Sumas y restas

Unión Comercio 2 - Alianza Lima 2

Luego de las desastrosas dos primeras fechas de la Clasificatoria para el mundial de Rusia 2018, se reanudó el torneo local, y Alianza Lima volvió a las canchas (aunque la cancha del IPD de Moyobamba por poco y deja de serlo), esta vez para enfrentar a Unión Comercio de visita en la selva peruana. La blanquiazul (por este mes, blanquimorada) tenía que refrendar con un buen resultado las ligeras mejorías que experimentó en las últimas fechas antes de la para, esto ante un rival que de local suele hacerse muy fuerte. El resultado óptimo, sobre todo tratándose del equipo que representa al club deportivo más grande del país, hubiese sido la victoria, pero el re-proceso del equipo al mando de Roverano, siendo realistas, no está aún para grandes exigencias. Alianza empató en Moyobamba, y así lo vi.

Punto que suma, pero pudo ser más.
Por Alejandro de Cotabambas

Primer tiempo

Alianza, con la blanquimorada en el pecho, salió a la maltratada cancha del IPD de Moyobamba con Prieto en el arco, Aparicio y Araujo en la defensa central, Trujillo y Guizasola como laterales, Atoche y Míguez en la primera línea de volantes, Costa, Landauri y Manco en la volante creativa, y Preciado como único punta. Al inicio, fue el cuadro local el que tomó las riendas del encuentro, pero poco a poco Alianza se fue afianzando, ejerciendo un juego de toque y tenencia bastante interesante y que pocas veces se ha visto con tanta claridad en la era Roverano (más sorprendente aún que este estilo de juego se haya aplicado en una cancha tan lamentable), no obstante, el equipo continúa con flagrantes deficiencias defensivas, sobre todo cuando los laterales deben fungir en su labor de defensores. Una jugada aislada en un partido que casi no tenía ocasiones culminó en una tonta mano de Guizasola en el área que el árbitro Manuel Santibáñez no dudó en cobrar. Lionard Pajoy convirtió el primer tanto (17') de un encuentro que empezaba a parecer favorable para los grones. Aún con esto, y esto también es meritorio, Alianza no se desesperó y siguió a cabalidad el mismo criterio de juego: toque, calma, paciencia y pase, intentando llegar al área contraria. De esa manera se fue adueñando del partido a partir de un medio campo donde Atoche recuperaba, Míguez distribuía y Manco administraba. Lo de Costa y Landauri a nivel individual fue insuficiente, eso sí. El empate blanquimorado llegó de un corner bien ejectudado por Reimond Manco. Míguez ganó de cabeza pero su remate se iba a la línea de meta. Araujo apareció para servirle el pase y gracias a ello el propio uruguayo anotó para desatar euforia de la nación aliancista. Empate 1 a 1, un resultado más ajustado a lo que sucedía en el campo de juego. Y al descanso.

Segundo tiempo

Alianza arrancó siguiendo el mismo libreto y, si me permiten insistir con la idea, eso me encantó, pues el primer paso a convertirse en un equipo competitivo es precisamente tener un estilo definido y en base a ello ir mejorando poco a poco. Las oportunidades empezaban a generarse para propiciar la remontada pero, una vez más, la defensa dio facilidades y Pajoy, tras un rebote de Prieto, puso el 2 a 1 transitorio (65'). Alianza siguió recurriendo a su paciencia y criterio para transitar la pelota. Entraron Guevgeozián por Costa y Noronha por Landauri (ambos reemplazados de bajo rendimiento esta tarde) para potenciar el ataque, lo cual daría resultados pues el 'armenio' demostró pronto que sigue con la mecha prendida. Un tiro libre desde el sector izquierdo del área 'comerciante', muy bien ejecutado por Luis Trujillo, llegó a la cabeza de Mauro quien, como en sus buenos tiempos, la incrustó al arco con un testarazo. Empate aliancista que llegaba a doce minutos del final. A partir de este momento el choque se hizo de ida y vuelta. La defensa grone se ordenó bien y no dejó que ningún ataque local pase a mayores, mientras que en ataque, ya con Sergio Peña tras la salida de Manco, Alianza tenía contragolpes más claros y certeros, aunque faltos de contundencia. A dos minutos del final el cuadro victoriano desperdició dos ocasiones cantadas, dejando la sensación de haberse podido ir con más de Moyobamba (y lo bien que nos hubiese hecho ganar de visita, en todo sentido). Pitazo final. Alianza volvió a robar un punto de visita, pero esta vez con sabor a poco.

