La leyenda de los cremas perdidos

Desbaratando una oda al "nos parece"

Al parecer la desesperación ha hecho cruel mella en nuestros eternos amigos emplumados. En un nuevo -vano- intento de buscar sustento a su fantasmal título de 1934, han tenido la estup...enda idea de crearse un blog nada obvio, en absoluto, llamado "Historias del balompié peruano", y cuya primera entrada, nada obvia, trata justamente sobre el mencionado campeonato. Y para cerrar con broche dorado la sutileza de los 'compadres' con la creación de este blog de nombre pretenciosamente imparcial, esta entrada intenta refutar la IRREFUTABLE posición aliancista sobre el Tetracampeonato, lanzando nuevos y disparatados salvavidas para los necesitados de norte. Lo que no saben es que hace rato que están ahogados.

Sin más preámbulo, y siguiendo con nuestra sana y placentera costumbre de desplumar cuentos aviares, pasaremos a desbaratar este nuevo armazón de mentiras y subjetivas interpretaciones, siempre con la verdad como arma y escudo. Empecemos:

Luego de haaaarrrto palabreo, el post recién entra en acción con este párrafo:
"[...] En efecto, la Liga entendió que al empate producido en el Torneo de Primeros Equipos simplemente había que agregarle a cada club la bonificación de la reserva, con lo cual el Club Alianza Lima superaba a Universitario por 0.25 puntos. En base a este razonamiento, dicho club fue proclamado Campeón Absoluto de 1934". 
Muy bien, hasta ahí vamos muy bien, aunque la palabra en este caso no sería "entender", la Liga no tuvo que entender nada. Las reglas eran claras y no eran nuevas, sino que, como es sabido, se aplicaban desde el año 1931 en todas las divisiones del fútbol peruano. Sigamos. 
"[...] No debe extrañar entonces que existan boletines que dan cuenta de dicha proclamación, ni mucho menos que los diarios de la época hayan informado del título alcanzado por Alianza Lima, pues es un hecho indiscutible que hasta ese momento dicho club era, en efecto, el Campeón Absoluto de 1934. Y no está demás decir que, si nadie hubiera cuestionado la forma en que Alianza Lima estaba obteniendo el título del certamen, éste hubiera quedado en manos de los 'victorianos'. Sin embargo, guste o no, las cosas no sucedieron de esa manera (sic)".
Primer clamoroso error: los boletines no sólo informaron sobre los títulos otorgados antes del reclamo de Universitario, también lo hicieron después, aclarando por supuesto el galardón que obtuvo el actual equipo de Ate tras el partido definitorio disputado en 1935. Aquí la prueba (cortesía del blog 'El Blanqviazvl'):


Luego dice el post textualmente:  
"[...] Universitario impugnó la obtención de ese título y las autoridades deportivas adoptaron una decisión (polémica para algunos) que cambió la historia".  
Como vemos en el boletín 174 de la Liga de Lima, colgado líneas arriba, la historia no cambió con el reclamo de la "U". La Liga siempre fue clara con respecto a sus denominaciones de campeonato, y en ningún boletín se retira el título absoluto del club Alianza Lima, ni mucho menos se le otorga al club crema. Sigamos:
"[...] Y a la historia, como es sabido, no hay que verla con los ojos de hoy, sino con los ojos del momento y del contexto en que los hechos ocurrieron"
Parece que el autor de este post no tiene claro el concepto de "contexto". La RAE dice "Entorno físico o de situación, ya sea político, histórico, cultural o de cualquier otra índole, en el cual se considera un hecho", o sea, lo que todos entendemos por contexto. Pero para él contexto es intención, es decir, llama "contexto" a que Universitario deseaba el título absoluto, lo cual puede ser o puede que no, es secundario. Lo concreto es que la FPF de aquel entonces, a través Liga de Lima, decidió que el título a disputarse en el partido extra de 1935 sería el de primeros equipos. Lo cual fue ratificado también en los boletines. Continuemos.
"Luego de que Alianza Lima se alzara con el título de Campeón Absoluto de 1934, los dirigentes de Universitario consideraron como injusto y antideportivo que los íntimos hubieran obtenido dicho lauro por tan sólo un cuarto de punto de diferencia y sin haber definido siquiera el Torneo de Primeros Equipos (que había quedado empatado), razón por la cual presentaron un reclamo ante la Federación Peruana de Fútbol, cuestionando la forma en que la Liga de Football aplicaba las reglas en que el campeonato estaba estructurado (permitiendo que su clásico rival los superara por una magra diferencia proveniente de un torneo secundario como era el de reservas) y solicitaron que se jugara un partido adicional para definir quien sería el campeón absoluto. No está demás señalar que el sistema de bonificación de puntos provenientes de la reserva ya venía siendo cuestionado desde la temporada anterior, por lo que lo ocurrido en 1934 sería la gota que derramó el vaso"
Aquí el autor nos explica más claramente, aunque sin querer, lo que para él era el contexto: La "U" deseaba el título absoluto. Es probable, no lo sabemos. Pero como dijimos antes -y perdonen las reiteraciones, pero es que si nos salen con las mismas cosas, debemos ser consecuentes y dar las mismas respuestas- la Liga decretó que el partido extra a jugarse en 1935 determinaría sólo al campeón del torneo empatado: el de Primeros Equipos.

