¿Y si acabamos con el recreo?

Comerciantes Unidos 3 - Alianza Lima 0

Hoy la improvisación, el desorden, la apatía, los horrores puntuales en defensa, el mal planteamiento y peor replanteamiento de nuestro entrenador se hicieron presentes en el bello distrito de Guadalupe - La Libertad. Ante gran cantidad de espectadores, Alianza cayó sin ningún atenuante, enredado en sus propios errores, sin tener hasta la fecha definido un equipo, con jugadores que son expuestos al ridículo al ser usados en posiciones que desconocen y sacando de sus puestos naturales a los que mejor rinden. Regresamos a Lima con una derrota que duele, con tres goles que pudieron ser más. Preocupa y mucho, sobre todo si nos fijamos el nivel del rival y lo vulnerable que era. Ahora las críticas son mas severas, capaz por la derrota, ya que antes los triunfos tapaban errores de igual magnitud, pero que no tenían el mismo final, y es aquí dónde entra el tema del hincha analítico.
Que se junte todo el plantel, que se busquen soluciones desde ya y que esta derrota sirva no sólo para mejorar, sino para que quede demostrado que no hay NADIE intocable, ni jugadores ni DT.
Así viví esta triste derrota.

Escribe: El Gran Perico

Con una temperatura de casi 30 grados, los nuestros salían dispuestos a lograr un triunfo que nos acerque al puntero.
Imagen: Perú.com


Así formaron y alinearon:

Soccerway.com

Primer tiempo

Arrancamos con el improvisado Marina y el lentísimo Gambetta en defensa. Se optó por el arranque de Ferreyra, dejando a Hohberg en la banca. Los primeros minutos fueron de un partido cerrado, en el cual el local inclinaba ligeramente la balanza a su favor en base a la posesión y a tener la intención de buscar el arco rival, pero sin generar situaciones claras de gol. Poco a poco nos fuimos atreviendo, y es ahí dónde se refleja que el local era totalmente vulnerable. Ellos atacaban por nuestro punto más flaco, el lado derecho, ya que Ramírez no siente la posición de extremo para hacer el recorrido y esto significaba dejar solo a Marina. El lado izquierdo no inició mal, ya que Guidino es rápido y con Ferreyra también se apoyaban para el regreso cuando venían los contragolpes. La idea era la presión alta, ya que nuestras aproximaciones al arco rival fueron, en su mayoría, cuando achicamos los espacios en campo contrario, lo que obligaba al error al rival y posteriores ataques.

En el momento en que mejor estábamos (siendo un partido discreto) fue que vino ese error compartido de Gambetta y Fuentes (más del segundo). El primero se la da al espigado volante (otra improvisación) que la pierde y, no conforme con eso, se queda agachado y estático en su posición, sin regresar a tratar de recuperar el balón. El ABC del fútbol, si la pierdes, regresa. No lo hizo así y agarró a un Marina que estaba en salida y no regresó a tiempo, la recibió Bogado y nos anotó un buen gol. Errores que hemos tenido en otras ocasiones pero que nos salvaba, o el arquero, o la mala puntería del rival. Y no estábamos acabando de lamentarnos del primer gol e inmediatamente vino el segundo. Horror de Gambetta en salida, nuevamente saliendo por el centro, recuperó el local y jugó por la derecha cuando Marina estaba en salida, demora en regresar y el local amplía el marcador. Dos golpes durísimos, dos mazazos de los cuales jamás nos despertamos. Si algo caracterizaba a este equipo es esa rebeldía, esas ganas de no perder, de entregarse todos incluso ante la adversidad, y fue precisamente eso lo que faltó luego de esos tantos.

Centro para Posito que lucha, pero no puede ante el arquero local. Pobre actuación del centro delantero.
Imagen: Dechalaca.com
El primer tiempo siguió. Alianza intentaba, se aproximaba, pero no concretaba. Un partido chato en nivel de los dos equipos, se iba dejando un mal sabor de boca por la forma en que nos hicieron los goles. Y un comentario sobre Marina. Yo he sido uno de sus principales críticos, pero está siendo sacrificado ahí. En los dos goles le ganan la espalda, es cierto que demora en regresar, pero cuando un equipo está en salida, lo lógico es que los laterales suban, y si los centrales se equivocan van a agarrar mal parado al equipo. No lo justifico, tuvo error al no regresar con mayor velocidad y vehemencia, pero es propio de no conocer el puesto y de los errores de otros. Lemos empezó regular y fue desapareciendo conforme corrían los minutos. No hay que correr por correr, hay que saber correr y dosificar energías. Acabó desapareciendo como tantos otros.


