Un endeble castillo de naipes...

Alianza Lima 0 - 1 Unión Comercio

Lamento tener que decirlo, pero Alianza ha perdido la brújula -si acaso alguna vez la tuvo- y se desmorona como un endeble castillo de naipes. A mi juicio las cartas débiles tienen nombre propio, tres concretamente: Christian Bustos, Renzo Gayoso y Gustavo Zevallos. Para mi son ellos los directos responsables de este castillo azul y blanco que se cae a pedazos. Después de dichos directivos, lo son los jugadores, particularmente aquellos traídos este año al equipo (con honrosas excepciones, dígase Oscar Vílchez, quien ayer nos hizo mucha falta), esos jugadores que fecha a fecha nos contrarían más y más con sus actuaciones. Y sólo después de los jugadores, lo es Roberto Mosquera, quien hasta la decimoctava fecha del Campeonato no ha sabido dirigirlos y administrarlos en el campo.

Jugando a nada, Alianza perdió de local y dejó asentadas más que nunca las certezas de sus malas actuaciones. Hoy me tomaré una licencia, hoy centraré mi análisis en los jugadores y contaré muy brevemente las incidencias. Así viví la tarde del domingo.

Escribe: Don Cornelio - EBI

Luis Ramírez es la muestra viva de la pobre política de contrataciones de la Directiva Bustos.
EL EQUIPO:

Alianza alineó un 4-2-3-1 con Forsyth en el arco; Ibáñez, Aparicio, Duclós y Uribe en la línea defensiva; Atoche y Ramírez en la primera línea de volantes, Manco, Landuri y Mimbela en la segunda; y con Pajoy de único delantero. Basta con decir que para mi, de los once apenas Mimbela salvó su rendimiento, y no porque mostrara muchas luces (ya que más bien trasladó en exceso el balón y así demoró o incluso frustró varios ataques) sino porque los diez restantes fueron puras sombras.

Forstyth solo tuvo la jugada del gol, en la que no tuvo responsabilidad alguna, y una salida en la que casi deja la pelota. La sufre más de visita.

Ibáñez es una lágrima. Lento, pesado, inoportuno, falló el gol del empate de tiro penal, así es, desde los doce pasos, desde el punto del área en el que nos tenía acostumbrados a no fallar. Su rendimiento es muy pobre y la hinchada, ya harto cansada de verlo, para colmo, con la cinta de capitán, se lo reclama con toda razón. ¡Gracias Zevallos, gran jale! Aparicio, a mis ojos, no lo hizo tan mal, pero ciertamente no da la seguridad que necesita un equipo grande en la zona posterior (y bueno, por eso Araujo es el tuerto en la tierra de los ciegos). Duclós y Uribe no dan la talla. No juegan tan mal como Trujillo o Guizasola (a estos dos los veo jubilándose en Alianza y trabajar con las Divisiones Menores ah, ¡suave Bustos!) pero no son los laterales que necesita Alianza. Me parece que Duclós, muy pasivo y permisivo con el rival, tuvo responsabilidad en la jugada del gol.

Atoche no pinta si no tiene a Vílchez al costado. Para que un perro de presa haga cabalmente su trabajo, necesita un administrador de compañero y por supuesto Ramírez no lo es. Por este último, lento y desprolijo, Bustos y compañía dejaron ir a Albarracín, entonces es imposible que no extrañemos al 'cachetón' y por supuesto al 'cotorra' Míguez. ¡Bien ahí Zevallos!. Es demasiado obvio, el equipo se viene abajo sin 'Neka', ayer el medio campo fue de Unión Comercio porque Alianza, aunque tuviera la posesión de la pelota, no la administró nunca.

Para mi Landauri se aburguesó. O peor aún (porque aburguesarse tendría solución), simplemente llegó a su pico más alto en las temporadas pasadas (particularmente en la 2014). Intrascendente 'Tití' por izquierda, casi nunca llevó peligro. Por el otro lado Manco volvió a ser el inoperante jugador al que ningún técnico pondría de titular porque no le dan las piernas. Al centro, Mimbela como ya dije muy 'amarrete', pero acaso porque no se sintió acompañado. Y claro, con este medio campo de ataque no se podía pretender un triunfo, mucho menos una goleada a favor, ¿o sí?

Pajoy fue el convidado de piedra. nada pudo hacer sin la pelota. Por su parte Montaño dio verguenza, así lo digo, es un niño engreído vistiendo la blanquiazul, su peso, la lesión y la edad le juegan en contra, le debe estar muy agradecido a Gayoso por la chamba. Larrauri no fue solución, obviamente no tiene las condiciones de Costa, a quien Bustos dejó ir sin luchar un ápice. Pando tuvo un cabezazo y paramos de contar.

Así, señores, ¿de verdad creen que es Mosquera el primer (o el único) culpable del rendimiento del equipo? Como verán, Alianza no tiene cómo.

