Triste goleada

Alianza Lima 4 -  Comerciantes Unidos 0

La noche de ayer tuvimos la despedida del equipo como local en el año, la cual se dio con una goleada. Un 4 a 0 engañoso, pues si bien se mostró más ganas que en otras ocasiones, a veces esto no basta para ser aplastantes en el juego, más allá de lo que refleje el resultado. Esta temporada se cierra con una despedida triste por todo lo vivido en Matute, como hacía tiempo no se veía en medio de un triunfo. Lo rescatable fue que se le dio oportunidad a los que realmente quieren jugar, los que desean estar; lo malo: la poca asistencia del público al estadio. Por mucho que estos jugadores hayan mancillado la historia aliancista, no es posible que despidamos al equipo de esta forma. El que exige, tiene que dar en la misma medida.

Esta crónica, más que analítica, va por el lado pasional, pues analizar a un equipo que alinea junto por primera vez en el año tal vez sería en vano. Sin embargo, resaltaré los puntos más importantes de lo que fue la goleada blanquiazul.


El equipo se reencontró con el triunfo y con una goleada contundente, pero esto no dejó tranquilo al hincha que asistió a Matute el día de ayer.
    

Ficha del partido




Mis primeras impresiones para el segmento "EBI en Caliente"



Primer tiempo: Desde el arranque se vio a un Alianza muy asfixiante con el rival tanto en la marca como en ataque. Producto de esa presión llegó una pelota que perdió Comerciantes en el mediocampo, y una buena triangulación de los aliancistas que llegó hasta Pajoy para que éste amague a un defensor rival y defina solo, al lado izquierdo del exarquero aliancista Éxar Rosales. 1 a 0 y el partido parecía abrirse para el equipo blanquiazul, al que siempre le costaba conseguir el tanto inicial.

Luego, lo que debió ser un dominio constante de los victorianos pasó a ser todo lo contrario. El equipo se mostró parsimonioso, lento, hasta parecía contento con el score. Eso sí, hay que destacar que este once sí corrió y metió más que otros. Con las limitaciones propias de jugadores que forman juntos por primera vez, me parece que este combinado sí respondió. Eso sí: lo que no debe permitirse es el conformismo mostrado por momentos. Otro rival más atrevido nos hubiera complicado más.

El primer tiempo llegaba a su final con un equipo que dejaba más interrogantes que certezas. De lo mejor fue Mimbela, ya que era el que trataba de ponerla al piso, asociarse con sus compañeros y buscar los pases en profundidad. Destaco también las ganas de los laterales de Alianza, chicos jóvenes a los que no les pesó la camiseta más allá de su falta de rodaje. Presentan defectos que pueden corregirse conforme vayan fogueándose más.

        Precios instante en que Pajoy amaga al defensor rival en el área grande, para luego colocar sutilmente el balón con la parte interna del pie derecho, en el arco de Rosales.

Segundo tiempo: La segunda parte inició con los dirigidos por Mario Viera buscando con todo el empate, ante la pasividad de los nuestros. Sin ser extraordinario, Comerciantes Unidos nos desnudó en defensa. Jayo Legario metió a un Érinson Ramírez que entró con vehemencia, aunque torpe en las definiciones. Ingresó por un muy flojo e impreciso Julio Landauri. Como se dijo, Ramírez es rápido, tiene fuerza, pero no decide bien al final y le gana la desesperación. Aún así, aportó más al equipo. José Cotrina entró por el 'mejorcito' de Alianza, que fue Mimbela. Con esto se buscaba dar equilibrio a una volante que habíamos perdido a manos de Ardiles y Correa. Cuando el encuentro no contaba con grandes sobresaltos, el DT rival hizo dos cambios ofensivos que nos irían complicando cada vez más.

Pudimos liquidar pero Ramírez se nublaba y, en vez de patear o centrar para Pajoy, se la regaló al arquero. Minutos después ingresaba Larrauri por un empeñoso Garro. La sensación de que el empate llegaba se hacía sentir, siendo este temor alimentado por nuestra defensa. Fue así que una terrible descoordinación entre Atoche y Araujo estuvo a punto provocar el 1-1.

