Uno aquí y otro allá

Ayacucho FC 2 - Alianza Lima 1

En un magro partido para Alianza y sus intereses, y cuando todo parecía sonreírle a Gustavo Roverano, Ayacucho FC le puso fin a la racha de cinco partidos con triunfos consecutivos que habían colocado a la blanquiazul en lo más alto de la tabla del Torneo Apertura. Errores puntuales y el empuje del rival se hicieron cómplices en la gestión de esta dura caída victoriana en la sierra peruana. Tras la victoria de Deportivo Municipal, la cima tiene nuevo dueño, pero aún falta mucho pan por rebanar...

Pudiendo atropellar, fuimos atropellados.
Por Alejandro de Cotabambas (@a_cotabambas)

Primer tiempo

Alianza Lima formó con Butrón en el arco, Araujo y Aparicio en la zaga central, Trujillo y Guizasola como laterales. Albarracín y Atoche en la primera línea de volantes, Landauri, Mimbela y Costa para la creación, y Preciado en punta. 

El libreto grone de visita es bastante conocido (y sencillo, además): entrega la posesión de la pelota, cuida el cero a partir de un intento de orden defensivo, e intenta contraatacar lo más rápido posible una vez recuperado el balón. Muy diferente a lo que hace de local, donde la presión en el arma principal y de ese modo el equipo corta los circuitos a los rivales y ataca por todos los frentes, resultando avasallador. ¿Cuál es el problema del libreto de visitante?, que cuando tenemos que enfrentar un rival que nos presione adecuadamente, no se da el traslado de defensa a ataque, y así el equipo queda enfrascado en su propio campo, generando poquísimas situaciones de gol y quedando a merced de lo que pueda hacer el equipo contrario (y confiando en nuestra defensa, que tiene saltantes debilidades). Esto nos pasó también ante Sullana, pero entonces tuvimos la "suerte" de que fueron ineficaces. Ayacucho FC es un equipo renovado (con nuevo DT), con buenos delanteros y que además tiene muchísimas urgencias. No era descabellado imaginar que presionarían de ese modo y prepararse para ello, pero en fin, así fue planteado el partido, y así Alianza aguantó hasta el segundo tiempo en un choque poco más que soso en cuanto a claridad ofensiva. El descanso llegaba sin contar una sola situación de gol para Alianza, lo cual ya preocupaba.

Colán vs Trujillo, en el trámite hubo un claro ganador.
Segundo tiempo

El cuadro local salió a hacer sentir su presión y la de los 2800 metros sobre el nivel del mar, ante un Alianza que, extrañamente, no se sintió exigido a cambiar de libreto en el entretiempo. Muy rápido, a los seis minutos de reanudado el partido, Henry Colán deja por el suelo a Koichi, quedando solo con Butrón y definiendo bien para poner el 1 a 0. La lentitud de los laterales y la poca estabilidad de Aparicio llamaron aquí mucho la atención. Alianza se vio débil, doblegable, y estamos hablando de un jugador como Colán, que no precisamente es figura del torneo local. Ojo con eso.

Con el marcador en contra, Alianza, como tenía que ser, tomó más riesgos, y de a pocos se acercaba al área ayacuchana. Gabriel Costa era el que más insinuaba ante el bajo rendimiento de Mimbela y Landauri, que estuvieron casi todo el partido absorbidos por la marca, lo mismo que Preciado. Justamente tras un intento del uruguayo vendría un ataque local que terminaría en un centro lento y preciso que puso en evidencia lo pésimo que marcan ambos laterales aliancistas: Trujillo y Guizasola. El primero al dejarle a Colán más de dos metros para que envíe el centro (con una pasividad impresionante), y el segundo por no cubrir su zona como manda su libreto táctico. Recalde apareció solo para añadirla y cantar el segundo de la tarde a los 24'. Alianza perdía y perdía con justicia.

La voluntad de Noronha (que había ingresado por Mimbela) nos dio un penal que parecía llegado del cielo. Costa lo convirtió en gol a los 36'. A partir de ese momento Alianza tomó el libreto de local y empezó a presionar a Ayacucho FC, atacando y generando varias situaciones de gol. Pero quedaba muy poco tiempo para lograr algo más. La última jugada del partido parecía reeditar el blooper de Lambayeque, pero Costa la mandó lejos y el árbitro sopló su silbato. Derrota aliancista que dejó una clara sensación de "¿por qué esperaron tanto para ponerse a jugar?". 

Ayacucho FC festejando una victoria que les da algo de respiro en su lucha por salir de zona de descenso.
Apreciaciones finales

¿Y si no cambiamos tanto el libreto?, ¿y si alternamos libretos durante un mismo partido, pero con criterio?, ¿y si nos olvidamos del libreto de visita?, no sé, tantas preguntas, pocas respuestas. ¿Por qué Alianza juega de visita tan distinto a como juega de local?, ¿para dosificar fuerzas?, con trabajo físico (y esto se ha hecho en Perú muchísimas veces, no vayan a pesar que solo el rigor europeo lo permite) se puede lograr correr igual en Lima que en altura, no es imposible, puede ser duro, difícil, pero no imposible. Entonces, ¿Por qué? Roverano tiene ya varios partidos de visita donde ha ensayado esto y no siempre alguien va a regalarnos un blooper. La idea es que se dé cuenta de que esto no sirve y cambie de estrategia ya. Creo que Alianza podría primero asegurar el resultado jugando a la presión y luego resguardarse, pero no al revés, no esperar a que nos hagan uno o dos goles para volver a ser el equipo agudo de Matute. Todavía falta, aunque eso sí: hoy nos costó la punta, pero después podría costarnos mucho más. A corregir y seguir trabajando.

Próxima cita

Miércoles 29 en Matute, 8 de la noche, ¿el rival?, el siempre complicado Cienciano del Cusco. Solo sirve ganar. Ahí estaremos, ¡ARRIBA ALIANZA CARAJO!

Fotos: Epensa y DeChalaca

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.