Festejar el solo hecho de ser aliancistas

Lo vivido en el Día del Hincha Blanquiazul, a nuestro estilo

Quien escribe vivió un momento muy singular con este (feliz) capítulo del año. Cuando el Comando Svr anunció en su fanpage oficial que pronto podría juntar a, básicamente, los tres cracks con sello aliancista que juegan en ligas de primer mundo, el escepticismo me ganó el primer round. Y no era por dudar del hinchaje de cada uno de ellos, aunque en la vida haya aprendido a poner las manos al fuego solo por mi hinchaje, valgan verdades, sino que me resultaba algo complicado que estas estrellas acepten jugar un partido de exhibición sin mayor razón aparente que la más simple generación de ingresos; complicado al menos en cuanto a logística. Así es, porque no se trataba de un partido benéfico o de despedida de algún jugador representativo, se trataba apenas de una celebración creada sobre la marcha, como aquella excusa siempre bienvenida (y casi siempre infundada) que usan los amigos de toda la vida para tomarse unas cervezas. Como quien se junta para charlar y termina festejando el no se sabe qué, ese no se sabe qué que suele culminar en rondas inacabables de felicidad.

Días después de este anuncio, vi que otra página aliancista publicó (prefiero no pensar con qué intenciones) que esto se trataba de una broma por el día de los inocentes. Textualmente publicó esta página "piensen pues, 28 de diciembre, no sean giles". Luego de unas risas nerviosas, fui a la página del Comando para constatar que, efectivamente, los afiches y las publicaciones referentes al Día del Hincha Blanquiazul (que todavía no tenía ese nombre) habían sido eliminados. Ya no era escepticismo, era susto. ¿Qué había pasado?, muchas hipótesis revolotearon por mi cabeza en ese instante. Preferí calmarme y volver a mi escepticismo anterior. Claro, ¿Pizarro, Guerrero y Farfán, quien para colmo está lesionado, jugarían un partido de exhibición "por nada"? Por más aliancistas que sean, estaba para pensarlo, más que todo, como dije anteriormente, por cuestiones de logística, y además por el riesgo siempre latente de salir del partido con alguna indeseada lesión que ponga el riesgo sus cercanas pretemporadas.

Con este afiche publicado en la página web del club, el sueño se hacía oficial.
Finalmente, el 19 de diciembre, mediante su fanpage oficial de Facebook, el Club Alianza Lima anunciaba el cuarto domingo de diciembre (que por simples azares cayó 28 este año) como el Día del Hincha Blanquiazul, y anunciaba además la presencia no solo de los cracks mencionados anteriormente, sino también de ídolos del club como César Cueto, Teófilo Cubillas, Víctor "Pitín" Zegarra, entre otros. La noticia se fue ampliando y en apenas nueve días la gente respondió. El resultado ya lo sabemos: un estadio lleno de almas ansiosas de ver a sus ídolos de toda la vida, nietos, padres y abuelos, juntos en familia, un encuentro generacional nostálgico e inolvidable. Un partido para la posteridad y una institución que, guste a algunos o no aceptarlo, le debemos al Comando Svr y a esta Administración.

Ya en la tribuna volvía el escepticismo, pero ese escepticismo emocionante ante lo inminente, ese "no puedo creer que veré juntos en una cancha a Pizarro, Guerrero, Cueto y Waldir".

El inspirador Comando Svr.
El Comando y Los de Oriente, con instrumentos después de todo un año de prohibiciones, terminaron de armar la fiesta.

It's show time

A las 10:00 am en el salón de socios de Occidente inició el Día del Hincha Blanquiazul con la firma de autógrafos por parte de los más renombrados jugadores aliancistas del cotejo. Ya por la tarde, y luego de un entretenido show de música criolla a cargo de Lucía de la Cruz, entraron a la cancha los cracks de ayer y hoy. Tal y como se podía presagiar, el partido amistoso se dividió en dos Alianzas, la azul y la blanca. En la Alianza blanca se encontraban Francisco "panchi" Pizarro, Carlos "mágico" Gonzáles, Carlos Áscues, Walter "pacho" Vílchez, Guillermo "chicho" Salas, Marko Ciurlizza, Paulo el "churre" Hinostroza, Henry el "pato" Quinteros, Rinaldo Cruzado, Benjamín "colibrí" Rodríguez y Yordy Reyna.