Felizmente, cuando más cerca estaba Comerciantes de igualar Miguel Araujo, uno de los más sobresalientes el día de hoy, puso de un cabezazo el segundo para darle a la hinchada la tranquilidad y la certeza de que el triunfo se quedaba en casa. Cuando ya manejábamos el partido con calma, una extraordinaria asistencia a tres dedos de E. Ramírez dejó solo a Pajoy, quien tras un gran autopase decretó el tercero. Ya sobre el final llegó el 4-0 con un golazo de Duclós que, ojalá, le dé más confianza para lo que viene. Inmediatamente llegó el final del partido y, por fin, los tres puntos en Matute.

      Así quedó la tabla de posiciones, sin contar los tres puntos del último clásico ganado en mesa por la ineptitud de los dirigentes cremas.


Apreciaciones finales: Más que hablar del rendimiento, enfatizo lo triste que fue hoy el estadio: Tribunas vacías e insultos a un ex jugador que dentro del campo demostró darse siempre íntegro, pero que ahora parece querer enquistarse en el cargo, borrando el cariño que le tiene el hincha, y dejándonos con la desazón de tener que conformarnos con la Sudamericana.

Para Alianza es importante clasificar a esta copa, tanto por cuestiones económicas como por un tema de refuerzos: Se vocea a Ascues y Rodríguez. Si de por sí es difícil que vengan debido a su costo, mucho más lo será si no vamos a ningún torneo internacional. Entonces, hay que quitarnos ese absurdo chip de que "ya no peleamos nada", y seguir apoyando al equipo en Huancayo. No puede ser que las tribunas hayan estado así de vacías. Uno exige conforme da, y si no contribuyes al crecimiento de tu equipo, no puedes ser tan conchudo de pedir. 

Cada uno sabe bien las razones por las que va o no al templo, y lo que aporta a la institución ya sea yendo al estadio, por medio de souvenirs, trabajos sociales, difusión del aliancismo en las redes, etc. Lo que sí tiene que quedar en claro es que, para exigir, tenemos que dar también. Tú que estás leyendo, ¿crees que das lo suficiente por Alianza? Y no hablo de dinero, sino de tiempo, que es mucho más valioso. El título de esta crónica intenta, pues, reflejar el sentir del hincha: una "Triste goleada", con un triste marco.

Es obligatorio comprometernos más con el equipo en adelante. A los que vistan la camiseta aliancista, sepan que aquí no vienen a pasar el rato, si no a la institución más grande del país, a ser parte del proyecto. 

Con respecto al partido, fue bueno, con varios pasajes de buen fútbol durante algunos lapsos en los que los volantes se asociaron con Pajoy. Buenos goles y triunfo. Por supuesto, la despedida al equipo pudo haberse dado de mucho mejor manera, pero lamentablemente la coyuntura no pudo permitirlo así.

Cerremos el año como corresponde, con un triunfo y renovando la ilusión para la siguiente temporada. Porque lo que al hincha nunca, pero nunca le puedes quitar, es la ilusión.

¡Arriba Alianza Lima CARAJO!

Próxima cita: El domingo finalizamos el torneo en la altura, ante Sport Huancayo. Vamos a asegurar el cupo a la Sudamericana y a ganar por la gente que siempre acompaña.

Con todo y contra todos, por siempre ¡¡¡Arriba Alianza!!!


Fotos: Líbero, CMD, Depor.

1 comentario:

  1. Dar para exigir!!! Por favor!!! Uno como hincha da todo por el equipo de sus amores!!! Pero si tienes jugadores que tranquilamente, sin hacer nada, ganan un dineral a costa de nuestros bolsillos!!! voy a sur, voy a norte, voy a occidente, dejo y se me fue mi plata, y me gane un disgusto al ver a mi equipo lleno de pésimos jugadores que no saben ni parar una pelota!!! Por eso la ubicación final del equipo en la tabla del campeonato!! y te pregunto: Tengo que seguir dando para exigir? Y eso que no hablo de los pesimos dirigentes que tiene nuestro equipo blanquiazul, aun asi, naci y morire aliancista!!!

    ResponderEliminar

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.