En la puerta del horno...

Alianza Atlético 1 - Alianza Lima 0

Cuando un equipo quiere salir campeón y ves que resigna puntos ante equipos que pelean el descenso, hay que preocuparse. Cedimos puntos en Lima contra Cantolao, y ayer, capaz sin merecerlo, con un penal dudoso que para algunos sí fue y para otros no (para este redactor, no fue penal), nos vamos con bronca, dolor, amargura. Pasó lo que más se temía, y era que Alianza ya no dependa de sí mismo. Ahora (como tantas veces) tenemos que esperar otros resultados y nosotros ganar todo lo que venga, así de simple. Pero este equipo navega en el mar de la irregularidad, de lo impredecible. Te puede ganar partidos como contra la U y Cristal sin merecerlo, o perder como ayer. Es en este pequeño punto donde nace un terrible debate que va desuniendo a muchos hinchas. ¿Qué queremos? ¿Ganar por ganar? ¿Ganar jugando bien? Miles de preguntas sin ninguna respuesta clara, pues cada hincha tiene su verdad y la defiende a muerte, provocando rencillas entre sí y llegando a vilipendiar a los que no comparten la misma opinión.

Es por eso que esta crónica se quiere enfocar no solo en el equipo, sino en lo que piensan los hinchas y el papel importante que también juegan de cara a lo que resta del torneo. Quedan cuatro fechas que debemos jugarla con el cuchillo entre los dientes, metiendo e intentando jugar bien, aunque esto último parece ser una quimera.

Escribe: El Gran Perico

La imagen de la derrota. Perdimos la punta y ya no dependemos de nosotros (Foto: Líbero)


Así alinearon y formaron:



Primer tiempo

Tuvimos unos buenos 20 a 25 minutos. Empezamos tranquilos, tratando de dosificar energías, teniendo en cuenta lo complicado que es jugar con ese clima y con el agregado que jugamos un partido muy intenso contra Cristal el día miércoles. Llegábamos por el lado derecho, aprovechando la velocidad de Erinson Ramírez, que se juntaba con Fuentes y Ramírez. En defensa era el problema. Bazán estuvo intratable. Desbordaba como quería a Riojas, lo ridiculizaba y tenía que bajar Erinson (en una posición que no es la suya) a hacer el recorrido y apagar los incendios que generaba el ex Alianza Lima. Comenzamos a ganar terreno y tener el balón, lo que nos permitió generar ocasiones muy claras de gol que el arquero rival atajó de manera notable, aunque la de Pajoy fue un mano a mano que un 9 de equipo grande no debería fallar. Pues bien, hasta ese momento los teníamos y no aprovechamos. Luego de eso, fue todo para Sullana. No se si el entrenador los mandó a tirarse atrás o pasó factura el partido jugado a mitad de semana. El hecho fue que nos replegamos demasiado y de esto sacó ventaja el local. Butrón saco algunas, otras fueron desviadas y una Duclós saca de la línea. Era un clamor popular que acabe el primer tiempo.

Y es aquí donde hay un punto de quiebre. ¿Qué hará el entrenador? ¿Seguirá tirado atrás? ¿Saldremos a apretar? Y ahí nacía la discusión de los hinchas aliancistas, quienes se enfrascaban vía redes sociales en duelos absurdos e innecesarios, para luego elevar su ego y restregarlo en el rostro del otro, que va a responder y así, un sin fin de insultos. Pues bien, Bengoechea hizo lo ilógico (?) para muchos. Salió a buscar el partido y metió a dos jugadores para ganar. Quevedo y Aguiar ingresaron y uno de los que salió fue Fuentes. Este cambio fue arriesgado, pero si quería ganar, tenía que hacerlo.

En esta ocasión, el buen Leao no nos pudo salvar. Por poco y ataja el penal (Foto: EPENSA)


Segundo tiempo

Alianza salió a ganar. Al no estar Fuentes, el medio campo era una zona de tránsito. Se hizo un partido entretenido, donde ambos atacaban y había la sensación de gol de cualquiera. Golpe por golpe, ataque por ataque y ninguno aprovechó sus oportunidades. El DT, al ver el equipo algo desequilibrado, metió a Cotrina. Me parece que Bengoechea metió esos cambios para hacer un gol en los primeros 20 o 25 minutos y luego cerrarlo con Cotrina. Lo primero no ocurrió y lo segundo tenía que darse para que esa zona no sea tan vulnerable. Aguiar se juntaba por ratos con Quevedo e hilvanaban buenas acciones de peligro. Este último se animaba a encarar y generaba tiros libres a favor. Por el otro lado, Bazán seguía haciendo lo que le daba su gana con Riojas y ya no estaba Erinson para apoyarlo. Tuvimos una clara. Pase de Cruzado que era para Aguiar, pero Cachito quería hacer su gol y la mandó fuera. Si el uruguayo viene de atrás, con fuerza, buscando la devolución y con impulso, pues era para él. Cachito estaba ahí, incómodo y en una posición nada favorable. Esa fue una oportunidad de oro. Y al final, un penal, que para mí no fue, nos termina dando una amargura que aún no se me pasa. Gol y final. Por poco Butrón, pero no puede hacerlo todo solo.

