Grones del Callao

Alianza Lima 3 - San Martín 3

Qué les puedo decir... "Partidazo" es una palabra que hasta puede quedar corta. Y es que cuando uno es hincha no solo el gusto por el buen fútbol influye en la experiencia de vivir el juego, sino también las emociones alborotadas y destinadas a un solo fin. Y con Alianza, aunque me cueste admitirlo, el fin suele llegar después de muchísimo sufrimiento. Así fue que un partido que parecíamos tener en el bolsillo (luego de que el rival también lo tuviera en el suyo, valgan verdades) tras una gran remontada, volvió a pintarse de colores, escabulléndose entre nervios y errores infantiles. Y aunque no se pudo redondear la fiesta con las tribunas llenas (debido al antialiancismo de algunos), felizmente (y valga la redundancia) el final fue esta vez feliz. Como el año pasado, Alianza Lima es finalista del Torneo del Inca 2015.

Escribe: Alejandro de Cotabambas (@adecotabambas)
Representando a un pueblo: El Comando Svr dijo presente por los miles de hinchas que no pudieron asistir al Grau.
Primer tiempo

Tal y como fue en Matute, ambos equipos salieron a proponer juego ofensivo y vertiginoso en una velocidad poco usual para el fútbol peruano. La blanquiazul, que salió a la cancha con Forsyth, Miers, Aparicio, Trujillo, Guizasola, Míguez, Albarracín, Costa, Landauri, Cueva y Noronha, intentó adueñarse del choque en el medio campo, pero el equipo 'santo' no se dejaba, intentando atacar rápido para conseguir el tanto que les dé la tranquilidad (y una posible clasificación) sabiendo que tenían el plus del gol de visita en Matute. En este contexto se hizo grande otra vez la figura de Joel Sánchez, exjugador íntimo que en estas semifinales fue un tremendo dolor de cabeza para la defensa aliancista. Maná y Freire también se insinuaban peligrosos, y en el área merodeaba Hohberg, un delantero bastante interesante. No obstante, las mejores oportunidades las tuvo Alianza. A mediados de la primera mitad, Gabriel Costa casi anota un golazo al picar el balón sobre todos los defensores estudiantiles. Este dio en el vértice ante la incredulidad de 'Gabi'. Luego Noronha hizo uso de su gran habilidad con el balón para sacarse a su marcador y quedar mano a mano con el portero Farro. Su remate cruzado salió desviado. Algunos remates más e insinuaciones de pelota parada hicieron de Alianza algo más que su rival, pero la eficacia estaría del otro lado. 

Poco antes de acabar el primer período, Sánchez desbarató por completo a la defensa blanquiazul, Desbordó y envió un centro al área chica. Hohberg controló al lado de la pasividad de Guizasola, y anotó el primero del encuentro con remate cruzado. Buen gol de la San Martín, y con este resultado Alianza quedaba fuera de la final. Pitazo de Diego Haro, y al descanso.

Un dolor de cabeza llamado Joel Sánchez.
Segundo tiempo

Alianza salió con todo pero desordenado, lo cual le dio a la San Martín más posibilidades de ampliar diferencias. Al minuto 53 vendría una jugada de esas que los expertos llaman "bisagra". Maná quedó en mano a mano con Forsyth tras sacarse de encima a Aparicio. Estaba solo y con el arco desguarnecido, pero al rematar el balón se fue un metro por arriba del travesaño (esto me hizo recordar un poco a nuestro querido 'zorrito', un abrazo para él). Increíble, pero esta jugada marcó el renacer de Alianza. Sanguinetti movió sus fichas y sacó a Noronha para poner a Guevgeozián. Esto mientras Míguez se hacía vital en la media cancha, recuperando y asistiendo. Precisamente un pase largo del 'cotorra' fue pivotado por el 'armenio', esto al minuto 73. El balón le quedó servido a Guizasola que frente a Farro no falló el remate cruzado de derecha. Gol de Alianza y el grito contenido del 'cucurucho' no se hizo esperar. Pero habría mucho más: pocos minutos después, y ya cuando Sanguinetti había puesto a Deza por Landauri (que tuvo un partido flojo en ataque, pero destacado en lo táctico), Cueva recibe otro balón largo de Míguez. Haciendo caso de los comentarios de muchos de sus seguidores en las redes sociales, 'aladino' soltó rápido la pelota y sirvió del otro lado a Gabriel Costa. 'Gabi' no perdonó, y golazo. 

