Casa ajena, propia puerta

Universidad César Vallejo 2 - Alianza Lima 2

Este partido ya había empezado mucho antes del sábado. La racha invicta de los grones en el Clausura, la posibilidad de seguir escalando posiciones en este Torneo y el elevado precio de las entradas visitantes impuesto por la Gerencia del rival con el afán de “sentirse locales” hacían de este encuentro algo especial.  Pocos pensaríamos que el mismo desarrollo del partido sería, en si mismo, especial debido a la cantidad de situaciones poco usuales que se dieron. El resultado final fue un empate que, si bien no es despreciable en sí, deja una sensación de bronca de que se pudo haber ganado. Sin más preámbulo, entramos al análisis del partido.

Primer tiempo

Así formo Alianza en la primera visita en este año de la camiseta blanquimorada a provincias.

Alianza salió a la cancha sin su capitán habitual, Walter Ibáñez, debido a una molestia en el tobillo derecho. La capitanía fue tomada por Forsyth y el puesto fue cubierto por Koichi Aparicio, acompañado de Miguel Araujo en la zaga y teniendo a Trujillo y R. Guizasola como laterales. En la primera línea de volantes se ubicaron Míguez con Albarracín, estando Landauri y Cueva más adelante. Finalmente, Costa y Guevgeozián, como punta, se encargarían de comandar el ataque. Los locales, por su parte, realizaron algunos variantes en vista a su próximo duelo por el partido de vuelta de la Copa Sudamericana, ante Bahía, y no alinearon a titulares como Pando y Guadalupe.

Los primeros minutos tuvieron bastantes pelotazos, los pases largos abundaban y parecían ser la única fórmula para llegar al arco contrario. El punto de quiebre del partido llega a través de un mal control de Albarracín en salida y que pierde la pelota ante Chávez. Este cede a Tejada quien queda a tiro de gol dentro del área y remata en primera. Forsyth prevé esto y avanza para cerrar el ángulo de remate y lo atapa en dos tiempos, recibiendo una patada en el brazo por parte del panameño cuando quiso aprovechar el rebote. Se inició un conato de bronca, que ya venía encendiendo chispas durante la semana, y los dos se fueron expulsados. Acá toca evaluar qué equipo perdió más con las tarjetas rojas ¿Alianza con Forsyth o Vallejo con Tejada? Los trujillanos perdían a un delantero importante y los blanquiazules a su arquero titular. Debido a esto, Sanguinetti movió rápidamente el banco e hizo ingresar a Fischer Guevara en reemplazo de Gabriel Costa. Otro partido empezaba a partir de ese entonces.

Las expulsiones abrieron el partido y permitieron que jugadores como Cueva y Landauri se proyecten más hacia el ataque debido a su rapidez. Sin embargo, hubo también ocasiones en las que se vio la falta de un nexo entre el mediocampo y la delantera y Guevgeozian se veía obligado a bajar a recuperar pelotas. En una de esas, se genera una falta en campo rival. Centro de Cueva y cabezazo de Guevgeozián, como en sus mejores tiempos del Torneo del Inca, como manda el manual: fuerte y abajo. Libman no puede hacer nada y se abre el marcador. Fue una buena y clásica jugada ya vista anteriormente en otros goles a lo largo del año. Luego del gol, Alianza tomaría el control del partido. Los intentos de su rival irían más por remates de larga distancia que acrecentaban la confianza del recién ingresado Guevara. Salvo un disparo de Cueva intentando colgar a Libman, quien estaba adelantado a su arco, no habría mucho más en el primer tiempo.

Segundo tiempo

El trámite en la segunda mitad fue similar a como terminó la primera parte, Alianza empezaba dominando. No obstante, Vallejo iba llegando con más peligro y se notaba cierta desconfianza en Fischer Guevara al momento de cortar balones divididos que nos hizo sudar más de una vez. A los veinte minutos tuvimos una contra inmejorable y Cueva queda frente al arco con Libman y un defensor más, define como puede y rebota en el palo. Pudo haber sido el 2 a 0 y un cambio en la historia de este partido pues ahí no más vendría el tiro libre que empezaría con el drama de anoche. Un tiro libre desde el costado derecho (que dudamos que haya sido falta) es lanzado con fuerza al área grone y es interceptado por Guevgeozián quien, en su afán por rechazar de cabeza, termina metiéndola en su propio arco. Qué mala suerte, pensamos muchos, pero sabíamos que este partido podía ganarse.

