Corazón al límite

Alianza Lima 1 - Vasco da Gama 2

Hay un límite para cualquier esfuerzo, para cualquier situación. Este equipo viene de perder el último partido del torneo local, de estar impago casi siete meses, de estar a la incertidumbre de si vamos a perder puntos o no, de no saber quiénes serán sus “jefes” los próximos meses y, con todo y eso, salieron con la mayor moral y motivación posible a la cancha a enfrentar a Vasco da Gama por una Copa Libertadores en la que estábamos en la cuerda floja. Noches como esta nos hacen pensar que no basta con el corazón sino que todos los factores externos también juegan y esta vez incidieron en el resultado de 1-2 en Matute frente al equipo brasilero, resultado que nos elimina de la Copa Libertadores 2012.

Llegué al estadio a eso de las 6:20 pm, la gente que salía de estudiar o trabajar iba llegando a Matute; mientras tanto, se estaban realizando las pruebas con el grupo electrógeno que se encargaría de proveer la energía para encender los reflectores y se ilumine el verde (no tan verde) del Alejandro Villanueva, ambos problemas ocasionados por la gestión de Alarcón al no cumplir a tiempo con los servicios de luz y mantenimiento del césped del estadio. Aun así, empezó el partido con buena cantidad de público que no dejó de cantar, eso es amor a los colores azul y blanco.

A lo largo del primer tiempo pudimos ver una fuerte presión de Vasco contra la primera línea de volantes blanquiazul lo que impedía que muchas pelotas lleguen a los ofensivos. La mayor parte de ocasiones que tuvimos en la primera etapa fueron por los costados, ya sea con Bazán o Hurtado (que tuvo una clara pero que llegó sin piernas al toque final) y con un Jose Carlos Fernández como única punta y que recibía todos los pelotazos y centros de sus compañeros. El gol de Vasco llega en una jugada en que nadie logra detener a Felipe Bastos y saca un disparo que Ascues, buscando bloquear, termina desviando el balón y descolocando a Libman que se estiró pero no llegó a evitar el primer tanto de los de Rio de Janeiro.

Luego de eso, siguieron los centros verticales al área, todos tal vez tratando de replicar ese toque exacto que supo darle Montaño a Fernández en el partido ante Nacional. Pero esta vez no contábamos con el colombiano y fue “Zlatan” quién intentaba no sólo recibir balones sino tratar de habilitar a sus compañeros y es justo en una combinación de esas en que logra entenderse con Bazán, recibe el balón en el área y es jalado por un defensa brasilero. Penal a todas luces y el árbitro argentino haciéndose el loco mientras todo Matute se volvía loco de desesperación al verse esfumar una ocasión de empate. Posteriormente, prosiguieron las incursiones por las bandas, varias de las cuales terminaban en offside de nuestros atacantes. Así se fue la primera parte.

Luego del descanso, Vasco salió aún con mayor énfasis a cortar las salidas de nuestros volantes y defensas. Podíamos ver la velocidad que tenían sus atacantes al momento de bloquear los pases y centros que salían de nuestra primera línea de volantes y de la línea de zagueros. Ante este escenario, Pepe Soto manda al campo a Junior Viza en reemplazo de Jorge Bazán quien estaba teniendo muchos desaciertos al momento de incursionar en el área del equipo carioca. Alianza seguía intentando más con corazón que con buen juego, más con alma que con virtuosismo y entra Curiel en reemplazo de Paolo Hurtado por lo que pasábamos a jugar con dos centro delanteros, quizá buscando que uno sea el que pivotee balones para que el otro reciba y convierta. No obstante, el ataque seguía desordenado, esta vez cayendo más veces en la trampa del offside que bien planteaba Vasco. Y es cuando luego de una buena pero infructífera incursión por la banda izquierda que los cariocas recuperan el balón y, tras una serie de toques, el mismo Felipe Bastos dispara de media distancia, con comba y cruzado, al otro palo de Salomón quién nada pudo hacer. Con ese buen gol pasaban a ganar 0-2.

Ante esa situación, el equipo grone siguió intentando con todo lograr el descuento, no importaba el desorden, “Zlatan” empezó a recuperar balones, tirar centros y sacar laterales luciendo por momentos incluso más retrasado que Rabanal. Era jugarse el todo por el todo en esos últimos minutos y obtuvimos un gol luego de una serie de rebotes en área carioca, el balón llega a los pies de Miguel Curiel quién define de zurda con el arco a su disposición. Habrá sido el gol de descuento pero a nadie en Matute le importó y se gritó como debía ser. Las arengas se multiplicaron más aún y animaban al equipo a obtener el empate. Y pudimos lograrlo, con más corazón que ideas pero igual, pudimos empatar. Tuvimos una que un defensa de Vasco sacó sobre la línea y un tiro libre cerca del área; quizá fue demasiado tarde para reaccionar. Poco después de un conato de bronca en que Nilton ve la tarjeta roja luego de agredir a Carmona, el árbitro argentino da el pitazo final y Vasco, luego que se le movieran los nervios los últimos minutos de partido, respira tranquilo, cosa que no podemos hacer nosotros desde hace varios meses.

El resultado es sólo reflejo de la insostenible situación institucional de Alianza Lima. Es quizá uno de los pocos clubes del mundo en el que, como mencionó Elkin Sotelo en Twitter, los jugadores no tienen la culpa de nada; es más, debemos agradecerle a los que salieron a jugar hoy por hacerlo en las condiciones en que se encontraban, quizá las peores que le hayan tocado a un jugador de Alianza en toda la historia. Novela aparte son los dimes y diretes entre Alarcón y la oposición. Según puedo leer también en Twitter, el estafador que tenemos como presidente no fue al partido y se excusó ante sus pares de Vasco por supuesta enfermedad a la vez que los socios e hinchas blanquiazules tomaban el palco oficial en pleno partido. A su vez, Pocho declaró a un medio radial local, durante la semana, que su mandato como presidente culminaba en 2013 y que nadie lo iba a sacar. Más caradura, conchudo y ladrón no puede serse, creo.

No podemos confiar en nadie, dentro de Alianza no aman al club, si lo amaran no le robarían ni dejarían que se desmorone de esta forma. Los que amamos a la Institución somos los hinchas y tenemos que tomar acción en esto. La página del blog, así como todas de las páginas aliancistas en Facebook, son espacio de discusión  sobre las distintas soluciones que podemos darle a los problemas de Alianza; lo que no podemos dejar de hacer es ir a Matute porque los jugadores nos necesitan más que nunca siendo ellos los que dan, muy valientemente, la cara por el Club en este momento tan jodido. Sigamos alentando y proponiendo soluciones, hermanos grones. Esperemos que el fin de nuestros problemas venga antes que toquemos fondo definitivo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.