Sobre Gustavo Zevallos en Los Renegrones

Ha pasado una semana desde que Gustavo Zevallos estuvo en el programa de hinchas ‘Los Renegrones’, y hasta ahora la entrevista sigue dando de qué hablar.


Ni para pasearnos encontró salidas inteligentes.

Empezamos con la parte ingrata, pues muchos hinchas y páginas tuvieron duras posturas con los organizadores del programa. Ante esto, siempre es bueno recordar, primero, que, como es evidente, el programa ‘Los Renegrones’ es realizado de manera voluntaria y con fines voluntarios. Ad Honorem, para especificar. Por tanto, si bien esto (ni nada) no debería liberarlos de crítica lógica, creemos ético agradecer su inversión de tiempo y recursos en algo que no les genera más que satisfacción emocional (y de esto sí que sabemos los hinchas con proyectos no lucrativos relacionados al club). Y segundo, que no es nada fácil estar frente a una cámara o micrófono, sabiendo que hay miles de personas mirando, analizando cada gesto y escuchando cada palabra, algunos (lamentablemente) a la espera del mínimo error para luego saltar como fieras a despotricar. Y no es nada fácil más aún si al lado se encuentra el que tal vez sea el personaje más cuestionado del club desde que se fue Susana Cuba, con toda la responsabilidad a cuestas que ello implica.

No perdamos de vista al verdadero objetivo: Gustavo Zevallos. Dicho esto, continuemos.

Entre otras cosas, Zevallos dejó claritas algunas citas que confirman la, por lo menos, mediocridad de su trabajo en Alianza Lima. Por ejemplo:

1.- Contratos de los jóvenes promocionados: Ha trascendido mucho en la prensa nacional que Zevallos quiere asegurar la permanencia de los jugadores de canteras promocionados al primer equipo con contratos de, mínimo, dos años. No obstante, el mismo Zevallos indica en la entrevista que esa ya era una política del club de hace mucho tiempo, y que la novedad radica en que no se venderá a ningún jugador si no tiene mínimo dos años en el primer equipo, para evitar ventas apresuradas como la de Yordy Reyna en el 2013. Hasta ahí todo bien. Pensamos que, sin embargo, antes de asegurar una permanencia mínima, pues tampoco es la idea truncar la carrera de un juvenil solo porque sí y sin ningún proyecto que lo respalde en Alianza, se debería priorizar que no se corte un proceso a la mitad si el jugador es importante para el funcionamiento del equipo.

Indicó, del mismo modo, que se encuentra muy satisfecho con el resultado obtenido en las contrataciones de este año (sí, la misma cara pusimos nosotros), y acá hubiese sido bueno un análisis (y mea culpa) del propio Zevallos acerca de las contrataciones y renovaciones de años pasados en vez de centrarse únicamente en el 2017. Con eso sus comentarios habrían ganado profundidad, expresando una auténtica preocupación por lo que compete a sus labores, sin simplemente “surfear” las preguntas espetando respuestas a simple conveniencia, como hizo en casi toda la entrevista.


2.- Los criterios para traer a un jugador: Zevallos indica que los principales criterios para contratar un jugador son el ritmo de competencia que este tiene y las estadísticas que se manejan de él según su puesto (por ejemplo: Goles para los delanteros, pases para los volantes, etc.). Sin embargo, luego, cuando se le hace ver que hay jugadores que han sido contratados a pesar de que no necesariamente cumplen con los criterios mencionados (mérito de los que llevaron a cabo la entrevista, dicho sea de paso), el directivo alude a la falta de presupuesto. ¿Para qué tanto (falso) análisis, entonces, si al final no se contrata por falta de plata? Y esto está cercanamente ligado con el siguiente punto.

3.- Seguimiento a mercados internacionales: Posteriormente, al preguntársele si se hace un seguimiento exhaustivo de otras ligas sudamericanas en que se puedan conseguir buenos jugadores a un costo similar al del mercado local, Zevallos indica que “se hace seguimiento total al mercado nacional y se ve afuera cuando vemos algo que pueda ser interesante para el medio”. Asimismo, indica que a partir de mitad de año ya se empieza a trabajar para pedir jugadores de afuera. No obstante, luego menciona que los refuerzos extranjeros de este año fueron todos sugerencia de Pablo Bengoechea (?). Entonces, si todos los refuerzos los sugirió el técnico, nos preguntamos ¿Cuál fue la chamba de Zevallos a partir de la mitad del año pasado hasta la llegada del nuevo técnico?

4.- Sobre el caso Ozeri: Zevallos lamentó que los hinchas no hayamos tenido la oportunidad de verlo jugar (porque es bueno, suponemos), pero que siempre fue un refuerzo para la reserva (ya). Y que cuando el sistema de cupos extranjeros del campeonato cambió, se tuvo que ir. Negó que todo fuera un negociado, como muchos acusan, recurriendo al ya clásico en él “los que me conocen saben que…”, como si ese fuera un verdadero argumento de refutación a lo señalado.

