido de ida que Alianza Lima dependía de sí mismo para lograr el título en Matute el día de hoy domingo. No se consiguió, Juan Aurich pretende alargar lo más posible esta definición al forzar un tercer partido luego de derrotar a los blanquiazules 0-1 esta tarde.

(Si bien este blog busca la objetividad al hablar del aliancismo, no me pidan que me explaye demasiado en la crónica de esta derrota dado que la tengo aún fresca desde que salí del estadio y es, probablemente, la crónica más difícil de escribir hasta ahora debido a la cercanía que teníamos con el título nacional)

El ambiente era una fiesta de principio a fin, Matute completamente pintado de blanco y azul (con algunos espacios rojos en Oriente visita, a quienes los hinchas grones en tribuna Norte se encargaron de silenciar con aliento constante), las porristas amenizando gratamente el ambiente y, a pesar de las tantas restricciones policiales sin sentido, las gargantas esperando desde temprano el inicio del partido. En la alineación, sorprendió que el once titular no incluyera a Arroé, de buen desempeño en Chiclayo, y que pusiera a Hurtado, quién venía de una lesión reciente. Pocos minutos pasadas las 4pm se inicia el primer tiempo, un tiempo que terminó siendo bastante parejo para ambos equipos: llegadas del Aurich de pelota parada mayormente y las de Alianza con pelotazos sin mayor peligro que buscaban a Ovelar. Únicamente, sobre el final de la primera parte tuvimos una clara en los pies de Hurtado que Penny llegó a despejar al corner. Hasta ahí veíamos dos fuerzas parejas que dependían de la lectura de los técnicos y los cambios posibles a ser realizados para aventajar al rival.

Para el segundo tiempo, los ingresos de Ciciliano y Zúñiga marcaron la diferencia a la vez que el ingreso de Jose Carlos Fernández dejaba un vacío en la pelea por los balones que bien realizaba Ovelar. Alianza, con el nuevo esquema del Aurich, lo tenía para el contragolpe aprovechando la velocidad de sus volantes ofensivos pero el partido ya se estaba poniendo caliente y el primero en demostrarlo fue ‘Coco’ Bazán, héroe en el partido de ida, al entrar de forma innecesariamente fuerte sobre un jugador aurichista. Ya tenía amarilla, se ganó la segunda y a las duchas. Acá es cuando pienso que Arrué debió hacer ingresar a Corrales para apoyar a Trujillo en la marca por el lado izquierdo, tal y como lo hizo en el primer partido.

Pocos minutos después, una incursión de Trujillo por el lado izquierdo llegó hasta el área rival, dispara, manotea Penny y, tal como yo lo vi desde Oriente, guerrea José Carlos y la mete. Explota Matute, grito de gol como nunca había gritado uno en toda mi vida y éxtasis total en las cuatro tribunas… hasta que Diego Penny toma la pelota para cobrar un tiro libre desde su área en lugar de sacar desde la mitad del campo. Todos nos quedamos perplejos, Carrillo había anulado el gol que había convalidado previamente. Recién en casa pude ver que se trató de un gol anotado con la mano pero, carajo, así no se juega con un hincha. No estamos para culpar al árbitro de la derrota de hoy, sin embargo, pésimo el desempeño de Carrillo: le quedó gigante la final, se llenó de tarjetas y no supo calmar los ánimos de los jugadores ni de la hinchada que empezó a repudiarlo desde el primer tiempo.

En eso viene el gol del Aurich en una jugada en que nadie le hace el pare a Guizasola y le mete la pelota cruza toda el área para que Zúñiga sólo la empuje dentro del arco de Salomón. La falta de marca y el hombre de menos nos costaron caro y ahora teníamos el partido cuesta arriba. Lo que siguió después fue una consecución de pelotazos, intentos desesperados, discusiones y harta pierna fuerte. Una hinchada entregada y empujando para lograr el empate y un equipo que no lograba plasmarlo en la cancha. Al final, pitó Carrillo. Juan Aurich hizo el negocio que más le convenía: se llevó el partido y varios expulsados, suspendidos y lesionados que Alianza podría no alinear el miércoles en la tercera final.

