En respuesta al cinismo: Una vez más, Alianza Lima Tetracampeón, y punto.

Tal parece que nuestros fans se han decidido firmemente a aplicar el viejo precepto político: “Miente, miente, que algo queda”, y vaya que lo están aplicando con suma “maestría”. Su cinismo ahora se ha atrevido a intentar “rebatir” una investigación objetiva y debidamente sustentada, la cual indica que Alianza es el legítimo campeón del año 1934. Nosotros, desde esta tribuna, no sólo hemos tomado como referencia la famosa e irrefutable investigación del portal ‘De Chalaca’, investigación que estos fans han querido “ningunear” con inusual densidad, sino que además hemos realizado nuestro propio análisis del tema, llegando a conclusiones certeras que sustentamos en su momento, no con versiones antojadizas, como estos señores fans quieren hacernos creer, sino con argumentos contundentes y boletines oficiales de la Federación de aquel entonces, antecedentes y demás pruebas que demuestran que Alianza Lima es el único tetracampeón de la historia del fútbol peruano. Y, bueno, demostramos aquí la diferencia con nuestros fans incondicionales, no nos vamos a remitir a la denigración ni al insulto gratuito. No tenemos necesidad de ello pues tenemos la verdad de nuestro lado; mientras que los fans sólo maquillan mentiras con un acento irónico rebuscado y que ya no pueden sostener más – porque no pueden durar ni un párrafo sin lanzarnos algún calificativo – se entiende el odio y la envidia no sólo con nuestro Club, sino con nuestra página, por haber trazado una línea diferente de hinchaje, una línea objetiva y punzante que ellos han querido “emular” con sus matices de forzado sarcasmo, lo cual no hace más que corroborar lo preocupados que están por la existencia de una página como la nuestra, que ha sido capaz (y con mucho esfuerzo, vale decir, porque hablar de ellos una semana para nosotros fue un repugnante calvario) de dedicar siete días de su valioso tiempo para desmentir las falacias que por tantos años han sostenido los “compadres”, ¿tanto les dolió?, no lo dudamos. Tuvieron que crearse este ciber-pasquín repleto de fluidos hepáticos y bajos adjetivos para tratar de ¿desmentirnos? Una pena, muchachos, una pena, sigan intentando, quizás algún día logren algo más que hacernos reír y sentirnos orgullosos de tener fans tan incondicionales y fieles. En recompensa a su esfuerzo denodado por tratar de continuar con sus engaños, aquí tienen su merecida respuesta, punto por punto.

Antes que nada, es preciso dejar aquí algunos links para los hinchas que recién se unen a este debate:
  • Link 1: El artículo de Dechalaca.com sobre el tetracampeonato aliancista, fuente principal de El Blog Íntimo y también de la página de los fans en mención.
  • Link 2: El artículo de El Blog Íntimo, que es básicamente el artículo de Dechalaca, al que adjuntamos una entrevista a Armando Leveau, más una investigación y análisis de nosotros, principalmente sobre el trabajo de Roberto Salinas, hombre clave para el "reconocimiento" actual que la F.P.F. da a la U como campeón de 1934 en su web y publicaciones recientes.
  • Link 3: El "artículo" que los fans nos quieren “vender”, subestimando inteligencias.
Antes de empezar con la enumeración de los puntos a tocar, cabe resaltar que más de la mitad de los argumentos presentados por nosotros en este artículo ya se encontraban señalados en diversos lugares: Artículos y posts nuestros tanto en facebook como en blogger; en el artículo mismo de De Chalaca, del cual hacen groseras omisiones y malinterpretaciones adrede, con tal de estructurar “decentemente” su cuento, y en cuyos comentarios hinchas cremas han planteado ya los mismos "errores" que ellos señalan de la investigación, debidamente respondidos por Roberto Castro y los documentados hinchas de Alianza que terminaron de redondear la investigación para reconocer irrefutablemente el título del '34 como del club blanquiazul.

Además, en la tan reprochada (y parodiada) discusión en Wikipedia planteada por hinchas de Alianza, también tenemos prácticamente todas las mentiras de ese "artículo" debidamente refutadas. En resumen, casi todo lo que diremos a continuación ya ha sido dicho, y esto no hace más que demostrar la tremenda cobardía y mala leche de nuestros mitómanos fans, autoproclamados "investigadores" y "difusores de la verdad", que cogen de la información y los recortes solo lo que les conviene para deformarlo e inventar una historia a favor de ellos tratando de "refutar" la nuestra.
Estimados lectores, a continuación presentaremos un auténtico artículo de investigación, propulsado, ante todo, por un sincero y honesto compromiso con la verdad, más allá del color de nuestra camiseta.
Comencemos con la refutación de todos los puntos, uno por uno:
Nº 1 - El "cuento" del tetracampeonato fue "inventado" para poder jactarnos de un logro mayor al tricampeonato crema, obtenido en el año 2000:
Dicen los fans, textualmente:

“El Tricampeonato obtenido por Universitario en los años 98-99-2000 resultó bastante frustrante para los ínfimos quienes recibían su centenario con un Universitario declarado por los principales organismos y medios de comunicación como "Campeón Peruano del siglo". Fue ahí que para mitigar su pena y vergüenza un grupo de acomplejados empezó a crear el mito del "tetra ínfimo" el cual  hasta ese momento nunca nadie antes había oído (…) En éste libro de oro, el "imparcial historiador" (refiriéndose a Roberto Castro) es de los primeros que afirma en una publicación ínfima la "realidad" de éste metafísico tetracampeonato, algo que nunca antes había aparecido, como hemos dicho, en ninguna otra publicación”.

