Injusticia apaña Justicia

Unión Comercio 1 - Alianza Lima 0

Sé que muchos estamos indignados por la jugada del minuto 93. Los entiendo, yo también enloquecí al momento de la anulación del gol que nos daría el empate. Sin embargo, les voy a pedir que nos centremos más en el análisis del partido en sí antes que en la polémica.


Primer tiempo

El once grone salió al campo del IPD de Moyobamba sintiéndose local por el apoyo de toda la hinchada de San Martín y de regiones cercanas, con todas las ganas puestas en ganarlo y el primer tiempo fue prueba de ello. A los pocos minutos, tuvimos llegadas vía centros que no fueron bien aprovechadas por Míguez y Guevgeozián. Sin embargo, también se iban notando las primeras falencias en el cuadro blanquiazul. Primero, Cueva se mostraba bastante errático con el balón y no lograba distribuir con la misma precisión que en otros partidos. Segundo, los ataques se iban haciendo cada vez más frecuentes por el lado de Guizasola, tanto así que rápidamente se ganó la primera amarilla del partido y estuvo cerca de obtener la segunda. De los rivales, el paraguayo Bogado fue el que más peligro causó en campo grone, tanto en jugadas como en disparos. Por el lado de Alianza, salvo un tiro libre de Trujillo que no logró la curva necesaria para entrar, Alianza no tuvo ocasiones muy claras. Hubo dos, una de Costa y otra de Guevgeozián que no pasaron a mayores debido a resbalones de ambos jugadores al momento de definir. El dominio del partido era parejo para ambos equipos, aunque era claro que el mayor desgaste lo hubiera hecho Alianza.

Desde el primer tiempo se veía que el punto flaco era el sector de marca de Guizasola

 Segundo tiempo

El equipo empezó el segundo tiempo como si no hubiera habido un descanso de quince minutos sino que hubieran seguido corriendo todo ese tiempo pues salieron muy desgastados físicamente. Parecía que no hubieran descansado en absoluto. Guizasola seguía regalando su banda, Costa corría menos por una falta sufrida a inicios del complemento, Cueva seguía apagado y de Cedrón ni qué decir. Con el correr de los minutos esta situación se fue agravando, el resto físico de los jugadores iba apagándose cada vez más y los jugadores de Comercio llegaban cada vez más frecuentemente al arco de Forsyth (quién también estuvo unos momentos sentido).  Viendo el partido, me dio la misma sensación que el partido ante Cristal: unas ganas enormes de meterme a la cancha y empezar a correr y a meter como ninguno de los once que tenían puesta la blanquiazul lo estaban haciendo. Los cambios (Landauri por Costa (?) y Montes por Cedrón). Era desesperante ver como los dos partidos clave del torneo se nos iban de las manos y no se hacía nada al respecto. El segundo tiempo no generamos una sola jugada de riesgo.

Hasta que la justicia cayó por su propio peso. Sucedió en una jugada donde casi la totalidad del plantel tuvo una desidia tremenda para marcar. Primero, una pelota dividida delante de la medialuna del área que Araujo intenta despejar pero cuyo rebote le queda al borde derecho del área a Corcuera. Luego, Guizasola, que es – como todo el partido – incapaz de seguir la pelota como un marcador debe hacerlo, deja que el jugador de Comercio saque el centro rasante. Finalmente, el Colo Ibáñez no sigue la pelota, ni al atacante, sino que está deambulando como muerto vivente en el área y deja que el balón llegue a pies de Chávez, quien solo tiene que empujarla. Una seguidilla grosera de errores fue la que produjo el único gol del partido.

En ese momento, Sanguinetti decidió poner toda la carne en el asador e hizo ingresar a Aguirre en lugar de Guizasola, lo cual solo empeoró las cosas pues, aparte de la invisibilidad del “Zorrito” durante los minutos que jugó, lo poco que marcaba Guizasola se convirtió en nada y cada contragolpe de Comercio nos tuvo en vilo. Por suerte, sus atacantes no fueron capaces de resolver con precisión las ocasiones de las que dispusieron.

Pero los partidos duran hasta que suena el pitazo final y este no había acabado al minuto 92 y medio. Centro al área a la cabeza del centro delantero, este que se escabulle entre dos defensas, se zambulle para impactar el balón de palomita y cruzarla para poner el empate. Sin embargo, nada de eso valdría pues el árbitro Freddy Arellanos, basándose en la decisión del asistente Larry Quijano, decide anular el gol. Viendo las repeticiones, no podemos encontrar ninguna falta que haya cometido el “Armenio” previa al cabezazo. Esto no provocó más que indignación en los jugadores íntimos quienes fueron a increparle a la terna arbitral una decisión tremendamente injusta que perjudica a Alianza camino al título. Arellanos daba el partido por terminado mientras era custodiado por la Policía ante los airados reclamos del plantel blanquiazul. Una vergüenza que malas decisiones como estas terminen por perjudicar a un equipo de esta forma y hasta definiendo un campeonato. El video de abajo muestra el ángulo contrario al visto en la televisión. Juzguen ustedes mismos.



Apreciaciones finales

No obstante, si bien estamos todos asados por eso, tampoco nos engañemos. El aire que nos dio la victoria del domingo junto con la derrota de Sporting Cristal fue consumido y ahora pasamos a depender nuevamente de otros resultados. Aún se puede, sí, pero está cuesta arriba la situación. Podemos todos acá culpar al árbitro y a su asistente de la derrota pero, la verdad, es que el equipo ya era culpable del resultado antes de la jugada polémica. Ojalá que esa desafortunada y lamentable última jugada no  nos ciegue y veamos que el equipo no jugó bien y que el rival fue tuvo mayores argumentos para ganar con una victoria justa.


Última fecha

Así llegamos a la última fecha del Clausura

A esta última fecha, Cristal llega con dos puntos de visita y juega ante los Caimanes en Lambayeque. Alianza Lima visitará a Melgar de Arequipa donde solo conviene ganar y esperar marcador favorable en el otro partido. Sea cual sea el resultado, esta hinchada estará acompañando.


¡Arriba Alianza Lima!

Por: El Chiquillo

Foto: DeChalaca.com
Video: InfoBlanquiazul

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.