Invicto hasta en las alturas

Inti Gas 1 - Alianza Lima 1

Haciendo un pequeño sondeo en nuestra fanpage de Facebook, notamos que la mayoría de gente vio negativo este empate en feudo ayacuchano. De alguna forma me permitiré defender que el empate fue positivo para Alianza, más allá de que lo ideal siempre será sumar de a tres, con mayor razón si los rivales cercanos sólo pudieron empatar. Esto fue, pues, lo que, según mi óptica, sucedió la tarde de ayer cuando Alianza Lima visitó al siempre complicado cuadro de Inti Gas.

Cada vez más claro

La propuesta de Sanguinetti es cada vez más diáfana. Presión para marcar y recuperar, traslado rápido y preferible por laterales y pretender que los delanteros marquen las que tengan. En este esquema no hay mucho lugar para el tradicional toque aliancista, esa fantasía que tanto nos caracterizó durante la historia. El choque con la realidad es duro, sobre todo para los hinchas que idealizan más este estilo y lo contrastan con apresurados conceptos como "fútbol a la uruguaya". Aquí debemos hacer una pausa. ¿Qué es "fútbol a la uruguaya"?, entiéndase por un fútbol de choque y que basa sus resultados en su solidez defensiva y en la eficacia de sus delanteros. Anoche en un programa de análisis deportivo dijeron muy sueltos de huesos que la selección uruguaya no juega a la uruguaya. Error. La selección uruguaya juega a la uruguaya (esto ya parece una obviedad), pero es que jugar a la uruguaya no significa necesariamente jugar feo. Si bien la celeste no es un show de malabares con el balón, cuenta con jugadores técnicos y con dosis certeras de inventiva como Forlán, Suárez o Cavani, por citar unos cuantos ejemplos. Por lo tanto, el "fútbol a la uruguaya" es un concepto que no deberíamos interpretar tan a la ligera, más aún si son los diarios locales los que han comenzado a deslizarlo con claras intenciones amarillistas (esto también es una obviedad).

Wilmer Aguirre, y su ida y vuelta, destacó en la tarde de ayer.
Si Alianza debe jugar "a la uruguaya" yo no me opongo. Pero aquí es cuando tenemos que recurrir a su majestad la precisión. Y volviendo a Ayacucho, otra vez faltó ese detalle: la precisión. Y cuando la hubo cantamos gol. Por lo demás, salvo el golazo de Amilton Prado (que nadie lo tenía en planes), la blanquiazul hizo gala de su solidez y simplicidad en defensa. Con un Guizasola cumplidor y un Trujillo que cada vez marca mejor. Aparicio e Ibáñez están ya muy rodados y compenetrados, lo que nos da esa seguridad que el año pasado habíamos perdido a pesar de que eran los mismos protagonistas. Forsyth muy bien también. 

El medio campo es lo que deja dudas

Uribe no está al ritmo de este Alianza. Ponce estuvo apagado. Albarracín parece haberse cansado rápido. Landauri no tuvo un buen partido ante su exequipo. Aguirre, cuando volanteó, fue lo mejor en ese sector. Cuando entró Costa demostró estar en un nivel muy inferior al de sus compañeros. Definitivamente no está para ser titular. ¿Cedrón?, no lo pusieron. Sanguinetti pudo haber preferido la verticalidad del uruguayo. No le resultó. Aislado de todo esto, Molina tuvo un partido regular y rescatable.

Preciso momento: el gol de Guevgeozián fue clave, pues puso el empate poco después del gol ayacuchano.
Montes y su re-debut

Arriba Guevgeozián sigue sumando goles, pero también sigue sumando expulsiones. Aunque esta vez el árbitro fue demasiado riguroso para mi gusto, enroscarse en una discusión acalorada con un rival no es algo que el delantero no haya hecho antes. Debe controlar más su carácter, pues estas cosas perjudican al equipo, que es lo principal. Peor aún pues al ser su segunda expulsión le tocaría doble suspensión y no estaría para el (decisivo) partido ante Juan Aurich en Chiclayo. La salida de Guevgeozián aceleró el re-debut (porque es de la casa) oficial de Mauricio Montes con la blanquiazul. "Thor" no lo hizo mal, pero el gol le fue esquivo.

Buen recambio: Mauricio Montes es un delantero incómodo para los rivales.
Conclusión

Alianza no jugó un buen partido, pero lo dominó la mayor parte del tiempo, aún teniendo actuaciones bajas en el medio sector. Fuera del gol en contra, Forsyth no se vio exigido, como sí lo fue el portero ayacuchano. Por eso el punto es positivo, porque jugando mal se sumó en una plaza difícil (por más que me digan que Cristal ganó allá, veo difícil que otro equipo vuelva a pasearse por ahí), y porque fuera de las deficiencias que se notaron a nivel individual, comienza a primar el colectivo. Es decir, si revisan esta crónica, critico a jugadores de manera individual, pero afirmó el hecho de que Alianza dominó gran parte del partido y dispuso de las mejores ocasiones de gol. Eso quiere decir que lo colectivo está sobreponiéndose a lo individual, y eso también me parece positivo. El pasar de los partidos nos dirá cuánto sirve este empate. Por ahora sólo queda desear que la precisión sea el tema del que más se hable en Matute durante la semana.

El próximo partido será el sábado a las 3:30 pm en el Alejandro Villanueva, contra León de Huánuco, en el inicio de la segunda ronda regular del Torneo Inca. Ahí estaremos.

¡ARRIBA ALIANZA!

Fotos: Perú21 y Depor.pe

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.