1929: La desafiliación y la creación de 'Los Íntimos'

En la era de 'Los Íntimos', el año de 1929 fue especial, por una serie de circunstancias adversas de las que Alianza Lima saldría airoso y sacando pecho, ensalzando aún más la mística que los morenos de La Victoria venían gestando. La desafiliación del '29 trajo consigo la creación de 'Los Íntimos'; además, algo insólito: Alianza Lima jugando contra la selección peruana.


LA DESAFILIACIÓN:

Demetrio Neyra peleando un balón.
Para 1929, eran 13 los equipos que conformaban el torneo, que se vio afectado por el Sudamericano (que después se volvería la Copa América) en Argentina: Se había dispuesto jugar una sola rueda para darle a la selección más tiempo de preparación de cara a la competencia internacional. Alianza Lima había ganado todos sus partidos por goleada, y caminaba firme hacia un nuevo título que hubiera significado el primer tricampeonato blanquiazul. La liga local fue paralizada por la Federación en la fecha 7 para dar inicio a los trabajos de la selección, y se reanudaría terminando el Sudamericano. Fueron siete los jugadores aliancistas convocados: Alejandro Villanueva, Juan Valdivieso, José María Lavalle, Demetrio Neyra, Alberto Montellanos, Julio Quintana y Alberto Soria. 
Sorpresivamente, dos días después de la convocatoria, los siete jugadores victorianos, por orden del vicepresidente del club Ernesto Vergara -y con el acuerdo de los futbolistas- abandonaron la concentración del seleccionado. Los jugadores enviaron cartas a la Federación renunciando a formar parte del equipo patrio, aduciendo razones de tipo económico. Es que, al estar concentrados y sin el torneo doméstico en marcha, los humildes jugadores aliancistas no podían trabajar en sus respectivos oficios, ni disponer de lo que recaudaban los fines de semana en entradas para llevar sustento a sus hogares. Por otro lado, el motivo que daba el vicepresidente era que la cuota que pedía la F.P.F. para la participación de los clubes en el sudamericano era demasiado costosa (sí, los clubes pagaban por tener a sus jugadores  en la selección. Otros tiempos, definitivamente). Entonces, fue por eso que los jugadores fueron separados. No fue por indisciplina, ni por su bohemia, como otros pretenden dar a entender.
En la Federación, la renuncia de los aliancistas fue recibida como una gran ofensa, y las sanciones fueron realmente drásticas: Los siete jugadores fueron separados de por vida de la selección; además, el club quedaba desafiliado del torneo local -perdiendo un título casi asegurado- y tenía prohibido jugar partidos bajo el nombre de Alianza Lima en todo el terriotrio nacional. ¿Qué harían ahora los jugadores blanquiazules sin el ingreso que tenían del torneo?

Y NACIÓ EL EQUIPO DE 'LOS ÍNTIMOS':

Frente a esta difícil situación, fue donde salió a relucir la viveza, la criollada que hace a Alianza un equipo diferente. Tras ya no poder jugar el torneo, a los jugadores aliancistas se les ocurrió un ingenioso plan: Crear un equipo aparte llamado 'Los Íntimos', apelativo que ya tenía de tiempo atrás aquel inseparable grupo de amigos de La Victoria. Jugaron durante tres meses en diferentes haciendas y pueblos aledaños a Lima, como Vitarte, Lurín, Pachacámac, Chilca y Manzanilla, también pasearon su fútbol por lugares como Huacho, Ica y Chincha. Así, la fama del equipo íntimo se extendió por diferentes rincones, multiplicándose también la cantidad de hinchas que vibraban por sus colores.

La revista Toros y Deporte del 7 de diciembre de 1929 brinda un testimonio de estos eventos sociales que terminaban en fiestas de rompe y raja: "En Pachacámac la cosa fue a pedir de boca. Banda de músicos, muchas palmas y un almuerzo criollo que a una legua de distancia abre el apetito de los vecinos. En Lurín, fueron recibidos en el local del consejo y declarados huéspedes de honor como los grandes héroes. Se repitió el plato con goals, almuerzo, música, baile criollo, distinguiéndose Koochoi y Lavalle. Después de todo, y como bien se ha dicho, el Alianza está haciendo una efectiva campaña en beneficio del fútbol en los alrededores de Lima, porque va dejando sus enseñansas".

Alianza perdió un título, pero esto pasó a segundo plano, ya que el peregrinaje por los alrededores de Lima le dio a estos pueblos la oportunidad de conocer el juego blanquiazul. Los victorianos ganaron más hinchas, y la costumbre inventada de jugar como 'Los Íntimos' se seguiría practicando por muchos años más, dándole aún más riqueza a las hermosas páginas que escribían en el fútbol los morenos de Alianza.