Nosotros respondemos:

FALSO. El tetracampeonato blanquiazul es señalado desde muchísimo antes del año 2000, de las declaraciones de Armando Leveau y del Libro de Oro de Alianza Lima publicado en el año 2001, del cual es partícipe Roberto Castro. Aquí las pruebas:

  • El libro Los Íntimos de La Victoria de César Miró, publicado en 1958 hace mención al tetracampeonato aliancista.
  • El libro Historia del Fútbol Asociado de Alberto Cajas, publicado en 1951, habla sobre la obtención de los títulos de Alianza en los años 1931, 1932, 1933 y 1934.
  • En las décadas sucesivas (a 1934), los diarios más dedicados al deporte, como El Comercio, La Prensa y La Crónica solían publicar, al final de cada temporada, una tabla general con los títulos logrados a lo largo de la historia. Así por ejemplo, cuando Alianza sale campeón en el año 1955, por citar un caso, en su palmarés se menciona en todos los casos el título de 1934; y así por el estilo, hasta en diarios de los años sesenta puede encontrarse al cuadro íntimo al lado del rótulo de campeón de 1934.
  • Inclusive en publicaciones extranjeras, como el caso de la Enciclopedia Mundial del Fútbol publicada por Editorial Océano a propósito de la Copa del Mundo España 1982, en el acápite correspondiente al Perú se lista a los campeones de todos los tiempos y se consigna a Alianza Lima como campeón de 1934 (y estos dos últimos puntos se encuentran en el mismísimo artículo de ‘De Chalaca’, el nivel de cinismo de los fans es impresionante).
  • En la entrevista que nos concedió Armando Leveau, él nos cuenta cómo, desde la gestión de Pío Dávila (1994-1996), se acercó uno por uno a los presidentes blanquiazules que le sucedieron, hasta Guillermo Alarcón, mostrando todos un desinterés total por el tema (esto fue incluso antes del primer título del “tri” crema, en 1998). La entrevista se encuentra al final de este artículo.
  • En el libro Intimos de oro de Enrique Roel Miranda, publicado en 1999, también autor del Libro Y Dale U, hay un párrafo dedicado al campeonato de 1934, aunque pequeño, donde se menciona que la dirigencia aliancista iba a mover papeles para reivindicar este título, aunque como sabemos, lamentablemente esto no pasó, pero se evidencia que ya había la intención antes del “tri” crema, incluso antes del “bi”.
Que este primer punto sirva de referencia para el resto del artículo, pues todo lo que se viene es seguir refutando las groseras y sinvergüenzas omisiones y manipulación de información por parte de nuestros estimados fans.

Nº 2 – El intento de desacreditación a Roberto Castro, en primer lugar, por ser “hincha confeso” de Alianza:

Respondemos: ¿Ah, sí?

Cualquiera con media neurona puede definir que se le dice “hincha confeso” a una persona que ha manifestado su hinchaje explícitamente. Pues bien, ¿podrían decirnos estos fans, adictos a la mentira, cuándo y dónde expresó Roberto Castro que es hincha de Alianza Lima? Y que no nos vengan con que lo deducen al ser él uno de los autores del Libro de Oro y el redactor del artículo de ‘De Chalaca’, porque eso ya sería una afirmación suya y no una salida del propio historiador, afirmación que por lo tanto pierde toda validez. Su labor en el Libro de Oro fue exclusivamente sobre el título del año ’34, y el artículo del tetracampeonato fue uno de los tantísimos artículos de investigación y precisión estadística que se pueden encontrar en el portal web. ¿No podían decir que “Roberto Castro, de quien asumimos es hincha de Alianza por que escribió tal y tal cosa”? No, porque desde un inicio se nota su intención tendenciosa y quieren a toda costa desprestigiar los nombres de los responsables de la investigación del tetracampeonato.

RETO #1: Muéstrennos las pruebas de que Roberto Castro es “hincha confeso” de Alianza Lima; ¿Dónde lo confesó?

Hacían también una mención a Alberto Beingolea, quien en su programa “Crónicas” dijo que el título del ’34 “está en discusión”. Bueno, no es a Beingolea a quien deben acusar por la aparente posición que toma CMD al respecto, sino a Jaime Pulgar Vidal, que es su fuente histórica en el canal: un historiador titulado y calificado que también se ha pronunciado a favor del tetracampeonato aliancista en su blog.


Esto escribió Pulgar Vidal en su blog personal sobre el Tetracampeonato:


Ya pues. Como diría Phillip Butters, "como pa' bruto".

Nº3 – Segundo intento de desacreditación a Roberto Castro, por su artículo sobre las definiciones entre los “compadres”: MÁS OMISIONES.
“2009: A pocos días de jugarse la final del 2009, en el colmo del desparpajo y la sinvergüencería, Castro afirma que en definiciones por el título nacional estábamos empatados con los ínfimos. Considera las definiciones de los campeonatos de 1928, 1955, 1987 y 1999, y hasta ahí todo bien(ya hablaremos de este tema en otro post). Pero olímpicamente no considera la definición por el título del año 1934 que se jugó el 7 de julio de 1935 (le duela a quien le duela) como veremos posteriormente. Castro se "zurra" en las estadísticas oficiales de los entes máximos del fútbol nacional…” 


Aquí, los fans cometen otra grosería sin nombre: omiten que la definición jugada en 1935, correspondiente a los primeros equipos de 1934, sí la menciona, y en el mismo artículo. Es solo cuestión de girar hacia abajo la ruedita del mouse para poder ver que dicho partido sí figura, pero con el rótulo que realmente le corresponde: en las “otras definiciones por títulos”, no finales por títulos de la Primera División.


¿Roberto Castro se zurra en los reglamentos del máximo ente nacional? Que nos digan por dónde. Ahí dice que la final jugada el 7 de julio de 1935 es por el título de Primeros Equipos de 1934, no del “Título Absoluto”, tal como lo estipularon los boletines oficiales de la FPF antes y después de dicho partido, donde en todo momento dicen “título de Primeros Equipos”, que viene a ser un título secundario, no el Título Absoluto que fue adjudicado a Alianza y jamás cambió de dueño, según los mismos documentos. Pero en eso ahondaremos más adelante.

Nº 4 – Sobre los puntajes otorgados por la reserva y el “vacío legal”: OTRA TERGIVERSACIÓN

Sigamos, amigo lector, las palabras de los cuenteros no tienen pierde si quiere pasar un rato ameno; deléitese ahora con esta pachotada:
"Empezaremos señalando que las normas de los campeonatos peruanos de primera división de 1931, 1932, 1933 y 1934 indicaban que cada club participante obtenía 3 puntos por partido ganado, 2 por partido empatado, 1 por partido perdido y 0 por walk over, pero adicionalmente se sumaba el total de puntos dividido entre cuatro de los respectivos equipos de reservas de cada club".
Cabe señalar que, mientras estuvo vigente este sistema de torneo; al campeón general de la primera división le daban cualquiera de estos tres rótulos: “Campeón Absoluto”, “Campeón de Clubs” o “Campeón de la Primera División”. Esto servirá para poder entender mejor la evidencia que presentaremos más adelante. Continuando con el reglamento, el puntaje que señalan es el adecuado, pero la suma de los puntos de la Reserva se acumulaba en otra tabla, que era publicada con el título de “Posición definitiva de los clubs en el campeonato” o simplemente “Posición de los clubs”, distinta a la tabla de “Primeros equipos”.