La Vallejo arremetía con fuerza luego del empate. Tuvo varias ocasiones claras que salían desviadas o eran bien respondidas por Guevara. Sin embargo, Alianza tendría la efectividad de su lado. Al minuto 76, Landauri gana bien una pelota complicada y cede a Cueva quien, con una aplaudible frialdad, define cruzado ante la salida de Libman. Buen gol blanquiazul y del jugador que es una de las caras visibles de la mejoría que ha tenido el equipo de un torneo a otro. Tras el gol, Cueva fue sustituido por Aguirre.

Los últimos diez minutos de partido, Vallejo se la pasó tirando pelotazos al área, no tenían mayor vocación ofensiva y Alianza respondía bien ante los ataques rivales. Hasta que llegó el minuto 88 y Albarracín llega tarde a cortar una pelota y traba a un jugador rival sin pelota. El “Cachetón” ya estaba amonestado y con esto se ganaba la roja y un tiro libre peligroso, casi del mismo lado del empate transitorio. Quién diría que tendría también el mismo resultado: lanzan la pelota es lanzada al área, es peinada por Guevgeozian y se cola dentro del arco de Guevara. Sí, un gol y dos autogoles en un mismo partido para el Armenio. Luego de este increíble autogol, el empate a dos ya no se movería en el Mansiche y ambos equipos se repartieron los puntos.

Apreciaciones finales

¿Qué se puede decir además de lo que todos hemos podido ver anoche? Queda la bronca de no haber podido ganar un partido que supimos controlar luego de las expulsiones. Más allá de las críticas a Sanguinetti por la actuación del equipo en el Torneo Apertura, los autogoles ya no son algo que pueda evitarse sino un tema más de suerte, de mala suerte. Al cierre de esta crónica, Melgar derrotaba 1 a 0 a León de Huánuco y se afianza en la punta del Clausura. Tengamos en cuenta que estos dos puntos perdidos nos pueden pasar factura a fin de año. Sin embargo, y  a pesar de los dos autogoles, no se le puede reprochar nada a Guevgeozián. Sabemos que es un jugador que las pelea todas, importante goleador, que baja a apoyar en la recuperación cuando hace falta, etc. Anoche solo fue mala suerte, dejémoslo ahí y que corrija eso para que no vuelva a pasar. De todas formas, estamos vivos e invictos en el Clausura y no podemos desanimarnos ahora que estamos llegando a la mitad de este torneo corto.

Y el mejor del partido fue...


Como se mencionó, si hay que buscarle una cara al cambio de juego que ha tenido Alianza de un torneo a otro, esa sería la de Christian Cueva. Encarador, rápido y hábil son algunas de las cualidades que hace resaltar en este equipo. En este partido, participó con una asistencia y un gol. Esperemos que siga consolidándose en el equipo titular.


Próxima cita

El próximo partido enfrenta a los blanquiazules con León de Huánuco, en Matute. Los huanuqueños vienen golpeados por la derrota ante el puntero Melgar y no van a querer seguir perdiendo posiciones en el Clausura. Tenemos que retomar la costumbre de sumar de a tres si queremos seguir siendo candidatos a este Clausura. Estaremos confirmando fecha y hora del cotejo en nuestra página de Facebook.


Y fuera de la cancha...

Mucho de lo que se comentó en la previa a este partido con Vallejo fue relativo a las declaraciones del gerente deportivo del club trujillano, Jean Ferrari. Este personaje, conocido por su antialiancismo, fijó los precios para las tribunas visitantes a partir de los 50 soles la entrada a la popular, el quíntuple de lo que cuestan para el partido internacional que van a afrontar. Defendió su medida indicando que: Preferimos que no vaya gente al estadio y nosotros sentirnos locales. ¿El resultado? Su misma barra  se quejó de que los aliancistas tomaron la popular, pasándose ya sabemos por dónde la medida del gerente rival. Jean, un consejo que no creo que sepas debido a que no eres hincha de un club grande: la grandeza no se compra ni se impone. Quisiste callar a los hinchas de Alianza y no pudiste. Pero, si piensas que eres un buen e imparcial gerente deportivo, continúa así. Quizá en unos años te veamos subido de peso en algún programa de televisión visitando restaurantes y, lo más triste, viviendo renegando de Alianza Lima. Solo esperemos que te haya quedado claro que la blanquiazul nunca jugará en silencio.


¡Arriba Alianza Lima!

Fotos: DeChalaca y Club Alianza Lima Facebook

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.