Las victorias feas también cuentan, pero no alegran mucho

 Juan Aurich 0 - Alianza Lima 1 

En una esquina Juan Aurich, un elenco del cual debemos de rescatar (e imitar) su convicción. El ciclón, a pesar de tener una plantilla corta, con jugadores que pasan los 30 años y que tienen que cargarse al equipo, no renunció al buen fútbol. No generó llegadas de alto riesgo, pero murió en su ley.

En la otra, tuvimos a un plantel que ya se conoce y que nos ha demostrado que con individualidades y juego colectivo puede hacer daño; no obstante, hoy, los herederos de Villanueva no estuvieron claros de mitad de cancha para arriba y nos dejaron una victoria consuelo, premio al esfuerzo. ¿Cómo jugamos hoy y en qué fallamos? ¿Por qué algunos triunfos no alegran mucho? Las explicaciones en la siguiente crónica.

Escribe: Lavalle del 34

Foto: De Chalaca



Primer tiempo

Inicio comentando que tras recuperarse de una operación en los meniscos de la rodilla derecha, Lionard Pajoy regresó al titularato luego de más de un mes. Otra de las novedades fue el debut de Rojas que jugó como lateral derecho en reemplazo de De La Haza y Garro. 

Con respecto al sistema de juego, Bengochea probó un 4-3-2-1. Utilizó la fórmula que le ha funcionado anteriormente: buscó capitalizar la velocidad de Pacheco por derecha y Hohberg para llegar por los costados y habilitar al delantero (aunque ambos ya han jugado de nueve en otros partidos). Claro está, estos tenían que tener el respaldo de L. Ramírez y Aguiar para crear jugadas y de Fuentes para la recuperación.

Lamentablemente, en la primera mitad no salió mucho de lo que había planeado el profesor. Ojo, no digo que no llegamos y que no creamos ninguna, sino que en líneas generales, encontramos un equipo largo e impreciso. Cuando no se podía encontrar espacios, se recurría a los disparos de media distancia, a los centros y a intentar de pelota parada. 

 Asimismo, a Pajoy lo noté fuera de ritmo  y creo que es normal después de no jugar por semanas. A Pacheco no lo vi tan claro, pero era el que con técnica podía causar una jugada de peligro. Sobre Fuentes, puedo decir que fue cumplidor y no fue tan exigido como cuando jugó contra Universitario, Municipal y Huancayo. 

Por su lado, quien sorprendió a propios y a extraños fue Hohberg. No mostró la entrega de anteriores encuentros y más bien se exhibía lento y con poca sensibilidad para tratar el balón. Prueba de ello es el gol que se pierde a los 18´ cuando recibe un pase que lo deja frente al arco y la manda afuera. Y también podemos ver en el 21´ con 10 segundos que le costaba decidir bien. Muchos dirán que viene jugando así desde hace varios partidos, pero para mí hoy fue más notorio su bajo rendimiento

Cuando ya iba a terminar un primer tiempo para el olvido, Alianza buscó penetrar el área por izquierda; Pajoy jaló marca de hasta tres jugadores del Aurich, le da pase a L. Ramírez que estaba en la falda del área y este último le entregó el balón a Aguiar que al encontrarse sin marca decide probar al arco y gol (42´). El goleador del equipo y del torneo abraza a sus compañeros, pero antes de eso celebra como Bebeto, pues acababa de nacer su segundo hijo. Nos fuimos al descanso.

Segundo tiempo

Párrafos atrás, no mencioné mucho sobre el rival, así que lo haré ahora y aprovecharé que Aurich no cambió mucho su estrategia entre tiempo y tiempo. El ciclón tuvo pocas llegadas importantes y algo de agresividad, gracias a Archimbaud, Sheput, Quinteros y Rodas, pero arriba Borges y Rossel no pudieron concretar y no hicieron sentir la presión que causan dos nueves.

Su defensa estuvo definitivamente mejor parada que en el 7 a 2 pasado; despejaban todo lo que venía y quitaban el balón limpiamente. No obstante, es necesario volver a decir que Alianza fue en líneas generales un equipo impreciso, así que el término adecuado para referirnos a los defensas rivales podría ser cumplidores (salvo el gol y la que tuvo Hohberg, quizá solo esas dos).

Felizmente, nuestra defensa también estuvo sobria. Riojas y Araujo respondieron bien en las pocas llegadas de peligro que hubo. Los laterales Cossio y Rojas apoyaban en la recuperación y en el ataque, con centros y pases cortos. 

Aquí hay que mencionar que me pareció que el debut de Rojas fue con nota aprobatoria. Se evidenció sus nervios en algunos pasajes, pero no "arrugó" cuando -por ejemplo- Rodas quería ganarle el vivo. Creo que si se le da confianza podríamos tener un sustituto fiable en esa posición, y ¿por qué no un titular?, teniendo en consideración que De La Haza no está en su mejor nivel. Por su parte, Prieto, tuvo que intervenir en algunas y lo hizo bien.

Regresando al análisis de la parte complementaria, Pacheco siguió siendo el hombre más desequilibrante de Alianza. Cruzado ingresó por Fuentes e intentó crear conexión con los atacantes, pero sus iniciativas no eran peligrosas, así que su principal contribución fue ayudar a tener el esférico sin destacar mucho. Además, entraron Vílchez por Aguiar y Quevedo por Hohberg, este último ingresó cuando faltaba menos de diez. 

Al tener "Neka" otras características, se pudo ver a un Alianza con más fútbol y posesión, mas el segundo gol nunca llegó. En el caso del tercer cambio, Quevedo, que le había anotado cuatro tantos al Aurich hace menos de un mes, ingresó bien. Tuvo agresividad y dio un pase que terminó en gol de Pajoy, lamentablemente fue anulado; en honor a la verdad, la decisión fue justa.

Antes de que acabe el encuentro, el árbitro Joel Alarcón amonestó a Araujo y a Buitrago con sendas amarillas. El defensor aliancista reclamó porque no había cometido falta alguna, y aunque tuvo razón en protestar, lo hizo "airadamente" y  se espera el informe del árbitro: esperemos no se pierda el clásico. 

El encuentro culminó y me quedé insatisfecho porque no sé si solo basta con ganar o no perder. Tuve una sensación similar el día martes que empatamos ante Independiente,  en el papel un resultadazo. Vale decir, que ese día vi el partido junto a Don Cornelio, El León del Pueblo y El Gran Perico, y cuando acabaron los 90´ coincidimos en que las victorias feas también cuentan, pero no alegran mucho.

Apreciaciones finales

La elaboración del gol es buena. Revisen desde el minuto 42 con 10 segundos y podrán ver que Cossio recuperó el balón y que a partir de ahí, Alianza trianguló y llegó hasta la falda del área. No obstante, en casi todas las demás jugadas de peligro, el equipo no tenía un norte. No pienso que toda jugada les tiene que salir, pero sí que se vea una verdadera intención de querer proponer y no apelar al pelotazo.

Próxima cita

El clásico es el próximo sábado 15 de abril. Como jugaremos solo con hinchada rival, esto les servirá a los jugadores a acostumbrarse a silbidos e insultos (algunos racistas), así llegaremos psicologicamente mejor preparados para partidos decisivos. De cualquier forma, en un clásico siempre se debe salir a ganar.

¡Arriba Alianza!











1 comentario:

  1. Vamos bien, nos queda mejorar mucho mas, para la vuelta con Independiente

    ResponderEliminar

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.