Un 'feliz cumpleaños' a nuestro estilo (sin pica pica)

Estas son las mañanitas...

Ellos hablan de nosotros todo el año. Hoy, por ser un día especial, nos dedicaremos a ellos un rato. Ojalá no se la crean no más.

Se cumplen en estos días -no sabemos el día exacto de su fundación, y creo que ellos tampoco- nueve décadas desde que inició la variopinta historia del club Universitario de Deportes. Un transcurso bastante sinuoso y con un poco de todo es el que nos presenta el eterno antagonista desde 1924 hasta nuestros tiempos. Pasemos, pues, a repasar los aspectos más saltantes de este parchado personaje que, nos guste o no, es la 'U' en el fútbol nacional. Esta es, desde luego, la historia que jamás te contará tu viejo si es hincha crema, ni tu amigo 'rompetecla', ni mucho menos aquel que gusta de ir a norte -si va al estadio con asiduidad, lo que lo convertiría en un hincha crema atípico-, así que presta atención, entérate si no estás enterado, y ríete un poco con nosotros cuando haya que hacerlo (y serán varios pasajes cómicos, lo aseguramos).

Un verdadero clásico.
¿Fundación o aparición?

Iniciamos este recorrido por la historia de la 'U' presentándola como una institución señorial que buscaba, a lo mejor, cierta representatividad de la clase media-alta-progresista en algo tan popular como el deporte en general. Esta institución no se llamaba, como la conocemos ahora, Universitario de Deportes, sino Federación Universitaria (FU), que era una especie de entidad que representaba a todas las universidades del Perú. Como sabrán, en aquellos tiempos las universidades no eran lo que son hoy. En las primeras décadas del siglo XX estaban reservadas sólo para personas cuyas familias eran de apellido honorable y, por supuesto, de condiciones económicas por encima del promedio. Y así como hubo estudiantes de leyes, humanidades y ciencias, también hubo deportistas -en realidad, atletas- que desarrollaban sus carreras en estos lares. En este contexto nace la FU como club deportivo destinado a abarcar varios deportes, incluyendo, claro está, a uno que cada vez ganaba más popularidad: el fútbol. 

A propósito del tema... del blog de Jaime Pulgar Vidal.
Es así que en 1924 la FU empieza a armar equipos de fútbol con los que realiza competiciones internas. Pero no es sino hasta 1928 que el primer equipo es invitado por la Federación Peruana de Fútbol (FPF) a participar en el campeonato de primera división del fútbol peruano. Y resaltamos la palabra "invitado" pues esto va a marcar mucho el "camino fácil" por el que siempre ha surcado este club -como probaremos con diversos sucesos relacionados que narraremos en este artículo-. No tuvo que ir escalando divisiones como cualquier otra institución respetable -incluyendo, por supuesto, a Alianza Lima-, no señor. A la FU la invitaron directamente a participar en la primera división, por lo que habría sido normal que muchos aficionados de aquella época no hayan sabido explicarse de dónde salió este equipo que, a diferencia de otros, no tenía detrás una historia ascendente conocida sino simplemente una espontánea, sorpresiva y casi fantasmal APARICIÓN.

Los primeros marketeros deportivos del país

Habíamos esbozado la idea de que la FU apareció con la consigna de generar representatividad en un sector económico clasemediero 'progre', usando como plataforma al fútbol, un deporte con exponencial crecimiento de aficionados. Pues bien, eso sólo podía ser posible si se "colgaba" -es decir, si se vendía a sí misma como una "nueva alternativa" o "propuesta" contra algo ya consagrado o posicionado, ¿les suena a marketing?, bien, porque eso es justamente lo que queremos decir- de un club con, digamos, mucho más arraigo y representatividad, en otras palabras, un club con una identidad fuerte y definida. Si bien los marketeros -dirigentes ellos, lo más probable- de la FU pudieron hacerlo con el Atlético Chalaco, este tenía la mayor parte de su representatividad en el primer puerto, de modo que no les habría bastado -porque eso sí, hay que reconocer el alto grado de sus pretensiones, lo que hoy, lamentablemente para ellos, se puede definir como simple soberbia o alucinantes delirios de grandeza-. Una probable rivalidad con el Lawn Tennis de la Exposición hubiese significado sólo un duelo de 'pituquitos' sin mayor importancia para el resto de la afición. Y ni hablar de los demás clubes, la mayoría de ellos emergentes en cuanto a popularidad. Alianza Lima era, de hecho, el rival a vencer. No sólo gozaba de una bien ganada hegemonía popular, la cual incluso traspasaba las fronteras de la capital, sino que además era el equipo que mejor fútbol practicaba en todas las canchas, brindando mucho espectáculo y atrayendo cada vez más y más seguidores. Sus jugadores eran obreros y empleados de diversos oficios, lo cual facilitaba la plena identificación con las clases populares. Alianza tenía carisma en el pueblo y calidad futbolística, ¡qué mejor rival que este!, habrían pensado los marketeros de la FU en ese entonces que, de hecho, no tenían idea de que se estaban adelantando a su época con esas técnicas de marketing. Misteriosamente la prensa empezó a condimentar este "choque de identidades" con titulares alusivos antes del primer clásico de la historia, que en realidad no sería tanto así, porque la FU estaba justamente en búsqueda de identidad ante un Alianza ya completamente forjado en ese aspecto. Este primer enfrentamiento entre Alianza y la FU demarcaría mucho de lo que sería la historia de los estudiantiles; no tanto la de Alianza, claro está.

