Hay goles en la vida...

U. César Vallejo 2 - Alianza Lima 0

Hay goles que se celebran, hay goles que se lamentan. Hay goles que se gritan con el alma, y otros que se prefieren callar. Hay goles que llegan como actos de magia, nacidos de una invisible fuente de inspiración, inalcanzable para algunos, y otros que llegan con la fuerza del empuje y del corazón. En la semana de aniversario del natalicio, César Vallejo bendijo al club deportivo que hoy lleva su nombre, en especial los botines de un jugador que para muchos quedó en el baúl del olvido, una promesa no cumplida del fútbol nacional: Johan Sotil.

Su gol, dicho sea de paso, digno de admirar, inclinó la balanza en un partido parejo, pero caracterizado claramente por la inestabilidad defensiva de ambos equipos. Alianza, sin embargo, dispuso de las oportunidades más claras, todo esto antes de la pincelada de Sotil. De ahí que mientras veía el partido recordara aquel sabio y viejo proverbio futbolero: "goles que no haces, goles que te hacen."

Situación que preocupa

Alianza preocupa desde casi todos sus ángulos. Empezando por el institucional, donde aún seguimos padeciendo de un cáncer llamado "Guillermo Alarcón", que lejos de querer cerrar su gestión tratando de arreglar lo que él mismo malogró en estos tres años que (gracias al cielo) ya se terminan, parece estar dedicándose a agudizar más la crisis que envuelve y hunde a nuestro amado club. Los jugadores siguen sin cobrar, y poco a poco empiezan el éxodo, mientras que los demás trabajadores han llegado al extremo de auto-generarse ingresos mediante actividades como la de hoy en la explanada de occidente; lo más preocupante es que Alarcón insiste en que el club está "creciendo" (¿?), mientras que su "cara amble", César Pinatte, se encarga siempre de dar un hipócrita respaldo a los jugadores que más se quejan.

Pero Alianza también preocupa en lo deportivo. Más allá de lo visto a mitad de semana, ante Nacional (un partido que fue la suma de corazón, temperamento y situaciones favorables del mismo juego), el equipo de Pepe Soto no tiene aún una idea clara, ni esquemas que apunten a una pronta automatización. Alianza es predecible, lento y, por si esto fuera poco, carece de CONTUNDENCIA, algo sumamente importante y que hoy nos lo volvió a enseñar la Vallejo. Los trujillanos no necesitaron tener más remates directos que adornen las estadísticas de CMD. Les bastó un tiro libre para herir de muerte a la blanquiazul y luego, esto es fútbol pues, la equivocación de Arroé y el cuasi blooper de Libman y De la Haza. Pepe no encontró respuestas en los cambios (siempre cuestionables) que realizó. ¿Sacar al 'negro' González (por lesión) para meter a Donny Neyra, dejando atrás una línea de tres con Corrales, Áscues y Donayre?, en la banca estaban Aparicio y Canova, centrales por naturaleza que bien pudieron reemplazar a González, mientras que arriba el que estaba fallando era Cristofer Soto, que tuvo un partido para el olvido. Jordi Reyna entró cuando el partido agonizaba, mientras Bazán sigue en otro planeta. Curiel tampoco marcó distancias, aunque tan mal no lo hizo. Salvo la jugada del segundo gol (considero que Libman pudo haber despejado para su izquierda y evitar riesgos), Libman fue lo más parejo del partido, José Carlos Fernández destacó arriba por su lucha, pero esta vez no le alcanzó. El "negro" jugó de central y lo hizo bastante bien mientras estuvo en la cancha, y creo que ahí paramos de contar a los que se salvaron de este choque. El resto del equipo anduvo en otra. 

¿Más preocupaciones?, se han jugado ya cuatro fechas del campeonato y Alianza sólo tiene un punto (el obtenido en Matute ante León, en la primera fecha). Como la San Martin regresó al torneo, el partido correspondiente con los "santos" se re-programará, de modo que si algunos pensaban que esos puntos ya eran nuestros por W.O. se equivocaron. La realidad en la Copa Libertadores es un poco mejor, mas no del todo alentadora. Alianza sigue último en la tabla del grupo 5 y con una preocupante diferencia de goles (-3). Espero que luego no nos pese no haber sido contundentes ante Nacional en Lima. Sin embargo, la blanquiazul ha demostrado que con corazón también puede sacar adelante los partidos, pero eso sí, el equipo ya no puede ser el mamarracho defensivo de los dos primeros partidos de Copa, si queremos llevarnos algo del Centenario.

Habrá quienes piensen que la solución inmediata a los problemas deportivos de Alianza es la salida de Soto. Yo no sé si sea tanto así. Por la simple razón de que hay un problema de raíz que debe ser solucionado primero, antes que los demás. Creo que todos ya sabemos de qué estoy hablando. Con una administración limpia de segundos intereses, habrá mayores posibilidades de tener un DT competitivo, o en su defecto darle  a Pepe Soto un mejor ambiente de trabajo, y no una silla eléctrica de mártir donde intenta inmolarse comiéndose los insultos de la hinchada. Eso tampoco es saludable para él. Todo esto muy al margen de que su capacidad como DT aún no haya sido comprobada como "adecuada" para un club tan grande como Alianza Lima. ¿Darle tiempo?, no pensemos en ese factor como algo propio de Soto. Alianza no logra un título desde hace ya seis largos años. Yo creo que la hinchada ya no puede seguir dando tiempos, pero lo que sí podemos hacer es tomar conciencia de que Soto no es el culpable mayoritario de esta penosa situación, donde, creo, todos formamos parte en responsabilidades. 

Si hay una luz al final del túnel, esa luz la pone una bengala en la tribuna popular, donde se canta hasta después del partido. Una leALtad que no conoce límites, ¡ARRIBA ALIANZA!

Foto: Depor.pe

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.