A rezar el Rosario

Sport Rosario 3 - Alianza Lima 2 

Si las cosas salen bien, a fin de año podríamos celebrar la clasificación a la Copa Sudamericana. Esa es la máxima meta a la que podemos aspirar con esta actualidad. Alianza Lima tiene crisis institucional y deportiva, cada una perjudica a la otra y genera el malestar del hincha común, que ya entiende (al menos la mayoría lo hace) que nos va a seguir yendo mal si no se alzan voces homogéneas de protesta contra los responsables.

Hoy nuestro querido equipo repitió el patrón de los últimos partidos: no tuvo elaboración de juego y mostró falencias defensivas. Pero a esa suerte de indicador se le sumó otro detalle: si las cosas salen mal, me molesto, me peleo, me dejo expulsar y que se joda la institución deportiva más importante del país. Así siento que pasó, así sucedió.

Escribe: Lavalle del 34

Foto: Sport Rosario (Facebook)


Así alinearon:

Captura: Soccerway
Primer tiempo:


Los locales tomaron la iniciativa. Intentaron penetrar nuestra débil defensa y lo lograron. El punto más flaco fue Garro. Precisamente el segundo gol llega por su lado. Alianza Lima intentaba con sus limitaciones conocidas como la poca participación de sus laterales, la nula asociación de los volantes de primera línea con los extremos ofensivos y la entrecortada peligrosidad de Pósito.


Nuestras llegadas solo se basaron en tiros de esquina y centros al área; es decir, en líneas generales,  unos regalos con cintita para Libman. Por su lado, los ancashinos no perdían la paciencia, controlaban el juego y sabían que debido al ritmo del encuentro, el gol iba a llegar. Una mano de Cruzado se tradujo en penal para el rival, que lo convirtió sin problema, pues estaba confiado -quizá- que si no era gol, iba a tener más chances. Resultado justo.

Minuto después de la primera anotación, Rosario continuó atacando; el lado derecho de nuestra zaga era su favorito. Antes de que reaccionáramos Olascuaga pasó sin ningún problema (y prácticamente
sin impedimento) por el sector ya mencionado y marcó el segundo. ¿Partido liquidado? Casi. Los jugadores de Bengochea pudieron descontar antes del descanso, tras un rebote que sucedió producto de un tiro de esquina. Anotó Fuentes.

Nos fuimos al descanso con un solo gol abajo, era posible pensar en el empate con las piezas de la banca y era su obligación de los jugadores y entrenador salir a buscarlo.

Primer gol del encuentro. Foto: Sport Rosario (Facebook)

Segundo tiempo:


El partido lució parejo al inicio de la segunda mitad. Nuestros laterales empezaron a involucrarse más en la embestida, en busca de la remontada. Generamos algunas llegadas de peligro y éramos conscientes de que también las íbamos a recibir, pero uno bajó los brazos en vez de contribuir a la solución. Lemos se ganó una expulsión tonta y si con once era una tarea complicada, con diez era imposible.


El volante traído por Bengochea tuvo un rendimiento malo. Que a veces le salga bien una jugada o pase de fulbito no significa de ninguna forma que está listo para ponerse la camiseta más importante del país, mucho menos ser titular. Y ahora a su poca utilidad le suma frustración en pleno encuentro e imprudencia.  Lo más triste es que Hohberg acababa de entrar por Ferreyra (de mal partido) e ingresó decidido a encontrar la paridad, mas otro y otros no lo permitieron.

Con un jugador menos los espacios eran notorios. El tercer gol no demoró en llegar. Esta vez fue a través de un centro al área. Su atacante cabeceó y mojó, los dos defensores que debían en teoría evitar que anotara o incomodarlo prácticamente ni saltaron. Pensé lo peor, que nuevamente íbamos a recibir una goleada este año, pero con algo de amor propio luchamos por el descuento y se obtuvo.

En una jugada dudosa y polémica (hay que decirlo), el juez cobró penal para nosotros. Hohberg, que un minuto antes disparó al arco y casi marca, se encargó de volver a descontar. El tablero no cambió más. Perdimos 3 a 2 y no dejamos de acumular derrotas.

Apreciaciones finales


¿Debe irse Bengoechea de Alianza Lima? ¿Se le acabó el crédito? ¿Debemos esperar más partidos del Apertura para tomar una decisión cauta? Me rasco la cabeza y lo primero que pienso es que sí. Pero antes que él, hay otros responsables que no han sabido capitalizar el éxito de nuestra corona 24 del año pasado, para traer refuerzos de nivel, conseguir sponsors y motivar al hincha para que se acerque al estadio. En ese sentido, las cosas no cambiará del todo si él se va.


Peor torneo no se puede hacer, bueno, tal vez sí; podríamos jugar a ver si nos vamos a la baja, pero confío en que los herederos de Villanueva puedan al menos salir de este hoyo y luchar por los primeros lugares. Al final, no todos nuestros jugadores están con bajo rendimiento: Butrón (que ya regresa), Araujo, Ascues y Hohberg son nuestras cartas. Opino que podríamos rezar para que no se lesionen, podríamos rezar el rosario.

Próxima cita:

El domingo 27, a la 4 p. m., nos enfrentaremos ante Sport Boys en Matute. Ello vienen con altibaos también, debemos ganarles para intentar recuperarnos y poder volver a ir a los estadios con alegría. ¡Arriba Alianza toda la vida!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.