Termina ya, 2012

Sin prácticamente nada por lo qué luchar, algo que escapa de la costumbre del club más grande del Perú, creo que el deseo de cada hincha, o al menos en su mayoría, es que este año de pesadilla se termine de una buena vez. Que se siga respetando el honor y la grandeza de nuestros colores en cada partido. Que el hincha siga yendo al estadio a apoyar y a alentar a los muchachos, quienes poco o nada de culpa tienen de toda esta maraña de sucesos que han desencadenado en hacer de Alianza Lima un equipo absolutamente "ganable", predecible y superable. Pero este deseo de que el resto del año pase rápido y ya estemos pensando en un prometedor 2013, no me lo quita nadie. 

Aún así, y aunque a veces no se quiera, esta es una crónica, este es el Blog Íntimo, y aquí hay que hablar de fútbol. Porque, eso sí, el amor hacia la blanquiazul está por sobre todas las cosas y, si en algo ayuda desnudar un poco más algo que poca ropa tiene, y si eso conllevará a que el hincha - lector pueda tener una mejor lectura de nuestra realidad, entonces, personalmente, lo seguiré haciendo con la pasión que me invade como hincha victoriano.

Real Garcilaso 3 - Alianza Lima 0

Y esto fue así, aunque el resultado proyecte otra cosa: El equipo de "petróleo" García no nos pasó por encima, no nos atropelló ni nos superó desequilibrándonos en toda línea, y justamente fue esto lo que me llamó la atención. Parecía que Garcilaso sabía muy bien de qué pie podía tropezar Alianza. Hizo un partido paciente, trató de tener la pelota y, cuando no la tuvo, defendió ¿bien?, si se puede decir "bien" dada la inoperancia de nuestros atacantes, quienes daban la impresión de que con un soplido ya se iban cayendo y dejándole la pelota al rival. Los cusqueños atacaban con criterio y cierta lentitud, como confiados en que, en cualquier momento, Alianza podía cagarla y dejarles todo el camino libre para vacunar. Así llegó el primer gol.

De una jugada en la que nuestros jóvenes centrales (insisto en la idea de que ninguno de los jugadores, sobre todo los más jóvenes, tienen la culpa de nuestra actual situación) mostraron toda su inexperiencia ante la viveza de un ya consolidado Andy Pando, jugada que, de no haber sido por una buena reacción de Forsyth, hubiese acabado en gol antes, devino el corner que concluyó en el inatajable cabezazo de Alloco. Era el 1 a 0 para los celestes. El segundo tanto llegó poco tiempo después, luego de un gravísimo error de PRECEPTOS BÁSICOS DEL FÚTBOL, algo que, perdónenme la dureza, NO LE PUEDE SUCEDER a un jugador con ya un par de años de profesional como Diego Donayre. El lateral derecho despejó un pelotazo directamente a los pies de Ramón Rodríguez, quien tuvo tiempo de acomodarse, calcular y hasta acomodarse la vincha, para luego colocar la pelota al palo derecho de Forsyth, que nada pudo hacer. 2 a 0 y la banca de Alianza, encabezada por Pepe Soto, no hallaba respuesta alguna a lo que estaba sucediendo en la cancha.

Luego de los dos zarpazos, Alianza, como ya nos tiene acostumbrados, esbozó una leve reacción; Viza, Albarracín y Guerrero empezaron a tocar, y así llegaron las escasas posibilidades de gol que se vieron en el primer tiempo, pero que no pasaron de un simple susto para el portero Diego Carranza. Poco antes de acabar el primer tiempo, Soto decide sacar a Saúl Anicama para hacer ingresar a Henry Quinteros, quien venía recuperándose de una lesión. El "pato" tuvo una chance en un tiro libre, pero no hubo mayor peligro en arco garcilacense. Así, terminó la primera parte.

Para el segundo tiempo, Alianza pareció haber salido a la cancha a mantener el resultado; no, no me he equivocado al escribir, Alianza entró la cancha como si hubieran sido ellos los que estaban 2 a 0 arriba, atacando con lentitud, teniendo la pelota, tirándola hacia atrás cuando se podía ir hacia adelante, etc. Real Garcilaso estaba más que cómodo con esta actitud aliancista; les daba aire, tiempo para ordenarse y tapar cualquier intento, que en realidad fueron muy pocos. 

