Aguafiestas


Alianza Lima 2 - César Vallejo 2

Historia repetida pero al revés. Si antes Alianza Lima regalaba los primeros tiempos para luego poner ‘la carne en el asador’ en el segundo, esta vez fue todo lo contrario: tras un muy buen trajinar de los blanquiazules en el primer tiempo, al término del cual gozábamos de una ventaja de dos goles, en el segundo vino una serie de errores de juego y tácticos que nos costó un amargo empate en Matute. No importa que la Universidad César Vallejo se encuentre como líder de la Liguilla B, este partido estaba para (y debimos) ganarlo.

Desde antes del partido, ya había muy buen ambiente en Matute. Siempre las promociones referentes a la tribuna Oriente suelen resultar beneficiosas y dicha zona mostró un lleno total la tarde de ayer. Sur también mostró un lleno casi total y Occidente estuvo más copado que otras veces. Eso, más el sol saliendo desde temprano, sugería que se venía una fiesta también en la cancha. Empezó el partido que estuvo de ida y vuelta durante los primeros 15 minutos, minuto a partir del cual se fue haciendo cada vez más evidente la superioridad aliancista con remates de Mostto y Reyna que iban avisando en el arco de los trujillanos. A partir de ahí fue que el equipo visitante empezó a usar más pierna fuerte, sobre todo ante Yordy Reyna, y se ganaron tres tarjetas amarillas en poco más de 5 minutos. Y es justo en la última de estas faltas en que llega el primer gol: desde unos treinta metros, Reyna cobra el tiro libre con un ligero toque para el “Cachetón” Albarracín quien, con un potentísimo disparo, logra batir el arco rival. Golazo.

No pasaría mucho tiempo después para que, en una incursión por derecha, Junior Viza (en una de las pocas cosas positivas que logré verle en el partido)  lograra llegar a la línea de fondo y entrar al área rival donde fue frenado con falta. Penal indiscutible. Luego de los reclamos del conjunto visitante al árbitro, fue Walter Ibáñez quien se colocó frente al balón para cobrar la pena máxima.  El “Colo” pateó fuerte y colocado arriba, imposible para cualquier arquero y 2 a 0. En el primer tiempo no habría mayores ocasiones de gol para ambas escuadras y con ese resultado se irían al descanso, resultado que daba cierta tranquilidad tanto por el marcador como por lo visto en la cancha.

Empezó el segundo tiempo y el ritmo del juego se mantenía constante, Alianza siguió atacando durante los primeros 10 minutos de la parte final pero el agotamiento era visible en algunos jugadores mientras que, en otros, el nivel de juego decayó bastante. Así, el “Che” Beltrán, de buen juego en mitad de cancha, salió del partido y lo reemplazó Saúl Anicama. Un minuto después, una incursión de De la Haza por el lado izquierdo, mal custodiado por Rabanal todo el segundo tiempo, terminó en un centro convertido en gol por Jiménez. Era el descuento y el inicio de la debacle aliancista en este partido.

El siguiente punto de quiebre del partido fue la expulsión, por roja directa, de Ibañez. El defensa llegó tarde a un cruce y, con una fuerte barrida, conectó de lleno a Johan Sotil. El árbitro no dudó en expulsar al central íntimo a pesar de que ya el rival había conectado varias faltas fuertes a lo largo del partido. Y una más fuerte vendría después, una patada del mismo Sotil, que ya tenía amarilla y merecía la segunda tras esa fuerte entrada. El árbitro se hizo de la vista gorda y cobró únicamente falta a favor de Alianza. Ese pequeño detalle significaría bastante luego pues un centro pasado lanzado por Sotil encontró a De la Haza ubicado al lado izquierdo del área de Libman, fallo nuevamente de Rabanal, y solo tuvo que meterla obteniendo un empate que nadie en el estadio podía creer. Tendríamos una más, una oportunidad más de lograr una victoria que hubiera sido justa. Un contragolpe de Yordy Reyna quien, con velocidad, llegó casi al área rival y le puso el pase a Mostto para que defina. Este prefirió reventarla a colocarla y el disparo rebotó en el arquero Hermoza y luego en el mismo Mostto. No tendríamos más, el partido terminaría en empate y con un sabor muy amargo.

De todo corazón, espero que Villamarín se ponga a punto lo antes posible y recupere la banda izquierda que nunca debió perder siendo un defensa con mucha mejor vocación de marca que Rabanal. Otro punto importante es que hay que saber hacer los cambios, tanto en jugadores como en el momento en que deben hacerse. Pienso que Soto tuvo errores en los cambios previos al descuento de la Vallejo y eso terminó por condicionarnos. En fin, es un partido más dentro de los muchos partidos irregulares que hemos venido teniendo en este 2012. El siguiente juego es contra el otro líder de la Liguilla B: Real Garcilaso en el Cusco, partido complicado debido a la ciudad en que se jugará y por la ausencia de Ibáñez, quien ya estaba consolidado en defensa. Con perfil bajo, buen juego e intentando dar la sorpresa; nuestros muchachos podrán obtener un buen resultado.
En las buenas y en las malas, contigo Alianza Lima.


Foto: Líbero.pe

2 comentarios:

  1. el que le dio el pase a mostto en la ultima jugada fue gino guerrero!! yordy ya habia salido (inexplicablemente ...) rabanal y viza no deberian jugar NUNCA mas! y la charla de pepe soto en el medio tiempo debe haber sido una lagrima para que salgan con esa actitud para el segundo tiempo ..

    ResponderEliminar
  2. No tenemos entrenador, un lateral izquierdo que aveces pienso que juega mal a drede, no pudes ser tan apàtico, tan aburrido, sin ganas sin nada...una verguenza lo de Rabanal.
    El àrbitro¿? si se equivoco, pero este partido lo debimos cerrar antes.
    Que se acabe este año de m..pero ya.

    ResponderEliminar

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.