Sin despertar

San Simón 1 - Alianza Lima 0

Acaso el peor partido de Alianza en lo que va de la era Sanguinetti. Los hinchas aliancistas siempre nos mostramos preocupados, algunos escépticos, sobre la mezquindad del planteamiento del DT uruguayo, pero no debatíamos la existencia del factor entrega, del corazón del equipo. Algo que, al lado de una dinámica táctica (sobre todo defensiva) nunca antes vista en La Victoria, nos dio la coronación en el ya pasado Torneo del Inca. Sin embargo, en el Apertura (muchos dirían "el torneo que vale"), Alianza parece haberse dormido sobre sus guirnaldas, y lo más preocupante: parece haber dejado el corazón en algún lado desconocido. Quizás una derrota como la de hoy pueda despertarnos del letargo, quizás, o tal vez sea parte de una desesperante pesadilla que apenas está empezando. La blanquiazul perdió hoy el invicto en Moquegua, y así lo vimos.

Quiso pero no pudo: Sanguinetti intentó despertar a su equipo; no pudo evitar la derrota.
Primer tiempo

Un trance del partido de verdad desesperante. Alianza no podía hilvanar ninguna (NI UNA SOLA) jugada de gol en el arco moqueguano. Los locales lo intentaron más pero sus propias limitaciones impedían claridad en sus ataques. Pero antes de seguir criticando (porque esta crónica será básicamente eso, una crítica), recordemos qué alineación mandó al campo Sanguinetti. Fue un "innovador" 3-5-2 que prometía una propuesta ofensiva: Forsyth; Aparicio, Ibáñez, Ramos (juvenil que sumó minutos a la bolsa) en la zaga central. Míguez, Albarracín y Cedrón en el medio. Trujillo y Costa por los lados. Montes y Guevgeozián en el ataque. La propuesta que en teoría era ofensiva se convirtió en nada cuando ninguno de los laterales se acentuó en la cancha. Trujillo de floja salida, se le nota falto de fútbol. Pero al no estar Landauri tenía que entrar él. Aunque ahora me pregunto si Guillermo Guizasola no pudo haber hecho un mejor papel. Por la derecha Costa volvió a ser igual de intrascendente que en el Torneo del Inca. No es su puesto, claro (no sé en realidad cuál es su puesto, pero acompañando a los delanteros le ha estado yendo bien últimamente). Mientras que al centro Albarracín y Míguez perdían cuanta pelota recuperaban. Cedrón... Bueno. Y a Montes no le podemos pedir más. Guevgeozián fue el que más intentó, pero nunca le llegó una clara. No digo nada de la defensa porque es lo único que, salvo el gol (que al ser de pelota parada fue a causa de una mala estrategia defensiva), estuvo regular. El primer período terminó con una chance de Costa en la única jugada medianamente elaborada de la parte victoriana. El uruguayo disparó a colocar al segundo palo, y el balón se fue apenas afuera. San Simón tuvo un remate de larga distancia que casi se le complica a Forsyth. Pitazo y al descanso.

Así lo celebra: Jean Franco Rodríguez fue el verdugo de la blanquiazul.
Segundo tiempo

Sanguinetti amaga un cambio en la actitud del equipo con la sustitución de Mauricio Montes por Bryan Canela (que también suma en la bolsa). En pocos minutos demostró ser al menos más insinuante en lo ofensivo. Alianza parecía entonarse. Hasta que de un corner, al minuto 53, llegó el gol moqueguano. Jean Rodríguez cabeceó solo, absoluta y alarmantemente solo, frente a Forsyth. Y la mandó adentro mientras el resto de aliancistas se miraban para ver de quién fue la culpa. Duro castigo para la blanquiazul, que ahora se encontraba más obligada que nunca a cambiarse el chip y salir con todo en busca del empate. Empate que jamás llegó. Entró Kahn por Albarracín. Entró para fallarse un gol cantado con el arco semivacío. Luego salió Cedrón e ingresó Gonzáles Vigil, quien casi no tuvo tiempo para hacer algo, a diferencia de Cedrón, quien tuvo tiempo de sobra para demostrar que tanto esfuerzo hecho por él a inicios de año no valió la pena (y perdonen, pero la conclusión cae por su propio peso, y espero que no tengamos que decir lo mismo de Guevgeozián luego de un tiempo). Por su parte, San Simón tuvo un par de chances más en los contragolpes, pero nuevamente sus propias limitaciones nos salvaron de una caída aún más dolorosa. Si acaso no es suficiente dolor perder con un equipo que empezó esta temporada con el objetivo de salvar la categoría. Volea de Guevgeozián directo al poste. Como para agarrarse la cara y decir "no va a entrar hoy". Pitazo final. Alianza pierde el invicto y se aleja de la cima del Apertura.

Con 'Guevo' no le alcanzó: El 'armenio' la luchó pero no pudo meterla esta vez.
Apreciaciones finales

Salvando algunas sangres individuales (Guevgeozián, Aparicio, Ibáñez y creo que nadie más), Alianza hoy estuvo frío, sin rebeldía. Dormido a ratos. Y dejando muchísimas dudas en el colectivo. Algo que no cuestionábamos desde hace mucho. Pero así es el fútbol: cambiante. Ante Juan Aurich jugamos así, quizás no tan mal hasta la expulsión de Landauri, pero el rival era otro, era el Aurich, varios millones más de presupuesto por si no se entiende la idea. Hoy San Simón nos ganó con un extertor aislado, y luego no fuimos capaces de revertir la situación, ni futbolísticamente ni con corazón. ¿Mal planteamiento de Sanguinetti?, no lo creo. El 'topo' puso en la cancha lo mejor que tenía, con una alineación que pretendía meter a un arco a su rival. Pero Sanguinetti no es que pierde pelotas en el medio campo, no es el no pone corazón para recuperarlas, ni para intentar algo diferente al ver que las cosas no salen del primer modo. En todo caso se le puede acusar de no saber despertar a su equipo (si lo está intentando, claro). Afortunadamente (y aquí venimos con las matemáticas), los punteros no sumaron de a tres en esta fecha, y son apenas 5 puntos los que nos separan de la cima (cinco puntos que pudieron ser dos, eso jode).

Como dato adicional, destacamos el repunte del equipo de reservas en este torneo Apertura, que marcha puntero tras haber vencido a San Simón 2 a 1 en el partido preliminar.

Próxima cita

Alianza tendrá que lavarse la cara este sábado ante la Universidad César Vallejo en el Alejandro Villanueva. Un Vallejo que viene bien luego de derrotar a León en Trujillo. Volverá Landauri al titularato, y probablemente Aguirre tendrá minutos. Pero sinceramente lo que más me interesa es que vuelva el corazón al equipo. Ahí estaremos.

¡ARRIBA ALIANZA!

Fotos: Líbero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.