Blanquimorados al acecho

Alianza Lima 2 - San Simón 0

Noche de jueves en Matute, los elementos de siempre: la alegría, el olor a anticucho, la fe, el aliento, la intimidad. «Alianza es una familia», dijo Forsyth a un reportero tras el pitazo final, quizás no haya definición más precisa. Ayer todos, jugadores e hinchas, fueron hermanos en el coloso de La Victoria. Se estrenaba nueva camiseta, aunque no es tan nuevo que en octubre cambien los colores; se venía una gran oportunidad para meternos de lleno en la lucha por obtener el Clausura y con ello acercarnos a la posibilidad de pelear por la corona 24. Alianza Lima se sobrepuso ayer ante un San Simón prácticamente condenado al descenso, y que por eso suele hacerse un rival peligroso. Y así los vimos:

Así formó la 'blanquimorada'.
Primer tiempo

Alianza salió a la cancha con Forsyth en el arco, Araujo e Ibáñez en la zaga, Guizasola y Trujillo como laterales, Atoche y Míguez en la primera línea de volantes, Costa, Landauri y Cueva en la elaboración, y Guevgeozián como único referente de área. Una formación, digamos, archi-conocida, y de indudable titularidad para Guillermo Sanguinetti. Los victorianos trataron desde un inicio de tomar protagonismo, aunque de manera tibia, como sabiéndose superiores al rival y esperando que los goles caigan por propio peso. San Simón hacía lo suyo, tratraba de agruparse bien atrás y jugar a la contra, aunque sus armas ofensivas eran livianas y por ello bien controladas por la defensa. Con este trámite fueron pocas las oportunidades generadas por Alianza, que sólo tenía claro dominio territorial. Atoche y Míguez se hicieron fuertes en la recuperación, mientras que Cueva, en base a habilidad, se juntaba constantemente con Landauri para tratar de generar jugadas de peligro. La fórmula es la de todo el año, la más efectiva, centros buscando al 'armenio', pero el haber aumentado los toques en la media cancha hace menos predecible este sistema; y si hablamos de cosas impredecibles, siempre será sorpresivo que un volante defensivo se sume al ataque con criterio, rompiendo las líneas con potencia o lanzando un buen centro, y este fue el caso de Josimar Atoche, flamante convocado a la selección mayor, quien se dio maña para, desde el sector izquierdo del área rival, sacar un centro perfecto al segundo palo para que Mauro Guevgeozián, de cabeza una vez más, selle su reconciliación con las redes. Gran gol de Alianza y se rompía la barricada moqueguana. Esto al minuto 33.

Se escuchó hasta Armenia: Mauro Guevgeozián abrió el camino anoche en Matute.
Luego del gol, y lejos de reaccionar ofensivamente, San Simón siguió refugiado en su campo, mientras Alianza trataba de hacer el segundo con cierto recaudo (esto es típico en Sanguinetti, hacer un gol y luego tomar más precauciones; esto explica por qué Alianza casi no ha goleado en el año, y quizás sea uno de los aspectos más mezquinos del estilo del DT). No lo pudo conseguir. De esta forma terminaría el primer período.

Segundo tiempo

El complemento se inició con un San Simón más atrevido y decidido a encontrar la igualdad. Alianza se dedicó entonces a romper todos sus ataques con la eficacia de sus marcadores y defensores. Los moqueguanos, sin embargo (y a esto hay que tomarle atención), hicieron daño con la pelota parada, en lo que los blanquimorados sufrieron más de la cuenta. Alianza se iba al ataque por las bandas, donde la figura de Gabriel Costa creció y tomó cierto protagonismo. Justamente un ataque por la banda derecha, tras una buena descarga de taco del 'cotorra' Míguez, pasó por los pies de Cueva que centró de una directo a Guevgeozián; el 'armenio' metió el cabezazo, que fue atajado a medias por el portero rival, metiéndose inevitablemente en su arco. Era el segundo de la noche y el partido estaba prácticamente liquidado. Esto a los 20' de la segunda parte. 

Por partida doble: El 'armenio' marcó un nuevo doblete para Alianza.
Luego del segundo tanto, San Simón se animó aún más a salir al ataque, ya con algo de desesperación. Ingresó Silva en el cuadro sureño, un delantero interesante que generó mucho peligro en valla íntima, al punto de anotar un gol que fue correctamente (y felizmente para nosotros) anulado por los jueces. Alianza tuvo algunas incursiones peligrosas que fueron bien barajadas por el portero Nicosia. Ingresó Wilmer Aguirre, quien cumplió su partido 300 con los colores íntimos, y estuvo a punto de festejarlo con gol. Cedrón también tuvo su oportunidad y no desentonó, mientras que Albarracín volvió también a alternar. El marcador no se movería, Alianza obtenía así una nueva victoria, importantísima victoria en vista de los resultados que se habían dado. Y lo festeja el pueblo.

Tiene el pase: Josimar Atoche reafirma fecha a fecha su importancia en el equipo.
Apreciaciones finales

Melgar había perdido en su visita a Cajamarca, la 'U' hizo lo propio en Moyobamba, resultados que jugaron a favor de Alianza en pos de meterse definitivamente en la lucha por el Torneo Clausura. Sólo faltaba que Alianza juegue para Alianza, y no había otra posibilidad que el triunfo. La victoria ante San Simón fue clara y contundente. Alianza luce sólido en todas sus líneas, sus jugadores del medio han ganado muchísima confianza, empezando por Josimar Atoche y siguiendo con el cada vez menos discutido Gabriel Costa. Con un medio campo convincente es natural que los laterales se animen a salir, y así se explica la mejoría de Trujillo y Guizasola, quienes hasta hace aproximadamente un mes eran de los más resistidos por la hinchada (contó en esto sus pésimas actuaciones por la Sudamericana, valga acotar). Importante lo de Cueva, el toque distinto, de habilidad, de talento, lo tiene él, sin dudas. Y Landauri, a quien no le faltan estas virtudes, se siente mejor acompañado, mejor entendido gracias a 'aladino'. Guevgeozián se reconcilió con el gol y por dos. Importantísimo re-destape del 'armenio', quien debe mantener la misma calma y paciencia que demostró anoche para los siguientes partidos. Un goleador debe saber ante todo esperar sus oportunidades. Alianza Lima ya tiene chapa de candidato. Con un fútbol que amalgama la solidez defensiva que hacía poco dábamos por perdida, y la cuota de elaboración del medio, lo cual hace al equipo prescindir del «pelotazo», podemos hablar de que Alianza es hoy en día uno de los mejores equipos del campeonato, y que está para pelearlo.

Y el mejor del partido fue...


Dos goles en un partido (y más si sirven para ganarlo) hacen figura a cualquiera. Esta vez Mauro Guevgeozián se llevó las palmas de Matute. El 'armenio' venció su ansiedad y derrumbó su poca contundencia de los últimos meses. Esperemos que esta gran actuación lo motive y vuelva a ser el goleador que tanto extrañamos.

Próxima cita

Alianza Lima tendrá que reafirmar su condición de candidato ante el siempre difícil cuadro de la Universidad César Vallejo, en Trujillo. Los norteños disputan hoy Copa Sudamericana y eso podría jugar a favor de los intereses grones. No hay mejor momento para ganar en la ciudad de la primavera. El choque se disputará el sábado 11 de octubre a las 8:00 pm en el estadio Mansiche, estadio que, como siempre, se pintará entero de nuestros colores, ¡ARRIBA ALIANZA!

Fotos: Club Alianza Lima

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.