Sigo en la cima

Alianza Lima 3 - Los Caimanes 1

No era para nada un rival a subestimar. Olvidémonos de la tabla, esto es fútbol y el fútbol no sólo son números, muchas otras cosas cuentan, la presión por los objetivos es una de ellas, los resultados de rivales que buscan lo mismo es otra. Los Caimanes venían en una indiscutible alza en su rendimiento, habían obtenido victorias importantes tanto de local como de visita, y veían en Alianza la oportunidad perfecta para reafirmar sus ganas de quedarse en la primera división. La blanquiazul, por su parte, tenía encima la victoria de Sporting Cristal, que había tomado momentáneamente el primer lugar del Clausura, y además el "no estoy muerto aún" de Melgar tras su victoria en Trujillo. Era claro que tanto Alianza como su rival de turno estaban presionados, cada cual en lo suyo. El partido de anoche, pues, pintaba para ser duro, friccionado y caliente, y así fue. Lo que pocos imaginaron era que Alianza iba a sufrir más de la cuenta para sobreponerse a un equipo teóricamente inferior. Anoche hubo victoria en La Victoria, y así vimos el partido.

Abrazo de puntero: Alianza logró mantener el primer lugar del Clausura tras vencer a Los Caimanes.
Primer tiempo

Alianza Lima saltó al gramado del Alejandro Villanueva con Forsyth en el arco (quien venía de varias fechas sin jugar por lesión), Ibáñez y Aparicio (quien reemplazó a Araujo, convocado a la selección mayor), Roberto Guizasola por la derecha y su hermano, Guillermo, por la izquierda; en la contención Albarracín en solitario, por las bandas Landauri y Costa; Cedrón y Cueva más libres en posiciones de ataque, Montes fue el único punta.

La blanquiazul se encontró con un rival atrevido que no le dejó dominar el partido desde el arranque. Peor aún, atacaba con cierto peligro, exigiendo a la defensa íntima. Se hizo así un partido parejo y de medio campo que amenazaba con romperse con algún pase bien puesto. Ese pase lo hizo el exaliancista Alexander "wally" Sánchez, el servicio fue para Inolopú, quien desbordó por derecha, metió el balón rasante al área chica y se metió al arco grone tras una intervención de Koichi Aparicio. Autogol y baldazo de agua fría para hinchas y jugadores victorianos. Habría que replantear el partido y habría que hacerlo rápido. Sin embargo, después del gol, los aliancistas confundieron rapidez con desesperación, sumando gente al ataque pero llegando a cuentagotas a la portería chiclayana. El árbitro Gambetta no escatimaba cobrar faltas para ambas escuadras, sacando tarjetas amarillas por doquier y condicionando de esa forma el desarrollo del partido. Aún con ello, Alianza siguió a la carga.

El esperado empate llegó a los 35', tras un pase de Cueva que aprovechó perfectamente Gabriel Costa. El uruguayo alargó el balón con habilidad, sacándose a dos defensores y quedando a solas con el portero visitante, luego definió cruzado y la algarabía no se hizo esperar en Matute y en todo el Perú. Cuando creíamos que el partido se componía, una supuesta simulación de falta de Christian Cueva concluyó en su segunda amarilla y por consiguiente su expulsión (para nosotros fue penal, lo cual agrava el error del árbitro). Sanguinetti se "volvió loco" (seguramente pensando en lo que se viene para su equipo y en la falta que le hará 'aladino'), se metió a la cancha a reclamarle a Gambetta eufóricamente y por ello fue también expulsado. Luego de esto hubo un par de oportunidades más para la azul y blanca, pero el marcador no se movería. Minutos más tarde, Hidalgo, volante visitante, fue expulsado del campo por doble amonestación, equilibrando en número el encuentro. Final de los primeros 45'.