¿Y LA SELECCIÓN? :

Bueno, la 'sele' -sin los jugadores aliancistas- partió bastante disminuida hacia Argentina, donde desempeñó un pésimo papel: Perdió todos sus partidos, cayendo 3-0 con Argentina, 4-1 frente a Uruguay, y 5-0 con Paragüay. Tras la separación de los morenos, no faltaron los dirigentes que le metieron racismo al asunto. Se cuenta, incluso, que había quienes se resistían a llevar jugadores negros a Buenos Aires como miembros de la selección. "Van a pensar que en el Perú todos somos así", era lo que razonaban algunos señorones. Bueno, ya vieron cómo le fue a Perú sin los negros de Alianza.




¿Y EL CAMPEONATO LOCAL?:

Con Alianza fuera del camino, la Federación Universitaria consiguió el primer título de su historia, logro que fue bastante discutido por ser considerado injusto por la prensa y por la afición, ya que no tuvieron que medirse con el equipo más poderoso de ese año, por encontrarse suspendido. "Toca a los demás juzgar si hemos conquistado merecida o injustamente el título de campeones" fue lo que declaró Eduardo Astengo, capitán crema de ese año, tras obtener el título.  El torneo perdió mucho del interés del público, y las crónicas de la época afirman que mientras los partidos de 'Los Íntimos' se jugaban en estadios repletos, al Nacional apenas iba gente a seguir los encuentros de la Primera División. El más popular era uno solo.

LA REIVINDICACIÓN:

Los Íntimos en Arequipa
Los Íntimos eran una familia, en la cancha, en el barrio y en las jaranas. Y como en toda familia, dentro del cariño, hay jerarquías. Para 1929 Alejandro Villanueva tenía un par de años jugando por Alianza, con un lugar ya hecho en el equipo. Su imponente personalidad, sumada a su innegable liderazgo, fueron determinantes para el regreso de Alianza a los torneos oficiales. Su palabra era la ley, y él tuvo la idea de acercarse, junto con sus incondicionales íntimos -que le tenían mucho respeto- a las oficinas de la Federación a buscar diálogo, exigiendo el levantamiento del severo castigo puesto sobre Alianza; además, lanzar un reto a la selección que no sumó ni un punto en Argentina.


La respuesta fue negativa, pero alentadora, los dirigentes respondieron que ellos no trataban con jugadores, y que el pedido lo debía hacer la dirigencia del club. Y así fue: El presidente aliancista Don Juan Bromley llevó el pedido por escrito, con resultados fructuosos: No sólo se incluyó nuevamente a Alianza en la liga peruana, sino que también se pactó un partido entre los íntimos y el seleccionado que fracasó en el Sudamericano.


ALIANZA LIMA VS. PERÚ:

El Nacional quedó chico para tanta cantidad de aficionados que esperaban con ansias el inicio del encuentro entre Alianza y Perú. Fue una tarde de gloria para los blanquiazules. Dominaron todo el partido, y sin recibir peligro en la valla del gran Valdivieso se imponían cómodamente por un 2-0. Toda la gente festejaba este triunfo aliancista, pero el momento más vibrante llegó faltando cinco minutos para finalizar el partido, cuando cobraron penal para Alianza, y Villanueva se dispuso a ejecutarlo. Lo siguiente fue una de sus tantas acciones llenas de exquisitez: 'Manguera', irreverente él, pateó el balón mirando a la tribuna, hacia la zona donde estaban sentados los dirigentes de la F.P.F. mandando un tiro desviado. Todo el estadio se levantó a aplaudir y aclamar este gesto del 'Maestro'. Villanueva ya tenía en el bolsillo a toda la afición. Fue una jornada más que memorable para Alianza Lima.


Como ven, más de un importante suceso ocurrió en ese añorado 1929. Alianza Lima no campeonó aunque debió hacerlo, pero ni eso ni nada impidió que la celebración, la picardía, los goles y la alegría continuaran pintando al equipo de La Victoria. Cualquier otro equipo bajo estas circunstancias, simplemente desaparecía... 

Pero ese es nuestro espíritu, nuestra mística, porque nada ni nadie puede tumbarnos ni robarnos la sonrisa, porque Alianza es una fiesta, alegría y sentimiento popular.



¡ARRIBA ALIANZA!

Fuentes: Libro de Oro del Club Alianza Lima, Crónica Viva (crónicas de Roberto Salinas).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.