Si no se suda, no hay ni 'Suda'

Junior 1 - Alianza Lima 0

Listo, se acabó. Los números dicen que aún hay posibilidades de Sudamericana si ganamos los dos últimos partidos, pero creo que ya podemos anticipar la despedida cuando lo que resta es recibir a Palmeiras y visitar a Boca. Anoche, en el Metropolitano de Barranquilla, Alianza consumó su último puesto en el grupo H de la Libertadores con un nuevo monumento a la displicencia, edificado desde la paupérrima gestión del plantel de parte de cierto gerente al que ya señalamos hasta el cansancio. Pero bueno, ya habrá otro momento para tratar nuestros problemas de fondo, ya que ahora toca ver exclusivamente lo que hicimos ante Junior en la cancha, en tierras cafeteras.

La frustración aliancista en una imagen. Eliminados nuevamente.

Escribe: El Mago del Arco (Twitter: @elmagodelarco)


El cuarto lugar de Alianza en el grupo era un hecho anticipable en el papel. Vamos, llegar a octavos resultaba una misión titánica, mientras que tentar el tercer puesto para ir a la Sudamericana era apenas realista. El principal problema, por lo tanto, no es nuestra posición en la tabla, sino cómo se obtuvo esta a través de los partidos. Ante Boca, conscientes de nuestra clara inferioridad, vimos a un Alianza recio y combativo, con un libreto claro que partía de sus limitaciones, pero que requería de mucha actitud y concentración para ejecutarlo con éxito y siquiera asegurar el arco propio ante un rival de mayor categoría. En los tres partidos posteriores, incluido el de hoy, vimos cómo resultan las cosas cuando la mentalidad no está a la altura de la situación.

Así alinearon:

Gráfica: Soccerway
Mientras Junior repitió exactamente el mismo once jugó arrancó la semana pasada en Matute (en nombres y en alineación 4-2-3-1), Bengoechea planteó un esquema aún más defensivo: cinco atrás con Garro, Fuentes, Araujo, Ascues y Guidino; Costa y Cruzado en la volante de contención mientras que Quevedo y Hohberg hicieron de extremos; arriba, Pósito como único y aislado delantero.

Primer tiempo: 

No es necesario explayarse tanto en el trámite del partido. Ni nuestra línea de cinco fue suficiente para evitar que Junior nos atacara a placer, sobre todo por las bandas. Garro y Guidino volvieron a ser una puerta abierta; sobre todo el segundo, aunque contara con mayor apoyo de su compañero Quevedo por izquierda. Los colombianos Luis Díaz y Yimmi Chará hicieron lo que les vino en gana, llenándonos de centros y buscapiés que no fueron añadidos por los delanteros. Además, cuando Junior nos entró por el medio con jugadas elaboradas (porque nuestra contención también fue un desastre), al menos los zagueros blanquiazules ofrecieron una resistencia más decente, mientras que Campos intervino con un par de atajadas importantes. Así, salvo por un débil remate a distancia de Quevedo, terminamos la primera mitad sin un solo ataque peligroso, y agradecidos de que el local no haya tenido afinada la puntería.

Chará entró como en su casa a través de nuestra banda izquierda.

Segundo tiempo

La diferencia en el dominio no fue distinta para la segunda mitad. Los ingresos de Teo Gutiérrez y Jarlan Barrera refrescaron la ofensiva de Junior, que mantuvo la armonía en ofensiva. Por otro lado, Leyes, Vílchez y Lemos no cambiaron en nada la pasividad aliancista; por el contrario, la salida de Quevedo nos quitó los únicos atisbos de ataque que podíamos ofrecer.

El gol de la eliminación.

De esta manera, cuando transcurrian los 61', llegó por fin el gol que tenía que caer por peso propio. Luis Carlos Ruiz orientó muy bien un centro desde la derecha y disparó un derechazo imposible para Campos. Lo que vino después fue totalmente predecible: Alianza no hiló una sola jugada de ataque ni supo ejecutar alguno de los pocos tiros libres con los que contó. Junior bajó un poco el acelerador, pero aún así tuvo oportunidades de sobra para transformar la mínima diferencia en goleada, incluyendo un penal errado por Teo Gutiérrez a los 61'. La eliminación, pues, estaba consumada.

El mejor en Alianza Fue...


Ángelo Campos. Hubo más mala puntería que intervenciones de nuestro arquero, pero Campos supo responder igual con algunas atajadas exigidas ante las incursiones de Junior. Tuvo un par de estiradas notables, un mano a mano ganado y un remate tapado con su humanidad dentro del área chica. Como se dijo, tranquilamente pudimos haber sido goleados.

Apreciaciones finales

No hay mucho que agregar en este apartado. Nada que no haya dicho en los párrafos previos, nada que no hayamos señalado en crónicas anteriores y en nuestras publicaciones diarias en redes. Alianza no tiene con qué. Nuestro equipo es muy limitado en nombres, viéndose aún más afectado ante las bajas de Butrón y 'Cachito' Ramírez. No hay laterales, no hay delanteros, no hay un hombre en contención que sepa "rascar" y administrar. Así es imposible.

¿Responsabilidad de Bengoechea? Si nos remitimos solo a este partido, creo que no se le puede achacar mucho. Yo no hubiera sacado a Quevedo en el segundo tiempo, pero la verdad es que tanta diferencia no iba a haber.

El rostro que debemos recordar cada vez que nos quejemos de nuestro plantel corto.

Quedar últimos en un grupo de Copa es lamentable, pero hasta para eso hay modos más dignos de hacerlo. Gustavo Zevallos es el responsable de armar este equipo tan desequilibrado, tan falto de piezas y carente de competitividad; no solo a nivel internacional, sino también dentro de nuestro discreto torneo doméstico. A estas alturas del año, me da la impresión de que los jugadores juegan con el fastidio de sentirse un plantel inferior en toda esfera. Eso no justifica la falta de entrega, por supuesto, pero sí sirve como un síntoma a señalar.

Próxima cita



El domingo enfrentamos a la Universidad San Martín en el Callao para despedir el Torneo de Verano, otro certamen con una campaña para el olvido. Solo queda ir, alentar al equipo y seguir acompañando. Puede fallar el DT, pueden fallar los gerentes deportivos, el departamento de marketing y los futbolistas. Pueden fallar todos, pero nosotros, jamás.


¡ARRIBA ALIANZA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.