Tan solo más de lo mismo

Alianza Lima 1 - Palmeiras FC 3

Es el minuto 72 del partido y en la espalda de los jugadores aliancistas seguramente no pesa el resultado, un tres a cero rotundo. A doce pasos del arco, en el punto de penalti, está Rinaldo Cruzado, quien toma su distancia, escucha el sonido del silbato, y rápidamente lanza el balón al centro de la portería.

Tuvieron que pasar 450 minutos, aproximadamente, para que Alianza pueda realizar su primera anotación, en esta edición de Copa Libertadores, un tanto que hace descargar ese grito reprimido de ¡goooool!, corto o largo, quizás con algunas groserías, antes o después, pero lo hace y genera diversos tipos de emociones, quizás la más cándida es la de esos niños que se confunden entre la alegría y el abrazo, mientras la que debe ser su madre, seguramente, ensalza el alborozo con otro apretón. Tierna imagen, ante un panorama tan complicado.
Descripción gráfica de alegría y amor puro
Y sí, es un solo gol, un gol que demuestra la actitud y aptitud de nuestros jugadores, la pasividad del entrenador y el interés y trabajo de nuestros dirigentes. Esos son los componentes de nuestra institución en este 2018. Ojalá que esto sirva para que muy por encima de jugadores, de amistades en la administración, de interés personales y de agradecimientos por hechos pasados, se coloque al ALIANZA LIMA.


Así alinearon: 
Las formaciones, gracias a Soccerway
Primer Tiempo:

La primera etapa empezó con un rival que sabía a lo que venía, pues, aunque muchos pensaban que porque ya estaba clasificado o que se presentaba con varios suplentes, los alivianaría, pues, se equivocaron. Un corner y un remate dentro de los primeros cinco minutos inquietaban el área íntima.

Por lo menos el primer cuarto de tiempo, Palmeiras propuso el juego en base a remates, de corta y larga distancia, que nacían después de jugadas colectivas provenientes desde las bandas derecha e izquierda, que hacían sudar a Campos. Durante este tiempo, por lo menos, cada 4 minutos se producía un tiro de esquina.  Era preocupante lo que se observaba.

El primer tanto llego a los 20', después de que la defensa aliancista no pudiera controlar pases en corto y, en un desconcierto de posiciones generado por Moisés Lima, acabara con el remate de Willian al palo izquierdo del guardameta blanquiazul. No había porque sorprenderse, Palmeiras traducía su control de juego en el primer gol.

Posterior a ello, Alianza intentó salir un poco más, pero ni esto fue significante, además, que cada vez que Palmerias retomaba el control del balón, accedía con mucha facilidad por los laterales, para variar, no fue una gran noche de Duclos ni de Garro. Fue por una de las bandas que llegaría el segundo gol, con complicidad de los centrales, por su pasividad,  Hyoran anotaría el segundo para el conjunto brasilero. Con este resultado y sin muchas novedades en el planteamiento de juego, acabó la primera etapa.
Un solo equipo en la cancha, no el más popular
Segundo tiempo:

El segundo tiempo fue más de lo mismo, una frase cliché, seguramente, pero que dibuja la realidad de Alianza en esta Copa Libertadores, pues, a diferencia del año pasado, no existe esa capacidad de reacción.  Con el pasar del tiempo, Bengoechea trató de refrescar el centro y la ofensiva,  permitiendo el ingreso de Lemos y Pósito. Al final no marcaron la diferencia.

A estas alturas y a pesar de los dos goles, Angelo Campos seguía teniendo una honrosa actuación. Esperemos que siga agarrando más confianza y experiencia. El “Verdao” tenía tan controlado el partido, que sus laterales tenían más tareas ofensivas que defensivas.

Entre llegadas por los laterales, corners y apariciones de Campos, llegaría el tercer gol del conjunto visitante, al minuto 67. Un tanto que gráfica el pobre nivel de la defensa de Alianza Lima, pues se ve la pasividad con la que marcan y el desgano cuando pierden al jugador rival. Para unos pueden ser malos, para otros “pechofrios”, pero tan cómodamente pueden ser las dos cosas.

Lo más rescatable de este partido se pudo ver en los últimos veinte minutos. Primero con la falta, dentro del área, que le cometieron a Alejandro Hohberg, a los 72, la que sería convertida en gol por Rinaldo Cruzado y, segundo con el posterior levante blanquiazul para ir al ataque. El partido se volvió de ida y vuelta, pero el resultado no se movió, 3 a 1, a favor del rival.

El jugador del partido fue… 
En las buenas y en las malas
Definitivamente, la hinchada, pero ellos, los que asistieron, pues a pesar de la triste campaña de nuestro equipo, los incondicionales están en las buenas y malas, no solo para criticar por redes, sino para joder y alentar en la cancha.

Apreciaciones finales:


Volveré a usar esta frase, Alianza es más de lo mismo, tanto en entrega como en nivel de juego y en todos sus componentes. Pues tenemos un entrenador que no acepta sus errores y los de su equipo, de forma directa, demostrando cierta pasividad que se puede confundir con tranquilidad y conformismo.

Hay jugadores que no debieron llegar, posiciones que se debieron cambiar y, otras, repotenciar, y ahora sólo hay un equipo sin actitud, sin aptitud. Ni qué decir del área dirigencial, Ratto y Zevallos, no pintan ni despistan.

La Copa Libertadores fue un fracaso, pero no debió ser así, pues hubo mucho tiempo para trabajar en la composición de un mejor equipo. Ahora queda el torneo local, según nuestro DT, aún se puede luchar por este campeonato, seguramente, pero habrá que aplicar cambios, buscar una idea concisa de juego, dejar los experimentos repentinos y traer mejores contrataciones, más adelante.

Próxima cita:


Y acabamos, oficialmente, nuestra participación en La Copa Libertadores, el próximo miércoles 16, a las 7:45. El equipo de Pablo Bengoechea se presentará frente a Boca Juniors en La Bombonera. Esperemos que el partido que viene no sea el de la estocada final, en términos de honor. Los que salgan deben entender que por Alianza hay que matarse jugando. Hasta entonces.

¡ARRIBA ALIANZA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.