Es más que un breve adiós

Alianza Lima 2 - Real Garcilaso 0 / El adiós de un grande

Matute volvió a ser una fiesta después de varios soles y lunas. El motivo de tal congregación en La Victoria pasaba por dos razones: El último partido oficial del año en Matute, es decir, la despedida del equipo en este complicado 2012, y la despedida definitiva de un gran referente del club, Juan José Jayo Legario, quien se retira del fútbol a sus 39 años, nada menos. Pero antes de hablar del "pulpo", hablemos un poco de fútbol.

En un marco de público simplemente sensacional, los grones recibían al combativo cuadro cusqueño de Real Garcilaso, candidato, junto a Sporting Cristal, para levantar la Copa a fin de año. Los celestes llegaban con la ilusión de poder ganar y esperar a que los cerveceros pierdan en su choque ante la 'U', y de ese modo quedar primeros en el puntaje acumulado, lo que les permitiría elegir la localía para las finales. Lamentablemente para ellos, no fue así, puesto que Alianza salió a avasallar desde el principio hasta el fin, mientras que en Ate, Cristal se daba un baile con los cremas.

La blanquiazul jugó un partido acorde a sus posibilidades, espero con paciencia a que el rival, quien era el necesitado de los puntos, se lanzara al ataque. Y cuando eso sucedía, los victorianos buscaban recuperar la pelota lo más pronto posible para así iniciar el contragolpe. Pelotazos de Rabanal y Donayre hacia Reyna y Vidales, fueron las fórmulas más recurrentes que se hicieron en el primer tiempo para hacer daño. Sin embargo, el entretiempo llegó con magro empate a cero.

Para los segundos 45 minutos, Pepe Soto decidió el ingreso de Mostto por Vidales, quien no había tenido una buena tarde. El "lobo", fiel a su estilo, se convirtió en referencia de área y empezó a complicar a los centrales visitantes. Junior Ponce creció notablemente en su juego, lo mismo que Reyna, y así, a los 15 minutos de iniciado el segundo periodo, Mostto volvió a lo suyo, al gol. Tras un centro de Ponce, el '9' íntimo se zambulló y, de cabeza, puso el 1 a 0, con lo que Matute explotó de jolgorio. La desesperación de Garcilaso le costaría dos expulsiones que llegaron poco tiempo después, y con 9 hombres las posibilidades de empate prácticamente se habían terminado. Alianza no tardaría en sentenciar el partido, luego de un claro penal cometido a Reyna, que ejecutó nuestro goleador (sí, un central es nuestro goleador; sin ánimos de ofender al buen uruguayo, si un defensa central es el goleador de tu equipo, debes saber que tienes serios problemas) Walter Ibáñez, para poner el 2 a 0 definitivo. El momento más emotivo y simbólico, el cambio de Juan Jayo por Henry Quinteros, en lo que significa también una posta. Ahora el "pato" es el único referente que tenemos en el equipo, mientras que Jayo, aplaudido y vitoreado por todo el respetable, se despide dejando cátedra de identificación con los hermosos colores azul y blanco.

Alianza Lima ganó con actitud y eficacia, pero la emoción no terminaba.

El adiós de un grande

Era verano de 1990 cuando Juan José Jayo Legario, un juvenil potrillo, debutaba en el primer equipo aliancista, causando una gran impresión, no sólo por sus facultades técnicas y tácticas, sino también por su temperamento y don de liderazgo. Durante su nutrida carrera, Jayo ha vestido varias camisetas, incluyendo las de Celta de Vigo y Las Palmas de Mallorca, ambas de España, y la de Unión de Santa Fe, equipo argentino con el que el popular "pulpo" tuvo destacadas actuaciones, golazo a River Plate incluido. En el Perú, el '8' sólo ha jugado por Alianza Lima, teniendo un fugaz paso por José Gálvez, club chimbotano al que recayó luego de una disputa con la dirigencia de ese entonces (2008). No hay tanto que explicar a la hora de hablar de identificación plena de Jayo con la camiseta que ama, puesto que su recorrido habla por él. Quien lo ha visto jugar, sea por Alianza, por la selección peruana (camiseta con la que también tuvo inolvidables presentaciones) o por cualquiera de los clubes antes mencionados, sabe perfectamente que Jayo es de esos jugadores que se meten rápido en el corazón de la hinchada. Por ello, se ha convertido en un referente del club y es innegable que ya es parte de la historia blanquiazul. 

En las redes sociales, como suele suceder, las posturas son múltiples, las hay de todos los precios, colores, sabores y tamaños. A nombre de El Blog Íntimo, quisiera dejar en claro nuestra postura: Para nosotros, Jayo es un referente, un jugador identificado con la institución y que además merece el respeto y el reconocimiento que recibió ayer, en su emotiva despedida. Creemos que no podemos elevarlo a más, considerando la situación general del club y del fútbol peruano en sí. Nuestro fútbol ya no admite ídolos puesto que está sumergido en esta horripilante mediocridad de la cual Jayo no tiene un ápice de culpa. Por ello consideramos que el agradecimiento a Jayo por su entrega y profesionalismo, no debería pasar de eso, pero a la vez debería superar al cariño que le podemos tener a jugadores buenos y entregados pero que sólo son aves de paso en Matute. Jayo no sólo ofreció siempre sacrificio y pundonor, también demostró amor a la camiseta en los momentos más difíciles; y se ha quedado a enfrentar todos los embates dirigenciales, dando la cara por el equipo y poniéndole el pecho a las balas en muchas ocasiones. La última palabra la tiene cada uno, pero esa es nuestra postura y nuestros argumentos de la misma. 

Jayo es un grande y se despidió como un grande, entre los "olé, olé, olé, Jayo, Jayo" y los aplausos de 20 mil almas felices por todo lo que se estaba viviendo, en lo que fue quizás el mejor día transcurrido en el Alejandro Villanueva, en lo que va del año. Finalmente, cuando Jayo se iba por las escaleras del sótano-oriente, apareció el sol y el marco del estadio volvió a ser místico, después de muchísimo tiempo. Quizás, este fin de año, signifique para todos nosotros un nuevo amanecer, repleto de ilusiones. Un 2013 mejor y más jugadores como Juan José, dos de las cosas que más queremos, por el bien de nuestro amado club.

Sólo queda decir, ¡Gracias, Jayo!

¡ARRIBA ALIANZA!

Foto: Libero y El Comercio.

1 comentario:

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.