Alejandro... El hombre que anotó dos veces

Alianza Lima 2 - 0 Universitario

Tenía que llamarse ALEJANDRO. Robando para el título una frase del libro "Una vez y nunca más", podemos decir que ayer, día en el que falleció hace 74 años el genial Alejandro Villanueva, su homónimo tenía que estar a la altura de la envergadura de ese nombre y lo que significa en nuestra historia. Nuestro mejor jugador en el año (injustamente postergado al banco de suplentes) apareció para cambiar el ritmo del partido y anotar un doblete que nos viene perfecto en lo anímico para lo que viene. Ojo, que la actuación descollante de un jugador no tape el horror que fue el primer tiempo, en el cual el rival fue superior por amplio margen y mereció irse arriba en el marcador, pero así es el fútbol. Se vienen partidos más complicados y lo que más pido es que este triunfo no engañe al plantel, ya que seguimos dando espectáculos dantescos. A continuación, mis impresiones del triunfo que amplia la paternidad ante el ¿clásico? rival.

El grito de gol que hace retumbar a todo un país. Hohberg sale corriendo a celebrarlo con la hinchada
 Escribe: El Gran Perico

Así formaron:

Vía: Soccerway.com

Primer tiempo

En un estadio que fue cargando de a pocos, dos rivales flojos salían a demostrar cuál era menos malo, pero los clásicos son distintos y siempre se va a querer ganar, cueste lo que cueste. Alianza venía golpeado tras caer merecidamente ante Cristal, mientras que la u buscaba salir de los últimos lugares. La visita inició mejor el encuentro, ya que buscaba el arco de gol con criterio, recostando el juego por el lado de un nervioso Guidino. La u aprovechaba bien la velocidad de Quintero y buscaba los pases largos para ganarle las espaldas a nuestros laterales. Poco a poco, a los tumbos, Alianza intentaba equiparar el juego, más con ganas que con una idea sostenida. Lo nuestro era meter pelotazos a ver que pasa, en lugar de jugar por el medio donde tenemos jugadores de buen pie y así sacar provecho de esto último.

El partido se fue haciendo lento y aburrido, con poco fútbol y sin muchas oportunidades claras, sólo aproximaciones. Lo peor parecía llegar, Leao se volvió a sentir del muslo y parecía que eso le dio ánimo al rival para atacar con más vehemencia. Aún así, nuestro arquero se volvió a disfrazar de héroe y sacó varias pelotas de gol. Nuestra defensa no colaboraba mucho con él, ya que Araujo le daba el balón constantemente, sabiendo que no podía despejar, además de los errores infantiles que cometíamos en salida y que la u no sacó provecho. El gol estaba por caer y nosotros hacíamos poco o nada por evitarlo. Tiro al palo de Vargas en el que Leao ni siquiera intentó saltar, pues ya no daba, no podía exigirse más y esto ponía en riesgo su integridad. Por suerte, Haro finalizó el primer tiempo. Uno de los coleros nos tuvo contra un arco y en nuestra casa, Butrón lesionado y con la incertidumbre de saber que haría Bengoechea para la segunda mitad. Primera mitad para el olvido.

Gabriel Leyes en lo que mejor hace (¿o lo que menos mal sabe hacer?), luchando un balón por arriba. Mostró empeño y participó en ambos goles.
Segundo tiempo

Lo lógico se tenía que dar. Entraron Campos por Butrón y Hohberg por un desaparecido Velarde. Bastaron 5 minutos para darse cuenta que, en un equipo lleno de limitaciones, un jugador que intenta algo distinto como Hohberg te marca la diferencia. Fue vertical y peligroso, lo que motivó al equipo a adoptar esa línea y enchufarse con el partido, la rotamos más por el medio y de ahí nacían las ideas más claras. Guidino se empezó a enchufar y trepaba al ataque para acompañar al extremo. El partido seguía aburrido y sin grandes ocasiones en los arcos.

