Renacer íntimo

Alianza Lima 4 - Ayacucho FC 1

Sin gustar, sin convencer, a puro empuje, y ante un rival que no vino a proponer y que encima se quedó con diez hombres, Alianza Lima hizo pesar su localía y venció por 4 goles a 1 a su similar de Ayacucho FC en el coloso Alejandro Villanueva. El cuadro de Mosquera rompe así una considerable mala racha de tres partidos sin triunfos, en los que se cedió un punto de local ante Vallejo y cayó ante Cristal y UTC. Pero que no nos engañe el abultado marcador, Alianza, durante casi todo el partido, mostró poca elaboración ofensiva, y las pocas veces en las que la defensa fue exigida, se mostró la misma debilidad que nos llevó a esa (felizmente) pequeña mala racha de tres partidos sin vencer a nadie. Eso sí, se rescata que el equipo nunca bajó los brazos, y poco a poco logró reflejar en el marcador su superioridad territorial. Vamos al desglose.

Reimond Manco, sellando la goleada con un tanto de muy buena factura, sobre todo en la elaboración.

Alianza Lima alineó con Forsyth en el arco, Ibáñez y Araujo en la defensa, Trujillo y Guizasola por los lados, Atoche y Vílchez en la primera línea de volantes, Mimbela, Manco y Bazán en la creación, Pajoy como único atacante. 

Escucha aquí mis primeras impresiones sobre el partido en la sección EBI en Caliente:


Primer tiempo

Ni siquiera nos habíamos acomodado y Ayacucho FC anotó el primero a través de Valoyes ('2). El detalle es que el pase que le puso Jesús Chávez agarró mal parada a la defensa aliancista, CONFIRMANDO su pésimo momento. Sobre todo en Araujo. Mención aparte para la soberbia definición del colombiano, quien con mucha técnica sombreó a Forsyth y luego, con el arco despejado, marcó el tanto de la apertura. Golazo. Alianza empezaba el partido perdiendo y se esperaba una reacción contundente. A cuentagotas el elenco íntimo fue ejerciendo superioridad territorial sobre la visita, y esto porque Ayacucho FC no se sintió capaz de hacer más goles, prefiriendo atrincherarse en su propio campo. El plan daba resultados. Alianza, sin mayores ideas, iba cayendo en la desesperación con imprecisas jugadas que casi nunca terminaban en peligro. Tras la primera media hora del encuentro, un penal sobre Pajoy demarcaría el punto de quiebre necesario para iniciar la remontada. Ibáñez, casi siempre infalible desde los doce pasos, empató el encuentro con una correcta ejecución. Era el 1 a 1. Alianza fue a la carga, pero se encontró con sus propias limitaciones y con una defensa aún más hermética. El marcador se mantuvo hasta el final de la primera etapa, mientras en las tribunas el hincha hacía su trabajo: le hacía recordar a los jugadores que su obligación era voltear el partido.

Walter Ibáñez peleando un balón con Valoyes. El uruguayo, de penal, marcó el transitorio empate grone.
Segundo tiempo