Segundo tiempo

Sí alguna esperanza tenía en darle vuelta a esta historia era por tres factores:
1. La rebeldía de este equipo en este tipo de situaciones.
2. En el primer tiempo, con poco, nos aproximamos mucho al área rival. Era 100 % ganable.
3. La gente que había en el banco tenían con que darle vuelta a este resultado.

1. La rebeldía de este equipo en este tipo de situaciones.
Salvo algunos contados con los dedos de una mano, no hubo esa rebeldía que el equipo mostraba en situaciones adversas, cuando el fútbol brillaba por su ausencia y eso lo suplía el temple, el corazón y el compromiso que había insertado en el chip del plantel el profesor PB. Ayer no hubo nada de eso. Desorden en todas las líneas, Ascues y Hohberg ingresaban, Cruzado hacía una línea de dos con Ramírez, Ascues suelto y Hohberg por derecha. El equipo insinuó, llegaba al arco, intentaba, pero nadie le pegaba. Todos la rotaban de un lado para el otro, como pareciendo que tenían el temor de desperdiciar una chance de gol. El local contragolpeaba y en eso se basaba el partido, un Alianza que a los tropezones buscaba el gol y Comerciantes, sabiéndose dueño del score y con oportunidades mediante el contragolpe, apelaba a eso, replegarse y esperar. El equipo no tenía ideas e ingresó la decepción (hasta lo que va del año) de los jales: Velarde. Línea de 3 en defensa y colocando al más lento de los centrales como líbero, Ascues que estaba como volante central y aparecía como delantero, Hohberg como segunda punta y Velarde inoperante jugando con el perfil cambiado. Cero rebeldía, cero hambre de triunfo, cero en todo.

2. En el primer tiempo, con poco, nos aproximamos mucho al área rival. Era 100 % ganable.
En la primera mitad recuperamos muchos balones en salida y generamos oportunidades de gol. Con los cambios, abrigaba la esperanza que la cosa mejoraría y por lo menos alguna clara íbamos a tener, pero no fue así. Muchos lanzadores, muchos técnicos, pero ninguno quería hacerse cargo de culminar las jugadas, las mismas que acababan en centros al portero rival, al saque de meta o pases al costado que generaban la contra del rival. Mal planteamiento, pésimo replanteamiento y de eso, estoy seguro, es consciente nuestro entrenador. Dudo mucho que quiera soslayar la actuación de ayer.

3. La gente que había en el banco tenían con que darle vuelta a este resultado.
Los que ingresaron no fueron solución. Por el contrario, generaron más desorden, gente acumulada del medio para adelante que no tomaban decisiones, esperando sólo meter algún centro y que el rival cometa un error, que se genere un rebote o alguna infracción, y así es difícil ganar. Los triunfos se dan por un trabajo planificado y no se puede tener al margen las formas de obtener los resultados y quedarse con el fondo, pues cuando los resultados no acompañan, los que defienden esa práctica se quedan sin piso para sostener su postura.

Pésimo segundo tiempo. El rival pudo ampliar el marcador en varias ocasiones. Pudo ser mayor la diferencia, pero la mala puntería de ellos (o la generosidad) quiso que no pase de 3 goles. 

Encerrados en nuestros propios errores. Uno de los peores partidos del año, sino es el peor.
Imagen. Perú.com


El mejor (o el menos malo) fue...

