Tres anuncios de una volteada

Universitario 1 – Alianza Lima 3

Hay partidos que se deben ganar sin importar el cómo. Partidos en los que nos podemos dar una mínima licencia de celebración y despreocupación así hayamos jugado horrible. Los clásicos son parte de este grupo de partidos y el de ayer en Ate no ha sido la excepción. Veníamos de una dura derrota en Matute y se necesitaba ganarle al clásico rival para poder retomar una viada positiva de cara a los próximos choques. Tras un primer tiempo desastroso, Alianza supo replantear y llevarse el clásico del fútbol peruano por tres goles a uno por la cuarta fecha de un extraño Torneo de Verano para el equipo blanquiazul en que no ha ganado en Matute pero sí en sus partidos de visita.

Fuente: Líbero

Así formaron los equipos

Fuente: Soccerway

Primer tiempo

La previa al partido traía la polémica sobre el hinchaje del árbitro Menéndez y los primeros minutos parecía que esa mochila la iba a cargar pesadamente durante el partido: un codazo de Vargas no fue amonestado y un cabezazo de Quintero solo vio la amarilla. Lo bueno es que fueron los únicos temas realmente polémicos del partido y terminó por controlarlo adecuadamente. Aún así, no se entiende la facilidad de Vargas para hacer lo que quiera con los árbitros locales. En los primeros minutos, además del juego fuerte, ya se evidenciaba que los laterales serían el principal problema para Alianza a lo largo del partido: tanto Marina como Duclós sufrieron con Siucho y Quintero, respectivamente. Lo de Marina es entendible dado que no es su posición (jugó de 10 en las divisiones menores) y juega ahí por falta de variantes. No obstante, lo de Duclós sí fue, por momentos, desesperante.

Esta situación se hizo evidente durante el gol crema: Siucho hace una diagonal, pasó a través de tres jugadores sin que nadie lo corte, sirve para Quintero quien, teniendo a un Duclós marcando a más de un metro de distancia, saca un centro al área chica donde se ubicaba Osorio (lejos de la marca de Araujo) quien define de cabeza al otro lado de Butrón. Hubo fallos de, por lo menos, cinco jugadores aliancistas en el gol del rival, y bueno hubiese sido que los fallos hubiesen terminado ahí. Alianza estuvo, por el siguiente cuarto de hora, totalmente desconcentrado en el campo de juego: flojos en la marca, despejando al medio, perdiéndola a mitad de cancha. Todo lo que no debe hacer una defensa. Un disparo al travesaño y una salvada a un tiro que iba al arco impidieron que aumentara la ventaja crema. Hasta los hinchas de las tribunas se atrevieron a hacer oles en cada pase de ellos, así iba el asunto. Afortunadamente, Quevedo se armó de rebeldía ante esa situación y, luego de recibirla metros más adelante del círculo central, avanza ante la marca de Schuler, a quien le rompería la cintura un par de veces para sacar un centro pasado encontrando a Hohberg. El buen Alejandro cabecea al piso y esquinado, marcando el empate en las postrimerías del primer tiempo.

Gracias, Leao, por estar cuando más te necesitamos. Fuente: El Bocón.
Segundo tiempo

Si en el primer tiempo fue la fortuna la que impidió que nos vayamos dos goles abajo en el marcador, los primeros quince minutos del segundo tiempo el responsable de ello fue Butrón: una tapada a Chávez y dos a Corzo nos hicieron ver que nuestro #1 sigue vigente. Es en este momento crítico en que Bengoechea mete los cambios: Costa por Lemos y luego Velarde por Quevedo. El ingreso de Costa refrescó el mediocampo toda vez que ahora las pelotas pasaban por él y ayudaba a la marca, se notó una diferencia en el orden táctico luego de su ingreso. Por otra parte, el ingreso de Velarde trajo un cambio de orden de los extremos, pasando Hohberg a ubicarse a la izquierda para hacer mayor daño. A esos cambios se suma el desgaste de Universitario. Parecía que al compadre, luego de los primeros quince minutos de la segunda etapa, se le había acabado la gasolina y el daño que ocasionaba era cada vez menor. Sale Leyes, que no estuvo bien ubicado la mayor parte del partido, y entra Posito para refrescar la delantera.

