Dos pasos adelante, tres pasos atrás

Alianza Lima 3 - Sport Huancayo 3

Empieza uno de los partidos más importantes del año. Estadio no completamente lleno, pero sí con un marco atractivo. Con astucia (y quizá huevos) anotamos un gol al inicio. "Liquidamos" minutos después con un gol de penal. Ya tenemos los tres puntos, seguimos punteros con un partido menos. Nuestro arquero titular se lesiona tras una dividida y sufre una contusión cervical. Igual tenemos el partido controlado. Le cedemos terreno al rival y no nos molesta que tenga el balón ¡Con una contra los matamos! El otro equipo no es tonto, sabe que tiene como hacer daño y que aún falta. Salen con todo en la segunda mitad. Nos generan peligro por la izquierda. Parece venir el descuento, y que solo quede ahí por favor. Descuentan de penal y minutos después nos empatan. Volvimos a recordar que también nosotros debemos atacar. Generamos varias tras pelotazos (en algunos casos hubo centros y pases con profundidad), y a veces con pelota al piso. Expulsan a un jugador del otro equipo. Vamos por el tercer gol y ellos lo hacen antes que nosotros tras craso error de la defensa y del arquero. Queremos perder la cabeza. Seguimos atacando en automático. Nos cobran un penal y rescatamos (de locales) un "valioso" punto. La verdad es que perdimos dos.

