De pocas fuerzas

Alianza Lima 0 - Juan Aurich 2

"¡Levantamos muertos!", debería decir algún letrero en la entrada del Alejandro Villanueva. Aurich, ya ven, venía con seis fechas sin ganar a cuestas, más cerca de la zona de descenso que de los que lideran el torneo ─entre ellos Alianza, dicho sea de paso─; y hoy volvió al triunfo ante un cuadro grone que parece haberse olvidado de sus mejores momentos del año. La tan ansiada regularidad empieza a verse, pero jugando mal. Alianza, es decir, hace sostenido su bajo rendimiento, y esta vez lo pagó con una nueva derrota y en condición de local, otrora imbatible y respetable condición que hoy quizá esté sepultada junto con millones de ilusiones de dar la vuelta este 2016. Aurich 2, Alianza 0, y vamos al desglose.


Pueden escuchar aquí mis primeras impresiones sobre el partido:


Primer tiempo

La blanquiazul alineó con Forsyth en el arco, Araujo e Ibáñez en la defensa central, Trujillo y Guizasola como laterales, Vílchez y Ramírez en la primera línea de volantes, Landauri por izquierda, Montaño de enganche, Pajoy como extremo y Pando de nueve neto. ¿Qué podemos decir del primer período?, pues que fue como ver una pecera de almejas durante 45 minutos. La inexistente propuesta de Alianza y la timidez de Juan Aurich hicieron tal vez el peor primer tiempo de lo que va del campeonato. Un partido aburrido y sin emoción alguna en el que ambos cuadros parecían empeñados en empatar cero a cero. El cuadro de Mosquera no encontró la forma de entrar y, lo que es peor, ni siquiera la buscó. Solo apeló al pase largo y al centro, pero la defensa chiclayana no tuvo problema alguno en combatir esos argumentos tan pobres. Así, terminó ─gracias a los dioses─ el primer tiempo.

Casa y cementerio: Juan Aurich resucitó en Matute.
Segundo tiempo

Alianza intentó ser más agresivo al inicio de la segunda parte en lo ofensivo, lo cual me pareció bien, pero al hacerlo, lógicamente, dejó huecos defensivos que ni la volante de marca ─teóricamente, porque Ramírez no es de marca y Vílchez es mixto─ ni la defensa pudo tapar del todo. Es entonces cuando mostramos una debilidad que el cuadro rival empezaría a aprovechar con pases a Tejada a espaldas de la defensa. El gol mal anulado por un offside que no fue, y otra jugada en la que Tejada quedó mano a mano con Araujo, entre otras, llegaron con esa fórmula que para Alianza en todo el año fue una pesadilla. Luego vendría el penal. Sí, no fue, Tejada se lo inventó, pero Trujillo no puede barrerse de esa forma tan demente dentro del área. El panameño, que es un viejo zorro, intuyó y se tiró un piscinazo que Gambetta compró. Alianza, que para ese momento había vuelto a ser el lastre del primer tiempo, no tenía nada que reclamar, pues los jueces ya se habían equivocado a favor nuestro más de una vez. Fue gol del 'pana' (73') y golpe de knock out. A partir de ese momento todo empezó a complicarse. Amarilla para Pajoy y se pierde el clásico, se lesiona Mimbela, que había entrado por Landauri para el segundo tiempo, se lesiona Vílchez y ahora hay peligro de que se pierda el clásico, amarilla para Manco y se pierde el clásico, minuto 90 más descuentos y Aurich encuentra el segundo gol CON LA MISMA FÓRMULA DE SIEMPRE, la de ganar las espaldas de los defensores ─claro que para ese momento Alianza estaba jugado al ataque─, y para cerrar, el árbitro expulsa a Luis Ramírez, así que tampoco podrá estar el jueves ante la U. Lindo menú el que nos comimos hoy, ¿para qué más? Felizmente ahí quedó. Pitazo final. Un Alianza de poco empuje y pocas fuerzas, fue derrotado a domicilio una vez más.

Apreciaciones finales

¿Qué han hecho contigo, Alianza?.. Jugadores mediocres y conformistas, dirigentes sin visión y acomodados en su inutilidad, y un entrenador inconsistente y terco. Eso es, más o menos, lo que resume la realidad actual del primer equipo aliancista. Una representación magra e injusta de lo que alguna vez fuimos. Un grupo acéfalo y sin ambición aparente. Se acabaron los líderes y los caudillos, quedaron jugadores acostumbrados a cumplir sus contratos porque sí, sin el deseo de escribir sus nombres en las páginas gloriosas del club. Si miramos a las canteras, la situación sigue siendo crítica. Pagamos aún el alto precio del abandono de gestiones anteriores a nuestras divisiones menores. Dirigentes y socios que no proyectaron un carajo, limitándose solamente a vender por vender, saqueando nuestro patrimonio, y a coger la tajada más grande que puedan comer del pastel. Dicho todo esto, no salir campeones se vuelve solo parte del problema. Alianza no produce jugadores, Alianza pierde día a día identidad, Alianza se parece cada vez menos a Alianza, y los hinchas solo podemos observarlo con impotencia. Por ello, se entiende la reacción de la tribuna, se entiende "que ya no haya el apoyo de antes", porque el hincha ama a los colores, y precisamente por ello, si ve que algo los está manchando, ese algo se convierte automáticamente en un enemigo en común. Y al parecer, los enemigos más peligrosos de Alianza residen en sus propias entrañas.

Pajoy y Manco observando el panorama con desolación.
Próxima fecha

El jueves 21 nos enfrentamos a la U, y ante la U NO PODEMOS PERDER. Nada mejor para lavarnos la cara. En nuestros jugadores y entrenador está depositada la esperanza.

¡ARRIBA ALIANZA!

Fotos Epensa

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.