¡Grítalo, 'chato'!: Gabriel Costa fue una vez más la linterna de Alianza.
Segundo tiempo

Los Caimanes decidieron tomarse con calma la segunda parte y eso les costó caro. Alianza salió con decisión y precisión a conseguir el tanto de la ventaja, lo cual se lograría apenas al minuto. Una gran jugada de Landauri por izquierda, un centro preciso y la aparición imponente Costa para, de volea, poner el 2 a 1. Golazo de Alianza y Matute era una fiesta. Además teníamos por devuelta la tranquilidad que no tuvimos en la primera mitad. De esa forma, los dirigidos por Sanguinetti tomaron posesión del partido y dominaron territorialmente a los norteños. Algunas incursiones de Montes, Landauri y el propio Costa generaron peligro, Los Caimanes atacaban como podían, haciendo lucir a Forsyth en algunas ocasiones. Diez minutos antes de terminar el cotejo, una contra muy bien guiada por el recién ingresado Julio Edson Uribe terminó en la pierna zurda de Landauri. El volante le pegó fuerte al primer palo y concretó el tercero de Alianza con un nuevo golazo. El partido estaba liquidado. Los de Puerto Eten no se rindieron y casi consiguen el descuento en dos ocasiones, pero entre Forsyth y el travesaño la felicidad les fue negada. Gambetta pitaba el final de un accidentado partido que dejó la magra sensación de haber pagado un precio muy alto de cara al choque ante Cristal: la expulsión de Christian Cueva.

No se puede creer: Gambetta deja a Cueva fuera del importantísimo partido ante Cristal.
Apreciaciones finales

Me voy a quedar con lo que hizo Alianza después de la expulsión de Cueva. Mucho se ha dicho sobre las grandes diferencias entre la forma de jugar actual de Alianza y lo que hizo el equipo desde el Torneo del Inca hasta el Apertura. La mayoría está de acuerdo en que el gran responsable de este cambio fue Christian Cueva, quien en poco tiempo se hizo "el diferente" del equipo, poniendo a jugar a todos al ras del piso, y haciéndonos olvidar del generalmente odiado pelotazo. Quedaba, debido a esto, el temor de que sin Cueva se regrese a la fórmula anterior, perdiendo el brillo ganado. Anoche Alianza demostró que, con o sin Cueva, "ha aprendido" a tocar y jugar de la misma manera. Si bien es cierto que con su asuencia se pierde creatividad, desequilibrio y profundidad, queda la sensación de que entre Cedrón, Landauri y Costa puede haber también esa magia que recuperamos en el tramo final del año y que será sin dudas nuestra mejor arma ofensiva ante un equipo que también ataca bien como Cristal. El retorno de Atoche, Araujo, Míguez y Guevgeozián también es un punto a tomar en cuenta de cara a ese partido. Por otro lado, será una gran oportunidad para descartar algún síntoma de "Cuevadependencia". Me deja tranquilo que hoy no dejamos de intentar jugar por debajo a pesar de que antes de la llegada de Cueva casi nadie lo hacía. Creo que Alianza al fin se ha creído capaz de jugar de esa forma y así dejar el pelotazo como última alternativa.

Y el mejor del partido fue...

El placer de equivocarse: Costa es hoy en día uno de los pilares del equipo.
Como tantas veces hemos dicho por estos lares, dos goles hacen figura a cualquiera, y aunque muy cerca quedó Landauri, Gabriel Costa se llevó anoche todas las palmas. Su habilidad y capacidad de definición reformaron un partido que empezaba a desbibujarse. Se puso, junto con Landauri, el equipo al hombro, y a pesar de las críticas que siempre lo han acompañado, fue el único que se tomó las cosas con calma "cuando las papas quemaban". Si algo positivo nace tras la expulsión de Cueva, es que Costa llega en su mejor momento del año, y puede que gracias a él no extrañemos tanto a 'aladino' en el trascendental choque ante Sporting Cristal.

Próxima cita

Ante la negativa de Unión Comercio para jugar el partido en la fecha regular, Alianza tendrá que esperar hasta el jueves 20 para enfrentar a Cristal en un partido con sabor a final. Ambos equipos llegan afinados en la cima de la tabla, Cristal con un peso ofensivo superior, quizás, y Alianza con una solidez generalizada en todas sus líneas. Será un partido difícil que tendremos que sacar adelante para afrontar con relativa holgura el resto del torneo.

¡ARRIBA ALIANZA!

Por: Alejandro de Cotabambas
Fotos: Epensa y Club Alianza Lima

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.