Colapso de ideas

Universitario 1 - Alianza Lima 0

¿Qué falla en este Alianza? Muchas cosas: los volantes mixtos que, en teoría, deberían elaborar y hacer el recorrido táctico en la cancha, terminan flotando en ella y emanando intrascendencia; por lo mismo, el juego aliancista apela casi completamente a pelotazos hacia un Guevgueozián que ya no anda tan fino ni goza de la presencia de un buen compañero en ataque cuando se apela a jugar con dos delanteros. La volante de contención es inexistente, Míguez perdió casi completamente su presencia y sus acompañantes de turno padecen de lo mismo, por lo que los partidos de Alianza se han convertido en una comunicación frustrada pero constante entre nuestra defensa -y contención- y el área rival a base de pelotazos totalmente predecibles donde se busca ganar apelando solo al guerreo, lo cual es evidentemente insuficiente.

Sería demasiado simplista culpar a Sanguinetti por su planteamiento austero. El Alianza campeón del Torneo del Inca tenía una cara totalmente distinta: para el medio peruano, presentaba una defensa muy sólida, agresiva y asfixiante en todos los sectores del campo, en la cual colaboraban también volantes y delanteros. El medio campo ejercía presión e incomodaba al rival para su elaboración. En cuanto al ataque, es cierto que no variaba demasiado de lo que ahora tenemos, pero gozábamos de una mayor efectividad en las pelotas paradas, y sobre todo sabíamos medir los tiempos y dar el golpe en el momento preciso, una paciencia que se ha perdido. El Alianza del torneo anterior era un equipo muy disciplinado, que sabía de memoria su libreto y se sentía completamente convencido con el mismo, lo cual le daba una cuota de confianza que hoy se ha ido, vayan a saber ustedes a dónde. 

Este Alianza con la brújula perdida, carente de ideas, impaciente y ansioso en ataque, y con su libreto olvidado, perdió por la mínima diferencia frente al clásico rival, diciéndole adiós al título del Torneo Apertura.

Primer tiempo:

Alianza salió a proponer apelando a las entradas de Costa (el único elemento blanquiazul que mostró mejorías en el Apertura) por el sector derecho y, por lo menos durante los primeros minutos, se veía a un equipo ofensivo y medianamente cuajado, se había conseguido dos tiros de esquina muy temprano, la cosa pintaba relativamente bien hasta que... Bueno, al minuto 8', de una pelota perdida en tres cuartos de cancha surgió un inesperado pase largo y alto hacia Raúl Ruidíaz, quien tras ganarle la espalda a Koichi Aparicio decreto la ventaja crema de forma tempranera.

Aparicio y Heredia tras el gol crema.
A partir de ahí el cuadro cambió completamente. Si hay algo con lo que Sanguinetti tuvo problemas desde el inicio a lo largo de toda su campaña, es comenzar con el marcador en contra. Ese problema, agudizado por la crisis actual, provocó en el equipo un prolongado letargo hasta los el minuto 30' donde no generó absolutamente nada. Nuestro medio sector se convirtió en una enorme laguna entre defensa y ataque, donde desde atrás se lanzaban pelotazos a un Guevgueozián que solo no podía lograr mucho. Los volantes de contención aparecían únicamente para esos pelotazos, ya que se renunció totalmente a una conexión con la delantera. Los volantes mixtos, como se dijo, ni fu ni fa, ni alimentando al 'Armenio' y colaborando con la presión a la defensa crema. Recién a los 33' minutos el equipo ganó un poco de sobriedad y generó un par de ocasiones antes de finalizar la primera mitad del partido.

Segundo tiempo

Para la segunda parte, Alianza saltó al campo olvidándose del golpe del tanto en contra, pero también olvidándose del juego. Ahora sí, sin ningún remordimiento, todo fue exclusivamente pelotazos al área, se adelantaron las líneas para intentar ganar por demolición, algo que ya se había logrado antes. Lamentablemente, a los 55', en una contra Ruidíaz quedó solo -una vez más- contra Koichi Aparicio, lo amagó y generó una falta que le valió al defensa aliancista una justa expulsión. Todo aún más cuesta arriba.

Costa luchando por su lado.
Sin embargo, el esquema no cambió demasiado. Universitario renunció a la tenencia de la pelota prácticamente desde la ventaja, se replegó y, sin cumplir con una destacada labor defensiva, con eso le alcanzó para mantener la diferencia en el marcador. Entró Montes para jugar con doble punta, pero el rendimiento de este en su corta participación fue uno de los peores en el equipo, torpe con la pelota y sin incomodar en el área rival pese a su altura y fortaleza física. El 'Armenio' tuvo algunas ocasiones bien resueltas por Carvallo pero, salvo eso, la improductividad del equipo no cambió demasiado. Con poco, al equipo crema le bastó para ganar.

Apreciaciones finales

¿En qué momento se jodió este Alianza? Es una pregunta que salta a la cabeza. Hace tan solo dos meses este era un equipo muy disciplinado, corajudo, que pese a sus limitaciones sacaba los partidos adelante por su fuerte convencimiento en la idea del DT. Hoy no es más que una sombra de aquello.

Pero esa pregunta ya no tiene relevancia ahora, hay que lavarse la cara. Alianza está obligado a, primero, tener una presentación decorosa frente al Valencia por la Copa Euroamericana; segundo, a darse cuenta de que la Sudamericana está a la vuelta de la esquina y el debut será en el complicadísimo Guayaquil; y tercero, a sumar la mayor cantidad de puntos posible en lo que resta del torneo, ya que de permanecer en estas posiciones peligraría nuestro cupo obtenido para la Libertadores 2015, mientras que tampoco podríamos disputar el play off a fin de año aún ganando el Clausura.

Próxima cita

Alianza enfrentará a Sport Huancayo en Matute. La victoria es obligatoria, así como el aliento de la hinchada. No hay excusa para faltar.

ARRIBA ALIANZA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.