Aquí además hay dos puntos claves que luego tocaremos para darle el merecido touché a esta respuesta: la solicitud de la 'U' para cambiar las reglas del campeonato, y la inconformidad de sus dirigentes reflejada en Plácido Galindo. Por ahora sigamos.

(En esta parte mencionan a Roberto Salinas y su explicación insustentada sobre lo ocurrido en 1934. Al señor ya lo hemos dejado sin piso en más de una ocasión. Así que creo que no vale la pena volver a mencionarlo. Respire, don Roberto. Un abrazo).
"[...] A estos hechos históricos narrados por Roberto Salinas, debemos prestarle la mayor atención, y usar un poco de sentido común, pues el reclamo formulado por Universitario contiene en sí mismo gran parte de las respuestas a las dudas que maliciosamente algunos interesados quieren sembrar. Para ello, es preciso enumerar ciertos hechos objetivos que no admiten lugar a duda:

* El reclamo de Universitario tenía como única finalidad lograr que se ordenara disputar un partido adicional para definir al Campeón  Absoluto de 1934.


* Cuando los delegados de la Confederación Sudamericana de Fútbol (CSF) fueron consultados sobre este caso, y opinaron que un título no debería definirse por un cuarto de punto, está claro que se estaban refiriendo al Campeonato Absoluto y no al de Primeros Equipos (pues no olvidemos que éste había quedado empatado).


* El reclamo de Universitario cuestionaba la forma en que la Liga de Football aplicaba  el sistema de bonificación proveniente del Torneo de Reservas, que por un margen de 0.25 puntos le estaba permitiendo a Alianza Lima alzarse con la copa del certamen, cuando no se había definido siquiera al campeón del Torneo de Primeros Equipos.


* Desempatar el Torneo de Primeros Equipos era tan sólo un medio (para alcanzar el título absoluto) y no un fin en sí mismo".
A ver. El autor de este post dice "hechos objetivos que no admiten lugar a duda". Interesante. Algo objetivo es algo demostrable y sostenible. La pregunta es, ¿con qué demuestra o sostiene el autor lo que dice?

¿Con qué sostiene, por ejemplo, que la CSF, mediante su OPINIÓN, sugirió desempatar el título absoluto y no el torneo de Primeros Equipos? ¿Y con qué sostiene, además, que esa opinión fue determinante al momento de la resolución final de la Liga de Lima sobre el caso?

¿Con qué sostiene que era necesario un desempate en el torneo de Primeros Equipos para definir al Campeón Absoluto?

¿Con qué sostiene que, por tanto, aquel desempate era un medio y no un fin en sí mismo?

La respuesta es simple: el autor de este post, si bien ostenta una redacción correcta, INTERPRETA muchísimo, lo cual aleja su texto de lo que la objetividad que pregona. Comete entonces el mismo error que Roberto Salinas, quien INTERPRETA, CREE, LE PARECE, que el campeón de 1934 fue Universitario. Tenemos, pues, a brillantes intérpretes en este corillo de (mentirosos) rapsodas modernos.

Pero hay cosas que el autor de este post desconoce y que sería bueno que empiece a conocer:
"Efectivamente, la dirigencia de Universitario alegó que se había presentado una situación sui generis, producida por el hecho de que el Torneo de Primeros Equipos había quedado empatado (algo que nunca antes había ocurrido)"
Pues sí, es cierto, nunca sucedió un caso similar hasta ese entonces, pero en 1932 pudo darse el mismo caso, aunque al revés.

Diario La Crónica 01/10/1932

Universitario de Deportes se enfrentaría a Alianza Lima en la última fecha del Campeonato Peruano de 1932, y como lo dice el titular del diario La Crónica, estaba obligado a ganar en el partido de los Primeros Equipos y en el de Reservas, esto haría que el Campeonato de Primeros Equipos quedase empatado, pero la sumatoria de la bonificación que otorgaba las Reservas haría que la "U" se coronase campeón por medio punto; algo que no sucedió. (Más detalles de este caso aquí)

¿Los dirigentes cremas objetaron esta situación en ese entonces? ¿Acaso no pudieron salir campeones gracias al puntaje de las Reservas en 1932? Este probable episodio demuestra que los dirigentes de Universitario sabían claramente que esta situación pudo darse en cualquier momento, tal es así que sucedió, pero "en contra" de sus intereses.