Explicó también que conocieron al jugador en Argentina, cuando fue invitado a conocer las reservas de Racing, Boca y Banfield. Zevallos cuenta que la idea era conocer la 'fábrica’ de jugadores en clubes argentinos, a lo cual llegan estas preguntas (que lamentablemente no surgieron en el programa): ¿Qué aprendió de ese viaje que, suponemos, le habrá costado dinero al club? ¿Sacó alguna conclusión que quiera compartir con nosotros? ¿O es que todo lo que logró en ese viaje fue traer a un jugador que cobró sueldo profesional por casi un año y nunca jugó en el primer equipo? (y encima se indigna cuando lo acusan de haber hecho un negociado)

5.- Sobre el desbalance entre jugadores jóvenes y experimentados: Zevallos fue claro en decir que la idea de Alianza este año era tener un equipo joven pero con jugadores de experiencia en cada línea. Hasta ahí, ok. El problema surgió cuando se le preguntó (otro acierto de los Renegrones) que, si esa era la idea, ¿por qué, en el momento más importante de Alianza en lo que va del año (ante Independiente en Argentina), solo se puso a jugadores experimentados y se dejó a los jóvenes en la banca, haciendo un pésimo partido? A lo que Zevallos contestó que no fue un pésimo partido y que por eso nos trajimos un empate (?), y que además esa fue decisión de Bengoechea (o también “Ampay me salvo” le dicen). Y cuando uno de los entrevistadores replicó que el empate fue casi 100% por Butrón, el gerente deportivo, fresco como una lechuga recién sacada del refrigerador, dijo mientras soltaba una risita: “bueno, para eso están los arqueros, ¿no?”... Sin comentarios.

6.- Nuevas contrataciones para el primer equipo: En el último punto que vamos a tocar hoy sobre esta entrevista, Zevallos recurrió al “probablemente” para comentar sobre posibles ‘jales’ al primer equipo una vez terminado el Apertura (por norma, no se puede incorporar a nadie antes). Los Renegrones fueron enfáticos con dos puestos en particular: laterales y delanteros. A lo que el gerente deportivo contestó “sí, probablemente haremos alguna incorporación”. Nos preguntamos por qué tanto misterio, si es evidente que nos faltan jugadores competitivos en los puestos mencionados.
Tal vez el señor Zevallos crea que mientras menos ilusión despierte en la hinchada (lo cual, creemos, no habría sido el caso solo por mencionar que Alianza sí necesita refuerzos de cara al Clausura, y que hará lo posible para lograrlo), mejor apreciado será su trabajo. Lamentamos profundamente decirle que no es así.

Lo único que hará que apreciemos su trabajo, señor Zevallos, será el tener una buena cantidad de jugadores realmente competentes en el club para que el entrenador de turno pueda conformar un equipo competitivo, y de esos jugadores competentes hay muy pocos a comparación de los casi 30 nombres que conforman la plantilla principal (creemos que en este momento del año solo pasan el examen Butrón, Aguiar, Fuentes, Vílchez, Riojas, Quevedo y E. Ramírez, o sea, ¡7 de 28! ¡La cuarta parte!). Así que no se esfuerce solo en parecer sensato ante nosotros, cuando lo que realmente nos interesa como hinchas es que cumpla con su trabajo para que Alianza destaque en lo deportivo, obligación implícita en el club más grande y popular de este país.

Incapacidad demostrada, con creces. 


Conclusiones:

  • La entrevista pudo ser mejor, sin dudas, pero fue aceptable, sobre todo para notar el nivel ético-profesional de nuestro gerente deportivo. Nuestras felicitaciones a los Renegrones y sus buenas intenciones. Estamos seguros de que, con el tiempo y su esfuerzo, mejorarán y consolidarán su idea como medio de comunicación.
  • Gustavo Zevallos es un incompetente. Lo demuestran sus ‘jales’, su cantidad de desaciertos frente a sus aciertos, su actitud ante ello, es decir, su facilidad para zafar de responsabilidades y culpar a otros y, lo más importante, los resultados, que hasta ahora no le favorecen en absoluto.
  • Debe irse. Pero esperamos que, mientras siga en el club, asuma su cargo con verdadero profesionalismo. Que busque jugadores desde ya para el Clausura, y no simplemente espere a que lleguen a él mediante correos electrónicos de sus representantes. Que deje de excusarse en el presupuesto para justificar sus errores, pues, como es fácil de demostrar, se puede contratar mejor con el mismo presupuesto o, en su defecto, seguir el ejemplo de otros clubes, como Universitario, que arriesgan un poco más en su visión deportiva, teniendo en cuenta que los éxitos deportivos también tienen rédito económico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.