Por eso es que al final del campeonato aparecían 3 tablas bien marcadas y definidas:

1.       Torneo de Primeros Equipos, con su campeón respectivo.        
2.       Torneo de Reservas, con su campeón respectivo.
3.       Posición de los clubes, con su campeón respectivo.

Como podemos ver en el boletín 161 que salió tras culminar la última fecha del campeonato de 1934:


Claramente se ve que cada tabla tiene un campeón excepto la de Primeros Equipos. 

Pero si somos más meticulosos, el encabezado dice: “después de cumplidos los partidos correspondientes a la novena y última fecha”. Amigo lector ¿Usted cree que estos cuenteros sepan el concepto de “última fecha”? ¿Sabrán quizás que los partidos llamados play off no se contabilizan en la tabla final?

Pero sigamos, sigamos, esto se pone bueno, esto se pone caliente:
"Pero si somos observadores, a diferencia de los torneos anteriores, el torneo de los primeros equipos de 1934 quedó empatado en el primer lugar con 21 puntos y eso es lo que precisamente reclama la U en los dias posteriores: que existía un vacío legal y que primero debería definirse al campeón del torneo de primeros equipos y luego de eso añadirse los puntos de la reserva".
Lo único cierto de este párrafo es que había un vacío legal, no se decía nada sobre empates ni en los torneos de Reserva ni en los de Primeros equipos, precisamente porque el campeón salía de la Tabla Acumulada; pero la U nunca mencionó nada sobre el “vacío legal”, como los cuentacuentos aseguran. También es cierto que la U pide que se desempate el Torneo de Primeros Equipos, y acá nos dan la razón, ya que la U no hace el reclamo sobre la Tabla Acumulada, sino sobre el Torneo de Primeros Equipos, textualmente.

Lo que es una burda mentira es que después del partido de desempate de PRIMEROS EQUIPOS recién debía añadirse los puntos de la Reserva. En este otro párrafo señalan casi lo mismo:
"En todos los torneos anteriores (bajo esta modalidad de agregar los puntos de reserva) nunca el torneo de primeros equipos había quedado empatado y por lo tanto primero tenía que desempatarse el torneo de primeros equipos y recién ahí sumar los puntos de la reserva".
¿Ese “por lo tanto” acaso no denota una suposición?

RETO #2: Como “grandes investigadores” que son, muéstrennos “por favorcito” las Bases del Campeonato, que ustedes han leído, ya que la “seguridad” con la que manifiestan las cosas, nos da la certeza que ustedes las leyeron. Ilústrennos por favor, sus seguidores se lo agradecerán.

RETO #3: Muéstrennos un boletín oficial, sólo uno, “unito” en el que se mencione que el puntaje de las Reservas recién se sumaba luego del partido de desempate de PRIMEROS EQUIPOS.

Nº 5 – Sobre lo que otorgó el partido de definición a la U: TÍTULO DE PRIMEROS EQUIPOS, NADA MÁS.

Según Roberto Salinas, en el Congreso de la CSF realizado en Lima durante el Sudamericano Extraordinario existió un planteamiento de los dirigentes de Universitario sobre el tema, y los dirigentes de otros países recomendaron que resolver un torneo sumando puntos de Reservas no era lo más adecuado. Siguiendo esa recomendación, para el año siguiente (1935) el Torneo de Reservas dejaría de sumar puntos a los Primeros Equipos, al menos en la Primera División (en la Segunda se mantendría el formato un tiempo más) pero, salvo eso, el reclamo de la U no repercutió más allá, puesto que no existe resolución alguna de la Federación ni de la Liga de Lima que indique un cambio de bases luego de la última fecha del torneo vigente de 1934.

Pero sigamos desmintiendo a losfans, en este párrafo:
"Sino simplemente analicen: el reglamento del campeonato de 1934 indicaba tajantemente que el campeón sería declarado aquel club que acumule mayor puntaje entre el campeonato de primeros equipos y el campeonato de reservas. Si el campeonato de primeros equipos era declarado desierto, ¿cómo es que entonces pudieron los ínfimos ser declarados campeones de la primera división absoluta si solo tenían oficialmente el campeonato de reservas?"
Queda demostrado con el Boletín 161, que oficialmente teníamos el campeonato de Reservas y el de Clubs (o Absoluto), pese a que el título de Primeros Equipos estuviera sin campeón. Si desean los cuenteros se lo explicamos con manzanitas.

Vamos, vamos, esto no tiene pierde:
"Rafael Quirós indica en su libro (ésta parte no es señalada en el portal "serio" de Castro), que es precisamente ante esta incoherencia que los dirigentes de Universitario apelan estas resoluciones de la Liga ante la Federación Peruana de Fútbol (ente superior a la Liga), y es el máximo rector de nuestro fútbol quien determina que de todas maneras hay partido definitorio para decidir el torneo de los primeros equipos y que dicho partido debía jugarse el día 30 de junio en honor de las federaciones de Bolivia y Paraguay, países que acababan de celebrar el acuerdo de paz tras la Guerra del Chaco".
Lo que manifiestan los cuentacuentos, es que Quirós menciona un documento que Castro no menciona. Claro, ese es el “punto clave” de los cuenteros, porque seguramente Quirós muestra todos los demás boletines oficiales en su libro como lo demuestra Roberto Castro en De Chalaca. Porque Quirós los muestra, ¿no? ¿Acaso los cuenteros habrán leído el boletín al que hacen mención? ¿Se habrán dado cuenta de que nuevamente se menciona que el torneo a disputarse era el de Primeros Equipos? Vamos fans, no sean vagos, lean. Y dice así:
"Atendiendo a la petición del club Alianza Lima y a la conformidad del club Universitario de Deportes, se ha determinado el 7 de julio próximo como la fecha en que los mencionados clubs deberán definir el Campeonato de Primeros Equipos de Primera División de la Liga Provincial de Foot Ball de Lima correspondiente al año 1934".
Pero los cuenteros fans siguen manifestando lo que su revoloteada cabecita les manda:
"A Castro “le sugiere fuertemente” que la motivación fue solo económica y no deportiva. Pero aquí viene el detalle, díganos querido y distinguido lector, ¿usted pagaría altas sumas de dinero (llegar a empeñar joyas como reseña el chalaquero) para poder apreciar un partido donde NO SE JUEGA ABSOLUTAMENTE NADA? "
Alianza Lima y Universitario eran, de lejos, los equipos más taquilleros del medio. Más allá de que el partido a jugarse no definía un “título absoluto”, sí definía un título en sí, y eso representaba un gancho fuerte para la gente, por eso el público le tomó la importancia debida. No podemos comparar la percepción de la afición peruana de los años ’30 con la actual. Además, este recorte del diario El Universal del martes 2 de julio de 1935 (a unos días del partido) cuenta que las expectativas para el partido habían ido aumentando con el correr de los meses, también por las numerosas postergaciones que sufrió el encuentro. De pasada, nuevamente dicen textualmente que el partido es para definir al campeón de Primeros Equipos. En su intento de "refutarnos", los fans nos siguen dando la razón.