Pero sigamos con el análisis de esta interesante interpreta... perdón, "reseña histórica", ya que para completar ese ramillete de grandes "intérpretes" citan al señor Rafael Quirós, quien merece todo nuestro respeto, pero que, lamentablemente, incurre en un grave error no sólo de interpretación, sino también de "ficción", al mostrarnos una tabla inexistente, cuya CREACIÓN fue producto de... ¿qué creen?, sí, una interpretación.

Ciertamente esta tabla aparece en el libro de Nicolás Redkoborodiy, "Campeones de la Popularidad" del año 1969, un pequeño libro que contiene fotos y reseñas de los campeones peruanos hasta esa época -que por cierto menciona un reconocimiento a Alianza Lima como el mejor equipo del mundo de la década del 30, sólo por si no lo vieron- pero, ¿en que se basó el buen Nicolás Redkoborodiy para CREAR esa tabla?, nos lo preguntamos porque no existe NINGÚN -nótese las mayúsculas- boletín o publicación en los diarios que muestre dicha tabla, ¿o es que interpretó que "así debía ser"? Tal es así que si el autor de este post hubiese leído el libro completo, se daría cuenta de que en 1931, 1932  y 1933 el buen Nicolás publica las tablas de los Primeros Equipos de esos años y NO las Tablas Acumuladas -sí, esas que, según las Bases, coronaban a los campeones de las temporadas- INTERPRETANDO que estas eran las tablas finales. Habrase visto pues.

Si aún no se ha sorprendido de los poderes ocultos de la interpretación, veremos lo risible que es tratar de justificar el craso error de dicha tabla: el señor Quirós se olvidó de sumarle 1 punto a Alianza Lima por haber perdido el partido -recordemos que se daba 3 puntos por triunfo, 2 puntos por empate y 1 punto por derrota-  ¿No es acaso una prueba más de que esta tabla es una CREACIÓN y no una reproducción de documento alguno? Aunque, claro, el post mismo lo dice, pero vale la pena resaltar que no se trata de un simple error de digitación. Continuemos:
"[...] Cabe precisar que algunos hinchas del Club Alianza Lima pretenden cuestionar la verdad histórica sosteniendo que en ninguna parte del mundo un play off agrega puntos a la tabla general que ha quedado al término de un torneo, y por lo tanto creen ver en este hecho una supuesta "prueba" de que lo sostenido por Rafael Quirós Salinas y Nicolás Redkoborodiy no puede ser lo que realmente ocurrió. Sin embargo, guste o no, eso es lo que determinaron las autoridades peruanas".
Veamos, si bien es cierto de que en ninguna parte del mundo un play off ha sumado puntos a la tabla general, y que eso debería ser una prueba para el simple sentido común, las últimas investigaciones realizadas por La Hermandad Aliancista revelan de manera diáfana y contundente que el argumento de que el partido jugado en 1935 sumó los puntos que necesitaba Universitario para consagrarse campeón nacional no tiene asidero alguno. Para ello recurriremos a un post que este mismo grupo de investigación histórica -no de INTERPRETACIONES- colgó en su página de Facebook: sí, se trata de las mismísimas bases que rigieron los campeonatos peruanos de primera división desde 1931 hasta 1934, específicamente en el sexto apartado. Y dice así.
"6º.- Los equipos serán clasificados también POR SEPARADO en cada Campeonato, tomando en cuenta tan solo los puntos que ha obtenido cada equipo sin tener en cuenta los obtenidos por los equipos del mismo club que concursan en diversos campeonatos."
Y por si esto no quedó claro, las propias bases especifican en su séptimo apartado lo siguiente: 
"7º.- Será proclamado Campeón de Primera División y de los clubs de Lima y Callao el club que obtenga la mejor clasificación de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 5º. Será proclamado así mismo campeón de Primeros Equipos de Primera División y campeón de Reserva de Primera División a los equipos que obtengan la mejor clasificación en los respectivos Campeonatos de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 6º."
Y si no tiene tiempo de buscar qué dice el artículo 5°, aquí lo tiene:
"5º.- La clasificación de los clubs se hará al final del Campeonato de cada División, por orden de mérito, tomando como base para las Divisiones Primera, Intermedia y Segunda, el total de puntos del primer equipo más la cuarta parte del total de puntos del Equipo de Reserva."
Queda claro entonces que cada campeonato era independiente en cuanto a puntuación, razón por la que un partido extra correspondiente al torneo de primeros equipos no podía influir de ninguna manera en la tabla general, solamente en el torneo que corresponde. O sea, en este caso, el de primeros equipos. Y si queda alguna duda, aquí el apartado décimo noveno:
"19º.- En caso de empate en el TOTAL DE PUNTOS dentro de la misma serie de uno de los campeonatos de División o promoción, se clasificará primero al club cuyo primer equipo tenga mayor número de puntos, y de seguir el empate se tendrá preferencia a los que su segundo equipo tenga mayor número de puntos."
Creo que no hace falta más explicaciones. Las bases son claras, precisas y contundentes. Simplemente NO HABÍA FORMA de que el partido extra sumase en la tabla final, razón por la que el boletín 174 refrenda lo único que obtuvo el cuadro crema en aquella temporada: el título de Primeros Equipos. Alianza Lima nunca puso en juego su título máximo obtenido en la cancha tras la última fecha del torneo regular. Y esto no es ninguna interpretación antojadiza. Papelito manda.

