Grito del ALma


Alianza Lima 1 - Nacional (URU) 0

1-0. Estadio Nacional, Primer tiempo. Era la tercera vez, en tres partidos, que veía ese marcador a favor de Alianza en esta Copa Libertadores pero esta vez no iba a ser como las demás, no podía, teníamos que mantener el resultado. Y se lo tomaron en serio. Ganamos, sí, pero ese partido pudo terminar 4-0 fácilmente. Esta noche, Alianza Lima, sufriendo más de la cuenta, venció 1-0 a Nacional de Uruguay en lo que significa, me parece, la primera victoria de José Soto como técnico de este Alianza en un partido oficial.

Concentrándonos en el accionar del partido, vemos que en el primer tiempo tuvimos una situación que condicionó de cierta forma a Nacional puesto que uno no suele cambiar de delantero centro a los 15 minutos, en este caso fue por lesión de Medina. Esto obligó a un replanteo por parte del DT del rival, Marcelo Gallardo. Pocos minutos después llegó la algarabía del pueblo aliancista: Montaño empieza la jugada en el borde del área donde elude a dos jugadores, se abre un poco hacia la mitad del campo y mete un centro venenosísimo, como quien entrega una carta de despedida escrita con la mejor letra posible, y José Carlos Fernández hace bien el gesto de delantero y llega a conectar el cabezazo que manda la pelota al fondo del arco Sur del José Díaz. Golazo, y explotó el estadio de alegría.

Luego de eso, sufrimos algunas arremetidas del equipo uruguayo que tuvimos que contener con tres defensas: Ascues, Ibáñez y Ramos, este último de floja actuación. Ocasionalmente bajaba a apoyarlos Edgar González, uno de los mejores de Alianza por la labor cumplida. Hasta “Zlatan” bajaba a apoyar en la marca mostrando un gran despliegue físico. Sin embargo, eso no impedía que cometiéramos faltas muchas veces unos pasos cerca al borde del área o que los pases en salida fueran errados y terminaran en los pies del rival. El primer tiempo terminó con el equipo charrúa siendo superior en ocasiones a los grones, necesitábamos del medio tiempo para replantear un partido que se podía complicar.

El segundo tiempo empezó parejo pero con la diferencia de que los uruguayos, fieles a su estilo, se dedicaron un poco más a meter golpe y taba que a generar fútbol. Tuvimos una oportunidad de gritar un segundo golazo con el buen remate de Montaño que chocó en el vertical izquierdo y, poco después, Nacional sufría su primera expulsión luego de un manotazo de Damonte al colombiano. Esta tarjeta roja brindaba alivio a la defensa blanquiazul porque era justamente ese jugador el que causaba peligro e intentaba incursionar al área a través del sector defendido por Christian Ramos. Nos quedaba el escenario perfecto para liquidar el partido.

Y en eso, casi lo empata Nacional. Una pelota cruzada que llegó a los pies de Romero quién, con el arco solo, hace chocar la pelota en el palo y nos devolvía la respiración. Tan solo un minuto después, “Zlatan” se falla una ocasión solito debajo del arco, de esas que no puedes fallar sin haber liquidado el partido. La segunda expulsión vino pronto luego de una patada criminal de Placente a Hurtado. Los ingresos de Bazán y Soto sirvieron para generar jugadas de ataque que, increíblemente, no pudimos concretar. El partido bien pudo haber terminado empatado o 4-0 a favor de Alianza, es lo emocionante y, a la vez, angustiante, del fútbol. Al final fue victoria grone, pero nos sigue dejando dudas el desempeño del equipo. Es cierto que se mejoró en posesión, pero en definición el equipo estuvo terrible y se debe mejorar.

Leo varios comentarios de gente que están alabando el juego de Paolo Hurtado. Es debido a esos comentarios que siento una necesidad por ver la repetición televisada del partido de anoche porque, sinceramente, desde la tribuna la hinchada vio otra cosa. Desde el principio del partido lo veíamos errático, con pocas ganas y sin pedir la pelota, algo así como cuando uno juega una pichanga un domingo y resaqueado. Concuerdo con otros tribuneros en la conclusión de que nuestro técnico no sabe leer el partido. Sinceramente, era cantado el cambio de Paolo Hurtado (por Arroé, quién tiene mucha más definición frente al arco) ya bien entrado el segundo tiempo. Cabe resaltar que destacaron muy bien, aparte de Montaño y Fernández, Edgar González, Walter Ibáñez y Carlos Ascues; todos ellos bastante prolijos en el quite de balón y en alejar el peligro del área blanquiazul.

En cierta forma, pienso que un marcador abultado nos hubiera cegado un tanto y no hubiéramos podido identificar los sectores que hay que trabajar que son: las salidas con el balón, la recuperación en medio campo, no dejar rebotes en el área y, sobre todo, la definición frente al arco. Esperemos que Soto tome notas de eso, nuestro próximo partido es con el mismo rival y en su casa. Tenemos la ventaja de que no podrán utilizar a sus dos expulsados y, probablemente, el jugador lesionado tampoco podrá actuar. Conseguimos nuestros primeros puntos, ahora vamos por el resto con el mismo corazón de siempre.

Foto: Depor.pe

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.