Cuando el Marketing da resultados...
Primer clásico: victoria y objetivo cumplido

Hubiese sido un sueño para los estudiantes blanquitos de las universidades el ganarle a los negros quimbosos de la calle, y el sueño se les hizo realidad. En 1928, en el primer clásico de la historia Alianza llegó sobrado, valgan verdades, pensando que se daría un banquete con la FU. Pero no fue así. Los cremas, que insisto, a diferencia de los 'grones' eran atletas disciplinados, se la pusieron difícil, a tal punto de lograr ganar el partido por 1 a 0 y de esa forma empezar, por fin, a sonar en todo el país. Más aún porque el partido fue algo friccionado y porque el final se empañó debido al factor que caracterizaría en adelante a la hinchada universitaria: el racismo. Los simpatizantes de la FU insultaron a los jugadores aliancistas, estos reaccionaron, lo cual es entendible -no justificable- desde todo punto de vista, y empezó la bronca. Los aficionados cremas, nuevamente, dando esas primeras señas de lo que vemos ahora, atacaron y se defendieron usando sus bastones como armas, mientras que los jugadores blanquiazules, molestos por la derrota -naturalmente- y por los insultos racistas, fueron con todo para "solucionar" el problema a puño limpio. La policía tuvo que intervenir mientras que afuera del estadio muchos hinchas aliancistas esperaban la salida de los rivales, quienes al final se fueron por otra puerta directo al centro de Lima a protestar por lo que ellos consideraban "falta de seguridad" en los estadios -¿los hinchas de Alianza debieron protestar por el racismo en los estadios?-. Así nació esta rivalidad, forzada, un poco confabulada, pero rivalidad al fin. 

(¿Por Alianza?) Hay una separación en la FU, nace la 'U' y llega 'Lolo'

Si bien la FU ganó el primer clásico, lo que les ha de generar muchísimo orgullo, luego de este partido los universitarios "no la vieron" ante Alianza durante varios años, perdiendo mucho, empatando regular y ganando muy poco. Ese mismo año del primer clásico, llamado también el "clásico de los bastonazos" por las broncas narradas anteriormente, la FU logró llegar a la gran final ante Alianza, que se consagró campeón 'bautizando' a los 'merengues' en estas instancias. En 1929 los cremas obtienen su primer título, ¡ajá!, ¿pudieron con Alianza?, no: Alianza Lima no jugó aquel torneo por suspensión de la FPF debido a que la institución blanquiazul se negó a ceder jugadores a la selección nacional, alegando motivos económicos, lo que conllevó al surgimiento de los 'íntimos de La Victoria', quienes jugaron todo ese año de manera extraoficial, dicen, llenando más estadios que los propios equipos del torneo -pero esa ya es la historia neta de Alianza, hoy toca enfocarnos en el 'compadre'-. En 1930 Alianza volvió a los torneos oficiales y lo hizo como protagonista del torneo junto con el Atlético Chalaco y la FU, siendo el equipo del puerto el que al final dio la vuelta olímpica. Aquí es donde, según la teoría del historiador crema Jaime Pulgar Vidal, surgió un choque de intereses entre los dirigentes universitarios el cual se atribuiría nada menos que a la innegable paternidad de Alianza Lima sobre los cremas partido a partido. Este conflicto se resume en dos ideas claras y contrapuestas: seguir recurriendo a deportistas calificados de las universidades para conformar los equipos de primera división y reservas o empezar a reclutar jugadores de las calles, como hacían Alianza Lima y el propio Chalaco -con evidente éxito-. Esto generó una división que terminaría formando un nuevo ente institucional, un desprendimiento de la Federación Universitaria cuyo nombre sería Club Universitario de Deportes.