Ahora viene algo muy gracioso por parte del autor de este magnífico compilado de falacias. ¿Recuerda lo que escribió en un inicio?, lo repetiremos para que se ría junto con nosotros: "Y a la historia, como es sabido, no hay que verla con los ojos de hoy, sino con los ojos del momento y del contexto en que los hechos ocurrieron". Pues bien, atención a lo que viene:
"[...] este tipo de decisiones aparentemente sin sentido no son extrañas en nuestro país, sino recordemos que el año 2003, mientras se disputaba el Torneo Clausura, se produjo una huelga de jugadores que motivó la paralización de dicha competición a falta de siete fechas, frente a lo cual las autoridades no tuvieron mejor idea que dar por culminado el torneo y proclamar como campeón a Alianza Lima por el sólo hecho de que le llevaba 3 puntos de ventaja al segundo lugar, sin considerar que habían todavía 21 puntos pendientes de disputar y que por tanto el resultado podría haber variado sustancialmente si se respetaban las reglas establecidas. Evidentemente, una decisión de esta naturaleza, por medio de la cual al club Alianza Lima se le regaló un título en mesa y en contra de lo estipulado en las bases, simplemente no hubiera ocurrido tampoco en ninguna parte del mundo, pero como se puede ver en nuestro país así se manejan las cosas. Si eso ocurrió hace solo ocho años, no debe resultar extraña entonces la decisión tomada por las autoridades deportivas peruanas hace casi ochenta años, en un momento en que éstas conformaban entidades mucho más informales y desorganizadas que las que tenemos hoy en día".
AJÁ. ¿No que a la historia había que verla "con los ojos del momento" y no "con los ojos de hoy"?, ¿no le parece al autor un ejemplo muy reciente esto de 2003 para explicar o sustentar algo absolutamente diferente ocurrido siete décadas antes?, permítanme reír un poco con tanta hipocresía. Bien, ya me reí -lo juro, a carcajadas-, ahora respondo: el caso de 2003, como bien lo expone el señor Calisto (?) -mucho gusto-, tuvo una IRREGULARIDAD: la huelga de jugadores agremiados. Repetimos, jugadores agremiados. No jugadores de Alianza, ni de la 'U', ni de Cristal, ni del Boys en particular, sino jugadores agremiados, futbolistas de todos los equipos que decidieron frenar sus actividades deportivas por temas extradeportivos -supongo que se imaginan de qué se trataba, ¿no?-, esto trajo como consecuencia que el torneo Clausura se jugara varias fechas con jugadores sub-20, siendo el mejor club de ese momento, bajo ese contexto, Alianza Lima, quien lideraba cómodo el torneo con 34 unidades, cinco puntos por encima de su más cercano perseguidor, Alianza Atlético de Sullana, y ya un poco más relegados Sporting Cristal y Sport Boys con 27 puntos cada uno. Ante la huelga, la FPF se vio obligada -no por Alianza, sino por una cuestión propia e institucional- a tomar la decisión de dar por finalizado aquel torneo, coronando campeón del Clausura al equipo que en ese momento estaba puntero: en ese caso Alianza Lima. Es cierto que faltaban siete fechas y que esto es fútbol, un deporte por naturaleza impredecible, y que cualquier cosa pudo pasar, pero esto entra en el mar de las suposiciones, donde caer es aún peor que simplemente interpretar -así que mejor quédese donde está, señor Calisto-. Lo concreto es que el Clausura de ese año fue un torneo irregular en el que tenía que haber un campeón que disputase la gran final por el título nacional, según la FPF, y el "beneficiado" pudo haber sido cualquier otro club que se encontrase puntero en ese momento.

