Voy a cantarle a mi Alianza

Alianza Lima, el club de nuestros amores, no ha tenido únicamente al campo de juego como único territorio de emociones y arte. Más allá de los goles, victorias y jornadas gloriosas que ha tenido el club sobre el césped a lo largo de nuestra historia, el nombre Alianza Lima ha inspirado a hombres y mujeres, dotados de la habilidad para crear o interpretar música y congregar multitudes alrededor de ella, a rendir homenaje a los colores azul y blanco. Es por eso que éste será el primero de dos posts que traten sobre la música creada en honor a la blanquiazul.

Desde sus inicios, el club grone ha estado ligado al sentir del pueblo y es imposible negar que una parte importante de ese sentimiento es la jarana, la celebración con la que se buscan momentos de felicidad en contraposición a la difícil vida diaria. Los mismos jugadores no han sido ajenos a esta realidad y, en muchas ocasiones, el grupo de los “Íntimos” se iban todos juntos a participar de estas fiestas, en medio de comida, bebida y música criolla: “Éramos jaranistas” contaba el Mago Valdiviezo, mítico arquero aliancista de las décadas de los años 20 y 30. Así  Es en estas mismas épocas que un joven compositor, nacido en los Barrios Altos y aficionado al fútbol, vio en el Alianza al equipo que despertaría sus pasiones y que inspiraría varias de sus composiciones. Se trataba, nada más y nada menos, que de Felipe Pinglo Alva. Nos dice el Libro de Oro de Alianza Lima que “a Manguera Villanueva no le gustaban las entrevistas de los periodistas. Prefería estar con sus vecinos, hablar en replana y jaranear en los callejones (…) Frecuentaban los mismos lugares él y Pinglo, que pronto se hizo amigo de los jugadores íntimos, entre quienes había grandes jaraneros.” Entre las principales composiciones que le dedicó Pinglo Alva al club están:

<   “Viva el Alianza” Polca (1931) y Marinera (1932)
<    La polca “Juan Rostaing” (1931)
<   “Alejandro Villanueva”  (1932)
<   “Villanueva el As” (1934)
<   “Juan Valdiviezo” (1932)  (conmueve el stadium..)
<   “Juan Valdiviezo” (1934)  (aplausos a los méritos del arquero sin par..)
<   “Los tres Ases” (1935)

Alejandro Villanueva: talentosísimo, a la vez que bohemio, jugador.Infaltable en las jaranas

Felipe Pinglo Alva. Ícono de la música criolla peruana

Sin embargo, Felipe Pinglo no fue el único artista criollo que le dedicó unas líneas a estos colores. Una gran cantidad de cantantes y compositores de dicho género han mostrado su afición y admiración por Alianza. Lucha Reyes, nuestra “Morena de Oro”, grabó el tema “Alianza de los Milagros” en el mismo Estadio de Matute en 1972. Los Troveros Criollos grabaron en 1952 la polka “Alianza Lima” en la que aluden al buen juego blanquiazul y mencionan varios nombres del equipo principal de los años cincuenta, sobre todo a la endemoniada delantera de ese entonces integrada por Félix Castillo, Guillermo Barbadillo, Roberto Castillo, Máximo Mosquera y Óscar Gómez Sánchez. Otra famosa agrupación criolla, Los Embajadores Criollos, le dedicarían la canción “Al Maestro” a Alejandro Villanueva.
No puede faltar en esta lista uno de los más célebres hinchas de Alianza Lima e indudable referente de la música criolla: Arturo “Zambo” Cavero. El festejo “Arriba Alianza Lima”, que empieza con la frase que da título a este artículo, es una de las canciones más conocidas que se le han dedicado al club e incluye un parafraseo de la bella décima “Alianza Lima” del poeta Nicomedes Santa Cruz. Una joya total que, al igual que el tradicional juego del club, invita a la alegría y la celebración. El “Zambo” se juntaría también con Lucila Campos, Pepe Vásquez y Caitro Soto con quienes grabaría el tema “Gallo negro”.

Si Alianza juega en Matute, se alegran los corazones.

Pero no todas estas canciones han sido escritas en contextos de alegría. 8 de diciembre de 1987. La totalidad del equipo de Alianza Lima desaparece en el mar de Ventanilla tras un accidente aéreo al regresar a Lima luego de jugar con el Deportivo Pucallpa en dicha ciudad. El saldo: cuarenta y tres muertos entre jugadores, cuerpo técnico, hinchas, tripulación y árbitros. No pasaron muchas horas del hecho para que apareciera un homenaje a dicho plantel de la mano del compositor Augusto Polo Campos y la canción “De la Victoria a la Gloria” que inicia con las líneas “Desde Tumbes hasta Tacna, desde Pucallpa a la gloria, los negros de La Victoria se van porque Dios los llama.” La canción es interpretada por Los Hermanos Aguirre y es también muy conocida por el público blanquiazul.



Al ser Día de la Canción Criolla, esta primera entrega constará únicamente de temas compuestos e interpretados por artistas representantes de la música popular criolla peruana. En un siguiente post se incluirá otros casos que han influenciado composiciones en otros géneros aunque, en el fondo, no importa el género sino la inspiración que encontraron todos estos músicos en los colores azul y blanco.

¡Arriba Alianza Lima!



Fuentes: 
Libro de Oro del Club Alianza Lima
"Una pelota de trapo, un corazón blanquiazul" de Martín Benavides

"En el corazón del pueblo" de Luis Millones
Blog The Gabriel Floyd Sound

1 comentario:

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.