Distracciones que cuestan


Universitario 2 - Alianza Lima 1

Fue la situación contraria. Si en la primera ronda Alianza Lima parecía sumergido en la más grave crisis institucional y económica de su historia y, a punta de corazón, logró un buen triunfo frente al clásico rival, esta vez fue todo lo contrario: cuando parece que estamos de a pocos resurgiendo como institución, que las cuentas se van ordenando paulatinamente, cuando se hacen intentos por ordenar al club como institución, esta vez el corazón no fue suficiente. Este clásico no nos fue favorable y caímos 2 a 1 en el Nacional, más que nada por distracciones en los goles del rival.

Después de mucho tiempo, se trataba un clásico con protagonistas jóvenes, teniendo ambos equipos un promedio de edad de 23 años, eso no fue impedimento para que ambas hinchadas acudan al Nacional a apoyar a sus equipos esta tarde de sábado, ambas presentes porque jugaba Alianza. Desde el inicio del partido ya se vislumbraba que la juventud no impedía que haya jugadas de pierna fuerte siendo el más perjudicado de estas el aliancista Yordi Reyna. Desde los primeros minutos del partido, el joven blanquiazul fue objeto de varias faltas por parte de los jugadores cremas. Siendo el hombre más peligroso de Alianza era obvio que se llevara la mayor parte de fouls; sin embargo, a los 20’ Yordy tuvo que ser sustituido por un tirón en la pierna derecha. Ignoramos si la continuidad de faltas de las que fue objeto Reyna fue parte de una estrategia premeditada por parte del rival pero quedó claro que nos dejó sin el principal referente de ataque que hemos tenido últimamente.

Hasta ese momento, Alianza había sido claro dominador de las acciones en el partido, lograba controlar el balón y presionar sobre las salidas de la U. La salida de Reyna significó que ya a lo largo del partido se generen muy pocas opciones claras para Alianza Lima, a pesar de que Vidales, su reemplazo, hizo un buen partido encarando por la banda derecha pero no logró encontrar a Charquero en el área bien parado. Pese a esta salida, Universitario no lograba tener mayor capacidad ofensiva y solo lograrían abrir el marcador a través de pelota parada: un tiro libre generado por Beltrán no lejos del área fue pateado fuerte y dirigido por Saco Vértiz y Salomón, a mi parecer no bien ubicado, no alcanzó a manotear. 1 a 0. Alianza tendría una más en el primer tiempo en los pies de Vidales en la que Cáceda sorprendió y la mandó al corner.

El segundo tiempo empezaría de la mejor manera. Si algo podíamos rescatar del partido con Sport Huancayo era el buen disparo de media distancia de Albarracín que significó el descuento en ese partido. Esta vez, el “Cachetón” aprovechó que la delantera no logró conectar un balón al arco y le pegó un zapatazo de 27 metros, cruzado,  que se fue abriendo hasta colarse en la esquina del arco rival. Golazo de golazos y merecido empate para la blanquiazul.

El partido se tornaría más peleado a partir de entonces, ya las faltas empezaban a darse por uno y otro lado y el partido se hacía cada vez más frontal pero con pelotazos al área que eran muchas veces repelidos por ambas defensas. En el caso de Alianza, llegábamos con pelotazos y con centros-laterales ejecutados muy bien por Rodrigo Cuba pero que nuestro punta, Charquero, no lograba resolver. El uruguayo estuvo una mala tarde no logrando conectar con los volantes. En un partido así de trabado solo una pelota parada podría desnivelar la balanza y lo consiguió la U en un tiro libre en el que, tontamente, nuestra defensa pierde la marca de Edison Flores quien cabecea solo una pelota que Libman solo llega a manotear. Era el 2 a 1 y el marcador ya no se movería. La última situación de gol que tuvimos fue un cabezazo de Charquero que fue bueno, fuerte pero sin dirección y fue fácilmente atrapado por Cáceda y a los pocos minutos terminaba el partido.

Como casi siempre últimamente, fue un partido trabado y cerrado (tomemos en cuenta que desde hace casi 5 años todos los clásicos no son ganados por más de un gol de diferencia, siendo el último la victoria grone de 3 a 1 en Chimbote en 2007). Yo opino que la expectativa por un clásico, cualquier clásico, siempre trasciende desde días anteriores. Quizá por ese motivo es que muchos hinchas grones no notamos la caída en calidad de juego que hemos venido sufriendo las últimas fechas; desde el 0-0 en Matute frente al Melgar y a la derrota por 3 a 1 en Huancayo. La baja en la producción futbolística que fue mostrando el equipo no fue analizada lo suficiente, probablemente por el aceptable nivel de juego de jóvenes como Reyna, Cuba y Vidales quienes, lejos de obtener recriminaciones por un mal resultado, se iban entre aplausos por mantener a flote a este equipo que, no hace mucho, hacía agua por todos lados. Hay veces en las que se tiene que poner tanto fútbol como corazón para ganar, esta vez no alcanzó.

A pesar de todo, se trata solo de un partido perdido, tenemos todas las posibilidades de levantar cabeza empezando desde la siguiente fecha este miércoles a las 17:45 en Matute, nuestra casa. No hay excusa para no alentar a la blanquiazul, nos vemos en el estadio, porque a pesar de todo te sigo amando, Alianza Lima.

Foto: deportes.terra.com.pe


1 comentario:

  1. Yo sé porque les fue bien el primer clásico, porque mientras la U jugaba con casi el mismo ekipo de este segundo clásico (Promedio 23 de edad), alianza jugaba con jugadores mayores y con experiencia que luego se fueron, y ahora que ya estuvimos iguales, la U fye superior.

    No engalen conque fue porque estaban mal fenancieramente e institucionalmente porque la U estaba igual y hasta peor en la primera rueda.

    ResponderEliminar

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.