Un Millán de cosas que mejorar

UTC 1 - Alianza Lima 0

Sí, Alianza llegó a la bella Cajabamba, blasón del Perú, con un equipo alterno. Sí, porque el jueves tenemos Copa en un choque de descarte. Sí, claro, son los suplentes, en varios casos reservistas, no van a jugar igual que los titulares, ¿no? Sí, sí, y sí, podemos poner cientos de excusas, ensayar diversas explicaciones, y todo lo que valga para sentirnos mejor. Pero nada me quita de la cabeza que jugamos muy mal, sobre todo cuando jugamos así de mal. Porque, claro, podemos entender cuando un equipo rival es superior y obtiene una victoria irrefutable. Mas no cuando cuando nuestros jugadores, profesionales ellos, no pueden dar ni tres pases seguidos. Cuando no pueden ni parar un balón. Cuando erran un pase sin presión alguna. Eso sí que es inexplicable. O debería serlo, claro, porque lo primero que uno piensa es "¿tan malo es?", pero no es tan simple la cosa. Ya en el equipo titular vemos deficiencias suficientes a nivel de funcionamiento. Es clamor popular es "¡oportunidades para los que no juegan!", bien, ahora jugaron, y la situación sigue siendo igual o más preocupante. Alianza deja entonces la sensación de no tener argumentos para sostener un rendimiento regular con su plantel. Y si eso no nos preocupa, ¿qué más lo hará? 

Perdimos 1 a 0 ante UTC, y esta es mi versión de los hechos.

Escribe: Alejandro de Cotabambas

Cabeza bendita: El colombiano Donald Millán no ha tenido un torneo de verano tan bueno
en cuanto a goles,  pero hoy, con su cabezazo, fue determinante.
Así alinearon y formaron:

Primer tiempo

La neutralización en el medio campo fue la consigna de ambos cuadros. Sin preocuparse tanto por la generación de ataque, Alianza y UTC dedicaron sus esfuerzos a cortarse y quitarse la pelota frenéticamente; con faltas, generalmente. Antes de los primeros quince, la blanquiazul ya había sumado sus dos amonestados (Posito, primero, y luego Fuentes). Felizmente, el partido, si bien fue friccionado, no llegó a ser agresivo, por lo que Garay pudo manejar las tarjetas y evitar expulsados. UTC, por su parte, era apenas un poco más que el rival. Se acercaba debido a tontas faltas cometidas por nuestros laterales, quedando cerca del gol solo por la vía de la pelota parada. Campos se lució con una gran atajada al que tal vez sea el mejor ejecutor de tiros libres del fútbol peruano en la actualidad: Juan Pablo Vergara. Y Millán se perdió una clara ocasión luego de una viveza cajamarquina al cobrar una falta, ante la pasividad de Duclós y Gambetta. Por el lado de Alianza, apenas intentos de remates al borde del área. Vílchez, el más incisivo (y quizá lo mejor de Alianza dentro de sus limitaciones), y Quevedo más sacrificado en líneas defensivas que acudiendo al ataque. Un primer tiempo, digamos, aburrido, que acabó con cierta polémica debido a un supuesto "gol fantasma", tras tiro libre de Velarde. El ángulo de la cámara de TV no ayuda tanto, pero al parecer esa pelota entró y debió cobrarse el gol. Garay prefirió evitarse roches y pasó por alto la jugada ante los reclamos de los jugadores y DT aliancistas. Así, con un cero a cero justo, nos fuimos al descanso.

Decepción: Mario Velarde no hace honor al histórico dorsal que le entregaron en La Victoria.
Segundo tiempo

Alianza salió mejor, más decidido al menos, en la segunda mitad. Tanto Quevedo como Ramírez se echaron a jugar por los lados. Los centros para Posito no eran claros, pero el gol se veía mucho más probable con esa nueva actitud. UTC se sacudió rápido, enviando a sus hombres de ataque al frente para generar más jugadas o faltas. La cancha se abrió para ambos conjuntos, aunque la claridad seguía siendo la gran ausente, dibujándose un partido cerrado, típico de cero a cero. No obstante, la pelota parada ("siempre la pelotita parada") iba a jugar un papel protagónico. Apenas a los 11 minutos de reiniciadas las acciones, Donald Millán aprovecha un buen tiro de esquina ante la flojísima marca de Mario Velarde (sin dudas la decepción más grande de lo que va del año, al menos para quien escribe). Conecta un gran cabezazo que venció a Campos y decreta el primer y a la postre único tanto del encuentro. A partir del hecho, Alianza hizo lo que pudo para equiparar el marcador. Entraron Lemos (que sigue aumentando su deuda) y Sánchez, que casi ni la tocó. Luego Ferreyra (por un intrascendente Quevedo), con lo que Alianza mejoró un poco, generando hasta dos oportunidades claras sobre el final: una desperdiciada por Velarde, y otra, más clara aún, por Fuentes. Pudo acabar en empate y habría sido justo por lo que ambos equipos mostraron a nivel de juego: una presentación pobre. Pero en el fútbol, y esto Bengoechea lo sabe mejor que nadie, prima la eficacia, y UTC fue eficaz. Con su único tanto bastó para derrotar a Alianza Lima, que no tendrá tiempo para lamentos.

Apreciaciones finales

Poco más que decir sobre este horrendo partido en lo estético y, tal vez, apreciable en lo táctico. En un contexto donde ambos equipos luchaban por cuidar el cero, el que se atreviese un poco más podría marcar la diferencia. UTC lo hizo y lo acompañó la eficacia ante un descuido defensivo que resultó letal. Seguimos padeciendo los males conocidos: debilidad por los lados, poca explosión para pasar al ataque, y la carencia de un referente ofensivo que marque diferencias. Velarde y Lemos, los más señalados por los hinchas por ser dos de los "refuerzos" de este 2018, y que hasta ahora no justifican su llegada. Los complica más la expectativa: el primero, un jugador consolidado en equipos del interior, incluso alguna vez convocado a la selección, y el segundo por ser un pedido expreso de Bengoechea, que además resultó ser su suegro. Sin dudas, dos decepciones, cada una a su estilo y, en el caso de Lemos, una decepción que recae más sobre el DT uruguayo. Queda esperar que mejoren, como el año pasado sucedió con algunos jugadores que hicieron un mal primer torneo y luego se volvieron importantes, Aguiar y Cruzado los dos casos más conocidos. Queda esperar. Queda el ojalá.

Postal incompleta: En la hermosa Cajabamba, Alianza no pudo darle una alegría
a los hinchas que con tanta ilusión recibieron al equipo.
Próxima cita

Alianza continuará con su seguidilla de partidos: este jueves a las 19:30 volverá a jugar Copa, será ante Junior en Matute, en un partido de vida o muerte para los intereses de ambos clubes. Mientras que el domingo a las 16:00 recibirá, también en Matute, a un complicado Sport Rosario. Y en ambos choques, la hinchada dirá presente.

¡ARRIBA ALIANZA!

Fotos: Municipalidad Provincial de Cajabamba

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.