Además, esta explicación incluso llega a ser innecesaria, ya que ellos apelan a interpretar “que el partido tenía que definir al final al campeón absoluto porque cómo la gente iba a pagar tanto para ver a los equipos pelear por un título menor, tenía que estarse jugando el torneo absoluto”, y terminan basándose en esta interpretación antojadiza más que en lo que textualmente dicen TODOS los boletines previos al encuentro: Que se definirá al campeón Primeros Equipos, NO al Campeón Absoluto, sino sólo al campeón de PRIMEROS EQUIPOS.

Todas estas son las evidencias previas al partido que indican claramente que el título que se disputó el 7 de julio de 1935 fue correspondiente al título de PRIMEROS EQUIPOS de 1934, no al Absoluto porque ningún boletín indica tal cosa, tampoco existe documentación que señale que el Título Absoluto quedara anulado para Alianza Lima. Ahora, veamos todas pruebas las posteriores a dicho “match”.

RETO #4: A las “eminencias de la investigación” muéstrennos un Boletín Oficial, bueno ya, más fácil, medio, o mejor un cuarto de Boletín Oficial que manifieste que el partido a jugarse el 7 de julio de 1935 era por el Título Absoluto de 1934. No vale la fracesita “se supone”. 

Ahora veamos el BOLETÍN OFICIAL, que es el boletín número Nº 174, el cual se emitió luego del partido de desempate de PRIMEROS EQUIPOS, y dice:

“Vistos los resultados del partido jugado el domingo 7 de julio en el Estadio Nacional, el Comité de la Liga resolvió reconocer como Campeón de Primeros Equipos de Primera División de 1934 al equipo correspondiente del club Universitario de Deportes”.

De lo dicho por el boletín se desprenden dos cosas:
1) Dice textualmente “Campeón de Primeros Equipos”, NO campeón Absoluto, ni de Clubes, ni “de la Primera División”.
2) ¿Por qué dice “al equipo correspondiente del Club Universitario de Deportes”? Sencillo: porque se refiere al equipo correspondiente en referencia al Campeonato de Primeros Equipos; en cristiano, la Liga de Lima se refiere sólo al Primer Equipo de la U. ¿Era necesario decir al equipo correspondiente del…?

Y si vemos nuevamente el Boletín 161:


El único torneo que al que le faltaba campeón era el Torneo de Primeros Equipos, y no hubo un solo boletín que indicara lo contrario. Asimismo, todos los diarios mostraron a la U como campeón de Primeros Equipos tras aquel partido.

¿Cuál era el único torneo que al que le faltaba campeón? A ver cuenteros, adivina adivinador, ustedes pueden, ¡sí, acertaron! Era el TORNEO DE PRIMEROS EQUIPOS, les pondremos una estrellita en sus frentecitas. ¿Acaso hubo un solo boletín que indicara lo contrario? Porque, asimismo, todos los diarios mostraron a la U como campeón de Primeros Equipos tras aquel partido. Sin embargo, nuestros mitómanos fans quisieron manipular un recorte del diario La Crónica para tratar comprobar que los diarios de la época dan cuenta de que la U es el “campeón (absoluto) de 1934”, de este modo:

Dicen los fans: "…la cobertura hecha por el Diario La Crónica que en uno de sus titulares menciona "POR FIN CAMPEONÓ LA U", con esto se refiere a que después del año 1929, el cuadro crema por fin conseguía su segunda estrella…"
Pobre, al ¿investigador? que publicó este recorte sólo le dieron una hojita del diario, ¿habrá revisado la página anterior de este mismo diario? Bueno le daremos un empujoncito a esta “luminaria de la investigación” y le mostraremos la página anterior del mismo diario:


Un momento, no, tus ojitos no te engañan, querido fan, ¿qué dice ahí? Claro: “La “U” team campeón de Primeros equipos de Primera División” o sea, en la página siguiente ¿A qué título se refería La Crónica? ¿No adivinas? creo que necesitas otro empujoncito, ahí te va: LA CRÓNICA SE REFERÍA AL TÍTULO DE PRIMEROS EQUIPOS.

Recordemos que para el año de 1935, la U no tenía el palmarés que ostenta en la actualidad. Sólo había salido campeón una vez, que fue en el año 1929, por lo que no tenía demasiado material para minimizar o menospreciar un título con respecto a otros en su haber. Era su segundo título, sí, pero no un Título Absoluto. La pomposidad con la que el diario La Crónica hablara sobre el título (secundario) obtenido por los cremas no le da a este la categoría que le dan todos los boletines oficiales: Primeros Equipos, NO Absoluto.

¿El “ilustrísimo investigador” habrá leído La Crónica del día anterior? Intertesante, ¿quieres otro empujoncito?, ahí te va:


¿Lo leíste, fan? Alianza, campeón cuatro años seguidos desde 1931, tomó para sí solamente dos títulos del Campeonato de 1934, el de Clubs y Reservas. Y si pierde hoy se daría el caso de haber en una sola división dos campeones”.

Esto refuta contundentemente la hipótesis de que el diario La Crónica serefiera a este título como el Absoluto para la U, ya que dice claramente que los blanquiazules son campeones de Clubs (o absolutos), mientras que los cremas son campeones de Primeros Equipos. Por lo que los mitómanos fans recurrieron a la siguiente salida:
"Otra de las publicaciones que usan los ínfimos para sustentar que el partido del 7 de julio coronaba "2 campeones de primera división", eso fue lo que causó la mala interpretación de las tres resoluciones emitidas por la Liga el 18 de junio. Es imposible que haya 2 campeones, solo los descerebrados ínfimos y sus cuenta cuentos se creen eso, tenía que haber un solo ganador y luego de la definición la U acumulaba más puntaje en el torneo de primeros equipos y la reserva, por eso es el campeón absoluto del año 1934".
Seguramente a estas alturas los fans ya estarán con lágrimas en los ojos, pero vamos, amigos cuentacuentos, ya no lloren, ¿acaso eso no se parece a lo que dijo el diario El Universal?