¿Exceso de confianza? Quién sabe. Quizá los cambios pudieron ser mejor realizados, puede ser. Dejemos atrás esa página y démonos cuenta que somos hinchas de Alianza y estamos ahí en las buenas y en las malas. A todos nos hubiera encantado dar la vuelta en Matute, ahora tendremos que posponer la fiesta unos días y mudarla unas cuantas cuadras más allá al Estadio Nacional. Me jode haber regresado a mi casa con el malestar de la derrota, me jode haber gritado un gol que no fue y, sobre todo, me jode estar escribiendo esta crónica en lugar de la del título, pero eso no me impedirá estar el miércoles alentando en el Nacional. Que los de la vereda de en frente, los hinchas anti-Alianza, sigan justificando el pobre desempeño de sus equipos con burlas por este partido pero que recuerden que hemos llegado hasta la final por nuestros méritos y por nuestra hinchada, cosas de las que ellos carecen.

Este miércoles la cita es en el Nacional a las 8pm. Ahí demostraremos que este amor no es para cobardes y que aunque vayas perdiendo te sigo alentando, porque a pesar de todo te sigo amando. Es el último partido ¡VAMOS ALIANZA CARAJO!

Foto: depor.pe

6 comentarios:

  1. Eres demasiado condescendiente con este equipo que salió sin corazón a jugar al pelotazo durante todo el primer tiempo hacia Ovelar (marcado por Guadalupe que le ganó TODAS). Los chibolos laterales no trabajaron su banda en ofensiva, sin ganas de ganar. La defensa trabajó, pero todo el resto de jugadores son unos ineptos sin alma de ganadores. Este espero que ALIANZA LIMA, esa institución que todos amamos, campeone para alegría de todo su pueblo, pero este equipo es un mediocridad dentro ela mediocridad del campeonato: nunca le ganó a nungún rival grande. Nunca tuvo juego ni actitud de campeón. Para mi se salvan el GRAN Jayo, Ramos, Fleitas, Villamarín, y Trujillo defendiendo. Todos los demás deberían largarse de esta institución que se ha forjado glorioso por jugadores con alma GANADORA.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Soy hincha a muerte de la blanquiazul pero fue decepcionante salir del estadio sin festejar el título. Jugadores con alma ganadora? Eso creo. Pero entonces, porque siempre ante las gayinas en titulos nacionales los jugadores arrugan y NUNCA les hemos podio ganar en esas definiciones por titulos nacionales? Y que paso en aquel clasico de la verguenza? Realmente no se puede esperar un titulo más, viendo que el plantel no parece capaz de lograr la corona.

    ResponderEliminar
  4. Estimado mm,

    Bien podríamos hacer una crítica bastante fuerte al equipo por el juego de ayer, pero nos limitamos a señalar las falencias del equipo porque: 1.pensamos que no es necesario dividir más al equipo ni a la hinchada cuando lo que necesitamos ahora es el apoyo de todos y 2. es claro que la decepción de todo el pueblo es grone porque, mientras más fuerte es la ilusión, más grande es la decepción y tratamos de que eso no influya en nosotros al momento de escribir (a pesar de que nos cuesta bastante).

    Yo espero que lo de ayer haya sido un exceso de confianza por la emoción de dar la vuelta en Matute y que ahora se plantee el partido como se debe plantear una final lo que quiere decir: Táctica, corazón y huevos.

    ResponderEliminar
  5. ¿Podrías responderme a mi también, por favor? Me interesaría una respuesta. Saludos, gracias.

    ResponderEliminar
  6. Estimado Jack Grone, te vamos adelantando que estamos realizando una investigación especial sobre el llamado "clásico de la vergüenza" para, de una vez por todas, revisar que sucedió ese día en lugar de confiar en lo que nos diga el clásico rival. Asimismo, no es cierto que NUNCA hayamos ganado clásicos por definiciones y partidos importantes.

    A todos nos decepcionó no salir ganadores de Matute el domingo, pienso que algo de exceso de confianza más nerviosismo en momentos clave (como la expulsión de Bazán) fueron los que lograron eso.

    Esperemos que mañana sea la blanquiazul la que salga adelante pues ya han habido ocasiones en las que viniendo de jugar mal (clausura 2001 terminamos décimo puesto, clausura 2004 en la última fecha se clasificó a los play-off, definición 2003 cuando volteamos el partido a Cristal) nos alzamos con el título.

    ResponderEliminar

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.