Mosquera replanteó. Cambió a Bazán, de flojo partido, por Luis Ramírez, que venía siendo cuestionado por la hinchada. Con este cambio se ganó más elaboración en el medio campo, aunque se perdió velocidad. Alianza seguía dominando el choque pero sin profundidad. El momento clave llegó a los 56 minutos, cuando Goyzueta fue expulsado tras cometerle falta a Atoche. Con esto Ayacucho, que se había animado a salir un poco de su campo, volvió a atrincherarse, pero esta vez en inferioridad numérica. Si desde antes habían prácticamente renunciado al ataque, ahora la figura era más clara: Ataque y defensa. Alianza debía asumir riesgos y así lo entendió el DT blanquiazul, que sacó a Atoche para el ingreso del juvenil Erinson Ramírez, y posteriormente a Mimbela para que Andy Pando ocupe la posición de centrodelantero. Alianza atacó por donde pudo, pero recién a los '74 Lionard Pajoy, que se viene convirtiendo en uno de los valores más regulares del equipo, anotó el tan esperado 2 a 1, haciendo explotar a la tribuna. Esto luego de una serie de lanzamientos y rebotes que al final le dejaron el balón servido a pocos metros de Villasanti. El colombiano fusiló la resistencia ayacuchana y gritó eufórico. Alianza tenía superioridad territorial, numérica, y ahora superioridad en el marcador ante un equipo que había renunciado absolutamente a sus posibilidades. A partir de ese momento, entró a tallar el factor físico. La blanquiazul no tuvo problemas para dominar y atacar con tranquilidad, sobre todo por los lados. Luis Ramírez comenzó a maniatar los hilos, mientras Reimond Manco hacía correr constantemente a Guizasola, que hoy tuvo un partido decente. Por el lado izquierdo Trujillo cedió toda su participación en el ataque a Pajoy (que cuando entra Pando va por los lados) y Erinson Ramírez, juvenil que entró demasiado impetuoso, impreciso pero con muchas ganas (y eso se aplaude, por lo que espero se le dé mayor continuidad). Sin embargo, el tercer tanto llegaría pronto tras una jugada por derecha en la que Guizasola quedó con angulo de remate. Su tiro fue malo, pero al menos llegó a la rodilla derecha de Pando, quien lo desvió para que el balón entre al arco. Era el gol de la tranquilidad, aunque suene raro pues el rival se dio por vencido, paradójicamente, desde que Valoyes anotó el gol. Sin presión alguna, Alianza se dio el lujo de empezar a tocar por el medio, y así llegó el cuarto de la noche, tras una gran combinación entre Manco y Vílchez. 'Rei' definió de zurda y selló la goleada, para jolgorio de la gente que asistió a Matute. Poco después el árbitro pitó el final. Alianza goleó a Ayacucho FC.

La figura


Por anotar el gol de la remontada y, sobre todo, por haber sido el único que intentó durante todo el partido, Lionard Pajoy fue para mí el más destacado; junto a Vílchez, el colombiano me parece hasta ahora el único acierto comprobado de la directiva en cuanto a contrataciones de este año. Lucha, se genera ocasiones, asiste y define. Tiene que seguir así.

Apreciaciones finales

No nos engañemos por un marcador abultado. Alianza preocupa. Hasta la expulsión de Goyzueta no había sido tan superior a un equipo que prácticamente lo invitó a atacarlo desde el saque. Sin ideas, sin contundencia, sin triangulaciones. El partido pintaba para empate o peor. Mérito del equipo es haber aprovechado bien su hombre de más y trasladar esa superioridad al marcador, aunque creo que eso más se lo debemos a los nombres. Cuadro por cuadro Alianza es más que Ayacucho FC, y así lo demostraron quienes anotaron los goles. La pregunta es, ¿siempre dependeremos de chispazos individuales? Aún no se ve la mano del entrenador en un trabajo sostenido, mucho menos una idea clara de juego que se mantenga fecha a fecha, y eso es lo que, personalmente, me parece más urgente que el solo hecho de ganar un partido.

Próxima cita

Alianza visitará a Juan Aurich este sábado a las 8:00 pm en el Elías Aguirre. Partido que pinta para difícil, aunque Aurich no esté en su mejor momento (UTC tampoco lo estaba y...). Esos puntos tienen que ser nuestros, ¡ARRIBA ALIANZA!

Fotos: Club Alianza Lima, Epensa

1 comentario:

  1. Apreciado amigo, entiendo tu posición pero no la comparto (aunque no totalmente). Es cierto, la defensa se hace agua, jugar en línea con 4 al fondo no dio sus frutos: es cosa del entrenador. El mediocampo a pesar de tener marca (por el ingreso de atoche) tampoco trascendió lo debido. Vílchez es más de avanzada. No debió irse Albarracín (se jugó un buen partido contra la U): cosa del entrenador también. Y en la delantera (donde menos comparto tu opinión) he visto a Pajor marcar un gol de las mil oportunidades que tiene, y así se hace llamar goleador? No sabe parar un balón, a veces se tira en cada choque y, encima, sí pelea todo el tiempo, pero con el árbitro: también es cosa del entrenador. En conclusión: Alianza Lima entrena? Porque parece que NO. Lamentablente se tiene que pelear con lo que hay, a ver si la suerte nos ayuda, puesto que así como estamos, es lógico que Cristal (con un gran entrenador y con buenas contrataciones) y la U (con otro gran estratega y con jóvenes comprometidos) vamos a perder, y hasta podría ser por goleada (como ya sucedió con Cristal). Duele decirlo, pero hablar de malas contrataciones o decir que debieron contratar a tal o cual jugador sería "llorar sobre leche derramada". Sin embargo, somos Alianza: Así que ARRIBA ALIANZA...!!!

    ResponderEliminar

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.