¿Realmente era imposible que existieran dos campeones?: Con las bases que rigieron en la Primera División, desde 1931 hasta 1934 (y las divisiones inferiores un par de años más), NO. Un rotundo NO. Aquí el sustento:

Les presentamos la primera prueba contundente de que los torneos deprimeros equipos y absolutos eran independientes y que el ser campeón de uno no implicaba que fueras campeón del otro, por lo que sí podía haber dos campeones: Esto fue emitido por la Liga de Lima en el Boletín 169 del torneo de 1934, ANTES DE JUGADO EL DESEMPATE DEPRIMEROS EQUIPOS, y corresponde al Torneo de Intermedia (que era una Segunda División de la época).


Vemos claramente cómo el Campeón de la División Intermedia (léase “Campeón Absoluto” de la Intermedia) es el club Sport Progreso, sin haber obtenido el campeonato de Primeros Equipos, correspondiente al Club Sportivo Melgar. Se desprende que, a pesar de no haber quedado primero en la tabla de primeros equipos, es ayudado por su reserva y termina campeonando en la general (a que esto no se lo esperaban los fans, en todo caso hacemos buena labor en darles algunas clases de investigación periodística).

La segunda prueba es el siguiente texto:
¿Hay más evidencias históricas que refuercen la posición de que Alianza fue campeón en 1934? Sí. Hay una muy clara y contundente que ha sido encontrada por el investigador José Farje. Ocurrió en 1936, un año después del entuerto entre íntimos y cremas y cuando ya se había disputado un torneo de Primera División de la Liga de Lima sin considerar puntajes de Reservas (el de 1935, ganado por Sport Boys).


La situación se presentó en el torneo inmediato inferior, la Primera División Unificada de las Ligas de Lima y Callao (equivalente a una Segunda División, que aún no existía como tal). En dicho torneo, así como en todas las demás categorías inferiores, sí se mantuvo el criterio de bonificar con el puntaje de reservas a la tabla general. Al final de once fechas disputadas, el campeón fue Deportivo Municipal, con 35.50 puntos (28 de Primeros Equipos y 7.50 de Reservas); el subcampeón fue Sportivo Melgar de Barrios Altos, con 33.50 puntos (27 de Primeros Equipos y 6.50 de Reservas); y el ubicado en tercer lugar fue el Atlético Córdova del Rímac, con 33.25 puntos (28 de Primeros Equipos y 5.25 de Reservas).  Las bases indicaban que los dos primeros ubicados lograban el ascenso, y así fue: en 1937, Deportivo Municipal y Sportivo Melgar jugaron en la ya entonces denominada División de Honor, junto con Alianza, Universitario, Chalaco, Boys y otros grandes de la época. No obstante, como se puede observar en el párrafo anterior, el título de Primeros Equipos había quedado empatado entre Municipal y Atlético Córdova, ambos con 28 puntos. Y estos dos clubes disputaron un partido de desempate para definir ese título: lo ganó el Atlético Córdova por 2-1, pese a lo cual este último equipo (conocido como el de los 'Rojos de la calle La Cruz') no modificó en lo absoluto su posición en la tabla general y se quedó al margen del ascenso a pesar de ser ungido como campeón de Primeros Equipos de la Primera División Unificada de las Ligas de Lima y Callao (segunda categoría en importancia de la época, como está dicho).


Así, queda claro que un partido de desempate en un torneo de Primeros Equipos no afectaba la tabla general en el formato que se empleaba en la época. De lo contrario, habría ascendido Atlético Córdova y no Sportivo Melgar, lo cual habría sido ciertamente injusto ya que tanto Córdova como Municipal habrían tenido la oportunidad de sumar un partido más que Melgar".
Especialmente de la segunda prueba (y más del párrafo en negrita) es que tenemos que estar atentos para refutar el siguiente invento. Ah, por cierto, adivinen de dónde es ese texto… ¡Nuevamente del artículo de Roberto Castro! Así es. Una vez más, los fans omiten olímpicamente las pruebas en su contra, que se encuentran frente a las narices de todos. Sin considerar que lo primero que hicieron, con infructíferas pretensiones de inteligencia, fue desacreditar al destacado investigador.

Con respecto a lo que ellos decían, nos quedamos en que su argumento era que “no podía haber dos campeones en la Primera División, que eso solo cabía ennuestras descerebradas cabezas y, por lo tanto, el pobrecito diario La Crónica sólo cayó en un error por la confusión provocada por los boletines”. Entonces,según ellos, ese partido extra a jugarse tenía que sumar puntos a la tabla general para llevarnos al “único escenario aceptable”, que hubiera un solo campeón en la Primera División.

Y para llegar al único “escenario aceptable”, sólo planteado por ellos, se zurran en todos los boletines presentados, en todo lo que dicen los diarios y hasta en lo que dice el sentido común, para ampararse en esta tabla:


Pero, ¿dicen en algún momento de dónde sacaron esa tabla? No. No lo dicen para dar la impresión, ya que se ve sacada de un libro, de que pertenece a alguna fuente seria. Sin embargo, ¿alguna vez, los que por ahí han investigado el tema, habían visto esta tabla, ya sea en Wikipedia, Dechalaca, o en algún libro de la FPF o la ADFP relativamente conocido? No, lo sabemos, y les decimos por qué: El único lugar en todo el cosmos en el que está presente esta tabla, es en el libro La U y su Historia del ingeniero –ex jugador de la U– Rafael Quirós Salinas Q.E.P.D. Ya lo ven, mencionaron del señor Quirós y su trabajo sólo lo que les convenía, pero no precisaron que esa tabla estaba sacada precisamente de su libro, y basada en la nada, dicho sea de paso. No existe UN SOLO DOCUMENTO de la FPF que sustente dicha tabla de posiciones, tampoco hay sustento periodístico, como algún diario que alguna vez haya presentado dicha tabla. Esta va contra las bases del torneo de 1934, de cualquier otro torneo en toda nuestra Primera División y probablemente de todas las primeras divisiones de América y Europa en toda su historia.

