Ganar sin ser "matador"

Alianza Lima 1 - Sport Huancayo 0

El equipo de Roberto Mosquera sumó una nueva victoria sin convencer, esta vez como locales (circunstancia en la que, creo, más nos cuesta). Fue un partido con dos tiempos y dos trámites distintos, y en ninguno de ellos el equipo pudo mostrar la solidez que venimos pidiendo desde que empezó el año.

Los jugadores celebrando el gol de Pajoy, que sería el único del partido.


(Escribe: El Mago del Arco)

En caliente:



Esas fueron mis primeras impresiones. Ahora pasemos al análisis del partido más a profundidad.

Así alinearon:




  • Cambios en Alianza: Manco por E. Ramírez (46'); Montaño por Larrauri (46'); Guizasola por Atoche (68').
  • Cambios en la UCV: Ross por Calderón (46'); Juan Núñez por Félix Uculmana (66'); Peña por Quevedo (67')
  • TA en Alianza: Atoche (47'+), Manco (64')
  • TA en la Sport Huancayo: Martínez (41')
  • TR en Alianza: -
  • TR en Vallejo: -

Primer tiempo:

Alianza presentó la misma alineación que arrancó el pasado domingo contra La Bocana, lo cual, de entrada, me parecía un poco conservador por parte de Roberto Mosquera. 

Considero que los laterales sí eran inamovibles. Es cierto que Guizasola y Trujillo "producen" (así, entre comillas) más en ataque que Uribe y Duclós, pero el que ambos sean puertas abiertas y cúmulos de errores en sus respectivas bandas hacía que, definitivamente, valiera la pena restar un poco a la salida para mayor seguridad en la retaguardia. En cuanto a la volante, creo que con lo tirado hacia atrás que Huancayo suele jugar con equipos más grandes (recordemos su empate contra Cristal en Lima) ameritaba una alineación más ofensiva, porque había menos riesgos que correr que contra otros equipos. Quizá poner a Vílchez con Luis Ramírez (y no con Atoche), a Manco por derecha (y no a Erinson Ramírez) y jugar con dos puntas en lugar de utilizar a un Larrauri que se vio demasiado asfixiado y sin espacios por la férrea defensa huancaína.

La consigna fue rotar la pelota despacio, con paciencia, esperando a encontrar los espacios. Creo que la idea no fue mala, pero que pudo ejecutarse mejor con otros jugadores. A la circulación de la pelota le faltó dinamismo, y fue por ello que en todo el primer tiempo solo se generaron dos situaciones con jugadas elaboradas; la segunda, felizmente capitalizada por Pajoy (de buen partido) a los 42' tras un muy buen pase de Vílchez, para irnos con la ventaja al descanso. El gol llegó en un momento preciso, pues el equipo y la tribuna comenzaban a mostrar ansiedad tras casi todo un tiempo sin poder penetrar la defensa de la visita.

Buena definición, remate cruzado y a un costado.

Segundo tiempo:

Sport Huancayo estaba obligado a replantear para buscar el empate, por lo que oriento sus cambios hacia un esquema más ofensivo. Gracias al gol Alianza ya no estaba tan obligado a volcarse al ataque, pero Mosquera insistió en ir para adelante y -ahora sí- puso a los hombres que en teoría debían darle más fútbol al equipo: Montaño (que no jugaba desde la fecha 6) y Manco. Digo "en teoría" porque no ocurrió lo que debía ocurrir. 

La visita, como se esperaba, intentó tomar el dominio del mediocampo y ganar una presencia más importante en cancha aliancista. Lo otro que se esperaba era que Alianza aprovechara esos espacios para matar de contra, pues tenía a los jugadores para producir satisfactoriamente (Landauri, Manco, Montaño, Pajoy); sin embargo, salvo en tramos cortos de la segunda mitad, esto no llegó a darse. Montaño entró sin la claridad que se le conoce, más cauteloso, apostando más al pase seguro y errando en casi todos los pases a profundidad que intentó dar. Manco, por su parte, entró carente de potencia y agresividad y básicamente no produjo nada. 

De esta manera, Alianza hizo mal las pocas contras que se le presentaron; y lejos de mostrar un juego armonioso y elaborado, se dedicó más a buscar que Pajoy la tuviera para ver qué hacía, y a defenderse de las llegadas del rival. Felizmente, Huancayo fue muy poco incisivo en ataque, y en el medio campo tuvimos al incansable Vílchez corriendo a quitar a todos lados.

Ganamos sin asustarnos tanto como contra La Bocana, pero preocupando igual por nuestra incapacidad de ejercer bien el dominio durante todo el partido.

El mejor en Alianza fue...



Óscar Vílchez. Para mí, el jugador más regular de todo el año. Corrió, quitó participó en la circulación del balón y hasta metió un par de pases gol, de los cuales uno terminó en el tanto de la victoria. Mención honrosa para Pajoy, cuya sacrificada labor arriba, sin compañeros que lo alimenten bien, se agradece.

Conclusiones personales:

Para un equipo tan irregular como este Alianza, es positivo sumar seis puntos de los últimos seis disputados. Sin embargo, queda bastante por mejorar. El equipo está sosteniéndose por sus individualidades y no por sus virtudes en conjunto. Es sumamente urgente que esto cambie, tomando en cuenta nuestra posición en la tabla y lo que vienen haciendo los demás equipos que pugnan los primeros puestos.

Necesitamos a Montaño y a Manco en su mejor nivel. Así mismo, se espera que Larrauri mejore a partir de la continuidad y justifique su contratación convirtiéndose en otra carta ofensiva importante. Esperemos, también, que E. Ramírez y Duclós (sobre todo él, que reemplaza a Trujillo) se consoliden en sus puestos. Por último, aplaudo la decisión de Mosquera de seguir arrancando sin Trujillo ni Guizasola, ojalá esto se mantenga así... Por siempre.


Próxima cita:

El miércoles, Alianza hará una complicada visita a Melgar. La ADFP ha decretado que se juegue en Cayma (Arequipa), distrito que se encuentra a 2,403 msnm y donde también será complicado enfrentar al equipo de Reynoso, que quiere lavarse la cara tras su pobre papel internacional. El encuentro se jugará a las 3:30 de la tarde.

Sigamos empujando, que queda mucho torneo por recorrer.

Solo unidos saldremos adelante.

¡ARRIBA ALIANZA!


Fotos: Club Alianza Lima

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.