Aún sin estar a la altura

Cienciano 1 - Alianza Lima 0

¿Qué hubiera pasado si Javier Robles no hubiera embocado su remate hace ocho días, en el minuto '33 del primer tiempo, en el estadio Héroes de San Ramón, aprovechando una débil mano de Prieto en el arco aliancista? Quizá el entretiempo de aquel partido hubiera servido de respiro para que el equipo iniciara el segundo tiempo como inició el primero, anotando los goles ahora sí; quizá se hubieran obtenido los tres puntos en Cajamarca y, posteriormente, a mitad de semana se hubiera enfrentado a Ayacucho FC con otra actitud y hoy hubiéramos hablado de otras aspiraciones en la tabla de posiciones en las previas del Cienciano - Alianza... Pero el hubiera no existe, o bien existe en el pensamiento idealista, pero no sirve. 

Hoy, el Alianza de Pizarro salió con una propuesta razonable para sacar al menos un punto de su visita a Cienciano. Pasando una cantidad aceptable de sustos en nuestra área, considerando el daño que hemos recibido y la cantidad de errores acumulados en los últimos partidos, se venía planteando correctamente el juego hasta que, tras una confusión luego de un gol fallado de forma absurda, una contra nos cogió mal parados para que el ex aliancista Carlos Beltrán pusiera el único tanto del partido. Como era de esperarse con éste Alianza, el equipo no supo recuperarse y cayó por tercera vez consecutiva contra un equipo que pelea en la zona de descenso.

Como se dijo, el hubiera no sirve, pero cuánto le termina pesando a este equipo con crónicos problemas de fragilidad psicológica...

(Escribe: El Mago del Arco)

Así alinearon:

  • Cambios en Cienciano: Castillo por Tajima; Tito por Alva; Pizarro por Uribe.
  • Cambios en Alianza: Manco por Landauri; Preciado por Guevgueozián; Noronha por Costa.
  • Expulsados en Cienciano: -
  • Expulsados en Alianza: -
Primer tiempo:

Consciente -creo- de la clara fragilidad defensiva y mental del equipo, Pizarro buscó priorizar el cero para evitar la dificultad de tener que remar contra una hipotética desventaja en el marcador, situación que a éste Alianza afecta sobremanera. Los blanquiazules alinearon con un cauteloso 4-3-2-1 que tenía a tres hombres cumpliendo con la labor de contención: Albarracín, Míguez y Mejía como novedad. Este esquema sirvió para cumplir con la consigna de mantener el arco en cero, pero restó a la ya de por sí defectuosa labor ofensiva aliancista; sin embargo, ésto no parecía ser un gran inconveniente para lo que, aparentemente, se buscaba. La primera mitad careció de ocasiones claras de gol. Los cuzqueños tuvieron más aproximaciones y mayor posesión, aunque carentes de profundidad por lo cerrado del partido. 

Alianza, resignado ahora a pelear solo por un cupo a la Sudamericana, hacía hasta ahí un buen negocio con el punto que se estaba rescatando.
Al segundo tiempo ingresaron Manco y Preciado, sin generar el desequilibrio esperado
Segundo tiempo:

Para la segunda parte, el partido fue abriéndose paulatinamente hasta llegarse a jugar "de tres cuartos a tres cuartos". Con sus tres hombres de vocación más defensiva en el mediocampo, la transición aliancista no terminó de ser eficiente pese a los ingresos de Manco y Preciado. Para Cienciano, Raúl Tito entraría para poner su cuota de desequilibrio, dándole más luces a los rojos en sus incursiones en campo aliancista. El encuentro era parejo, con ligera ventaja para los locales, hasta que llegaría el momento bisagra del partido: Carlos Preciado lo tuvo todo para abrir el marcador a nuestro favor pero mandó arriba su remate. En el primer ataque cuzqueño posterior a ello, los rojos nos agarraron mal parados, Tito desbordó y asistió a Beltrán para que éste, luego de un remate desde fuera del área, pusiera el único tanto del encuentro. El partido era de "gol gana". Alianza falló. Cienciano concretó y salió favorecido en su lucha por el descenso a costa nuestra, ante nuestra incapacidad de remontar otra situación adversa.

El mejor en Alianza fue...

Pablo Míguez. Supongo. El volante fue probablemente el de actuación más decente dentro de este inoperante equipo ahora dirigido por Francisco Pizarro. Hizo un recorrido aceptable en el mediocampo y colaboró en ofensiva poniendo un par de pases gol para Preciado.

Apreciaciones finales

¿Qué puedo decir que no se haya dicho ya? Improductividad ofensiva, desatenciones defensivas, falta de actitud y rebeldía, replanteamientos infructíferos, etc., etc. No se ve qué tan lejos está la luz al final del túnel. Si a algo nos hemos acostumbrado en los últimos años, es a que los buenos momentos de Alianza nunca duren mucho. Ni siquiera ganando todos los partidos restantes podríamos quedar con la sensación de tranquilidad y estabilidad futbolísticas por las que tanto llevamos esperando.

Próxima cita:

El miércoles 4 de noviembre, Alianza recibirá en Matute al peligroso Melgar de Arequipa. La cosa luce muy complicada, pero el hincha no tiene otra cosa que hacer que estar ahí, alentando, exigiendo, empujando. 

¡ARRIBA ALIANZA, SIEMPRE!

Fotos: DeChalaca.com, Ovación Digital

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.