Además, tiene un error garrafal: Si supuestamente se contabilizan en la tabla general los puntos de la definición jugada, si se supone que le estarían sumando a la U los tres puntos de su victoria, ¿dónde está el punto que se le suma a Alianza por haber perdido el partido? Recordemos: tres puntos para el ganador, dos para el empate, un solo punto para el equipo que se presentaba y caía derrotado, y cero puntos para el que perdía por W.O. ¿Por qué el señor Rafael Quirós presentó una tabla evidentemente falsa? No lo sabemos con exactitud, y por eso no lo acusaremos directamente de nada. Pudo haber sido desinformación o tal vez algún otro motivo, teniendo el mismo criterio con el que calificamos el trabajo de Roberto Salinas sobre sus publicaciones para la FPF. Nosotros no tenemos la misma ligereza que estos individuos para calificar a las personas. Cumplimos con señalar los gruesos errores e irregularidades de su trabajo y punto.

RETO #5: Demuéstrennos esa vocación por la “investigación” que tienen, cuenteros, y muéstrennos un documento oficial o boletín similar al Boletín Oficial 161, en la que figure esta tabla de Rafael Quirós. 

Continuando, luego los fans concluyen esta parte del cuento con el siguiente párrafo:
"Queda claro, amable lector, que para el "periodista" de dechalaca.com el reglamento del campeonato de 1934 no tiene ninguna validez. Y afirmamos eso puesto que, reiteramos, el reglamento del torneo de 1934 especifica claramente que: el campeón absoluto es aquel club que acumula la mayor cantidad de puntos entre el torneo de primeros equipos y el puntaje del torneo de reservas".
Nuevamente se manipula la información. Las bases decían que el campeón salía exactamente como ellos dicen: de la suma del torneo de primeros equipos y del torneo de reservas, pero en las fechas regulares. Los play off nunca suman a una tabla acumulada. 

Los mitómanos fans toman como antecedente el partido extra jugado por Alianza y Universitario en 1928 luego de haber empatado en la punta. De entrada esto carece de sentido, puesto que en dicho año no se jugaba con las reservas sumando puntaje y ni siquiera los puntos para las victorias, empates o derrotas eran los mismos. Era un formato totalmente distinto, pero aún así, la definición jugada por los punteros empatados, que ganó Alianza, no se sumó a la tabla de la liga de 1928:


Queremos hacer énfasis en esto: Nunca, en toda la historia de la Primera División Peruana, un partido extra de definición, entiéndase play off de algún torneo absoluto o secundario, o alguna definición por el descenso, ha sumado puntos a la tabla general de cualquier torneo. Esto se da por simple sentido común y repetimos lo que dice RobertoCastro: No sería justo para los demás equipos de la liga, porque los dos que jugaron el partido extra tendrían un partido más, una oportunidad más que el resto para sacar puntos en la tabla.

RETO #6: Muéstrennos por favor si en algún lugar de nuestro querido planeta Tierra se suman los puntos jugados en un play off a la tabla final. Aunque también vale investigar en Namekuseí.

Al finalizar su didáctico intento de estafa, los mitómanos fans cierran todo lo relacionado al torneo del ‘34 con lo siguiente:


Nº 6 – Breve resumen del invento estructurado:
"Para los ardidos ínfimos las autoridades de nuestro fútbol proclamaron 2 campeones para el año 1934. SÍ, ASÍ COMO LEE ESTIMADO LECTOR: 2 CAMPEONES. Al mismo estilo de la recordada serie animada japonesa "Supercampeones". Para ellos no existe el reglamento del año 34 que dice claramente que a la tabla final del torneo de primeros equipos se le agrega los puntos de la reserva. Es más, varios despistados periodistas de la época increíblemente asumieron que iba a haber 2 CAMPEONES cuando sabemos que eso es imposible. Esta confusión siguió varios años más como veremos más adelante, pero para nuestras máximas autoridades la cosa siempre estuvo clara desde el principio: LUEGO DE LA DEFINICIÓN DEL 7 DE JULIO DE 1935, UNIVERSITARIO SUMÓ MÁS PUNTOS QUE LOS ÍNFIMOS EN EL TORNEO DE PRIMEROS EQUIPOS, LUEGO AL SUMÁRSELE LOS PUNTOS DE RESERVA SEGUÍA TENIENDO MÁS PUNTOS QUE ESOS ANORMALES Y POR LO TANTO, UNIVERSITARIO ES EL CAMPÉON MÁXIMO DE LA PRIMERA DIVISIÓN DEL AÑO 1934. NO HAY MÁS QUE DISCUTIR".
Básicamente ése es el resumen de su invento, al que acompañamos con el resumen de nuestra refutación:

Queridos fans, van contra todo: Las bases, los boletines de antes y después de la definición, y hasta en contra del periodismo de la época. Todo, partiendo de la cuestión de que “no puede haber dos campeones”, cuando hemos demostrado que las bases sí lo contemplaban e incluso terminó dándose en dos torneos de divisiones inferiores. La prensa de la época lo sabía y por eso más de un medio hizo alusión a lo extraño que fue que en un mismo torneo pudiera haber dos campeones. Demostramos, también, que lo único que presentan para sustentar la inexistente suma de puntos del partido extra es la tabla publicada por Rafael Quirós en su libro La U y su Historia, una tabla inválida y carente de sustento por todos lados, tanto de documentos oficiales como de recortes periodísticos.

Cabe preguntarse, ¿por qué estos mitómanos fans inventaron una historia tan fácil de refutar para la gente debidamente documentada? Se lo contamos: Es que este es su segundo intento, su última carta, su manotazo de ahogado. Tras el artículo de De Chalaca, en las diversas discusiones en los comentarios del mismo y en distintos foros, decenas de hinchas cremas trataron de demostrar lo indemostrable: Que el “título de Primeros Equipos era el equivalente al absoluto y por lo tanto la U era el campeón de 1934”, apelando a todo tipo de argumentos subjetivos, algunos incluso más ilógicos que los presentados por los mitómanos de turno. Como la avalancha de pruebas en contra, entre las que figuraban las bases mismas, y el hecho de que claramente TODOS los boletines de la FPF y TODOS los artículos de la prensa separaban al Título Absoluto del de Primeros Equipos; entonces, cual DT cuyo equipo está siendo humillado en el campo, no les quedó más que replantear, cambiar de estrategia, elaborar otro libreto, estructurar un nuevo mito con un lenguaje grosero, altanero, ninguneador y con un sarcasmo barato para transmitir seguridad a aquellos que son hinchas de los títulos y que no pueden soportar el verse con una estrellita menos. Y ahí estuvo el resumen.

RETO #7: "Iluminados investigadores", a ustedes acudimos para que nos adiestren con su “impresionante sapiencia” y nos muestren un documento oficial que indique que el Título de Primeros equipos era igual alTítulo de Campeón de Clubs (Título Absoluto).