El señor Calisto dice además que a Alianza se le "regaló" un título en mesa. La falsedad de esta afirmación cae por su propio peso: Alianza no salió campeón nacional por decisión de la FPF. Alianza tuvo que disputar una durísima final con Sporting Cristal, quien había salido campeón en el Apertura. Se jugó la final y Alianza la ganó con justicia, coronándose campeón nacional con justicia. El resto suena a cacareo, pero bueno, hasta a eso tenemos que responder de vez en cuando.

Por otro lado, el caso de 1934 fue muy diferente, ya que en este torneo NO EXISTIÓ NINGUNA IRREGULARIDAD. Para ser más claro, se jugaron las fechas completas, se definió al campeón absoluto y se atendió el reclamo de un club que estaba harto de que el clásico rival le dé la vuelta en la cara -me disculparán la pequeña interpretación que me atribuí, pero es que no quería desentonar, además recordemos que con esa eran ya tres veces consecutivas en las que Alianza y 'Manguera' salían campeones frente a 'Lolo' y la 'U'-, y que no quería quedarse con las manos vacías un año más. Se jugó el partido y se definió al campeón secundario. Listo. Campeón Absoluto: Alianza, Campeón de Primeros Equipos: Universitario y Campeón de Reservas: Alianza. Para la FPF, para la Liga de Lima, para la prensa y para la afición en general, la cosa estaba muy clara. La tergiversación de esta historia es el error que actualmente se busca corregir. Ahora continuemos con nuestro trabajo.

Y si el hecho de que Universitario tenga actualmente múltiples versiones lanzadas por sus defensores para sustentar su fantasmal título de 1934 le parecía jocoso, vea la nueva tesis que propone el señor Calisto, autor de esta gran oda a la fanfarronería, perdón, "reseña histórica":
"[...] al tener la FPF un reclamo del Club Universitario de Deportes que cuestionaba que Alianza Lima campeonara por 1/4 de punto que provenía del torneo de reserva (sistema de bonificación que ya se venía cuestionando desde la temporada anterior),  ésta decidió ordenar que se juegue un partido extra (teniendo en consideración la opinión de los delegados de la CSF que se habían pronunciado señalando que un título absoluto no debía definirse por tan estrecho margen). Sin embargo, y aquí viene la diferencia respecto de la explicación brindada por Quirós y Redkoborodiy, la única manera que la FPF encontró como viable para dar solución al reclamo de Universitario e implementar la recomendación de los delegados de la CSF, era eliminando al Torneo de Reservas de la fórmula para la obtención del título absoluto del año. De esta manera, el Torneo de Primeros Equipos quedó como el único marco en el cual los equipos principales de la "U" y Alianza Lima debían definir al campeón absoluto del año".
Para responder a esta auténtica locura -no tiene otro nombre-, recurrimos una vez más a La Hermandad Aliancista, que hace poco tiempo lanzó nuevas pruebas de que la FPF no anuló la bonificación de las Reservas en aquel campeonato, desbaratando por completo -para variar- este nuevo manotazo de ahogado. Para muestra pondremos un fragmento de lo expresado en este artículo:
" 2.- ¿Se anuló la bonificación de las Reservas para la final de 1934? La respuesta es un rotundo NO.

Si vemos en la recopilación de boletines que hemos proporcionado en nuestra Fan Page, veremos que en el Boletín 168, artículo 7 se menciona lo siguiente:

    «7º Pasaron a estudio de la Comisión de Reglamento dos proposiciones del delegado señor de la Haza, modificando la reglamentación del Campeonato Oficial de la Liga».

Una de las dos proposiciones era precisamente que las Reservas ya no sumen más puntos al primer equipo como lo demuestra la siguiente imagen:





Si vemos la fecha de emisión del Boletín 168, nos daremos cuenta que es del 18 de mayo de 1935, es decir, se emitió antes del partido de definición por el título de Primeros Equipos, pero como lo dice dicho boletín en su artículo 7, el proyecto pasó a estudio, aún no se había aprobado.

El partido de definición por el título de Primeros Equipos se juega el 7 de Julio de 1935 y dicho proyecto (eliminar la bonificación de las Reservas) aún no era aprobado".
Como puede apreciar, estimado lector ávido de verdades y no de simples interpretaciones, esta "tesis", que en realidad no resulta ser más que otro vano intento de atolondrar débiles mentes, es absolutamente refutable.