Mal partido de Riojas, igual el de Pajoy. Erinson bien apoyando en defensa y habilitando en ataque, mal partido de Cachito. Estuvo impreciso, desesperado y creo que eso pesó en esa última jugada donde él quería hacer el gol. Es un jugador importante y creo que va a mejorar para la próxima jornada, pero si alguien juega mal, hay que decirlo. Ahora yo pregunto: ¿Qué opinan de los cambios?

¿Debió meter a dos de arranque y desequilibrar el mediocampo? ¿Los que lo criticaban por defensivo lo habrán aplaudido? ¿Los que aplauden que lo más importante es el resultado se habrán enojado por meter tan rápido a dos jugadores de ataque? Cuestión de cada uno. Yo pienso que sí estuvo acertado. Era una situación límite, teníamos que ganar, quedaba un tiempo y si algo le reclaman al DT es que demora en hacer los cambios. Pues bien, hizo los cambios para ganar y casi que lo logramos. Sería fácil matarlo con el resultado puesto y es algo que no acostumbro hacer. Se intentó por varios medios, pero si un equipo quiere ser campeón, no puede contar con un centro delantero con tan poca efectividad.

Y así se fue el partido, con una derrota que duele mucho, pero que no nos debe desunir. Si este equipo ha mostrado algo, es que están unidos. Ahora, nos toca a nosotros reflejar esa unión en las tribunas.

La figura del partido fue...


Le bastó solo un tiempo para demostrar (nuevamente) que debe ser titular.


Para mí, siempre el que intenta jugar a algo, con todas sus armas, por muy nobles que estas pueden ser, va a estar más cerca de conseguir el objetivo. El que propone, intenta, se acerca a lograr a la meta. Ojo, se acerca, no digo que se logre. Como dice Blades: "En la vida todo es relativo...", y el fútbol es la vida misma, relativa e impredecible. Pues bien, esta introducción es para presentar a la figura del partido. Solo jugó un tiempo, pero más que suficiente. Intentó siempre, encaró, se atrevió, buscó el arco rival, pues Kevin siente así el fútbol, es su forma de jugar, es su estilo y a mí eso es lo que me gusta, el que encara, el que es atrevido y no se queja ante las patadas que le dan. Las asume estoicamente como parte del fútbol. Sin duda alguna, el mejor fue este joven que debe ser titular.

Apreciaciones finales

Ya casi todo está dicho del partido. Ahora, me quiero enfocar en los hinchas. Muchachos, como dije líneas arriba, el equipo está unido. Ya es suficiente con las peleas de los barristas antes del ingreso como para que se inicie una guerra entre el hincha que si paga su boleto, que hace su cola, que falta al trabajo o a la universidad. Todos los gustos se respetan y son muy válidos, pero no juguemos a menospreciar a los que no opinan como tú. Yo no soy más hincha que tú, ni tú eres más hincha que yo. Ambos amamos a Alianza y lo hacemos a nuestra manera. Si a ti te gusta ganar como le ganamos a la U o a Cristal, de acuerdo. A mí me parece que es válido ganar así, pero que rendimientos como los de esos encuentros nos darán uno que otro partido, pero solo una idea de juego sostenida si nos dará el título. Señores, basta de ponernos el pie entre nosotros. No le demos de comer a otros que son maestros de la sátira y el escarnio. Vamos a estar juntos. Solo así ganaremos el título, con un equipo completo en toda su dimensión, y eso implica también al hincha.

Próxima cita

Este jueves Alianza vuelve a Matute. 8:00 P.M. contra Juan Aurich. Si el miércoles llenamos el Nacional a las 7:00, esta vez no hay excusa. Hay buenas promociones, al día siguiente es feriado, así que vamos todos a hacer la fiesta y demostremos nuestra grandeza. Lo repito por enésima vez: ¡JUNTOS Y UNIDOS! Así nadie nos tumbará.

¡ARRIBA ALIANZA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.