La FU sigue funcionando hasta hoy con el nombre de Federación Deportiva Universitaria del Perú.
Esto es, en realidad, muy interesante. La FU, ente independiente, todavía sigue existiendo, mientras que la 'U' se formó recién en 1930. Esto quiere decir que, si bien una se desprende de la otra, son dos instituciones distintas -y, de hecho, con ideologías distintas-, por lo que sostenemos de forma personal que el verdadero surgimiento de la 'U' se dio en ese instante de la división, y no precisamente en 1924, cuando no se fundó la 'U', sino la FU. Esto, por supuesto, sería aceptado por todos los hinchas cremas en la actualidad si no implicara algo que para ellos sería muy delicado: la reducción de un campeonato, el de 1929, por lo que su actual palmarés ya no sería de 25 títulos, sino de 24 -además hoy no celebrarían 90 años-. Idea que, claro está, no les agradaría en absoluto -aquí debemos marcar diferencias con lo sucedido con Sport Alianza y su conversión a Alianza Lima, pues esto se trató de un simple cambio de nombre, mas no de un desprendimiento institucional-. Ya con este nuevo formato de reclusión de jugadores -de la calle-, Universitario le daría cabida a talentos futbolísticos de Lima y provincias. Gracias a esto llegó al club el gran delantero Teodoro 'Lolo' Fernández, que a la postre se convertiría en uno de los máximos goleadores del fútbol peruano, y en el gran ídolo crema. Todo esto, entre otras cosas, ¿gracias a la supremacia aliancista y, en cierta medida, del Chalaco?, saquen sus conclusiones.

La paternidad continúa, los Walk Over, 'Lolo' empieza a brillar y empiezan los títulos

Universitario no sabrá lo que es una copa hasta 1934, cuando obtiene una suerte de premio consuelo al ganar el título de Primeros Equipos bajo un formato donde el título principal era el de Primera División -o Campeón de Clubes-, el cual fue obtenido por Alianza Lima de manera consecutiva desde 1931 -año del debut de 'Lolo' y del primer Walk Over crema ante Alianza, lo que le valió a los estudiantiles el apelativo de "gallina"- consagrándose así tetracampeón. Sin embargo, a pesar de estas derrotas que de seguro les habrían generado más de un malestar, se había logrado ser un club considerado grande. La 'U' ya peleaba títulos ante Alianza, y aunque había salido trisubcampeón ante el clásico rival -1932, 1933 y 1934-, 'Lolo' solía ser el goleador de cada torneo. En 1935, aunque ambos equipos cumplieron una campaña mediocre, Universitario volvió a registrar un Walk Over ante Alianza Lima, argumentando esta vez que el club debía cumplir en esa fecha con actividades eclesiásticas (?). El equipo 'merengue' saborearía la gloria recién en 1939, vale decir, diez años después de su primera vuelta olímpica -un año antes, Alianza Lima se había ido a segunda división tras una pésima campaña, y volvería en 1940-. Luego llegaron los títulos cremas de 1941, 1945 y 1946, logrando aquí su primer bicampeonato de su historia, 27 años después de haberlo logrado Alianza Lima. Entonces llegaría su primera gran crisis deportiva pero, las rodilleras volvieron al ruedo...

Recorte periodístico revelador. La prensa habría influido para que se anulara el descenso en 1947.
1947: La FPF salva a la 'U'

Al año siguiente del bicampeonato, Universitario cumplió su peor campaña de la historia y quedó ÚLTIMO en el torneo nacional, alcanzando una magra marca que ninguno de los otros clubes llamados "grandes del fútbol peruano" ha cumplido, pues ni Alianza Lima ni Sporting Cristal -ni cuando era Sporting Tabaco- habían tenido campañas tan malas como para acabar en el último lugar de la tabla final. Bueno, la 'U' lo hizo, y fue justamente el Tabaco el equipo que quedó penúltimo. Las bases de aquel año indicaban que sólo podía descender un equipo. Como la 'U' y el ST empataron en puntos diferenciándose sólo por goles, debieron jugar un partido extra para definir al que iría a la segunda división

Este partido aún lo seguimos esperando... 