Si aún le queda el estómago para seguir riéndose a carcajadas, póngase cómodo, que esto aún no termina. Sigamos ahora con esta imperdible pregunta, digna de la primera etapa de "Sabes más que un niño de primaria" , la pregunta dice así:
"¿Porqué si Universitario obtuvo el título de Campeón Absoluto la mayoría de medios no lo señalaba expresamente en un inicio?"
Ahhhh, pero esta es fácil, porque en NINGÚN documento -sí, mayúsculas de nuevo, aunque creo que de nuevo por si no se notó- NINGÚN documento -ups- dice expresamente que Universitario haya sido Campeón Absoluto ¿O sí? ¿Y la prueba? ¿Donde está pues la pruebita? déjala que pobrecita, déjala que ponga... al menos una... Vaya, pero vaya afán de interpretar las cosas a su antojo, y eso no es todo, ya que el autor de este post osa deslizar otra de esas hipótesis descabelladas aduciendo que los medios de prensa no tenían en claro las cosas en un inicio, cuando las pruebas demuestran lo contrario ¿Ah, no? pues papelito manda:

Diario La Crónica

Diario El Universal

Las pruebas demuestran que los medios de prensa tenían en claro que Alianza Lima era el Campeón de Clubs (Campeón Absoluto) y que Universitario era el Campeón de Primeros Equipos, ¿Así o más claro?

Pero para justificar tamaña osadía el autor del post, cual narrador de cuentos titulado, comenta:
"Este error fue simplemente repetido durante los primeros años, hasta que en algún momento la FPF debe haber hecho alguna publicación oficial enmendando la plana a todos los medios, luego de lo cual éstos se alinearon con la única verdad oficial: Universitario es el campeón absoluto de 1934".
Vaya, vaya ¿Y como para cuando presentarán dicha prueba? ¿No se supone que era claro que Universitario fue Campeón Absoluto el 7 de julio de 1935?

Lo que tenemos aquí es una evidente manipulación de la información a petición de lo que le dicta la interpretación del autor de este artículo ¿Que no es así? ¿Entonces porqué la aclaración?
"Somos conscientes que esta apreciación que se hace  ha tenido que apelar al "probablemente" en tanto existen (por ahora) muchos vacíos históricos y documentales".
El único "vacío documental" al que hace referencia el autor de este post, se refiere a que nadie que respalde la versión crema puede encontrar un documento oficial que certifique que la "U" fue el Campeón Absoluto de 1934. Y no lo encontrarán ¿saben por qué? pues fácil, porque dicho documento NO EXISTE, es por eso que deben apelar al "probablemente" mientras la versión aliancista siempre se respalda con los Boletines Oficiales de la época.

Pero sigamos leyendo la argumentación de este personaje que se hace llamar "Calisto":
"Pero por lo demás, la tesis del señor Roberto Castro y otros hinchas del Club Alianza Lima también han tenido que apelar a lo mismo, al no poder explicar el porqué de pronto se produciría un cambio en los medios de comunicación respecto a este polémico campeonato".
El desvío de la atención es bastante evidente aquí, ya que Roberto Castro argumenta sobre el momento en el que los medios de prensa cambiaron la información, no que alguna autoridad deportiva haya cambiado la información como lo pretende hacer ver el señor Calisto; porque existen claras evidencias de que la prensa cambió la versión de los hechos, pero por otro lado ¿Existen pruebas de que la FPF o alguna autoridad deportiva hayan emitido la "inubicable" resolución que haya determinado que la "U" ganó el Campeonato Absoluto de 1934?

Si la hipótesis que lanza el tal Calisto fuera cierta, es decir, "que en un inicio los medios estaban en un error que luego corrigieron tras una resolución" ¿En qué documentos se basaron los medios de prensa? Los documentos ya han sido mostrados, uno tras otro, todos coherentes entre sí y ninguno habla sobre la equivalencia del Título de Primeros Equipos como Título Absoluto. No juegue con la inteligencia de la gente ¿señor? Calisto.

Luego se muestra el Libro por los 50 años de la FPF como "prueba fidedigna" que existe "oficialidad" en el título de 1934 para Universitario de Deportes, disculpen pero ¡JA!


La pregunta se cae de madura ¿Un libro es un documento oficial? la respuesta es fácil: NO. Pongamos un simple y sencillo ejemplo en este caso: 

Vemos claramente que en la lista de Campeones figura Sport Alianza como campeón de 1918 y 1919 cuando aún no existía la FPF, sino su antecesora la Liga Peruana de Fútbol, además vemos que los campeonatos de 1926 y 1927 se encuentra en la Lista de Campeonatos Oficiales.

