¿Quién nos ha robado el mes de abril?

Universidad San Martín de Porres 1 – Alianza Lima 0

Terminando el mes pasado, me tocó hacer la crónica de la victoria de Alianza ante Ayacucho en Matute y mencioné que esperaba que, estando a puertas de un mes con una seguidilla de partidos complicados, fuera un punto de partida para una recuperación del equipo en la que se vea un mejor desempeño y, en consecuencia, resultados positivos, pero no ha sido así. El de hoy ha sido el último partido de ese abril que avizorábamos difícil y terminó siendo una pesadilla: dos victorias y seis derrotas en ocho partidos jugados este mes. El partido de hoy, ante una Universidad San Martín que no ganaba hace más de dos meses, fue la estocada para terminar un terrible torneo de verano.

Ascues esta vez fue de central, poco pudo hacer. Foto: Agencia Andina.

Así formaron los equipos
Fuente: Soccerway
Primer tiempo

El partido se tornó trabado desde el inicio. Los equipos empezaron midiéndose el uno al otro sin mostrar del todo el poderío ofensivo. Durante los primeros quince minutos, Alianza no tenía llegadas claras pero lograba conseguir faltas peligrosas cerca al área; las cuales, no obstante, no eran aprovechadas. Inmediatamente después llegaba una pelota aérea a la espalda de la defensa hacia Jesús Chávez. Este cubre la pelota y Duclós cae en la trampa, empujándolo con el brazo dentro del área. Carrillo estaba cerca y no duda en cobrar el penal. El encargado del cobro fue el marfileño Ake Loba quien define a media altura al otro lado de Campos. Un gol abajo a los 17 minutos y las cosas se ponían cuesta arriba.

El mejor de Alianza este año tuvo chances pero encontró bien parado a Duarte. Foto: Depor
A partir de ese momento, y luego de unos minutos de cierto estupor de los aliancistas en el campo de juego, San Martín se replegó hacia su propio arco buscando aprovechar la velocidad de sus atacantes para el contragolpe. Alianza aprovechó esta situación para poder adelantar sus líneas y buscar el empate. De esta forma, Alianza llegó al arco en varias ocasiones: un disparo de Velarde, un cabezazo de E. Ramírez y otro de Lemos, una combinación de Vílchez y Hohberg, y una carrera de Hohberg por derecha. En casi todas estas ocasiones, Alejandro Duarte logró rechazar el peligro de su área y logró que su equipo se fuera al descanso con ventaja.

Segundo tiempo

Las acciones se reanudaron con un Alianza que parecía querer continuar con el modo en que terminó el primer tiempo: Empujando, proponiendo, buscando el empate. A los pocos minutos, nuevamente se dio una chance para seguir haciendo figura a Duarte: una llegada de Hohberg hasta el borde del área, amaga y remata de zurda, siendo el disparo controlado por el portero santo en dos tiempos antes que Velarde logre tomar el rebote. Luego de esta acción, los grones se quedaron, repentinamente, sin ideas. Pasaban los minutos y no se generaban nuevas acciones que pudieran llevar al empate. En este punto, Bengoechea mueve el banco: saca a Lemos y a Erinson Ramírez, y mete a Quevedo y a Pósito. Con esto, Alianza suma poder ofensivo, pero pierde el tránsito desde el medio campo y no se generan nuevas ocasiones de gol.

Foto: Agencia Andina
Para dinamizar en algo el medio sector, Bengoechea mete a Costa en lugar de Cruzado. No obstante, no es un remedio para poder trasladar mejor la pelota, por lo que se recurre al pelotazo. Las únicas ocasiones que pudieron haber traído peligro fueron las pelotas paradas, tanto en forma de tiro libre como de córner, que tuvimos; pero de ninguna se pudo sacar provecho. Los minutos transcurrían y la desesperación se iba sintiendo en el ambiente, hasta que terminó por materializarse en la actitud de los jugadores a través de faltas fuertes y broncas que acarrearon la expulsión de Vílchez y Quevedo al cierre del partido. De esta forma terminaría la participación de Alianza Lima en el Torneo de Verano.

Apreciaciones finales

Ha sido un Torneo de Verano terrible para Alianza Lima así como un horroroso mes de abril: Exceptuando el clásico y el partido frente a Sport Rosario, Alianza Lima ha perdido la mayor parte de la seguidilla de partidos que ha tenido en este mes. Jugar Copa a la vez que torneo local ha sido demasiado para este equipo. Sin embargo, ya sabíamos que teníamos que jugar Copa desde agosto del año pasado. ¿Alguien hizo algo para poder remediar esta situación?
Así acabó para nosotros el primer torneo del año (que en esta ocasión sí brinda un boleto para disputar la fase de playoffs a final de año) y el resultado es totalmente justo: Alianza no jugó a nada. Muchos dirán que somos un club concursado y es cierto. Pero el año pasado también lo éramos (e incluso más endeudado) y se notaba el afán por competir y sacar adelante resultados adversos. Este año no hay eso y es lo principal que nota el hincha.

Próxima cita

La Copa Libertadores aún sigue y, pese a que es casi utópica la posibilidad de lograr un pase a la Sudamericana por obtención del tercer lugar, debemos salir a lavarnos la cara frente al continente. Alianza recibe a Palmeiras este jueves 3 de mayo en Matute a las 7:30 pm. Toca no abandonar al equipo en esta mala racha.

¡Arriba, Alianza!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.