Luego de diversas publicaciones de la prensa donde se trataba de presionar mediáticamente para que Universitario no descienda, y movidas dirigenciales algo turbias, la FPF, a través de la Asociación no Amateur (ANA) encargada de la organización de los campeonatos, decretó ese año ANULAR EL DESCENSO, haciendo efectivo -¡qué oportuno!- un viejo proyecto de cancelación de la baja, permitiendo que Universitario y Sporting Tabaco continúen en la máxima división. Algunas preguntas. ¿Qué habría pasado si la 'U' descendía?, hay quienes sostienen que hubiese significado el final del club como institución, pues una marca ideológica vital habría tocado fondo, generando probabilidades de cambios sustanciales de identidad que habrían terminado muy mal. Tampoco podemos asegurar que la 'U' iría a descender, pues debía jugar un partido y bien pudo ser el Tabaco el que baje -en ese caso habría que preguntarnos cuánto hubiese influido esto en el posterior nacimiento del Sporting Cristal-. Lo cierto es que la decisión de la FPF en 1947 es una de las más polémicas de la historia del fútbol peruano, y una marca imborrable que ambos clubes deberán llevar consigo por el resto de su existencia.

Con la 'U' a salvo, llegaron más títulos

En 1949, año donde se comieron la goleada más dolorosa de su historia ante Alianza Lima -el 9 a 1-, Universitario volvió a gritar "campeón". En 1955 volvió a perder una final nacional con Alianza Lima. En 1959, así es, tras diez años de sequía, el club crema volvió a dar la vuelta olímpica. La siguiente llegó en 1964 y el nuevo bicampeonato de 1966 y 1967. Luego, en 1969 volvieron a celebrar. Lo mismo en 1971 y 1974. A partir de aquí tendrían que esperar hasta 1982 para volver a ser campeones nacionales. 

La gran hazaña: un subcampeonato continental

Párrafo aparte para esto. Luego de varias campañas mediocres, en 1972 Universitario jugó la final más importante de su historia, partido que perdió ante Independiente de Avellaneda en el marco de la gran final de la Copa Libertadores de ese año. Esta es, de lejos, la llamada "máxima hazaña" del club crema. Así es, su máxima hazaña es haber quedado segundos en una Copa Libertadores. Aquí debemos indicar que el formato de la Libertadores en aquellos tiempos dista mucho del que se usa ahora. De hecho, el de ahora, que se usa a partir de los años 90's -y por ello el que rigió al Sporting Cristal subcampeón de 1997-, es mucho más competitivo. Pero no quitemos méritos a lo logrado por la 'U' -o deberíamos decir "casi logrado"-, más aún considerando que aquella final la jugó con varios jugadores suplentes que de seguro muchos hinchas cremas no conocen a profundidad -les dejamos de tarea averiguar de quiénes se trata-. Eso sí, por haber participado tantas veces en este torneo, Universitario es el equipo peruano que más puntos acumula en la -inútil- tabla de histórica de puntos de la Libertadores, una razón que usan a menudo sus hinchas para sentirse grandes y superiores. Pero si revisamos todas sus campañas, a excepción de la del '72 y un par más donde no hicieron el ridículo, veremos que no son más que el equipo menos malo del Perú en participaciones en Libertadores. Lo dejamos ahí -para que se entretengan con el link-.

Más títulos, y la era 'gordo' González

La 'U' siguió acumulando estrellas y empezaba a consolidarse como el equipo más exitoso de la era descentralizada. Siguieron los títulos de 1985 y 1987, venciendo a un Alianza Lima azotado por la tragedia por primera vez en una gran final por el título nacional y además, finalmente, empatando en la cantidad de títulos de primera -es decir, seis décadas tuvieron que esperar para decir que son los más campeones junto a los victorianos; confieso que me da curiosidad saber de qué hubiesen alardeado antes de ello los hinchas cremas, considerando que ahora sólo repiten cual disco rayado que son de la 'U' por ser "el más campeón", bueno, ya vemos que no siempre lo fue. Es más, Alianza lo ha sido más tiempo-. Luego los de 1992 y 1993. En 1995 llegó a Universitario el presidente que, quizás, mejor se acomode con el perfil tradicional del hincha crema. Hablamos de Alfredo el 'gordo' González. González no sólo armó un equipo caro y competitivo para el medio que logró obtener su primer y hasta ahora único tricampeonato (1998, 1999, venciendo a Alianza Lima en una nueva final y "dando la vuelta" en Matute -las comillas atienden a lo conocido por todos: si bien la 'U' logró salir campeón en el estadio Alejandro Villanueva tras vencer 3 a 1 en el acumulado de los play off, no pudieron en la práctica dar la vuelta en este estadio, debido a que esto hubiera sido poco seguro para jugadores e hinchas, así que los cremas festejaron sólo en norte su merecido título-, y 2000), también "enriqueció" a la hinchada tribunera, contribuyendo a la "evolución" -favor de interpretar bien las comillas, gracias- de la Trinchera Norte, máxima barra organizada de la 'U' que si bien había sido fundada en 1988, no tenía una popularidad tan demarcada.