El cambio de lado de los extremos empezó a rendir cuando una buena incursión de Hohberg al área, al minuto 79, termina con Schuler ocasionando una falta tras una barrida fuerte. Menéndez cobra penal y el encargado de poner el 2 a 1 fue Rinaldo Cruzado con un fuerte disparo al otro lado de Fernández. Tras esto, era de esperarse que el rival fuera con todo al ataque para obtener el empate en los minutos que quedaban pero no hubo mayores peligros en el área blanquiazul. En las postrimerías del partido, un despeje de Duclós, a todas luces inofensivo, ocasiona una descoordinación entre Adán Balbín y Raúl Fernández. Posito, atento, se saca a Balbín con el cuerpo y, ante la duda de Fernández, define abajo al primer palo. El portero crema intenta contener y manotea el balón pero no le cambia el rumbo de gol. 1 a 3 en el minuto 90. La victoria estaba consumada. 

El mejor de la cancha fue

Fuente: Líbero
Estuve en tribuna ante Cristal y, a pesar de la paupérrima actuación del equipo, me pareció admirable el empeño que le ponía Hohberg en cada pelota que tenía que dispuar. Este domingo le tocó ser mucho más trascendente: anotó gol y encontró penal. A diferencia del año pasado en que el buen Alejandro no era pieza indispensable del esquema de "Bengo", el Hohberg 2018 es mucho más protagonista y es, por tercera fecha consecutiva, el mejor de la cancha en Alianza. Que siga así.

Apreciaciones finales

Luego del partido, pude ver a Zevallos declarando sobre que lo que más le gustó de Alianza fue la solidez del equipo. Debo recordarle que este equipo (del que tiene gran responsabilidad en su armado) hizo agua por las bandas durante todo el partido. Nos metían un gol más y probablemente no lo remontábamos. Tenemos un plantel limitado y se está improvisando gente en puestos que no son sus puestos naturales. Por otro lado, es de resaltar la capacidad de lectura del partido durante el mejor momento del rival en el partido: Salvando las enormes diferencias en el juego de los rivales, Bengoechea hizo lo que no hizo frente a Cristal (y en el clásico que perdimos el año pasado en ese mismo recinto): No esperó a estar dos goles abajo para recién realizar los cambios. En el partido del domingo anterior en Matute, recién cuando Ballón anota el segundo y Cristal se paseaba en Matute, "Bengo" hace ingresar a Lemos buscando cambiar en algo la dinámica del partido. En esta ocasión, la jugada del empate y el ingreso de Costa y Velarde fueron factores que iniciaron y consolidaron la volteada y dudo que hubiese sido así si hubiésemos estado dos goles abajo. El marcador es engañoso en juego -el mismo Bengoechea lo dio a entrever- pero no en efectividad: Alianza metió las que tuvo y se llevó el partido, la U pudo meter las que tuvo pero no lo hizo. Ahora, toca mejorar en juego porque vienen partidos en que los rivales no van a perdonar.
  
Próxima cita

Empieza la prueba de fuego. Este jueves 1 de marzo, en un Nacional que pinta para repleto, Alianza Lima tiene su primera prueba en la Copa Libertadores 2018 ante Boca Juniors. Los argentinos son líderes del torneo de su país con amplia ventaja sobre su más cercano perseguidor y definitivamente son un rival difícil. Alianza tiene que poner toda la carne en el asador y, si es que Bengoechea tiene un planteamiento como su carta debajo de la manga, este es el momento para sacarla. A dejarlo absolutamente todo en la cancha.

¡Arriba Alianza!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.