¿Por qué hacemos esta aclaración? por la sencilla razón que en el Libro por los 75 años de la FPF; su editor Roberto Salinas, no considera estos campeonatos como oficiales ¿A cual de los dos libros le hacemos caso? ¿No sería mejor recurrir a los documentos oficiales y no a los libros? pero parece que los documentos oficiales les son esquivos a los defensores de la posición crema, motivo por el cual deben recurrir a libros editados mucho tiempo después de ocurridos los hechos.

Mostrar el Libro de la FPF por sus 50 años, lo único que demuestra es que, efectivamente, hay una publicación de la FPF anterior a la de Roberto Salinas (1997) pero ¿Demuestra que la "U" fue el campeón Absoluto de 1934? ¿Bajo qué resolución se declaró Campeón Absoluto a la "U"? 


Veamos ahora la serie de incoherencias que han llamado "¿Existen otros indicios que ratifiquen que el título absoluto de 1934 corresponde a Universitario?"

En el colmo del desparpajo afirman algo que desconocen ¿O no quisieron darlo a conocer? ¿Mala fe? ¿Donde leímos eso?
"[...] Un primer punto es reparar en que cuando Universitario impugnó el título que había sido otorgado a Alianza Lima, se refería claramente al título absoluto y no al de primeros equipos. Es obvio entonces que la resolución que dieron las autoridades al asunto estaba dirigido a definir al campeón absoluto y no sólo al de primeros equipos. Definir el título de primeros equipos fue un medio (para definir el título absoluto) y no un fin en sí mismo".
Ah, quizás no leyeron la entrevista que le hicieran al Sr. Plácido Galindo un 22 de Noviembre de 1934 donde manifiesta claramente que La "U" solicitaba la definición del Título de Primeros Equipos, SÍ, así como lo lee, definición del Título de Primeros Equipos ¿Qué no es así? una vez más, papelito manda:


Puede leer el análisis completo de la entrevista en este enlace, nosotros vamos a sustraer un pequeño párrafo de este análisis que desmiente la afirmación del tal Calisto. Plácido Galindo comenta lo siguiente:
«Lo esencial, lo básico que existe en todos los campeonatos del mundo a excepción del que se realiza aquí, es el resultado que tienen los matchs de Primeros Equipos. Aquí se ha incluido el de Reservas, que debía tener carácter secundario, cuando en realidad tiene efectos decisivos para aquello que nuestros dirigentes denominan “Campeón de Clubs”. Ante esta emergencia, lo lógico sería que para designar al campeón, se tome en cuenta el resultado del obligatorio match que deben jugar Alianza y “U” por el desempate del Torneo Principal, que es de los Primeros Equipos.»
Puede notarse un claro deseo de Plácido Galindo para que su petición sea aceptada por las autoridades deportivas, tal cual Galindo lo manifestaba, pero... ¿Las autoridades deportivas interpretaron las cosas de la misma manera que el Sr. Galindo? 

Las cosas son claras -más aún si usted, amable lector, lee el análisis completo de la entrevista a Plácido Galindo- el Sr. Galindo quería, deseaba, anhelaba y cuanto sinónimo más se le ocurra, que el Campeón de Primeros Equipos sea considerado como el Campeón Absoluto del año, porque a él le parecía "lógico" cuando recordemos que existen bases que estipulan de manera clara quien era designado como el Campeón Absoluto, justo o no, así eran las reglas de juego. Además Galindo reconocía a Alianza Lima como el Campeón de Clubs, aunque para él se trataba de un "falso Campeón", pero Campeón al fin y al cabo.

Queda probado entonces que Galindo NO se refería "claramente" al Título Absoluto, el cual se otorgaba al Campeón de Clubs, ya que ese título NO se encontraba empatado, sino que apuntó al único título que se encontraba empatado, es decir, el Título de Primeros Equipos, y que "por lógica" las autoridades deportivas "deberían" tomar en cuenta el resultado de dicho desempate para "designar al campeón".

Como sabemos, con la publicación que realizó La Hermandad Aliancista de todos los boletines implicados en el caso, NINGUNO de ellos menciona que la petición del Sr. Galindo se hizo efectiva, ya que todos los boletines mencionan claramente -sin comillas- que lo único que restaba por definir era el Título de Primeros Equipos, que fue finalmente lo único que obtuvieron.