Neonazis en norte, ¿qué esperaban?
González, como es sabido, recorrió los distritos más populosos y alejados de la capital en búsqueda de hinchas que quieran sumarse a la Trinchera, regalando entradas y repartiendo volantes con intenciones pseudo ideológicas sobre el valor diferenciador de ser hincha crema versus el ser hincha de otros equipos: "si eres hincha crema, serás un triunfador, empezará a irte bien en todo, serás superior; si eres hincha de Alianza, serás un fracasado, por siempre un ser un inferior", básicamente. Este pensamiento calzó perfecto con la idea inicial relacionada con el racismo y clasismo que aún se conservaba desde la formación de la Federación Universitaria, generando una identidad radicalmente excluyente, y de fácil adaptación con pensamientos de la misma naturaleza, como el nazismo. Todo esto, sumado a la pobre formación y nulos valores de estos nuevos "reclutas" de la barra, muchos de ellos personas no adaptadas a la sociedad, hizo de la Trinchera Norte un nido de violencia y absurdas animadversiones, pero que cumplía con su función de dar espectáculo y aliento al equipo para las cámaras -volvemos al marketing-, vendiéndose a sí misma como la barra más grande y espectacular del país, y, gracias a eso, reclutando más simpatizantes. 

El presidente crema perfecto, Alfredo González.
Alfredo González es también responsable de la culminación del Estadio Monumental, un recinto colosal a la medida de la soberbia crema -no necesariamente de su grandeza- y que, como vemos semana a semana, no hace más que quedarle grande a su hinchada. Sin embargo este estadio, si bien en teoría es de Universitario, le pertenece en la praxis a la constructora Gremco, organización que fue estafada por González ya que no se cumplió el acuerdo de pago establecido durante su gestión, ni en gestiones posteriores. Universitario, hasta ahora, no ha podido pagar la totalidad del Estadio Monumental. Al parecer sólo el cariño de los socios de Gremco, los Levy, también socios e hinchas de la 'U', mantienen al equipo ligado al mencionado recinto.

1997: La 'U' vuelve a salvarse

En 1996 se registró el primer caso de soborno en la historia de la primera división del fútbol peruano, cuando Universitario, cuyo presidente era González y su jefe de equipo José Mallqui -¡qué tremenda dupla!-, a través de un emisario, intentó sobornar a tres jugadores del Atlético Torino de Talara para que se "echen" -es decir, se dejen vencer- en el partido correspondiente al torneo de ese entonces. Máximo Alfaro, uno de los jugadores implicados, denunció este hecho e inmediatamente el caso llegó a las altas esferas de la FPF. Como fue un escándalo mediático, estos dirigentes no tuvieron más opción que iniciar investigaciones, las cuales fueron supervisadas por la FIFA. Al año siguiente la FPF ordenó la suspensión de Mallqui de toda actividad relacionada con el deporte durante un período de cuatro años. La FIFA, por su parte, pidió una investigación exhaustiva y profunda sobre el manejo del club Universitario de Deportes, lo que hubiese puesto al descubierto todas las malandrinadas que se estaban haciendo en la institución y, muy probablemente -a juzgar por otros decretos a clubes de Europa, incluyendo a gigantes-, hubiese significado su suspensión indefinida y descenso automático. La FPF intercedió alegando que González iba a ser investigado y suspendido de actividades deportivas, lo cual se ejecutó, aunque varios años después. El tema fue archivado y no se volvió a tocar en la FIFA, mucho menos en la FPF. La 'U' volvió a nacer, una vez más.