¿Por qué nos vuelve a pasar esto? Ensayo una respuesta: La ansiedad que genera los años de sequía y la superioridad futbolística (hoy) del rival, les pasaron factura al equipo. Lo malo es que ambos problemas ya son recurrentes, son prácticamente una unidad o un binomio, como queramos llamarlos, van de la mano. En fin, el torneo aún no está perdido, y debemos intentar encontrar aspectos positivos del empate de ayer, sin descuidar el hallazgo de falencias y errores, así que comencemos a analizar el encuentro.
Escribe: Lavalle del 34
El errático Pajoy, nuevamente, no tuvo una buena tarde.
La ficha del partido:
Primer tiempo:
Inciemos elogiando al equipo. Los once ingresaron con cabeza fría, siendo conscientes que la victoria era clave y que en este tipo de partidos debes madrugar a tu rival y no pensar que la única manera de buscar el gol es con pelota al piso. Gracias a esa determinación, los herederos de Villanueva convirtieron el primero a los 2'. Centro de Riojas (ya ha funcionado antes), la peina Fuentes y Pacheco anota con algo de comodidad, lo cual no quita que el argentino definió bien.
Luego del gol, Alianza siguió proponiendo, no obstante su rival también tenía con qué hacer daño. Lamentablemente tanto ímpetu rival nos generó un lesionado. Tras un fuerte choque entre Preciado y Butrón, nuestro arquero cayó mal. El cambio era necesario, sin embargo Leao siguió jugando. Poco tiempo después del duro golpe, nos cobran penal a favor, que Aguiar supo canjear con un gol (17´). Con el 2-0, Butrón pidió ser atendido pues la contusión que sufrió no le iba permitir seguir en la cancha. Se fue entre aplausos y le dejó el arco a Prieto.
En los últimos quince minutos, Alianza no priorizó la posesión del balón. Dejó que el elenco rojo fuera el que tomara la iniciativa para luego terminar el partido con un contragolpe. Craso error porque no se tomó en cuenta que Cleque, Preciado, Lliuya y Peña pueden hacer demasiado daño. Y estaban haciendo más daño que Pajoy, Hohberg, Pacheco (pese al gol) e incluso que L. Ramírez.
El primer tiempo culminó y pese a la reacción y el buen juego huancaíno, no muchos creían que en la segunda mitad, podían cambiar tanto las cosas.
El rival complicó con sus armas, Alianza se dejó estar.
Segundo tiempo:
La parte complementaria fue un reflejo de los últimos quince minutos del primer tiempo: Huancayo proponiendo con el esférico en el suelo y Alianza esperando contragolpear. El ingreso de Montiel en la visita impidió que tengamos mucho el balón. Asimismo, los huancaínos apostaron su ofensiva por el lado más frágil de nosotros, el de De La Haza. Parecía que en cualquier momento podía llegar el descuento y sucedió. Preciado vía penal (54´) marcó y generaba preocupación.
El descuento de la visita nos pudo haber servido para darnos cuenta que al haber venido Huancayo, a conseguir una victoria que lo dejaría puntero, podíamos controlar el partido. Y parece que Bengochea también se percató de eso, pues metió al tan discutido Cruzado por Pacheco, para volver a tener el balón, mas la reacción fue tarde, se vino el 2-2, totalmente justo.
Vale decir que además de la buena individualidad de Preciado y la buena tarea ofensiva de Peña (el que anotó) (61´), desde mi opinión algo más pudieron hacer Prieto y Araujo; en fin, hicieron poco y las cosas ya estaban igual. El impulso mostrado al inicio se había escondido. Para variar, tuvimos que sufrir el empate para recién intentar. Como si acaso Huancayo (buen equipo de cualquier forma) hubiera tenido los defensores y volantes de marca de la "Juve" y nos obligara a quedarnos siempre atrás, sin saber cómo entrar.
Tras el 2-2, Alianza se dedicó a buscar el tercero. Los más claros Aguiar y L. Ramírez. ¿Y Pajoy? Obligado a estar de nueve, cuando lo más probable es que funcione mejor como segunda punta. Tratamos de muchas formas y el gol podía llegar, sobretodo porqué Carrillo expulsó a Minaya (75´). La hinchada, angustiada, volvió a calmarse, pues quedaban quince minutos. Pero en una de las pocas que tuvo Huancayo luego del empate, Montiel nos anota, gol olímpico (79´). Sin ánimo de subvalorar al otro equipo, debemos enfocarnos en Alianza y mencionar sus errores. En este caso específico, Prieto y Riojas fueron los responsables. No fue la tarde del guardameta.
Minutos finales:
Nos quedaban diez minutos reglamentarios y buscamos la paridad de todas las maneras posibles. De esos intentos me quedaron marcadas las siguientes imágenes: La de Paolo de La Haza con problemas para asociarse, la de Hohberg intentando con ganas más que con fútbol, la de Pajoy frustrándose por seguir en mala racha, la de L. Ramírez nunca bajando los brazos y la de Aguiar eufórico por las paralizaciones que tenía el partido por presuntos golpes que recibía (a cada rato) el arquero huancaíno Solís.
Se acercaba el minuto 90. Las pelotas paradas eran nuestro principal recurso. Un tiro de esquina a los 87´ produce un penal a nuestro favor. Fuentes había sido tomado, se cayó y el árbitro cobró. Aguiar otra vez tenía una oportunidad desde los doce pasos en los últimos minutos de un partido. La vez pasada en Cajamarca la mandó para arriba y falló; en esta ocasión la colocó (89´) y rescatamos un empate. Se jugaron cinco minutos más, tuvimos una clara al final pero el resultado no cambió más, perdimos dos puntos importantes jugando en Matute, a cinco fechas del final.
Apreciaciones finales
Si alguien mereció ganar ayer fue Huancayo. Propuso más, manejó bien el balón y tuvo un coraje que deben imitar nuestros jugadores. Por otro lado, el plantel de Alianza deben mantener la cabeza fría todo el partido, no bastan veinte minutos, ya nos lo demostró Huancayo.
Respecto al arbitraje de Carrillo, dirigió mal. Obviamente, no va a faltar el hincha antialianza que dirá que Carrillo es grone y que siempre nos apoya. De repente ellos no recuerdan que expulsó a Bazán (polémica) en la final del 2011 y la historia cambió un poco, ojo, culparlo a él por no dar la vuelta ese año sería de mediocres, pero igual, vale la pena recordar que su corazoncito no es azul y blanco. También olvidan cuando expulsó a Montaño un año antes en el León de Huánuco-Alianza Lima, tras una falta de nuestro ex volante que no merecía amarilla, Carrillo se la sacó, Montaño hizo una pataleta (para variar) y afuera.
Ejemplos para demostrar que Carrillo no es de Alianza hay. Ayer se equivocó para ambos. Cobró un dudoso penal a favor de Huancayo. Al arquero Solís lo perdonó varias veces que hizo tiempo amarrándose los chimpunes y haciéndose el muertito, lo que particularmente me pareció una falta de respeto, porque su colega Butrón si había recibido un golpe fuerte, mientras que él se tomaba minuto y medio para recuperarse de sus "aparatosas caídas".
Por cierto, por obvias razones se fue pifeado e insultado a los camerino, ¿Cómo respondió? Insultando al público. ¿La prensa condenará ese acto como lo hicieron con Cotrina en el último clásico? No creo.
Próxima cita:
Pasado mañana jugamos ante un Cristal que ya está recuperando su nivel. Sólo vale ganar. Como siempre estaré ahí en el estadio, alentando a los herederos de mi compadre Villanueva. ¡Arriba Alianza!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.