Ahora veamos este otro punto:
"[...] Otro indicio lo encontramos al reparar en que cuando  los delegados de la Confederación Sudamericana de Fútbol (CSF) fueron consultados y opinaron que un título no debía definirse por un margen de 1/4 de punto, y que lo mejor era declararlo empatado, está claro que se referían al Campeonato Absoluto, pues éste es el que había sido materia de impugnación por parte de la "U". Si esta recomendación es la que fue seguida por las autoridades, es obvio que la resolución de la impugnación se refirió también al título absoluto".
Esta "prueba irrefutable" que presenta el "célebre" Calisto, sólo la menciona el Sr. Salinas, pero Calisto no aclara ese detalle ¿Por qué recalcamos esto? porque simple y sencillamente esta afirmación no ha sido ubicada por nadie en los diarios que el Sr. Salinas menciona haber investigado, teniendo en cuenta que Salinas menciona  haber encontrado dicho "hallazgo" en una "sección de datos" del Diario La Crónica como se puede apreciar en la imagen perteneciente a este artículo:


Cuando alguien encuentre la publicación que menciona Salinas podríamos dar como hecho la intervención de los delegados de la CSF, mientras tanto, sólo queda en una interpretación más del montón.

Ahora vamos con el siguiente "indicio"
"[...] Un indicio más es el que nos revela el investigador José Farje, cuando señala que el presidente de la Liga de Football Miguel Dasso afirmó que los precios para ver el  match de definición o play off fueron inusualmente altos, al punto que el público llegó a "empeñar sus joyas o algo de valor en las casas de préstamos" con el fin de adquirir las entradas. Como ya hemos dicho antes, es evidente que nunca hubiera existido tamaña expectativa ni la gente hubiera incurrido en tales esfuerzos económicos si no hubiera estado en juego el título absoluto del torneo y no sólo el de primeros equipos, el cual por sí sólo a nadie hubiera importado".  
¿Por qué se meterán en cosa de adultos? pero como el espíritu de investigación del Sr. Calisto es amplio e imparcial, le daremos el dato: Diario La Prensa, 7 de julio de 1935, ahí encontrará la publicación de una carta enviada por el Sr. Miguel Dasso, delegado de la Liga de Fútbol de Lima, en respuesta a las cartas que enviaban los aficionados a dicho diario protestando por los altos precios de las entradas y en dicha carta figura lo siguiente:


¡Ojo! esta es parte de la carta que envía el Sr. Miguel Dasso, delegado de la Liga de Fútbol de Lima, al Diario La Prensa, donde puede notarse un total sarcasmo en respuesta a los aficionados que protestaban por los altos precios de las entradas. 

No es que la gente haya empeñado sus joyas y demás cosas para comprar las entradas caras, queda demostrado que esa fue una respuesta sarcástica a la afición de parte de un delegado de la Liga de Fútbol de Lima ante la ola de críticas y protestas por los precios altos.

Y parta cerrar con broche de oro "tremendos indicios" e "irrefutables hallazgos" culminamos con este párrafo
"[...] Finalmente, el hecho de que desde el año siguiente tampoco se hubiera considerado ya el sistema de bonificación de puntos que aportaba el Torneo de Reserva (punto central de la impugnación de Universitario), nos revela que en efecto las autoridades tomaron conciencia de que un título no podía ser definido por márgenes tan estrechos, tal y como lo habían indicado los delegados de la CSF, y que la decisión tomada respecto al título de 1934 (que finalmente obtuvo Universitario) debía mantenerse en lo sucesivo".
Nuevamente nos remitimos a las pruebas presentadas por La Hermandad Aliancista, quienes demuestran que Universitario presentó un Proyecto de Bases en Agosto de 1934 para que rijan en el Campeonato de 1934 (Más Información).

El punto más importante, para nuestro caso, es que la "U" planteaba que las Reservas ya no sumen puntos para la obtención del título, el cual se daba en una Tabla Acumulada. Este punto del proyecto crema dice lo siguiente:
«Las Reservas no deben dar puntos a las Competencias que realizan los primeros equipos. Esta es otra reforma que sugerimos. Los Campeonatos deberán regirse únicamente por los puntos que den los primeros equipos. Los torneos de los cuadros de Reserva se efectuarán separadamente, ya que en la práctica han demostrado su poca eficacia. El poderío de los clubs descansa en las actuaciones que dan los primeros equipos y nunca en las de las Reservas».
Como repetimos, este Proyecto de Bases se presentó antes que inicie el Campeonato, para que rijan precisamente en el Campeonato de 1934. Pero la Liga de Fútbol de Lima NO consideró este punto del proyecto, como podemos ver en las Bases de 1934 que pueden ver en este enlace, es decir, la "U" sabía desde antes de iniciado el Campeonato de 1934 que las Reservas seguían siendo determinantes para la obtención del Campeonato Absoluto, si luego lloraron por algo que sabía que podía pasar es otra cosa.

Sin mucho más que agregar, los invitamos a leer este artículo también de La Hermandad Aliancista donde se aclara esa parte del pedido de Universitario.

Y un último mensaje para nuestros compadres cuenteros: a la próxima sean más solapas. Un saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.