Nuevo milenio, nueva sequía y nueva final victoriosa frente al 'compadre'

La 'U' tuvo que esperar nueve años para volver a salir campeón. Tras ver a su clásico rival dar la vuelta en 2001 -año del centenario aliancista-, 2003, 2004 y 2006 -año en el que, dicho sea de paso, perdieron la final del Clausura con Cienciano-, los estudiantiles volvieron a armar un buen equipo en 2009, de la mano de Juan Reynoso y su estilo ultradefensivo y eficaz. Universitario llegó a la gran final luego de una liguilla bastante tranquila en la que se situó -por las maravillosas ideas de nuestros dirigentes federales- con muchos puntos de ventaja sobre su máximo perseguidor, dedicándose solo a sostener su primer lugar. Mientras que en la otra liguilla Alianza Lima tuvo que disputar su pase a la final con un Aurich renovado -y adinerado- por su nueva administración societaria. La blanquiazul logró su objetivo de llegar adelante desde atrás, y fue a la final con la 'U'. El resultado: la tercera final que se pintó de crema, confirmando que en las últimas finales hay una innegable superioridad 'merengue'. 

2011: Otra vez salvados, y campeones de la Copa Movistar Libertadores Sub-20

Un nuevo renacer tuvo Universitario en 2011. A inicios de ese año, su entonces presidente, Julio Pacheco -el mismo que declaró que haría de la 'U' un club semejante al Barcelona de España (?)-, contrató a jugadores caros y con cierto retumbe internacional con la idea de hacer campañones tanto en el torneo local como en la Copa Sudamericana. Sin embargo, el bajo rendimiento del equipo sumado a problemas en el pago de estos futbolistas -repito, eran caros- hizo que más bien terminaran peleando el descenso. Si vemos la tabla final nos encontramos con Universitario en la decimoquinta ubicación, sólo un punto por encima de los que ese año partieron a la segunda. Pero aquí debemos puntalizar lo siguiente: Universitario tuvo entonces varios partidos anulados por falta de pagos e inconformidad en las planillas. Este tipo de anulaciones, es decir, partidos que no debieron jugarse, tienen un nombre particular: Walk Over. Según las bases de aquel campeonato, todo equipo que acumulara dos Walk Over DESCENDERÍA AUTOMÁTICAMENTE a segunda división. Sin embargo, a pesar de que la 'U' tuvo más de tres partidos anulados, las reglas, una vez más, se modificaron sobre la marcha y a su favor. Para más información sobre este caso les dejamos un video bastante didáctico, un informe realizado por el programa de investigación periodística 'Sin medias tintas'. En este video podemos apreciar a Julio Álvarez, entonces dirigente crema, reconociendo que hay una persona a la que los hinchas de la 'U' deben agradecer siempre por no permitir el descenso del club: Lucho de Souza Ferreyra, presidente de la Asociación Deportiva de Fútbol Profesional -y, por cierto, hincha y socio del club Alianza Lima, como coronando la ironía de la vida-.

A esto debemos adherir lo ocurrido con Walter Oyarce, un asesinato que pudo haber tenido consecuencias catastróficas para los de Ate y cuyas circunstancias todavían no han sido del todo resueltas -¿cuánto de este lamentable suceso fue responsabilidad del club?-, más allá de que los culpables directos ya hayan sido sentenciados.

Tabla final del Descentralizado 2011 (Wikipedia).
Pero no todo fue tan malo en ese año. A mitad del mismo, la versión sub-20 de la 'U' obtuvo el título de la ya extinta Copa Movistar Libertadores Sub-20, torneo organizado en Lima y que tuvo equipos invitados de varios países de la región. Alianza Lima también participó en ese campeonato siendo derrotado justamente por la 'U' en semifinales, vía penales. Los cremas chocaron con Boca en la final y vencieron también por penales, alzando así la copa. Se jugó otra edición en 2012, también en Lima, pero los 'compadres' poco pudieron hacer. Desde entonces ya no se volvió a organizar este torneo, dejando entrever que, aunque hubo mérito de parte de los campeones en sus dos ediciones, cómo no, el formato fue más que otra cosa un experimento comercial que no repitió el éxito de su primera edición.