Se lo gritó a sus críticos: Guizasola anotó el importantísimo gol del empate.
Era el 2 a 1 a favor de Alianza y todo parecía definido... PERO, si es Alianza, hay que sufrir un poco. Costa se fue expulsado tras su celebración fuera del campo (qué medida para más inteligente de nuestras autoridades, mis sinceras felicitaciones, cada día se superan más (?)), por lo que Alianza quedaba con diez. Metidos en su cancha, los aliancistas soportaban como podían las lógicas arremetidas albas. Dos pelotas paradas en menos de cinco minutos voltearon el partido nuevamente a su favor, primero Freire y luego Hohberg. Estábamos en el minuto 90 y la cosa se hacía cada vez más tenebrosa. San Martín, que necesitaba un gol más para definir la serie a su favor, se venía con todo y Alianza parecía un conjunto de diez manojos de nervios moviéndose sin cabeza por todo el campo. Pero apareció la claridad de Deza, quien con su velocidad llevó el balón hacia campo contrario, provocando estragos. En una de esas jugadas, minuto 93 para ser exactos, aparecería el recién ingresado Josimar Atoche, quien recibió la pelota al borde del área, y de forma poco ortodoxa se disfrazó de Yaya Touré y nos regaló el mejor gol de lo que va del torneo. Colocó, de manera exquisita, la pelota en el palo más lejano de Farro. Su volada no hizo más que darle mayor espectacularidad al gol. Era el 3 a 3, y se acabó el partido. EL PARTIDO, con todas sus letras. Alianza pasa a la gran final del Torneo del Inca. Chau San Martín, chau Álvaro Barco.

La figura


Por lo que metió en un partido caliente (lo que parece ser su especialidad), y lo importante que fue para remontar y finalmente empatar el partido, Pablo Míguez me pareció lo mejor de la oncena victoriana. Un ejemplo de que plantándose bien en el campo no hay limitación técnica que aleje a un jugador de ser un elemento sumamente útil para su equipo.

Apreciaciones finales

A mí también me llega (y no hace falta señalar dónde) esa frase que reza "no eres de Alianza si no sufres" pero, díganme ustedes, ¿existe una frase tan corta y fácil de interiorizar que goce de mayor exactitud para definir esa parte de nuestra idiosincrasia?, el viejo cruce entre lo que uno anhela y lo que en realidad se vive. Así es, aunque no nos guste, puede que parte de la identidad, digamos, genética de Alianza sea el sufrimiento y el castigo previo al placer de obtener lo que se desea. Esa lucha constante que se hace tan especial sobre todo cuando se tiene todo en contra. Si pudiéramos cambiar esa parte de nuestra esencia créanme que estaría en primera fila, pero me temo que el asunto lo tenemos ya en la sangre. No puede ser blanquiazul aquel que no sufra antes de gozar.

Álvaro 'sotana' 'tiro por la culata' Barco, gerente deportivo de la USMP.
¿Y sobre San Martín?, un gran equipo, lástima que tenga una cabeza tan poco capaz de separar sus apasionamientos y antipatías de sus funciones como gerente deportivo. Esas tribunas estuvieron vacías por culpa suya (y de paso su club recibió menos dinero también por culpa suya), y que esto no se ponga jamás en tela de juicio. Ojalá, eso sí, que este capítulo sea un apartado en la historia de nuestro balompié, y otros gerentes deportivos (incluyendo al nuestro) no intenten emular ese tipo de artimañas. Lo que sí debo agradecerle al señor Barco es que sus trabas hicieron de esta clasificación algo mucho más rico. Como para gritárselo en la cara, y no solo los hinchas de Alianza. Por culpa suya, San Martín no solo perdió su pase a la final, perdió también prestigio como institución, algo que se ha ganado a pulso durante todos estos años. Es el precio de una niñería de tal calibre.

¿Y sobre Alianza?, no estamos descubriendo América al decir que tenemos evidentes falencias defensivas (hablar de nuestras virtudes en ataque es caer en lo mismo: muchachos, en ataque estamos bien, lo que preocupa es lo de atrás). Ya es muy tarde (hablando solo del Torneo del Inca) para exigir más trabajo de Sanguinetti, en una semana no se pueden ajustar tantas cosas. Solo queda pedirle a nuestros jugadores defensivos que den aún más de lo que están dando. Las limitaciones técnicas pueden suplirse con actitud y concentración absoluta.

Próxima cita (la cita final), y ya sabemos quién viene

Hoy se definió al otro finalista. Se trata de la Universidad César Vallejo. Quien escribe no ha seguido mucho al equipo trujillano en el torneo, pero sí pudo ver la semifinal que disputó esta tarde con Real Garcilaso. No es un equipo arrollador (y definitivamente no es más que San Martín), es más bien un cuadro que trata de ordenarse bien y atacar utilizando el buen pie de sus volantes y la presencia de sus delanteros. El dato que a mí me preocupa particularmente es la cantidad de exaliancistas que podemos encontrar en la plantilla 'poeta'. Libman, Ciucci, Cruzado, José Carlos Fernández, Guillermo Guizasola, Montes, Viza y Cedrón, casi medio equipo titular de Navarro ha vestido las sedas íntimas, y algunos de ellos han salido del club "por la puerta falsa". La misma sed de revancha que vimos en Corzo y Joel Sánchez, seguramente la veremos en varios de estos jugadores que ahora tendrán la oportunidad de demostrar "el error" de Alianza al dejarlos ir o no tomarlos en cuenta. Mucho cuidado con eso. Fuera de ello, y no tengo reparos en decirlo, Alianza es más equipo que Vallejo, y la lógica dicta que esta final será nuestra. Pero en el fútbol, ya saben, la lógica no tiene camisetas, y mucho menos juega partidos.

El domingo a las 18:00 en el nuevo Estadio Nacional, vamos todos a dejarlo todo en la tribuna, ¡ARRIBA ALIANZA!

Fotos: Epensa

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.