Lionard Pajoy estuvo muy solo, el delantero no fue alimentado por sus compañeros y así es imposible ganar un partido.
PRIMER TIEMPO:

El partido fue el mismo cantar que los que hasta aquí me tocó relatar. ¡Más salado Don Cornelio! Alianza disperso, desordenado, irresoluto, nunca pasó de tres cuartos de cancha. Unión Comercio en cambio tuvo una sola y la capitalizó. Ataque por izquierda, pase profundo que encuentra un centro y definición de Mayora, tras movimiento técnico, solo frente GyF. ¡Mínimo un café cargado Mosquera! ¿No?

SEGUNDO TIEMPO:

Parece que sí, porque Alianza salió a embestir al rival. En la primera jugada de ataque Pajoy sacó un centro por izquierda que conectó de cabeza Pando, el balón se fue encima del arco pero la hinchada se ilusionaba, Alianza avisaba. Después más ganas que ideas y la jugada del penal, entonces Ibáñez logró patearlo en defecto del delantero colombiano y lo erró clamorosamente. Mi tía Lalita lo pateaba más fuerte en serio. Y entonces todo se vino abajo. Vimos dos o hasta tres intentos de Ramírez, muy por debajo del nivel que alguna vez, cuando jugaba fútbol profesional, mostró en el campo, vimos un tiro libre de Pajoy y un ataque de 'Koichi', vimos muchos pelotazos al área y muchos balones detenidos desperdiciados, nada más. Y bueno, vimos cómo el equipo se fue del campo entre insultos, claro está.

Roberto Mosquera sólo nos da explicaciones. Queremos felicitarlo por los triunfos, no oír sus excusas.
APRECIACIONES FINALES:

Sin duda un partido para olvidar. Alianza no jugó a nada y Comercio le ganó con justicia. El equipo es un concierto de yerros y de pifias y su técnico no puede corregirlo. Así es, no todo es culpa de los once del campo, Mosquera también se equivocó, si no en el planteamiento entonces en los cambios, pero lo hizo y nuevamente, como cada fin de semana, su trabajo está en tela de juicio. ¿Cuánto más soportaremos? Para colmo la hinchada está molesta y los jugadores responden mal, prueba de ello es la actitud de Manco al momento de bajar al camerino. ¿Se puede sostener así al equipo? Lo objetivo es que poco a poco la situación se hace más compleja y lamentablemente no hay visos de mejora, parece la crónica de una muerte anunciada. Espero equivocarme.

PRÓXIMA CITA:

Alianza Lima visita a la Universidad César Vallejo en la norteña y primaveral Trujillo. Ojalá no levantemos otro muerto. ¡¡¡A pesar de todo, arriba Alianza!!!

Fotos: Líbero.

2 comentarios:

  1. Discrepo completamente en hecharle la culpa a los jugadores antes que a Mosquera. Es evidente que tenemos un equipo muy limitado pero es igual de malo que el de la mayoría de equipos de nuestro campeonato. Crees que Corcuera o Jairsinho Gonzales son mejores que nuestros jugadores por dar un simple ejemplo. El problema es el sistema que se usa (donde se repite el planteamiento todos los partidos) por lo que nos convertimos en un equipo previsible y que fácil de controlar, el trajín físico (solo en el clásico el equipo corrió) y el aspecto anímico que no ha levantado.
    Es evidente que este partido lo íbamos a sufrir (quizás lo ganábamos por una pelota parada o una jugada individual) pero no es posible jugar con un solo delantero (que estuvo fácilmente controlado por dos defensas que estuvieron pegados a él) y con volantes que no llegan. Era necesario jugar con cuatro defensas para protegerse de un solo delantero??? No es fácil darse cuenta que el rival nos iba a esperar y que, por ello, los laterales que tenemos (Duclós y Uribe son promedio nomás) no aportan nada en el ataque. No era mejor atacar pro las bandas con Trujillo y Guizazola que saben atacar pero que son malos en la defensa. Para que mantener a dos volantes de marcas??? En verdad no entiendo. Las lecturas de los partidos de Mosquera son muy malas. Es tan difícil darse cuenta. No son los jugadores (tenemos los jugadores que podemos pagar) el problema es que no tenemos un técnico que sepa darse cuenta que cuándo se necesitan variantes.

    ResponderEliminar
  2. tenemos buenos jugadores si! ninguno esta pasando su mejor momento eso esta claro pero eso es trabajo del técnico motivarlo y saberlo llevar acaso Jürgen Klopp o mou o vangal o ternero para ir mas cerca tenian un equipazo cuando comenzaron? ellos motivaron a sus jugadores y los formaron colocandolos en la mejor posicion y viendo la relaidad y el momento de cada uno, no podemos poner un manco con 45 min un montaño que parece perdido y un pajoy tan solo, si somos un equipo que quiere ganar el titulo no podemos seguir con un delantero o por lo menos no podemos atacar tan pobre, vieron solo tiran la pelota y que pajoy pelee nadie lo acompaña nadie desborda nadie se muestra; porque? porque no quieren? eso se llama tactica y vision con entrenamiento .. en fin solo es una opinion

    ResponderEliminar

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.