Nueva Cajamarca y nueva esperanza

Unión Comercio 0 - Alianza Lima 1

Tras dos partidos preocupantes, en Cajamarca y Lima, Alianza debía ganar por varias razones: primero, claro está, para seguir en la lucha del torneo Apertura. Como en todo torneo corto, prácticamente todos los resultados mueven la tabla fecha a fecha. Segundo, para que el equipo recupere confianza. Hace tres fechas, Alianza lucía como un equipo que, si bien no brillaba por automatismos colectivos, o descollantes individualidades, parecía estar cerca de la consolidación táctica. Esto había quedado en el olvido, sobre todo, ante Cantolao. Con el agraviante de que el equipo académico se encuentra en la última posición de la competencia. Ganar convenciendo era, entonces, muy necesario para recuperar tranquilidad en la interna. La última razón principal por la que Alianza tenía que obtener un triunfo fuera de Lima es su siempre importante relación con la hinchada. La tribuna pesa, las redes sociales, a su modo, también. Y si bien, tan exigentes como somos los hinchas aliancistas, nunca nos quedaremos del todo conformes con el desempeño del equipo, es menor la tensión cuando los puntos se quedan en nuestros bolsillos. Más aún cuando algunas muestras de regularidad, sobre todo en algunos puntos específicos del equipo, parecen alumbrar el camino y ser guías al mismo tiempo. 

Así, el triunfo en Nueva Cajamarca es de esos que, dicen, "valen más que tres puntos". Y aunque mi pragmatismo me impida verlo totalmente así, admito que se vale toda nueva esperanza luego de un triunfo de tal naturaleza. Vayamos, pues, al desgloce de lo que fue la primera victoria aliancista en provincia en este raudo torneo Apertura.

Escribe: Alejandro de Cotabambas (@AlejoEBI1901)

Alianza Lima logró ayer su primer triunfo fuera de la capital en el Apertura (foto: Depor).
Así alinearon y formaron:
Vía: Soccerway.
Primer tiempo

Lo más resaltante de los primeros 20 minutos no fue, particularmente, el desempeño de alguno de los dos cuadros, sino el detalle de las lesiones de Quevedo y Vílchez. El primero por un choque al disputar un balón que le provocó un golpe en la cabeza y un esguince de tobillo, y el segundo, quizá más preocupante, por lo que parece ser un recrudecimiento. Ambos jugadores tuvieron que salir del campo para dar pase a Pajoy y Hohberg, respectivamente. Y así, replantear lo que había sido una dudosa salida al campo, con 'Cachito' Ramírez de punta, algo que Bengoechea ha ensayado antes sin éxito alguno. Alianza, entonces, volvió a su formación habitual: cuatro al fondo, un volante ancla, dos creativos, dos volantes laterales y un solo punta. Así se le presentaba el partido a la blanquiazul, que recién desde la mitad del primer período empezó a sufrir algunas incursiones del rival de turno, sobre todo cuando Manco intentaba desequilibrar y/o la pelota le llegaba al delantero paraguayo Bogado. Aún con ello, la defensa estuvo acertada, incluso la banda izquierda, bien custodiada, esta vez, por Cossío, que, salvo lo que sucedería en el segundo tiempo (y que, claro, cuenta como error del jugador), jugó un partido a mi parecer más que decente, a diferencia de la banda derecha de De la Haza, el sector más débil del conjunto victoriano y por donde ingresaban casi todos los ataques locales. En ataque Alianza mostró muy poco. Un remate mordido de Pajoy y un par de tiros libres mal ejecutados. La más clara fue de Hohberg, en una contra muy bien generada que culminó en las manos del portero Araujo, casi sobre el final (¿acaso un presagio?). Con un justo cero por cero, los primeros equipos de Unión Comercio y Alianza Lima se fueron al descanso.