El partido pintaba para un 0 a 0 o para la clásica del barrio: "el que mete gol, gana", y así fue. La ansiedad de Leyes lo lleva a ser muy apresurado, pero esta vez sirvió. Presionó al arquero rival que quiso cancherear y cuando ya no podía la tuvo que reventar, mala suerte para él que estaba el jugador distinto de Alianza. Hohberg intercepta el balón y, sin dudar, sombrea con tremenda técnica para convertir el primero de la noche, ese ansiado gol que parecía no llegar y que sí, fue mitad blooper y mitad categoría para ponerla ahí, con todo lo que significa hacer eso en un clásico.

Esto abría el partido. La u tenía que salir a buscarlo y Alianza sabe contragolpear. Salíamos de contra con Ascues y Ramírez, los que habilitaban a Leyes y Hohberg, este último siendo solidario y apoyando a los laterales en el recorrido. Y cuando menos se esperaba, Alianza golpea nuevamente. Jugada preparada (mérito de Bengoechea y de los jugadores por aprender la tarea), Leyes y Godoy que engañan a la defensa crema y quedan adrede en posición adelantada, y Hohberg llega como una saeta, detrás de todos, habilitado y de cara al arco, marca con la parte interna del botín derecho el segundo tanto ante la pasividad de la defensa y la floja salida del arquero crema, que se dio por vencido antes de que el goleador aliancista defina. 2 a 0 y el partido ya casi se cerraba. El rival fue preso de su desesperación y comenzó a abusar del juego brusco, y como todo cae por su propio peso, Quintero terminó agrediendo a Guidino y se fue expulsado. Hubiera querido que aprovechemos ese hombre de más para hacerle un tercer gol al rival, y daba la sensación de que se podía, pero eso ya pasa a segundo plano. Casi al final, Cotrina se va expulsado y es ahí donde Haro decide acabar con este regular partido para el espectador, pero beneficioso para nuestros intereses. Alianza ganó, sube en la tabla y hunde al clásico rival.

Jugada preparada. La defensa que sale y Hohberg, detrás de todos, rompe la posición adelantada para sentenciar el partido.
La figura fue...


Desequilibrante, distinto, rápido, con gambeta y un gran estado de ánimo que lo lleva a tener la confianza de realizar actuaciones como las de ayer. Alejandro Hohberg fue la figura por amplio margen de este clásico. Su ingreso le cambió la cara por completo al equipo y fruto de ello fueron los goles. En un fútbol de pobre nivel, alguien como él marca la diferencia.  

Apreciaciones finales

Ganar siempre es importante y más si se trata de un clásico, pero que esto no nos ciegue. El primer tiempo de Alianza fue malísimo. Un rival que está penando en los últimos lugares nos tuvo contra la pared y generaba más jugadas de gol (y con ideas más lúcidas). Para mí sería muy fácil decir que todo está bien, que hay que apoyar y no criticar, que solo importa ganar, que ustedes no saben nada, que no entienden nada, etcétera. Acá se dice lo que se observa y a mí me sigue preocupando que no encontremos un equipo titular hasta ahora, y no me vengan con que estamos haciendo rotación por la Libertadores, no termino de entender cómo pueden sentar a nuestro mejor jugador y no solo en este clásico. Ya es algo continuo que se inició en Brasil. ¿Van a decir que es táctica guardar a nuestro mejor hombre para que agarre cansado al rival? Si es así, estamos destinados a depender de la suerte para que no nos anoten en el primer tiempo y así Hohberg pueda romperla en la segunda mitad. ¿Y si nos anotan?

No podemos depender de la suerte. En un plantel corto, tienen que jugar los que mejor están. Esperemos Alianza encuentre el equipo lo más pronto posible para lo que se viene, tanto por el Apertura y en la Libertadores para tentar un cupo a Sudamericana, lo que nos daría otro ingreso por taquilla y el dinero que da Conmebol, además de competir en otro certamen internacional.

Próxima cita

Alianza volverá a jugar este lunes 16 ante UTC en Cajabamba. Luego de eso, se viene un duro partido ante Junior, y ahí tenemos que volver a estar en la tribuna, para alentar al equipo como todos los partidos. El análisis y la crítica está perfecto, pero en los 90 minutos todos somos uno solo y lo seguiremos demostrando como ayer, hoy, mañana y siempre.

¡ARRIBA ALIANZA!

Fotos: Depor.com y Peru21.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.