Sociedad Anónima: ¿será verdad tanta belleza?

Mortalmente herido. Así se encuentra el fútbol peruano luego de la estocada que recibió, recién iniciado el campeonato 2012, con la huelga de los futbolistas agremiados protestando por sus sueldos impagos, la falta de un acuerdo para la cancelación de estos y la retirada definitiva de la Universidad San Martín del torneo. Ya este es un tema que trasciende no solo a Alianza Lima sino a la mayoría de clubes peruanos por lo que muchos, tanto periodistas como congresistas e hinchas en general, proponen a la sociedad anónima como la estructura que nos salvará de la ruina. Como ya sabemos, este tipo de organización cambiaría el objetivo de “hacer deporte” por el de “ser rentables”. Por lo menos en el Perú, las sociedades anónimas deportivas más destacadas han sido la San Martín y el Cristal; sin embargo, sería un tanto erróneo hablar de los éxitos de estas instituciones debido a que ambas cuentan con el respaldo financiero de empresas fuertes y consolidadas (universidad privada y empresa cervecera, respectivamente) por lo que su ejemplo no podría ser aplicado tal cual al resto de equipos cuyo objetivo principal es la práctica del deporte. Así pues, de las bondades de dicho tipo de empresa ya hemos conversado en un post anterior, en este veremos si es verdad tanta belleza con las sociedades anónimas deportivas y hablaremos de otros ejemplos en el mundo. Siempre es bueno ver las dos caras de la moneda de un tema tan importante, sobre todo si afecta al equipo que amamos.


El caso de la Liga Española

Todos vemos la Liga Española como una de las más poderosas del mundo sin saber que a finales de los años 80 la mayoría de sus equipos se encontraban, así como los equipos peruanos (salvando las distancias), en situación de quiebra pues, al estar organizadas como “asociaciones sin fines de lucro” eran bastante propensas a ser poco transparentes e irresponsables en el manejo de los clubes. Ante esto, se promulgó en dicho país la Ley del Deporte en 1990 proponiendo un nuevo modelo de organización deportiva, la Sociedad Anónima Deportiva (S.A.D), a fin de promover un mejor y más transparente manejo empresarial de estos clubes y orientándolos a la generación de ganancias bajo la forma de asociación deportiva. Hasta ahí todo parece caminar perfecto.

Sin embargo, sucedió que los clubes aprovecharon su nueva estructura societaria para contraer fuertes deudas con bancos y cajas municipales para poder estar económica y futbolísticamente a la par con los equipos más poderosos, Real Madrid y Barcelona quienes, curiosamente, nunca se convirtieron en sociedades anónimas deportivas debido a su fortaleza financiera al momento de promulgada la ley. Y así han venido trabajando más de 20 años hasta encontrarse muchos de esos clubes actualmente casi en situación de quiebra. Evasión fiscal, deudas, corrupción, falta de pago a jugadores y pésima gestión son algunas características comunes a varios clubes de la Liga BBVA. ¿Les suena familiar?


“Blanco y Negro” y “Azul Azul”

Dos caras rivales de la misma moneda. El resumen de la historia va como sigue: el hermano equipo chileno, Colo Colo, y su archirrival, Universidad de Chile, estaban en situación similar a Alianza Lima y Universitario: millonarias deudas con el estado, sueldos impagos a sus jugadores y con sus activos en peligro de remate. Al igual que el caso español, se promulgó una ley en Chile que favorecía la creación de S.A.Ds y ambos equipos se vieron obligados a adoptarla; así nacieron Blanco y Negro S.A. y Azul Azul S.A. Los resultados de ambos clubes han sido consecuencia de las gestiones realizadas por sus respectivas empresas administradoras: la Universidad de Chile es el vigente campeón de la Copa Sudamericana mientras que hace buen tiempo que los buenos resultados no acompañan al Colo Colo, al punto de que los hinchas “albos” están solicitando el regreso a la anterior forma societaria, la previa a la sociedad anónima, calificando a los actuales directivos de Blanco y Negro de estar poco comprometidos con Colo-Colo.


Con todo esto, ¿Qué conclusiones podemos sacar? Si juntamos lo discutido en el anterior post sobre las sociedades anónimas y lo expresado en este podemos decir que, bien manejada, esta estructura puede traer orden, transparencia y buenos resultados. Sin embargo, no es una varita mágica pues, si bien actualmente nos quejamos de los dirigentes también podemos quejarnos, en el futuro, de la junta directiva de la sociedad anónima que maneje el club (como el caso de Colo Colo). Asimismo, es una ley que tiene que ser muy bien pensada y discutida, no pude ser promulgada así como así, miremos lo que sucedió en España donde las cosas no van nada bien para varios clubes. Siendo así, entonces, hinchas grones, de ocurrir la conversión de nuestro amado Club a esta estructura, estemos siempre vigilantes y alertas ante cualquier irregularidad porque la corrupción e ineficiencia también pueden esconderse dentro de la aparente formalidad de una sociedad anónima.

Imagen: eleconomista.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.