Alianza azul y blanca, en pleno.
En la Alianza Azul, quizás el equipo que más expectativa provocó, formaron Maurinho Mendoza, Jaime el "chiquillo" Duarte, Manuel Vinces, Frank Ruíz, Marcial el "charapa" Salazar, Juan Jayo, César el "poeta de la zurda" Cueto, Wilmar Valencia, Waldir Sáenz, Paolo Guerrero y Claudio Pizarro.

Jefferson Farfán, Hugo Sotil, Teófilo Cubillas y Víctor Zegarra también estuvieron presentes en todo el show, pero no pudieron jugar.

La "magia" dijo presente

Iniciadas las acciones nos encontramos con un encuentro donde cada jugador buscaría, de alguna forma, darle al hincha el espectáculo que merece. Entre ellos, César Cueto era el que más vítores se llevaba. Sus suaves pinceladas le daban un plus de genialidad al partido. Wilmar trataba de imponer respeto en el medio. Pizarro y Guerrero trataban de hacer lo propio, triangulando con el "poeta" y con Waldir, mientras que en la Alianza blanca Yordy Reyna y Paulo Hinostroza eran de lo más destacado, al igual que la solidez de Áscues en la zaga. La velocidad y la gambeta de la "magia" no se hicieron esperar, pues precisamente Reyna abrió el marcador luego de una estupenda culminación. Pocos minutos más tarde, Quinteros amplió con cierta complicidad del portero Mendoza. 2 a 0, y habría mucho más.

Wilmar y Jayo tratando de parar a Yordy.
El goleador, tantas veces el goleador

La siguiente parte del show sería para Waldir Sáenz, quien luego de una falta fabricada en el área rival, dispararía desde los doce pasos para descontar ante las hurras del respetable. Poco después, un desborde de Pizarro terminaría en un centro que llegó hacia el goleador histórico; este pivoteó y el balón le quedó servido a Guerrero quien en el área chica no perdonó. Era el 2 a 2.

Jugada poética de ensueño

Mención aparte para la gestión del tercer tanto de la Alianza azul. Guerrero combinó con Cueto, quien con un taco magnífico (como en sus tiempos dorados) habilitó al "depredador", este tocó para el "bombardero" y adentro, golazo y el partido ahora era favorable a los azules. Poco rato después se terminaba la primera parte y las tribunas estallaron en aplausos para sus ídolos.

Cueto, poeta y genio por siempre.
Segundo tiempo, las locuras de Del Mar

Gustavo Roverano, Juan Carlos Bazalar, Carlos Basombrío, Guillermo La Rosa y Christian del Mar fueron algunos de los que ingresaron para la segunda parte. Fue justamente el "loco" quien se llevó las miradas de las tribunas debido a su ya clásico traje estilo dálmata que usa para tapar, además porque hizo un par de jugadas con su sello personal, de esas que cuando era jugador activo hacía sudar y a la vez delirar a la hinchada. Por su parte, el "gato" sorprendió a todos por su estado físico a pesar de los años de inactividad. Ingresaron también Roberto "chispita" Holsen y Juan "peluquita" Saavedra. Uno de los momentos más emotivos estaba por llegar.