Rinaldo Cruzado volvió a ser vital en un importante encuentro (Foto: Epensa).
Segundo tiempo

Con una actitud notoriamente distinta, Alianza Lima salió al campo sintético del Estadio IPD de Nueva Cajamarca a dominar, ahora sí, el encuentro. Cruzado y Ramírez empezaron a tomar protagonismo, tocando y distribuyendo, y las recuperaciones de Fuentes se hacían cada vez más frecuentes. Lamentablemente, todo quedaba en intentos. Faltaba el pase final, ¿pero a quién? Si Pajoy estaba peleando solo hasta con tres defensores. Bengoechea confió entonces en la capacidad goleadora de Aguiar, retirando del campo a un desgastado Pacheco. Con el ex-Peñarol en el campo la mejoría del equipo en el plano ofensivo parecía seguir en aumento. Sin embargo, esto se vería interrumpido, pues al minuto 64 Cossío recibió su segunda tarjeta amarilla del partido. Alianza tuvo que volver a replantear. La línea defensiva pasó a ser con De la Haza como lateral derecho, Fuentes y Godoy como centrales, y Riojas como lateral izquierdo, lo que ponía a Ramírez y Cruzado como mixtos en el medio, a Aguiar como enganche, a Hohberg como único extremo y a Pajoy como punta. La apuesta evidente era el contragolpe, y así lo entendió también Unión Comercio, que durante casi diez minutos asedió a Alianza Lima intentando aprovechar su superioridad numérica, momentos en los que los centrales y Butrón cumplieron con su trabajo. Luego de este sofocón, Alianza, disminuido pero conociendo sus necesidades, siguió intentando elaborar y llegar al arco rival. Arriesgó pero con criterio, manteniendo el cero basado en la solidez de su sector defensivo y en la solidaridad de su volante. Esto tendría su recompensa en los minutos finales. Recuperación de Cruzado y pase a Ramírez, traslado, pase preciso a Hohberg y definición, esta vez, correcta. Un golazo. Bueno por donde se le mire, y sobre todo si mirábamos el cronómetro. Tras dos minutos algo tensos, el pitazo final nos dijo que la punta era nuestra, y que el Apertura no se seguría alejando. A todas luces, un tremendo triunfo íntimo.

La figura del partido fue...


En un partido donde el colectivo fue el mayor y mejor protagonista, si hay que elegir una figura, me quedo con quien tuvo a su cargo la fase final del proceso. Alejandro Hohberg anotó ayer su segundo gol consecutivo con Alianza Lima en este Apertura. Goles muy importantes aunque de diferentes brillos, el primero para impedir una derrota en casa, y el segundo para este gran triunfo de visita. Tiene aún mucho por demostrar para dejar de poner en tela de juicio su llegada a La Victoria, pero qué duda cabe que ya hay una mejoría. ¿Y el inicio de una sana reconciliación con la hinchada? De él depende. Mención honrosa para Ramírez, Cruzado, Fuentes, Godoy y Butrón, todos ellos también fundamentales para lo que consiguió el equipo en San Martín.

Apreciaciones finales

¿Qué más se puede decir de este gran triunfo? Bueno, ya está, se ha dicho mucho y se seguirá diciendo mucho sobre él, pero creo que es hora de los siempre necesarios (aunque a veces odiosos) paños fríos. Calmémonos, falta mucho aún para que esto termine. Y con "mucho" no me refiero precisamente a un factor temporal. Al contrario. Este es un torneo corto, algo que también se ha dicho mucho, donde lo más recomendable para los clubes es olvidar pronto los resultados obtenidos para trabajar pensando ya en el siguiente rival. Que el triufalismo no nos atrape en sus fauces. Ni por los dos resultados anteriores fuimos los peores, ni ahora los mejores. En tal sentido, el saludable perfil bajo de Alianza y su DT debe continuar por el bien de los objetivos trazados. Y los hinchas no deberíamos bailar a un compás diferente. Vayamos paso a paso. Con humildad.

Próxima cita

Alianza Lima vuelve al feudo de Matute, este domingo 16 a las 4 pm, para enfrentar a Sport Huancayo. El elenco 'wanka' se encuentra segundo en la tabla de posiciones por diferencia de gol, por lo que este partido puede ser considerado, tal vez no como de descarte, pero sí como de rivales directos. La hinchada dirá presente, como siempre.

¡ARRIBA ALIANZA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.