Dentro de todo lo malo, fue uno de los pocos que más intentó desde su ingreso.
Imagen referencial: (El Bocón)

Ingresó en el segundo tiempo. Lo colocaron por derecha y luego lo mandaron de delantero libre con Posito. Su mejor desempeño en este torneo ha sido jugando de extremo izquierdo, sin embargo, Bengoechea parece no querer sacarle el jugo y lo saca de esa posición en la que puede generar más sorpresa, ya que desborda, genera diagonales para el centro o remates al arco, y puede aparecer por sorpresa detrás de los laterales. A pesar de jugar un tiempo y en dos posiciones distintas, fue el que más rebeldía mostró, intentando rematar al arco cuando al resto le quemaba la pelota, tocando y buscando la devolución, tirándose al piso, etcétera. No fue un gran partido, pero fue el menos malo dentro de un equipo que fue un sin fin de errores.

Apreciaciones finales

El fútbol es cuestión no solamente de resultados, sino de cómo llegas a obtenerlos. Es como la vida, y en la vida siempre van a importar las formas y no sólo el fondo. Si tú buscas jugar mejor, atacar, tener un patrón de juego que no se limite a las ganas y la motivación, las posibilidades aumentan. ¿Han habido muchos capítulos a lo largo de nuestra historia dónde hemos merecido ganar y no lo hemos hecho? Seguro, y jode, pero lo importante es no abandonar la esencia. Si sólo importa ganar, no se tomen la molestia de ver fútbol y chapen su diario al día siguiente y ahí ven todos los resultados. Total, sólo importa el resultado. Y ojo, no hablo de jugar bonito, de hacer caños, rabonas y sombreros improductivos para el aplauso. Lamentablemente, hay muchos ignorantes que confunden el hecho de querer que Alianza juegue BIEN y lo comparan con el juego bonito, nos tildan de románticos o de desfasados, como si uno fuese a ignorar que hoy el fútbol implica correr y estar físicamente en óptimas condiciones. Por algo Bielsa dijo que ya no hay jugadores gambeteadores como Rojitas, Ortega, entre otros. Hoy priman otras cosas, el desequilibrio se hace tirándola para adelante y llegando antes, todo es más físico y eso es parte de jugar bien, más no confundir con el túnel improductivo. Son dos cosas muy distintas.

Ya lo dijo Varsky: «No se debe valorar a un entrenador descartando su concepto del juego y su utilización de los recursos disponibles. Gana hasta que pierdes contra un rival inferior, y te quedas sin ese argumento de la victoria». Bajo esta premisa se puede analizar muchas cosas: ¿Hay concepto de juego? ¿Bengoechea tiene los recursos disponibles para hacer algo mejor? ¿Valoramos lo que hace PB con lo poco que tiene? ¿Dónde están los resultadistas cuando ocurren espectáculos dantescos como el día de ayer?

Señores, si el equipo no reacciona, lo que se viene es duro. No me gusta PB, pero tiene el crédito aún y por eso hay que aguantarlo. No podemos sacar a un DT que nos sacó campeón luego de 11 años así por así, pero eso no significa que no se le puede decir nada y que es el Dios Todopoderoso al que escuchamos, callamos y acatamos. PB viene de error tras error, no termina de encontrar un equipo, no jugamos a nada, la gran diferencia es que ahora nos convierten cuando nos llegan. Y algo más, ya el recreo y la resaca del título hace rato debe terminar. Se agradece lo que hizo, pero que eso no nos impida exigirle, pues Alianza es un grande que siempre tiene que ir por todo. Ya a estas alturas ignoro si nuestro Gerente Deportivo le trajo los jugadores, si PB los pidió, en fin. Lo que si digo es que no es excusa que el plantel no sea amplio o el que él haya querido. Si yo me meto a una chamba y me advierten de todas las limitaciones que hay, me dicen que el presupuesto es austero, me hablan del material con que cuento o no, con la logística, entre otras cosas; y yo acepto esa chamba, entonces soy tan responsable como los que me contrataron.


Próxima cita

Jugamos el miércoles 21 el partido pendiente contra UTC, en Matute, a las 7:45 PM. Y así como renegamos, estaremos presentes como todas las fechas ahí. Cada uno elige sus prioridades y si quiere ir al estadio o no, y no solo por apoyar al club en lo económico, sino también para que el jugador sepa que, así como se le jode, también se le apoya durante los 90 minutos.

¡ARRIBA ALIANZA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.