Irregularidad comprobada

Juan Aurich 1 - Alianza Lima 0

Muchos creen que este es un nuevo clásico "Lima - Provincia", y parece que así lo toman algunos jugadores del elenco al cual enfrentamos hoy: El Juan Aurich de Chiclayo. En un partido intenso, de principio a fin, los blanquiazules cayeron 1 a 0 ante el cuadro lambayecano, que comienza a asegurar su presencia en un torneo internacional y, además, amenaza con llegar a la final de fin de año, mientras que Alianza queda cada vez más relegado de estas posibilidades y, aunque el descenso ya no amenaza tanto, el premio consuelo de un año para el olvido está cada vez más lejos.

Un tiempo para cada uno

Con ese título se podría resumir un partido equilibrado en el trámite, con un primer tiempo de abrumadora superioridad aurichista, lo cual hizo figura a Salomón Libman, responsable directo de que Alianza no se haya ido al descanso con al menos dos goles en contra; y con un segundo tiempo donde, tras recibir el gol que, a la larga, conllevó a la derrota grone, el equipo de Pepe Soto salió con todo a tratar de empatar o ganar. Soto movió fichas rápido y sacó a Juan Jayo para permitir el ingreso de Yordi Reyna. Luego, con el ingreso de Donny Neyra y Jhonny Vidales, los grones tomaron el absoluto control del partido. Esto le dio verticalidad al equipo, haciéndose cada vez más peligrosas las incursiones blanquiazules en área chiclayana. Fue así que Luis Guadalupe y Diego Penny tomaron protagonismo en el partido, y se convirtieron en héroes para su escuadra.

El gol

Un descuido de Rodrigo Cuba, juvenil lateral derecho de Alianza Lima, permitió que Israel Kahn combine con Ysrael Zúñiga, quedando solo frente a Libman y definiendo a placer. Y es que esto de tener tantos jóvenes en la cancha, así como tiene pros, también tiene contras, una de ellas es la inexperiencia. Sabemos que Cuba es un gran prospecto, pero aún no está consolidado, aunque va por buen camino; por lo que no debería achacársele a él la derrota, algo que más bien se le debería achacar al hecho de que Alianza suele regalar los primeros tiempos, creo yo, por responsabilidad absoluta del Director Técnico.

Equipo sin reacción

El gran estigma de Pepe Soto es no haber podido, hasta ahora, plasmar como entrenador lo que alguna vez hizo como jugador. Cuando Soto era defensor, una de sus mayores virtudes era, precisamente, su capacidad para hacer reaccionar al equipo y empujando desde atrás, cuando las papas quemaban. Su temperamento llevó a Alianza a empatar o voltear partidos complicados, apelando al coraje y a la voluntad. Hoy, esa voluntad solo se nota en lo defensivo, es decir, marcamos bien, somos ordenados tácticamente, pero nos olvidamos de la función de ataque. 

Esto suele pasar sobre todo en los primeros tiempos, cuando los partidos de visita van 0 a 0 y los rivales se nos vienen encima para batirnos. Creo que se está confundiendo el "jugar al contragolpe" con el "sólo defender y atacar cuando se pueda". Soto planteó hoy un partido muy defensivo y ante un cuadro con tantas variantes como el Aurich, uno tiene que pensarlo bien antes de invitarlos tanto al ataque. Libman fue "vendido" en más de una ocasión y por eso fue figura, pero en el segundo tiempo los dirigidos por Franco Navarro aprovecharon bien la inexperiencia de nuestra defensa y anotaron. Lo demás fue principio físico: acción y reacción. Alianza se fue con todo y demostró una vez más que, jugando así, puede ser un equipo muy incisivo e incómodo para sus rivales, la pregunta cae de madura: ¿POR QUÉ NO SE JUEGA ASÍ DESDE EL INICIO?

¿El árbitro también juega?

Es cierto, la primera jugada fue dudosa, Guadalupe se cuidó de que Reyna no se encontrara, como sucede habitualmente, con un par de largos brazos o una irresponsable pierna en plena área. Pero el segundo encuentro entre Reyna y Guadalupe no dejó ninguna duda: fue penal. Pensar en que Alianza pudo haber empatado o hasta ganado (de no ser por el gol que se comió Miguel Mostto) el partido, si no hubiera sido por este error de Víctor Hugo Rivera, ya entra al campo de la especulación; pero, en fin, el fútbol está lleno de estas cosas, no sigamos buscando excusas. Alianza no perdió por Rivera, eso queda claro, perdió por ser un equipo irregular, que confunde los conceptos tácticos a partir de un planteamiento pobre pero que, a su vez, teniendo tanta juventud y velocidad, cumple con ser peligroso e incómodo si así se lo propone.

Lo que viene

Alianza debe recuperarse ya mismo: 1) Para no perderle pisada a los puestos de torneo internacional y 2) Para salvarnos, ya numéricamente, del fantasma del descenso. Es cierto que Sport Boys y Cobresol se siguen complicando y son los llamados a dejar la primera división este año, pero mientras haya posibilidades matemáticas mejor es no dormirse. Se viene ahora un crucial partido en Matute, ante otro duro rival: La Universidad César Vallejo. Estaremos informando en la fan page de Facebook sobre la fecha, la hora y los precios de las entradas. Por ahora, no me queda más que decir que... ¡ARRIBA ALIANZA!

Foto: diariocorreo.pe

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.