Nº 7 – Representacióngráfica de la interpretación de los boletines (no necesita más explicación)



Nº 8 – La evidencia después del tetracampeonato

Para empezar, tenemos los libros de Alberto Cajas y César Miró, publicados en 1951 y 1958, respectivamente (mencionados en el punto Nº1). Luego tenemos los siguientes recortes, algunos repetidos, para que los cuentacuentos no se tomen el trabajo de subir la ruedita del mouse, ya sabemos que no les gusta tomarse ese trabajo.

Los recortes de los diarios La Crónica y El Universal correspondientes al día siguiente de la definición jugada en 1935, dondeclaramente dice que los cremas son campeones de Primeros Equipos.

Señala a Alianza como “Campeón de Clubs”.

Diario El Universal, también del día siguiente del partido, “CAMPEONES DE PRIMEROS EQUIPOS DEL AÑO 1934”

Diario El Universal que señala a Alianza como “Campeón de Clubs”.

Nuevamente el diario La Crónica, ahora del 29 de julio de 1935 (días después de la definición de los primeros equipos). Alianza jugará un partido contra el Magallanes de Chile. El diario en mención dice de los íntimos “Va optimista el team del club campeón peruano”.

Más recortes

Y el siguiente recorte demuestra dos cosas:


1.- Que su “investigación” se remitió a piratear imágenes de internet que en su mayoría fueron subidas por hinchas de Alianza, y que le añadieron escaneos del libro de Rafael Quirós. ¡Vaya “investigación”!.

2.- Que esta imagen fue subida por un hincha de Alianza que demostró la confusión de los medios de prensa con dos recortes, este, que pertenece al diario El Comercio del 7 de enero de 1962 y este otro que pertenece al mismo diario El Comercio pero de un año anterior, 1961:

Diario El Comercio de 1962 habla de 10 títulos de Alianza (los dos títulos de 1918 y 1919, conseguidos como Sport Alianza, recién son contabilizados en las últimas décadas): 1927, 1928, 1931, 1932, 1933, 1934, 1948, 1952, 1954 y 1955.
Es decir, en 1961 El Comercio decía que Alianza ya tenía 10 títulos y en 1962 dice que Alianza recién obtuvo su décima corona ¿Nos es acaso una muestra de cómo los medios de prensa daban y quitaban títulos a Alianza a su antojo? Pero fiel a su estilo los cuentacuentos “obviaron” este otro recorte ¿Por qué? La respuesta es obvia.

Nº 8: La novela de nuestra "novela"

En el colmo de la mitomanía, para tratar de ridiculizarnos se inventaron una supuesta novela nuestra en la que acusábamos una conspiración de alguna mafia o de la mismísima FPF, que habría desaparecido las pruebas. Bueno, las pruebas del tetracampeonato siguen ahí, aquí las estamos presentando. El resto es puro cuento. Revise usted, estimado lector, los artículos del Blog Íntimo o de Dechalaca.com y díganos dónde encuentra semejante tontería. Quizá lo dijo un hincha desinformado o informado a medias, indignado por que los del frente se adjudiquen un título que no les pertenece, pero jamás ha salido tal cosa de nuestros artículos o los de Dechalaca.com. Ambas páginas planteamos que, por causa de la poca cultura de archivo de la Federación y el evidente descuido histórico, sumadas a las malas investigaciones de Roberto Salinas y el error de algunos diarios de décadas después, hoy la FPF reconoce erróneamente el título de 1934 como de la U en su web  y en sus publicaciones recientes, a pesar de que los documentos oficiales que esta misma emitió cuando el torneo estuvo abierto señalan que el campeón es Alianza Lima. Por todo ello, recomendamos no dejarse marear.

Nº 9: El “reconocimiento” de la FIFA, la prensa internacional y de la web oficial del Club:
Otra forma de manipulación empleada por las fans está en presentar información del portal web de la FIFA hablando sobre los títulos de los compadres. Por ejemplo:
"Y si desean ir aún más allá, revisemos simplemente el portal del máximo ente del fútbol mundial (la FIFA) donde ya prácticamente es muy fácil deducir que todas las esperanzas para los llorones wikipedieros son tan ínfimas como ellos mismos".


"La FIFA otorga el título de 1972 a los pavos". 


"La FIFA establece claramente que el campeón de 1934 es Universitario de Deportes. Adiós a toda esperanza del tetracampeonato ínfimo".

¿Es ese portal una fuente de estadísticas fiable? Les demostraremos que no:

Aquí la primera muestra: Cuando Alianza Lima obtiene el título del 2006, el portal menciona que este es el decimonoveno título de Alianza.

Mientras que en este artículo, del año 2009, mencionan que tenemos 22 títulos (cuando el del 2006 fue el último que alcanzamos). Entonces, ¿a qué artículo le creemos? ¿Cuántos títulos tenemos realmente para la FIFA?


Esta es la muestra #2:

La última imagen, la parte del artículo donde la FIFA dice que tenemos 22 títulos, fue alterada en el año 2012. Desde el 2009 (fecha en que se escribió) ahí figuraban 23 títulos de Alianza Lima contra 24 de Universitario (antes de los cremas obtuvieran el título de dicho año); o sea, contaban el título de 1934 (cuál otro podría ser) para AMBOS equipos.


¿Por qué se habrá producido este error? Quién sabe. Esas cifras aparentemente ni siquiera son sacadas de la web de la Federación. Con esa “rigurosidad” fueron elaborados estos artículos en el portal de la FIFA. Los encargados de dicha página obviamente no han venido hasta Perú a corroborar la legitimidad de los títulos, mucho menos hablando de uno solo en específico y siendo este tan antiguo, además de que la polémica de este nunca fue mediática. Se deduce con facilidad que los redactores de esos artículos simplemente copiaron lo que encontraran en las páginas web de los clubes o algún otro sitio. De ese modo fue y no es que la FIFA “tenga una posición sobre el título del ‘34”, eso es más que absurdo.
Después, nuestros disparatados fans, ponen esta captura:


Para reforzar la idea de que en todo el mundo se reconoce a la U como campeón de 1934. Si la mismísima FIFA, como vimos, no ha venido hasta acá para corroborar la veracidad de esto, menos lo haría un diario extranjero y encima no sudamericano, ¿no creen? Ay, los fans…
Por otro lado, estos loquillos fans usan una captura de pantalla de la web del Club para asegurar que “los dirigentes tienen miedo de adjudicarse el título del ’34 porque tienen todas las de perder y porque no le hacen caso a los “frustrados” que tratan de comprobar el tetracampeonato”.