Entró Jorge Bazán por Junior Viza y, posteriormente, Quinteros se volvió a lesionar, dando paso al ingreso de Donny Neyra. Ninguno de los ingresantes hizo diferencias, y el partido seguía en un ritmo inerte y, hasta cierto punto, absurdo. Los grones se complicaban solos haciendo pelotera y media en la mitad del campo, donde Fabio Ramos aguardaba por cualquier error para iniciar alguna jugada de peligro. Así de simple llegó el tercer gol, del recientemente seleccionado Pando. ¿Partido liquidado?; no lo creo. 

El partido empezó liquidado, porque la actitud de Alianza así lo demostraba. No sé qué pasará por la mente de Soto, pero no es la primera vez que hace iniciar a un equipo sin ánimos y que, una vez recibidos los goles, empiezan, finalmente, a tocar. Sucedió esta tarde ante Garcilaso, pero Carranza apagó los pocos conatos de incendio que hubo. Una victoria más que justa, CÓMODA, para los cusqueños, y una derrota más para Alianza, que ya le va diciendo adiós a la posibilidad de clasificar a una Sudamericana y, más bien, si Sport Boys sigue con la llama prendida, habrá que tener cuidado, nuevamente, con el tema del descenso.

La pregunta de siempre: ¿Soto se debe ir?

Sigo pensando que no. Por dos motivos. El primero, porque se merece el puesto desde una perspesctiva moral. Sí, ya sé que su moralidad no nos hará campeones ni nos salvará del descenso, sino será lo que plantee en la cancha, algo en lo que sigue dejando muchísimas dudas. Pero no olvidemos que este Alianza, a diferencia de otros años, viene de diversos embates psicológicos y morales, vividos durante la crisis que se arrastra desde el año pasado. Este Alianza no son sólo 11 jugadores que salen a la cancha a ganar, sino también un cúmulo de motivaciones y desmotivaciones que mueven a cada instante la balanza personal de cada futbolista. Ha habido indiferencia y malos tratos, unión y desunión, rencillas, renuncias, despidos, deudas y demás. Alianza arrastra un cúmulo de sensaciones vividas y muy pocos entrenadores hubiesen asumido el reto de poder manejar esta difícil, casi imposible, situación. 

Y segundo deviene de lo primero: un cambio de DT a estas alturas descompensaría aún más al plantel, eso, sin considerar, ¿qué entrenador gustaría de llevar las riendas de Alianza en este momento?, seguramente algunos me dirán que hay muchos que morirían por dirigir a Alianza, yo les digo, ¿ah sí?, ¿y aceptar que no se le pague un sueldo sino un fraccionamiento de deudas anteriores?, ¿y aceptar toda la presión de socios y ex dirigentes sobre sus hombros, incluyendo a barristas radicales?, yo pienso que no. Alianza, en este momento, no es un buen club para trabajar.

Todos estamos de acuerdo en que José Soto es uno de los técnicos, futbolísticamente, más cuestionados de los últimos tiempos, pero particularmente pienso que es el DT que se merece y adecua a Alianza Lima en este momento. Para el próximo año, con un replanteo sesudo, ya podríamos hablar de nuevos planes de trabajo a corto, mediano o largo plazo, de otros nombres, tanto jugadores como DT, pero por el momento esto es lo que tenemos y así hay que, cuando menos, mantener el honor que merece nuestra grandeza como institución, partido a partido.

Fríos números

Así luce a tabla en la actualidad:


Como se aprecia, La blanquiazul está a 7 puntos de zona de Sudamericana, sin embargo, los equipos que están en dicha zona tienen una idea de juego definida. Alianza tendría que remar contra sus propias limitaciones y esperar muchos tropiezos para poder clasificar a un torneo internacional. Con el tema del descenso la situación es algo más "alentadora": Boys está a 11 puntos de nosotros y Cobresol está prácticamente descendido. Faltan 8 fechas por jugar, 24 puntos en disputa. Esto es fútbol y todo es posible, pero siempre y cuando tengamos cierta regularidad.

Próxima cita

El próximo partido será en Matute ante Melgar FBC. La hinchada, estoy seguro, seguirá presente.

Por siempre y para siempre, ¡ARRIBA ALIANZA!

Foto: Depor.pe / Wikipedia

1 comentario:

  1. Excelente crònica Ruben. Discrepo en algunos puntos, creo que, y pensandolo friamente, Soto debe quedarse hasta fin de año, pero màs no, y en lo moral si deja bastante que desear el individuo ese, como jugador una cosa y como dt otra.

    Como sea, espero con ansias la siguiente fecha carajo. ARRIBA ALIANZA

    ResponderEliminar

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.