Lágrimas de goleador.
Sueño cumplido

Waldir Sáenz, quien no es de callarse cosas, dijo más de una vez que sentía que el club estaba en deuda con él, pues a pesar de ser su goleador histórico nunca tuvo un partido de despedida. Un momento en el que la hinchada le agradezca lo que dio por el club más allá de sus conocidos errores y limitaciones. Pues ese momento, o acaso lo más parecido a ese momento, llegó cuando fue reemplazado. Las cuatro tribunas vibraron al ritmo de "el goleador, el goleador", canción característica que se le cantaba seguido finalizando la década del noventa. Sáenz no pudo ocultar su emoción, levantó las manos en señal de que esto era lo que esperaba desde hace mucho tiempo mientras se iba al banco de suplentes. El público, de pie, recompensó con aplausos su imborrable marca, esos goles que nos dieron cuatro campeonatos, entre ellos, quizás el más recordado, el de 1997 tras dieciocho años de amarga sequía. Sigo pensando, y quizás él también, que se le debe un partido de despedida, algo similar pero exclusivo para él, y lo de ayer en Matute fue una grata señal de que mejores cosas podrán venir. Desde aquí también; muchas gracias, goleador.

Marca cruzada

Aunque algunos aún no le perdonan que finalmente haya fichado por la Universidad César Vallejo para la siguiente temporada, Rinaldo Cruzado se sigue sintiendo de la casa. Fue convocado a este partido a pesar de no ser actualmente jugador del club, lo mismo que Junior Viza y Alexander Sánchez. Y ayer, Cruzado coronó una aceptable actuación con un buen tanto que no pudo evitar Del Mar a pesar de su esfuerzo. Era el 3 a 3 y la fiesta estaba casi completa. 

Una de las postales del partido.
El fin y el inicio

El pitazo final llegó después de una última falla de Pizarro frente al arco de Roverano; entre risas se abrazaron y bromearon junto a Vílchez, era claro que el marcador era lo de menos. La gente tenía que disfrutar y así fue. Miles de familias enteras se fueron del Alejandro Villananueva con sonrisas de oreja a oreja. Era el fin del partido pero un inicio prometedor en cuanto a esta gran idea llamada Día del Hincha Blanquiazul. ¿Cómo se podrá explotar en el futuro?, ¿qué sorpresas vendrán después?, lo sabremos en su momento. Ahora a celebrar. 

A celebrar el simple y maravilloso hecho de ser aliancistas.

Repercusiones

Claudio Pizarro volvió a expresar su deseo de retirarse en Alianza Lima, y dijo que le encantaría jugar la Copa Libertadores con la blanquiazul, pero fue claro en que por ahora tiene un contrato que respetar en Alemania. Algo más que dijo: "Cómo me hubiese gustado jugar junto a César Cueto en la misma época".

Paolo Guerrero afirmó que ya tiene decidido que se retirará en Alianza Lima cuando el momento llegue, pues por ahora el delantero vive un momento auspicioso en el Corinthians. También se refirió a Cueto: "me hubiera encantado compartir camerín con el señor Cueto. Es un maestro".

Carlos Áscues se sintió orgulloso de jugar junto a sus ídolos, el jugador no quiso declarar sobre su posible regreso a Alianza, pero se sabe que las negociaciones están bastante avanzadas y que en estos días se podría oficializar su fichaje.

El ex DT de Alianza Lima, Gerardo Pelusso, a través de su cuenta de Twitter, comentó: "me hubiese gustado estar en esa tribuna para ver a todos esos monstruos juntos (...) El espectáculo de ayer en Matute, maravilloso. Solo un grande como Alianza puede lograrlo".

El Comando Svr entregó toda la recaudación del partido al Club Alianza Lima. Más de 300 mil soles llegaron a las arcas blanquiazules, por lo que las expectativas en cuanto a contrataciones para la próxima temporada aumentan.

El partido no pudo ser televisado, pero la prensa deportiva escrita no escatimó titulares y páginas centrales para lo que fue el Día del Hincha Blanquiazul. Los dejamos con el collage respectivo, cortesía de Total Alianza.


¡ARRIBA ALIANZA CARAJO!

Por: Alejandro de Cotabambas
Fotos: Epensa, Los de Oriente, Club Alianza Lima.

1 comentario:

  1. Verdaderamente como reza el cántico de Comando: "Somos, somos, somos los mejores; somos, somos, somos corazón; somo hinchas de ALIANZA LIMA; somos hinchas de vn cvadro campeón" es la pura verdad.

    ResponderEliminar

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.