Bueno, evidentemente, la página del Club anda bastante descuidada y abandonada, sobre todo en la parte de historia. Sin embargo, esa parte en particular del tetracampeonato ya ha sido corregida.


No descartamos que el club haya tenido acceso a nuestras investigaciones y por ello lo hayan modificado. Nos sentiríamos honrados de que eso hubiera ocurrido. Aunque, tampoco podemos descartar que gente del Club haya visto el “print” en la página de los mitómanos y por eso lo corrigieron. De haberse dado así, muchas gracias, son unos grandiosos y útiles fans.

Nº10: La “posición” de la FPF: “Miente, miente, que algo queda”, ¿no?

Como vemos, el portal de la FIFA habla de los títulos de los equipos (aunque inconsistentemente, como señalamos) en base a lo que –aparentemente- observa en las webs de la Federación y de los mismos equipos. Sobre la “posición” de la Federación hemos hablado harto en otras oportunidades. No vamos a repetirlo de nuevo sólo porque los fans no dejen de omitirlo, pero les dejamos los links para que puedan volver a esos artículos y comprobarlo. Lo dicho sobre el tema se encuentra en nuestro post sobre el tetra campeonato, y el post sobre el título de 1927.
Y hablando del título de 1927, para no dejar un solo cabo suelto (ya que fuimos súper detallados en el respectivo artículo del tema), queremos hablar sobre este recorte colocado por los mitómanos:
Durante algún tiempo estos diarios fueron los caballitos de batalla de los ínfimos, quienes primero indicaron que fue a partir de los años 70 en que la "mafia" les empezó a quitar "sin que ellos se dieran cuenta" el título de 1934. Pero poco a poco empezaron a aparecer pruebas que empezaban a tirar abajo sus fábulas y más bien empezaban a comprometerlos con un asunto muy espinoso para ellos, el cual han preferido ignorar, nos referimos a su farsa del "título" de 1927:

"Reseña que hace Rafael Quirós sobre un apunte periodístico de 1967 del diario la Prensa que indica que ese mismo año la U conseguía su título número doce: 1929, 1934, 1939, 1941, 1945, 1946, 1949, 1959, 1960, 1964, 1966 y 1967".
Ya, aquí el diario La Prensa sí es claro en que el título del ’34 sería de la U. Pero…

"Otra reseña que hace Quirós, pero esta vez del diario La Crónica que en su edición del 5 de enero de 1969 indica que la U conseguía su campeonato número trece: 1929, 1934, 1939, 1941, 1945, 1946, 1949, 1959, 1960, 1964, 1966 , 1967 y 1969. Por otra parte encontramos una referencia más al ficticio campeonato de 1927 al cual le faltaban muchísimas fechas por jugar y donde los ínfimos fueron declarados campeones cuando solo le llevaban un punto al equipo que ocupaba el segundo lugar".
Según el recorte, sólo el título de 1927 no se jugó. ¿Acaso la versión que ellos manejaban no era que tanto el campeonato de 1926 como el de 1927 “no valían”? Y “argumentan” eso porque ambos tuvieron exactamente el mismo desenlace: No concluyeron todas sus fechas y finalizaron antes por problemas dirigenciales en la FPF. Pero el error no está solo ahí, el diario La Crónica de 1969 no dice que hubo un torneo irregular o que este no llegó a finalizar, dice textualmente “no hubo torneo” cuando evidentemente no es cierto porque sí se jugó un campeonato en 1927. ¿Se dan cuenta lo desinformados que ya estaban los diarios de los 60’s con respecto a los torneos de esa época? Esto, al final, termina siendo una prueba a nuestro favor de la poca rigurosidad de la prensa, que terminó derivando en la confusión actual. Una vez más, gracias, estimados fans.

RETO #8: Aunque lo siguiente no es sólo sobre el título del ’34, lo ponemos de todos modos.
Estimados fans: Los retamos a demostrarnos con DOCUMENTOS OFICIALES que los títulos de 1926 y 1927 fueron torneos “experimentales” como señalan. Tomar como referencia la web de la FPF carece de validez, porque ya demostramos de sobra que también comete serios errores sobre este tema, por estar basada en la cuestionable investigación de Roberto Salinas. Vamos pues, “ilustres investigadores”, a ver si por primera vez en su vida se meten a la biblioteca a investigar. Aunque de todos modos no los encontrarán porque estos NO EXISTEN y lo de “experimental” es sólo un rótulo puesto por el señor Salinas, que como tantas cosas más dichas por él, está basado en la nada. Quedaremos a la expectactiva de su respuesta.

En fin, esa ha sido toda la humilde respuesta de El Blog Íntimo a nuestros queridos e incondicionales fans, a los “maestros” de la investigación y la historia del fútbol. Como las "eminencias" que son, esperamos una ilustre respuesta a todos los retos que les planteamos a lo largo del artículo. Ya en serio, si logran con éxito afrontar absolutamente todos, El Blog Íntimo se compromete a pedir disculpas públicas por el “entuerto” que habríamos causado con nuestra “mala investigación”, a borrar todos nuestros artículos sobre el tetracampeonato aliancista de 1934 y a difundir la “verdad”. Si no pueden hacerlo, les exigimos que, con la misma hombría e hidalguía, ustedes se retracten de la versión sin sustentos que han propagado por toda la internet, diciéndoles a todos sus seguidores la falsedad de su publicación. Por supuesto que lo último que esperamos es que se corran a este reto. Insitimos, estamos esperando su respuesta. Por mientras, nos seguiremos riendo y echando aire con sus cartitas perfumadas que con tanto esmero nos escriben y envían. Hasta pronto.

4 comentarios:

  1. Los felicito por el post. Desmintiendo una vez más la mitología ¿merengue?. Sin embargo agradecería (por cortesía) respondan las preguntas del comentario que realicé en otro post: http://elblogintimo.blogspot.com/2012/08/la-garra-aliancista-y-la-historia-de.html#comment-form
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Pero que gran Artículo... Desmitificando tantas mentiras y cojudeces de esos mitómanos cabrillas.

    ResponderEliminar
  3. Excelente artículo. Luchemos por la verdad: Alianza Lima Tetracampeón. Arriba Alianza!!!

    ResponderEliminar
  4. ya no hay mas que decir..!! dejemos que cacareen del otro lado jamas podran cambiar verdad de la historia..!!
    ahora la presion deber ser para el Sr. Burga de la posicion oficial de la FPF sobre el tema..!!

    ResponderEliminar

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.