Último título

En 2013 Universitario volvió a ganar una final y a obtener un título, su último galardón hasta hoy. El rival de turno fue Real Garcilaso que, tras imponerse 3 a 2 en la ida -en Cusco-, cayó 3 a 0 en la vuelta -Monumental Gremco-, pasándose a jugar un tercer partido -sí, otra idea genial de nuestros dirigentes, que en las finales ya no valga la diferencia de gol- en Huancayo, en el que la 'U' venció por penales y obtuvo su estrella 25.

Jugadores más importantes

La historia de Universitario ostenta un palmarés local muy nutrido, sobre todo en la 'era profesional' y es plausible que sea hoy en día el club más exitoso dentro del país. Pero no todo en la historia de un club puede reducirse al factor títulos, así que buscamos un poco más y nos encontramos con sus jugadores más importantes, entre ellos, valgan verdades, sólo algunos pocos han logrado tener cierto reconocimiento internacional, pero para fines de destacar en lo local sirvieron y mucho -sin contar la importancia de algunos en la selección nacional, por supuesto-:
  • Teodoro 'Lolo' Fernández, goleador de indudable calidad.
  • Nicolás Fuentes, gran puntero zurdo.
  • Héctor Chumpitaz, considerado el mejor back central de su generación.
  • Roberto Challe, un volante creativo con mucha técnica y atrevimiento.
  • José Luis Carranza, volante defensivo cuyo mayor mérito, además de su entrega, es haber jugado siempre por la 'U'. Nunca emigró ni cambió de club.
  • José Guillermo del Solar, uno de los pocos jugadores cremas que lograron emigrar y hacer una carrera relativamente exitosa en el exterior.
  • Roberto Martínez, tuvo grandes momentos como goleador y fue importante en la década de los 90's.
  • Leo Rojas, otro gran puntero, pero derecho. 
Podemos mencionar a otros como Germán Leguía y Jorge Amado Nunes, aunque este último haya sido extranjero. Juan Manuel Vargas es actualmente el único representate crema con relativo éxito en ligas del primer mundo. ¿Ampuero?, hmmm... Creo que paramos de contar.

En conclusión

La 'U' es un club respetable -como cualquier otro- cuya historia es una amalgama de los siguientes ingredientes: una aparición gratuita y calma -sin necesidades de escalar-, una formación de identidad casi totalmente dependiente de Alianza Lima -en teoría su máximo rival, pero en la práctica el espejo en el que se miran siempre de reojo-, logros justamente obtenidos, con equipos muy bien conformados, un inflamiento brutal de ciertos aspectos -exageración de hechos que en realidad no son tan importantes ni siquiera para nuestro mediocre fútbol, lo que conlleva irremediablemente a mentiras y estas a mitos-, ayudas dirigenciales notorias y escandalosas, jugadores que brillaron sólo aquí pero que no llegaron a cumplir con estándares internacionales -lo que explicaría también la razón por la que Universitario ha sabido mantener planteles, obteniendo por ello más títulos nacionales que cualquier otro club peruano, aunque sacrificando reconocimiento mundial, que se logra en gran medida con jugadores embajadores o representativos de los clubes en otras latitudes-, y acompañado de una hinchada de ideología distorsionada debido a los factores ya mencionados, parte de ella aún creyendo que ser hincha crema implica una añadidura de superioridad, creencia que no se desarrolla en otra cosa que no sea una falsa -y en muchos casos peligrosa- sobrestima.

Se vale la joda y los debates. Pero el aliento debe ir sin violencia, por siempre.
Y para finalizar:

Este ha sido un resumen de su historia a nuestro modo. No negaremos que hay uno que otro condimento propio del folklore del fútbol -al final nosotros también somos hinchas-. No obstante, respetamos a la 'U', muy al margen de muchos de sus "hinchas" cuya pseudo desbocada pasión, mal maquillada por un radicalismo bamba, y matizada con ciertas tonalidades discriminatorias, nos aleja de compartir con ellos ese mismo respeto. Pues nuestra visión como hinchas aliancistas es más de cohesión e identificación espontánea y natural, nada que ver con la más absurda auto-diferenciación ni otras animadversiones. Aún con ello, insisto, respetamos a la 'U'; casi siempre un gran rival en la cancha, y un club que es parte, guste o no, de la historia del fútbol peruano.

Felicidades, eso sí, a los amigos cremas que no necesitaron tanto del falso bombo para querer a su equipo, para los que no necesitan odiar para "amar", y que, mejor aún, se las ingenian para acompañarlo en buenas y malas. Para ellos, y para la 'U', feliz aniversario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.