¡Cumpleaños (in)feliz!

UTC 3 - 0 Alianza Lima

Figurita repetida no completa el álbum. El Alianza de hoy es el mismo Alianza que vemos desde el 2012, el Alianza post Alarcón, el Alianza superado en todos los frentes. Es paradójico, pero la única constante de este equipo es su irregularidad: Una fecha anota cuatro goles y gana con autoridad, la siguiente no anota ninguno, recibe tres y pierde sin atenuantes. Su único sello es su imprevisibilidad. Mientras tanto, la barra más grande, apasionada y fiel de este país cumplía 29 años de fundación, dejaba todo en la tribuna como en cada fecha, pero tuvo que irse masticando el triunfo que los de la cancha no supieron regalarle. No puedo negarlo, escribo esta crónica con no poca bilis acumulada, pero trataré de moderarla, desde ya agradezco la comprensión.

Por: Don Cornelio.

Manco sigue siendo de lo más peligroso de Alianza pero el físico no le da para los '90.
PRIMER TIEMPO: La cita era en el Héroes de San Ramón de Cajamarca, con su cancha sintética, con sus 2,700 metros de altitud, con la lluvia como cereza. Así y todo Alianza asumió el dominio del juego y no tardó en buscar el arco rival mediante intentos de Guevgeozián, Manco y Costa, estos dos últimos con claras chances de gol desperdiciadas. Pero luego cedió el protagonismo y el local niveló las acciones, entonces Basilio Costa, Lavandeira y Fajardo, travesaño incluído, mostraron las pretensiones del cuadro norteño.

Y llegó el minuto '33. Mal rechazo de una pelota parada, Lavandeira se la entrega a Robles y este dispara muy cómodo desde fuera del área sin encontrar buena resistencia en Prieto. Después UTC pudo aumentar hasta en dos ataques que llevaron peligro y Aparicio se perdió el empate con la cabeza y con el pie derecho, pero nada. No había tiempo para más, sí espacio para un café cargado, Roverano debía pulir la línea defensiva y conseguir profundidad en la ofensiva.

Lavandeira se las arregló para complicar todo el partido a la débil defensa aliancista.
SEGUNDO TIEMPO: Sin embargo nuestro técnico se tardó y el gavilán cerró el partido temprano. Primero un intento de Bogado y luego una pelotera en el área que terminó en el gol de Rossel a los 7', impericia defensiva mediante. Solo en ese momento Manco salió cansado para dejar su lugar a Preciado, y luego Noronha remplazó a Landauri, pero ninguno de los cambios lograría su cometido y UTC casi aumenta la cuenta con un cabezazo de Lavandeira.

Y entonces claro, otra vez el gol rival. Corner que conecta Fajardo y goleada a los 23'. Celebración de la hinchada rival, impotencia de la hinchada del pueblo. De ahí en más, como siempre, el descontrol psicológico. Atoche vio la tarjeta amarilla, Guevgeozián fue expulsado por una dura e infantil falta, solo Míguez y Noronha volvieron a intentar infructuosamente el descuento y, por si fuera poco, con el pitazo final Trujillo se fue mentándole la madre a Lavandeira por un lujo. Sí, un aliancista enojadísimo por un lujo rival, como reaccionaría un jugador de camiseta desteñida, a eso hemos llegado.

Trujillo despotricando contra el rival por una jugada lujosa. ¿Qué nos ha sucedido?
APRECIACIONES FINALES: No hay mucho más que decir. Este Alianza no es el Alianza que de niños conocimos y aprendimos a amar. Este Alianza es un Alianza temperamental, un equipo psicológicamente débil que no puede saborear la victoria sin marearse ni asumir la derrota sin desmoronarse. Y obvio, tampoco podemos olvidar el componente técnico, porque este Alianza no sabe jugar de visita y menos recomponerse o corregirse, no tiene las luces que sí tienen los equipos que sí pelearán el título.

Así es, duele pero creo que con este partido se nos fue el año (si no se nos había ido antes). Era la oportunidad de acercarnos, de seguir el rumbo correcto, de tomar fuerza y agarrar viada, pero la desperdiciamos. Me dirán ¿oye Don Cornelio, pero no seas mezquino, de hoy no hay nada que rescatar? Sí claro, siempre lo hay, y es siempre lo mismo: La mejor hinchada del Perú. Esa que desde siempre alienta sin parar, esa que en 1972 se hizo barra para seguir religiosamente, esa barra que desde 1986 lo entrega todo sin importar nada. Esa que merece recibir mucho más de los de la cancha.

Un aplauso para el Comando Sur que hoy cumple años y como siempre estuvo al lado del equipo del pueblo.
PRÓXIMA CITA: El martes a las 8:00 p.m. recibimos a Ayacucho FC en el barrio de Matute. Nos toca salir de la chamba temprano, ponerse la gloriosa y salir al templo. Ahí nos vemos, por los colores.

Fotos:
El Bocón.
Dechalaca.
Líbero.
ComandoSvr.

1 comentario:

  1. Rescato esta frase: "Este Alianza es un Alianza temperamental, un equipo psicológicamente débil que no puede saborear la victoria sin marearse ni asumir la derrota sin desmoronarse."

    ResponderEliminar

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.