La figura fue...


Sin su entrega y sacrificio, Alianza, probablemente, volvería a ser la laguna de inicios del Clausura. Hoy Pablo Míguez premió con un importante gol su despliegue y contagiante corazón dentro del campo de juego.

Apreciaciones finales

Esta es la línea. Roverano, apúntelo maestro. Lo que hoy dijo, hizo o exigió, con eso debe mantenerse hasta el final. Y eso que hoy estábamos de visita. De local, donde para asumir la responsabilidad de tomar el partido desde el saque hasta el final hay que tener control de pelota, esto va a servir y mucho. Tenemos jugadores, los tenemos, para seguir esta idea de fútbol práctico, sin adornos, con toques simples, automatismos. Para eso sí tenemos gente. Aquí nadie pide un equipo de fútbol deslumbrante, lo que se requiere es un cuadro que sepa a lo que juega, y hoy Alianza la tuvo clara. Es cierto, tener una defensa tan endeble siempre será una gran desventaja; pues ahí hay que trabajar el doble. Hincha, tú que me lees, ¿no te gusta Koichi?, a mí tampoco, pero ahorita no hay otro pues, caballero, que se raje en los entrenamientos porque eso sí, es hincha y a morir, y si le dicen que tiene que entrenar a doble turno lo hará por la camiseta. Y a los demás, así no sean hinchas de Alianza, igual lo tienen que hacer porque son profesionales. Mención aparte para Manco que hoy corrió y metió como pudo, pero el físico no le da. A trabajar en eso, Reimond, que de sobra está demostrado que la magia está ahí. Atoche, como hace varios partidos, se comió la cancha, anda bien. Preciado se sintió más cómodo cuando fue por los costados porque es un delantero por fuera. El acierto de Roverano es darle la punta a quien sí (con limitaciones y todo) lo es: Guevgeozián. Pues entonces que se mantenga así la cosa. Noronha ya debe ser titular hace rato. Landauri es sacrificado y lo que quieran, pero si algo bueno tenía eran sus centros. Ya no hace eso, entonces que entre otro que anda mejor y el 'paiche' está con las ganas hace rato. Costa sigue desaparecido. Nadie duda de su voluntad, pero no solo de voluntad vive el fútbol. El recién llegado Pier Larrauri espera una oportunidad, ojo. Nuestros laterales titulares de hoy no son precisamente nuestros jugadores favoritos, pero, salvo la inoportuna manazo de Guizasola y sus ya conocidas limitaciones para marcar, ambos estuvieron correctos y ordenados. Como leí en un comentario, de los centrales ambos aprueban el partido de hoy, Koichi con 12 y Araujo con 14. Y Prieto, bueno, en la única desatención flagrante lo vendieron feo y dio rebote pero teniendo al rematador a un metro creo que es perdonable. ¿Y PEÑA?, por ahora prefiero guardarme los comentarios... Alianza puede, quizás no salir campeón este año porque los puntos perdidos son inclementes, pero sí puede empezar a gestar una idea de juego, algo que es lo mínimo que se le pide a un DT, y de ese modo ir pensando en algo más planificado.

Próxima cita

Miércoles 21 de octubre a las 8:00 pm, Alianza Lima se medirá ante Alianza Atlético de Sullana en Matute. Prohibido faltar, ¡ARRIBA ALIANZA!

Fotos: Epensa, captura internet.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.