Resurgir

Walter Ibáñez sigue haciéndose
 importante en la oncena de Valencia.
Juan Aurich 0 - Alianza Lima 1

Llegaron a Chiclayo "oliendo a muerto", sumergidos en una crisis que parecía no tener fin. Cuatro derrotas consecutivas, aires de "camita" por todos lados, Valencia embriagado de incertidumbre y una hinchada que no perdía la fe, pero sí la paciencia. Jugadores lesionados y con "líos personales" que no pudieron viajar. Improvisaciones sobre la marcha y nombres nuevos que aparecen a cuenta gotas, pero que comienzan a vislumbrar una solución a los problemas, o quizás parte de ella. La unión, ante todo, se dice, lo resuelve todo. O al menos ayuda a dar ese envión de fortaleza que se necesita para sacar adelante una situación que lindaba con lo caótico. Así llegó Alianza, frente a un rival mucho mejor constituido tanto como equipo como organización, adornado por la polémica de un spot publicitario que enardeció aún más los de por sí dolidos corazones de los hinchas que alguna vez vitorearon sus nombres en las gradas. La obligación de la blanquiazul siempre será ganar en cualquier cancha, pero esta victoria tuvo un sabor especial desde varios ángulos. Así es, señores, Alianza Lima se llevó los tres puntos del Elías Aguirre y ahora esboza un resurgimiento deportivo a partir de la cohesión de sus partes.

El encuentro, tal y como se podía prever, fue regido bajo la iniciativa del equipo local. Los chiclayanos trataron, fiel a su estilo de juego impuesto ya desde hace varios años, de atacar por los lados, utilizando la velocidad de sus laterales y el empuje de sus delanteros, entre los que estaba un conocido nuestro, el paraguayo Roberto Ovelar. Sin embargo, la defensa aliancista, compuesta por Ciucci e Ibáñez como centrales y por Villamarín y Cuba como laterales, se encargaron de apagar todos los incendios que se suscitaban en el área o alrededores, y cuando ellos no podían aparecía la figura de George Forsyth dando mucha seguridad a sus compañeros y además manejando los tiempos para que los grones pudieran tomarse los respiros necesarios, debido al tremendo desgaste que estaban teniendo (Aurich no deja de ser uno de los mejores equipos del torneo y una de sus características es la gran presión que ejercen sus jugadores de vanguardia). En el medio, la joven figura de Cartagena destacó tremendamente, al no permitir que "Wally" Sánchez ni Michael Guevara pudieran organizar para el rival. Esto con el apoyo de Carlos Beltrán, quien a pesar de algunas imprecisiones en el inicio, se acentuó bien el campo y se convirtió en una muralla para los rivales. Quinteros también fue importante en función de marca y distribución de balón. Se vio a un "pato" mucho más comprometido y concentrado que en otras presentaciones, lo que tanta falta le hacía al equipo. Arriba Yordy estaba prácticamente solo, porque Aguirre y Vidales se encargaban de tapar las bandas. Aún así, la "magia" se las ingenió para burlar en varias ocasiones la marca de Christian Ramos y generar peligro en el arco de Erick Delgado. 

La recompensa por anticipado a este orden táctico que mostraría Alianza durante todo el partido, llegó a los 19 minutos, cuando de un tiro libre, Henry Quinteros habilita a Reyna quien tuvo tiempo de enviar un buen centro, para que Ibáñez de cabeza ponga el gol que sería el de la victoria para los íntimos. El jolgorio del Comando Svr se sintió en todo Chiclayo, Lima y el Perú entero. Alianza gritaba el gol con alma, corazón y vida, porque sabía de la importancia de una victoria que los pudiera sacudir de tan mala racha. 

El partido, por su parte, siguió el mismo ritmo, Alianza jugaba al contragolpe y estuvo a poco de anotar el segundo con los arranques de Yordy, pero el marcador no se movería. Como hecho negativo queda la expulsión de Wilmar Valencia por patear con furia un balón que llegó a él, luego de que el árbitro Diego Haro no cobrara un clarísimo penal cometido por Guizasola al tocar la pelota con la mano dentro del área chiclayana. Esperemos que no le pongan más de una fecha de suspensión por tan desatinada reacción, aunque comprendo la rabia contenida del DT blanquiazul. Como se dijo en estos días, Valencia puede ser cuestionado por capacidad, pero no por hinchaje, y parece vivir el minuto a minuto de esta crisis como lo vivimos los hinchas desde las tribunas.

Tras el pitazo final, Alianza se llevaba un enorme triunfo ante un gran equipo que llevaba un importante invicto como local. Ahora a pensar en Huánuco, porque este triunfo alivia nuestros problemas, pero para nada los soluciona. Debemos ser conscientes de ello y seguir remando todos en una misma dirección.

El partido ante León se jugará este domingo a las 3:45 pm en el Heraclio Tapia de la ciudad de Huánuco. Y desde ya comenzamos a alentar.

¡ARRIBA ALIANZA!

Reserva holgada

El equipo de reservas de Aianza Lima sigue cómodo en la cima de la tabla, al empatar con su similar de Juan Aurich por un marcador de 2 a 2. Recordemos que el club que logre salir campeón en el Torneo de Promoción y Reservas otorgará automáticamente 2 puntos al primer equipo.

Foto: Diaro Ojo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.